Cap 25. Necrópolis.

Anexia: World of Superheroes.

visibility

60.0

favorite

0

mode_comment

0


Creí que moriría asfixiado al no poder respirar entre la arena que me arrastraba poco a poco hasta las profundidades del desierto, sin embargo sentí cómo la arena se movía a la dirección contraria provocando que tanto Danny como yo saliésemos a la superficie. Nuestros cuerpos se movían solos a gran velocidad hasta que nos pusimos en la misma posición en la que estábamos antes de ser tragados por el suelo.
 
- Creo que he tragado arena -dijo Green Twister sin parar de escupir. Me sorprendí al notar que ninguna partícula de arena se metió en mi ropa ni en mi pelo, era como si todo el incidente nunca hubiese pasado.
 
- Hey -nos saludó Aaron levantando su mano.
 
- ¿Qué ha pasado? ¿Estáis mejor? -nos preguntó preocupado The Angel mientras ayudaba a Danny para que expulsase la arena que se tragó.
 
- Nos hemos encontrado con Heatstroke, ¿sabías que era un niño? -le pregunté algo enojado.
 
- ¿Un niño? Imposible, según los informes se trata de un hombre de 23 años -nos explicó desconcertado nuestro supervisor.
 
- Pues esa información es errónea. Además, estaba buscando también el Cetro de Anubis -le comenté aún serio. ¿Cómo es posible que se equivocaran con la información? Había algo raro que me mosqueaba. The Angel se soprendió al oír lo del cetro.
 
- Ya veo, así que por eso está en Egipto. No nos queda otra opción que ir a por la búsqueda de ese cetro -nos explicó decidido. Llegaron corriendo Tobías y Ricardo.
 
- No es buena idea correr con unas chanclas -bromeó Gryn Syld algo exhausto por la maratón que se dió.
 
- ¿Qué vamos a hacer ahora? -le preguntó Time Trial.
 
- Volveremos al hotel, los planes han cambiado, tendré que conseguir información de otra forma -explicó el angel alzando su brazalete de platino con el cual nos teletransportó al lujoso lugar donde nos hospedábamos-. Podéis pasar el rato o investigar el hotel y los alrededores nos reuniremos aquí en 4 horas.
 
- Oye, tú nos has salvado, ¿cierto? -le pregunté a Aaron una vez que nuestro supervisor se fue.
 
- Sí, os rescaté con mi habilidad que es hacer retroceder el tiempo en una zona determinada. Una pena que solo pueda retroceder 10 minutos para atrás -explicó Time Trial algo enojado al notar la debilidad de su poder.
 
- ¡Qué pasada! Gracias por salvarnos -exclamó Danny con felicidad.
 
- Tu poder es más útil de lo que crees -le comenté alzando mi mano como muestra de respeto.
 
- Bueno, hago lo que puedo -respondió Aaron de forma egocéntrica estrechándome la mano. Genial, espero que no seas un Mybe 2.0.
 
- Pues yo puedo copiar y pegar todo lo que vea -nos explicó Paste uniéndose a la conversación.
 
- ¡Hostias! ¡Como el Office! -exclamó con humor Tobías. Nos reimos de su comentario, sí qué fue rápido. Estuvimos durante varios minutos presentándonos, hablando sobre nuestros poderes, las clases, de cómo odiamos a Mybe mientras explorábamos el hotel. Encontramos una planta llena de plantas exóticas acompañada de un arroyo generado artificialmente.
 
- Pues sí que se lo montan bien en el antiguo Egipto -comentó Aaron admirando el paisaje. Danny estornudó.
 
- Perdonad...soy alérgico al polen -nos explicó Green Twister. Finalmente nos tuvimos que huir debido a los estornudos infinitos de nuestro compañero. Nos fuimos a una planta donde se encontraban los aseos, la sorpresa de todos fue cuando vimos que se trataban de saunas.
 
- ¿Alguien ha traido el bañador? -preguntó Tobías interesado en sumergirse en esas aguas cálidas.
 
- Ya hace el suficiente calor como para meternos en ese baño de lava -comenté algo inseguro sobre la idea.
 
- Me recuerda tanto a Elton -dijo Gryn Syld entre risas. No pude evitar reirme como un niño con su comentario.
 
- Aún nos quedan 3 horas, ¿y si vamos por Hallak a investigar por nuestra cuenta? -nos preguntó Paste. Todos accedimos al plan. Salimos del hotel y empezamos a caminar por las calles de la Ciudad Dorada.
 
- Por cierto, ¿cómo sabremos volver? -preguntó Danny algo asustado.
 
- GPS, en mi móvil tengo guardado la ruta hacia el hotel -contestó Aaron calmando a mi amigo.
 
- ¿Y a quiénes preguntamos acerca de la localidad del cetro? -preguntó esta vez Paste.
 
- Supongo que podríamos probar con los adoradores de Anubis de la plaza, seguro que tendrán muchas teorías interesantes que escuchar -expliqué con lógica. Nos fuimos al lugar dónde se econtraban esos locos adorando una estatua de oro.
 
- Perdonad, ¿vosotros sabéis algo sobre el cetro de Anubis? -preguntó Aaron tomando la iniciativa.
 
- ¡POR SUPUESTO! Gracias a ese cetro nuestro Dios podrá venir a este mundo desde el más allá -nos explicó una mujer que no paraba de besar a la estatua. Creo que ha sido mala idea lo de preguntarles a ellos.
 
- Dicen que aporta la fuerza y energía de Anubis -comentó otro aludador sin parar de hacer una reverencia a su Dios.
 
- También dicen que está compuesto de una fismitia creada por Rá, la Fismitia Dorada -nos explicó otro joven de rodillas y alzando sus manos en dirección a la estatua. Había escuchado rumores sobre esa fismitia pero seguramente será una invención más de las personas.
 
- ¿Y sabéis dónde podría encontrarse ese cetro? -les preguntó nuevamente Time Trial.
 
- Está en la necrópolis -dijo una señora mientras lloraba por esa mala noticia. Todos se pusieron tristes al escuchar ese comentario. Decidimos que era mejor dejarles a solas con sus locuras.
 
- Está locos estos romanos -comentó Danny haciendo referencia a ciertos cómics galos.
 
- Hey, yo soy el de los chistes malos -bromeó Tobías apoyando su hombro con el de mi amigo.
 
- ¿Qué hacemos ahora? -preguntó Ricardo.
 
- Seguir preguntado hasta encontrar algo -respondí serio. Me gustaría adelantar a The Angel para demostrar que soy mucho mejor que él.
 
- Disculpad, no he podido evitar escuchar vuestra conversación con aquellos creyentes. ¿Estáis buscando el Cetro de Anubis verdad? -nos preguntó una voz misteriosa la cual estaba destorsionada por detrás. Nos giramos en posiciones defensivas. La persona que estaba delante nuestra estaba cubierta por una capa negra con adornos dorados, llevaba una máscara plateada de un chacal, era de Anubis-. Perdonad por asustaros, no tengo ninguna intención de haceros daño. Es más, seguidme si queréis conseguir la información.
 
Nos estuvimos mirando hasta que decidimos seguirle, no pasaba nada si era una trampa, somos 5 superhéroes los cuales nuestros poderes en conjunto pueden derrotar hasta un ejército. No teníamos miedo. Le estuvimos siguiendo con cierta distancia de seguridad, nos dirigió a las afueras de Hallak en un callejón desolado.
 
- ¿Qué quiéres a cambio de la información? -le respondí serio ahora que habíamos llegado a su destino. Al estar tanto tiempo con Doris sé que a cambio de algo tan importante tienes que dar otra cosa de igual valor. En el caso de mi gata eran favores.
 
- No quiero nada -respondió serio- solo quiero que consigáis vuestro objetivo, tengo curiosidad por ver si los rumores sobre ese cetro son reales -nos explicó calmadamente. Yo no le creía, era demasiado sospechoso. La persona misteriosa sacó de su capa un mapa que...ESPERA, ES EL MAPA QUE ROBÉ CON DORIS. ¡¿Ese era el comprador?! ¿Por qué mierda nos lo da a nosotros? Ahora sé que está tramando algo, sin embargo necesitamos esa información, es demasiado valiosa-. Este es un mapa de la supuesta pirámide donde se encuentra el cetro junto con las indicaciones de su localidad dentro de ésta.
 
El hombre misterioso nos lo entregó, yo fui quién lo recibió, necesitaba comprobar si era el mapa que robé y así era, sólo se veía las construcciones por dentro de una pirámide. Habían varios jeroglíficos que indicaba lo que creía que era varias plantas del lugar a la vez de explicaciones sobre ellas pero no entendía nada.
 
- Espero que os sirva para lograr vuestro objetivo -nos comentó el enmascarado expandiendo sus manos  de las cuales salió un humo negro que lo envolvió y lo hizo desaparecer.
 
- Vale, esto ha sido muy raro -comentó desconcertado Tobías.
 
- ¿Cómo nos podemos fiar de la veracidad de ese mapa? -preguntó Aaron inseguro. Mierda, es verdad, ellos no saben lo que yo, y no les puedo decir: "Oh, pues este mapa es real porque lo robé junto con mi novia en un museo de Londres". ¿Cómo puedo convencerles de la autenticidad del mapa?
 
- No creo que nos haya dado este objeto para que la información sea mentira, además, sé que oculta algo y parece que quiere que lo encontremos de verdad. Podemos también enseñárselo a The Angel a ver si tiene un aparato que permita descifrar jeroglíficos -intenté explicar con lógica. Logré convencer a los demás, avisamos por los auriculares a nuestro supervisor sobre el nuevo descubrimiento. Una vez en el hotel en la habitación de The Angel empezamos nuestro debate.
 
- ¿Una persona enmascarada os ha dado esto? -nos preguntó el angel desconcertado y algo nervioso.
 
- Sí -respondimos al unísono.
 
- Esto se está complicando cada vez más -comentó The Angel algo serio.
 
- ¿El mapa es falso? -le preguntó Aaron.
 
- No, no lo es. Viendo que está escrito en un papiro y por la antigüedad del mismo puedo deciros que es verdadero. Además, corresponde con los datos sobre un mapa robado en Londres el cual contenía información sobre un tesoro importante. Seguramente es este mapa -nos explicó nuestro supervisor algo preocupado.
 
- ¿En serio? -fingí sorpresa. Tengo que hablar con Doris una vez que acabemos todo, quiero saber todo lo que roba por si me perjudica en mis misiones como la de ahora.
 
- Sí, y con la información que he logrado obtener debe ser las infraestructura de la pirámide de Kefrén -nos explicó The Angel serio.
 
- ¿Y eso dónde está? -preguntó Danny.
 
- Cerca del Rio Nilo, perteneciente a la necrópolis de Guiza. A partir de mañana viajaremos hacia esa ciudad, hoy ya hemos conseguido toda la información necesaria además de tener un primer enfrentamiento con Heatstroke -terminó de explicar nuestro supervisor. Salimos de la habitación del superhéroe de nivel S. Era algo tarde y teníamos hambre.
 
- Chicos, ¿creéis que la comida también estará pagada? -nos preguntó Tobías mientras le rugían las tripas.
 
- Espera, ¡¿aquí también hay un comedor?! -exclamó sorprendido Danny.
 
- Sí, está en la primera planta, es como un buffet libre o eso me dijo The Angel -explicó Aaron. Fuimos todos corriendo al lugar que nos comentó nuestro compañero. Nada más entrar se podía ver varias mesas las cuales la mayoría estaban vacias porque en este edificio solo entran personas importantes. Se podía observar varias mesas juntadas donde se encontraba la comida, habían muchos platos ordenados para que pudieramos elegir la comida que queramos. Una vez tras coger nuestros alimentos nos sentamos en una mesa dorada que era recubierta con una manta blanca de seda, ahí empezamos a seguir hablando sobre la academia.
 
- ¿Qué opináis de Ultrasyner? -nos preguntó de forma pícara Tobías.
 
- No está mal -respondió Aaron seco.
 
- No es mi tipo -contestó Danny.
 
- Soy gay -respondió Ricardo.
 
- Yo estoy comprometido -contesté.
 
- Sois unos sosos, os podíais mojar un poquito más -nos comentó algo decepcionado Gryn Syld.
 
- Por cierto, ¿cómo sobrevivís a las clases de Mybe? Yo casi muero más de 3 veces -nos preguntó algo traumado Paste.
 
- Yo también casi muero y aquí estamos -respondió Tobías sin parar de comer. A mí me incomodó su comentario, es verdad, iba a dejar morir a mi compañero en esa misión, a una persona la cual no se lo merecía, solo estaba haciendo su trabajo de héroe además de que me salvó la vida. Me alegra de que esté vivo.
 
- Te acostumbras, es la vida del superhéroe ¿no crees? -contesté.
 
- Sí, incluso en este país casi Ker y yo morimos -dijo Danny entristecido al recordar el incidente de hace unas horas.
 
- ¿Cómo es posible que un villano que sea buscado a nivel mundial sea un niño? -preguntó Aaron desconcertado. Tenía un punto, The Angel se sorprendió al igual que nosotros tras saber ese descubrimiento. ¿Alguien manipula la información? ¿Puede ser el gobierno como cuando incubrió la misión secreta? Preferí no pensar más y acabar mi cena. Tobías regresó algo apenado, llevaba un plato con muy poca cantidad de comida.
 
- Este es el último plato que queda y está buenísimo éste Fetir -dijo mi compañero al tener solamente un trozo de pizza egipcia.
 
- No te preocupes, yo me encargo -comentó Paste serio. Dió vueltas su mano derecha en dirección de las manecillas del reloj, creando un humo verde que se fue a su comida. Con su otra mano repitió el mismo procedimiento y creó otro trozo de pizza.
 
- ¡OSTRAS! ¡ESTO ES UN SUEÑO! -exclamó entre alegría Tobías al ver que tenía más comida. Después de cenar nos dirigimos a nuestras habitaciones para descansar, de camino me fijé en un mural lleno de jerogílficos y varias esculturas, predominaban a varios seres antropomorfos que eran gatas con ropas lujosas. Hice una foto con mi móvil para pasarsela a Doris, le puse: "Mira, he encontrado a tus antepasados". Seguro que ese comentario la molestaría. Al estar tumbado en mi cama recibí su mensaje con su respuesta: "Mira, yo también he encontado a los tuyos", acompañado de una foto descargada de internet el cual era una caja llena de dados. Me enojó su comentario, ¿cómo siempre puede darle la vuelta a la tortilla? Le contesté: "Pues ahora te quedas sin souvenir". Me respondió con un: "Pues ahora tú te quedas sin hablar conmigo, Bluedy", acompañado de un corazón. Le mandé varios mensajes pero me ignoró, mierda, ¿se ha enojado de verdad conmigo? No me voy a disculpar con ella.
 
A la mañana siguiente nos fuimos a la afueras de Hallak de la otra ciudad empobrecida. The Angel había contratado a un guía el cual tenía 6 camellos con los que viajaremos por Egipto.
 
- Siempre quise montar en uno de estos -comentó ilusionado Ricardo.
 
- A mi no me gusta es muy incómodo -dijo Danny algo desilusionado por la idea. Nos subimos en medio de las dos jorobas de los camellos, cogimos las correas que llevabana para poder controlarlos.
 
- El guía nos ha dicho que tardaremos 2 días hasta llegar a Guiza, debido a que tendremos que hospedarnos en una zona cercana por una tormenta de arena -nos explicó The Angel. Estuvimos durante horas viajando por las calurosas arenas anaranjadas, Danny se encontaba apoyado de su camello cansado y sudado. Nos hospedamos cerca de la ciudad de Menia, estábamos a pocos kilómetros de nuestro objetivo sin embargo empezó a levantarse ya una brisa llena de arena. El hotel en que estábamos era muchísimo más cutre, solo habían 2 plantas y no había ni servicio de habitaciones ni comedor. Nosotros nos quedamos en la segunda planta, no habían nisiquiera puertas, erán sábanas blancas que tapaban las habitaciones. Pudimos haber ido a otro lugar pero fue lo único que encontramos antes de que la tormenta de arena nos afectara. El resto de mis compañeros se fueron a la habitación de Danny, decidieron hacer una noche de chicos, lo que se hace cuando uno se está aburrido. Yo pasé de esa idea y me fui a buscar a The Angel, tengo muchas preguntas que hacerle. Pensaba en si lo podía matar estando en este lugar pero no sabía nada acerca de sus poderes y podían escucharme o verme el resto de los hospedados. Tendré que aguantar un poco más. Observé a The Angel sentado en una silla de madera mientras miraba el mapa robado con antención.
 
- ¿Me puedo sentar? -le pregunté.
 
- Sí, claro, adelante. ¿No vas a divertirte con tus amigos? -me preguntó sacando tema de conversación.
 
- No, prefiero estar tranquilo -respondí con sinceridad. Él se rió de mi comentario.
 
- Te comprendo -me contestó.
 
- ¿No tienes calor al seguir llevando tu traje en el desierto? -le pregunté desconcertado.
 
- Al saber que viajaríamos a este país, una compañera mía le hizo unos retoques a mi traje que lo hacen resistente del calor -me explicó tranquilamente. Joder, ojalá tener una compañera así, espera, creo que la tengo.
 
- ¿Tampoco te preocupa por si descubren que eres un superhéroe? -le volví a interrogar.
 
- No, aquí los héroes no son famosos, este continente tiene normas diferentes. Los ciudadanos creen que soy parte de un espectáculo religioso -me explicó nuevamente The Angel. Estuvimos varios segundos en silencio-. No has venido solamente aquí para hacerme estas preguntas simples, ¿verdad?
 
- No, quería preguntarte cosas sobre cómo es trabajar siendo un superhéroe de nivel S -le expliqué.
 
- Adelante -me dijo confiado.
 
- ¿Cómo es trabajar con Light Layer? -le pregunté bastante interesado. Se rió de nuevo al oír mi pregunta.
 
- ¿Sabes? Todos me pregunta eso. A veces es un poco testarudo pero tiene un gran corazón, es el mejor líder que puede haber de héroes, le admiro mucho. Seguro que tu también podrás trabajar con él, estará encantado de tenerte a su lado -me explicaba apasionadamente. Sí, yo también estaré encantado de tenerle cerca de mí. Odio que hablen bien de él, más si es un compañero que le ayudó a dejarnos de lado.
 
- ¿Para tí qué es lo más importante de tu trabajo? -le volví a preguntar.
 
- Esto se parece cada vez más a una entrevista -comentó entre risas- pues, ayudar a las personas necesitadas además de acabar con villanos feroces y temibles. La satisfacción que tienes al derrotarlos es indescriptible, ¿no crees? -dejó de explicar. Menudo hipócrita.
 
- ¿Las pesonas del Incidente del 2019 piensan igual que tú? -le hice la pregunta del diablo. Noté cómo se puso serio dejando su buena vibra.
 
- Hay veces que no podemos salvarlos a todos, sé que aún eres joven pero es algo que todos aprendemos en este oficio. Me siento mal por las familias que murieron pero...mira, tengo sueño, ya hablamos mañana. Descansa -me comentó levantándose del sitio y yendo a su habitación con prisa. ¿Me vas a dar discursitos de justiciero? ¡VETE A LA MIERDA! ¿Te sientes mal? Yo sí que estoy mal, sufro cada día por la decisión que vosotros tomásteis aquel día, nos dejásteis de lado. Tengo ganas de que mueras de una puta vez. Yo también me dirigí a mi habitación hasta que Danny me llamó.
 
- ¡Ker! ¡Ven! Estamos jugando a verdad y reto -me explicó ilusionado Green Twister.
 
- Paso -dije seco.
 
- Seguro que Bluedy va a hablar con su novia -comentó de broma Tobías. Su comentario me enojó mucho. La verdad, mi plan era ese además de hablar con mi madre para decir que estaba bien. No obstante, Doris no contesta mis mensajes, la tormenta hacía mucho ruido creo que no podré dormir hoy. Accedí a estar con mis compañeros pero no jugaría con ellos.
 
- Hey, ¿estás bien? Sé que no nos conocemos de mucho pero puedes hablar conmigo si necesitas algo -me comentó Ricardo. Qué detalle.
 
- Sí, estoy bien -respondí algo preocupado sin parar de observar a mi móvil roto.
 
- Yo creo que no lo estás -comentó Aaron uniéndose a la conversación.
 
- ¿Ha pasado algo con Doris? -me preguntó preocupado Danny. ¿Por qué tanto interés en mi vida amorosa?
 
- Bueno, puede que se haya enfadado conmigo -dije algo nervioso ante la preocupación de los demás.
 
- Hoy duermes en el sofá -comentó Tobías. Los demás se reían del chiste, yo no.
 
- Creo que le tienes que pedir perdón -opinó Aaron.
 
- ¡Sí! No puedes perder a la única persona que seguramente te quiere por cómo eres -explicó Green Twister serio. ¿Gracias por los ánimos?
 
- Yo he estado en varias relaciones y mi consejo es que hagas caso a Time Trial, pídele perdón. Es lo mejor que puedes hacer para no perderla -me explicó Paste. Me obligaron a ponerle un: "Doris, lo siento si te he echo enojar, lo siento". Yo me estaba muriendo de la vergüenza. Mi gata leyó el mensaje pero no contestó. Bastarda, sé que ahora lo estás haciendo a posta.
 
- Bienvenido al mundo de los solteros -me dijo Gryn Syld apoyándo su mano en mi hombro.
 
- Aún somos pareja -comenté enojado apartando su mano.
 
- Me alegra de que ya admitas de que es tu novia -dijo Danny sonriéndome. Tras varias burlas me fuí de ese lugar hasta mi habitación. Recibí un mensaje de Doris: "Si me compras un souvenir te perdono", acompañado de un corazón azul. ¿Lo habías hecho aposta verdad?
 
No fue hasta el jueves por la mañana que pudimos llegar a nuestro destino. Estábamos en la meseta de Guiza rodeado de numerosas pirámides además de una la famosa esfinge de esa región. Mis compañeros no tardaron en sacar sus móviles para hacerse selfies y fotos del paisaje.
 
- Cuando acabemos con la misión podréis haceros todas las fotos que queráis. Ahora nos tenemos que dirigir a la pirámide de kefrén -nos explicó seriamente The Angel. Dejamos nuestros camellos y al guía cerca de la entrada de la pirámide. Era bastante curioso observar cómo varios turistas fotografiaban a una pirámide.
 
- ¡¿Cúanto mide esta pirámide?! -preguntó asombrado Danny.
 
- Más de 130 metros -respondió The Angel. Pudimos entrar en una entrada que se realizó relativamente hace unos 100 años por un superhéroe para que todo el mundo tuviera un acceso más sencillo al interior de la pirámide. Dentro estaba iluminado con antorchas haciendo parecer que habíamos viajado miles de años en el pasado. El techo se componía de granito, empezamos a bajar a varios metros encontrándonos con distintas cámaras funerarias, donde estaban enterrados en sarcófagos varios líderes de Egipto.
 
- ¿Soy el único al que le da mal rollo este sitio? -preguntó Tobías algo asustado.
 
- No me digas de que tienes miedo de los muertos vivientes -comenté algo ilusionado al encontrar una forma de meterme con él como siempre hacía conmigo.
 
- ¡Para nada! -exclamó nervioso sin apartase de mi lado. Qué cobarde.
 
- ¿Por qué cada vez se ve menos? -preguntó extrañado Ricardo.
 
- A partir de aquí es territorio inexplorado. Sin embargo, gracias a las indicaciones de este mapa sabemos dónde están los pasadizos ocultos, como éste -explicó nuestro supervisor tocando una parez que hizo que se abriese un pasadizo secreto. Tuve que bajar primero debido a mi poder de crear luz para iluminar dentro de esa oscuridad. No sé cuánto estuvimos bajando escaleras, abriendo más pasadizos ocultos, escapando de trampas que habían, lo único bueno fue cuando llegamos a una sala dorada a más de 30 metros de profundidad. En medio del lugar había una estatua de Anubis el cual sujetaba un cetro luminoso. Alrededor habían varios sarcófragos dorados. El resto de paredes se componía de murales llenos de jeroglíficos. Pasamos con cuidado de no activar una nueva trampa. Se activaron varias antorchas verdes de la nada, eso daba basante miedo.
 
- ¿Ese es... -Aaron no pudo acabar su frase por que The Angel le interrumpió.
 
- Exacto, es el Cetro de Anubis. El mapa era real después de todo -comentó bastante feliz. Nuestro supervisor se dirigía lentamente hacia el cetro hasta que alguien nos soprendió lanzándonos unos brazaletes inhibidores de poder. Estábamos en el suelo gritando del sufrimiento por las descargas eléctricas que nos daba el maldito objeto. En frente nuestra apareció gracias a un humo negro el hombre enmascarado.
 
- Me alegra que hayáis podido encontrar el cetro. Así me habéis quitado de hacer todo el trabajo duro -explicó cogiendo el Cetro de Anubis y alzándolo al cielo, empezó a brillar e iluminó toda la habitación-. Perfecto, esto nos va a servir para la conquista.
 
Nada más acabar su frase desapareció con el humo, nuestros brazaletes dejaron de electrocutarnos. La cámara empezó temblar, se estaba derrumbando.
 
- Todos, corred -nos ordenó The Angel señalando la entrada por donde pasamos. Intentamos salir del lugar pero salió del suelo un muro dorado que nos impedió salir del sitio.
 
- ¿Esto puede ser peor? -se preguntó Danny asustado en voz alta. Escuchamos cómo se abrían los sarcófagos, nos dimos la vuelta asustados. Observamos cómo una gran fuerza apartó la tapa de cada una de los ataudes. Se alzaron varias manos esqueléticas recubiertas de vendas y de escarabajos, se apoyaban en los laterares de los sarcófagos para que se pudieran levantar. Los muertos vivientes nos observaban, llevaban vendas en casi toda las partes de sus cuerpos, las zonas que no estaban cubiertas se veía parte de la carne descompuesta y putrefacta. Todos llevaban nemes de rayas cuyos colores eran azules y amarillos. Uno de ellos se levantó firmemente, salió de su ataud y nos señaló.
 
- A-nu-bis -comentó la momia. De la cabidad vacía de sus ojos aparecieron luces verdes, al igual que el resto de sus compañeros. Empezaron a chillar.
 
- ¡VAMOS A MORIR! ¡SACÁDME DE ESTE MALDITO LUGAR! -gritaba desesperado Tobías sin parar de golpear el muro dorado. Ricardo estaba sentado del miedo. Danny acompañaba a Gryn Syld para descubrir una salida. Aaron, The Angel y yo nos pusimos en frente de nuestros compañeros. Nos pusimos nuestros trajes.
 
- Hasta dentro de 20 minutos no podremos volver a usar nuestras habilidades -comenté ante la situación algo nervioso.
 
- ¿Cuál es el plan? Dejarán de chillar en cualquier momento -comentó desesperado Time Trial.
 
- Hay 20 momias, somos tres, están desgastadas, podremos ganar pero no creo que esto aguante mucho antes de que nos caiga el techo encima -nos explicó intentando estar calmado nuestro supervisor. Mierda, tiene razón, el sitio no para de temblar. Piensa joder, todos están alterados como para actuar con razonamiento. Si tuvieramos el poder de Time Trial, podría este lugar estar como hace 10 minutos- Sin embargo, ya nos informaron sobre estos brazaletes y sé cómo desactivarlos -nuestro supervisor apretó su puño con fuerza y de su traje salió energía amarilla que logró desactivar su brazalete- Muy pronto cuando cambieis de traje os darán estas nuevas reformas -nos explicó con algo de esperanza.
 
- ¡Desactiva el brazalete de Time Trial! ¡Aaron vuelve que este lugar esté como hace 10 minutos! -exclamé desesperado. The Angel consiguió desactivar el brazalete de mi compañero. Time Trial hizo retroceder este lugar a hace diez minutos, vimos cómo las momias volvían  a sus sarcófagos y se ponían sus tapas. Hasta para sopresa de todos, apareció de nuevo el Cetro de Anubis en la mano de la estatua.
 
- ¡El muro ya no está! ¡Estamos salva -Danny no pudo acabar su frase al ver que todo estaba a la normalidad-. ¡¿Qué ha pasado?!
 
- ¿Por qué el Cetro ha vuelto al lugar? ¿Hay 2 cetros ahora? -le pregunté a Aaron extrañado.
 
- No, cuando hago regresar en el tiempo una zona determinada hago que todo volviese a estar como antes, el cetro ha regresado a su origen. El villano que lo robó no lo tiene, debe de estar ahora mismo desconcertado -explicó con una risa burlona Time Trial por su comentario final. Qué pedazo de poder. Observé que aún tenía mi brazalete, supongo que no ha sido afectado ya que Aaron solo pensó en este lugar, no en nosotros. The Angel desactivó nuestros brazaletes y agarró el cetro rápidamente. Alzó su brazalete rápidamente para teletransportarnos rápidamente a nuestro hotel. Una vez en ese lugar a salvo nos relajamos.
 
- La próxima vez utiliza ese chisme para llevarnos antes aquí -le comenté a The Angel algo agotado.
 
- Lo hubiese hecho si no fuera por qué necesitaba este cetro sí o sí, además, todo estaba controlado -me explicó el angel. Oímos como todo el lugar empezó a resonar, el suelo tembló de una forma que hizo que todo se moviese por varios segundos.
 
- ¿Qué...ha sido eso? -preguntó asustado Danny.
 
- Viene de afuera -afirmó Aaron. Nos fuimos fuera del hotel. Todas las personas estaban corriendo hacia sus hogares.
 
- ¡ESTA ES LA SEÑAL DE QUE ANUBIS HA LLEGADO! -exclamaba uno de los locos de la plaza mientras huía. Si tanto ilusionado estabas con su llegada, ¿por qué no vas hacia la otra dirección? Al frente pudimos ver una gran tormenta de arena que se abalanzó sobre Hallak, impidiéndonos ver. Sentimos una fuerte ola de calor, estábamos agotados. Mierda, seguro que este es el poder de Heatstroke. Apareció delante nuestra el hombre enmascarado.
 
- No sé cómo lo habéis hecho para escapar y recuperar el cetro. Sin embargo, vuestra travesía acabará hoy, en este mismo lugar -nos explicó de forma amenazante el enemigo. Caminaba despacio hacia The Angel ahora que se encontraba desprotegido y agotado por el calor. Sin embargo, nuestro supervisor sacó sus famosas alas de energía dorada de su espalda y agarró al adversario y voló a una velocidad que superaba la del sonido en dirección de la tormenta de arena. No sé qué es lo que hizo pero paró la ventista calurosa. The Angel no se fue a luchar contra los 2 villanos con el cetro, lo había tirado en mi dirección. Lo agarré con fuerza, sabía lo que tenía que hacer, huír. Miré a mis compañeros y nos fuimos a la dirección contraria de la ciudad.
 
- ¿A dónde vamos? -preguntaba nervioso Ricardo.
 
- A un lugar seguro donde nuestros enemigos no nos puedan localizar -expliqué con lógica.
 
- ¿Y dónde mierda está eso? -preguntó Tobías deseperado y cansado de correr.
 
- Fuera de Hallak, en la ciudad pobre, es el último lugar donde se esperarían que estuviéramos. Nos metemos en uno de los edificos destruidos o abandonados, Tobías nos protegerá con su escudo y pasaremos las coordenadas a The Angel -expliqué de nuevo.
 
- ¿Y si no funciona? -preguntó Aaron algo inseguro con el plan.
 
- Entonces... -no pude acabar la frase. El motivo por el que The Angel confió en mí sería por mi habilidad, la de supervelocidad. Si algo sale mal estaba claro que tendría que dejar a mis compañeros a su suerte para que no puedieran obtener el poder de este cetro. Mierda, esto es como aquella vez, ¿sería ahora capaz de dejarles a su fortuna? No, claro que no. No quiero dejar nadie atrás, es lo que me prometí tras cambiar. Conseguimos llegar hasta la ciudad pobre, la ventisca de arena se notaba cada vez más, parece que a The Angel no le va demasiado bien.
 
- Esperad...¿no oís eso? -nos preguntó Ricardo parando de correr.
 
- ¿El qué? -contesté con prisa. A los pocos segundos lo noté también, se escuchaban ruidos de neumáticos, observamos varios coches blindados de color negro, en el capó llevaban el símbolo de Anubis. Pararon a varios metros nuestros.
 
- ¡Corred! -exclamé yendo hacia otra dirección. Nos perseguían más coches que no se detenían a atropellar a inocentes. Danny detenía esos intentos de asesinato lanzando tornados a los coches para que volcaran y no pudieran seguir utilizando esos vehículos. Estábamos corriendo en los límites de esa pobre ciudad, donde solo había desierto. Mierda, creo que esto es una trampa. A varios metros cayó The Angel aterrizando en el suelo a gran velocidad. Nos acercamos a él para ayudarle a levantarse.
 
- ¡¿Qué ha pasado?! -preguntó preocupado Aaron.
 
- Eran más de dos villanos, y uno de ellos era bastante fuerte -explicó desgastado. Varios coches pararon detrás de nosotros. Danny furioso lanzó un gran tornado que hizo que volasen a varios metros. No nos importaba si tenían heridas graves con lo que estaban haciendo. Sin embargo, ese tornado verde les dió la pista para saber dónde estábamos. El hombre enmascarado apareció delante de nosotros, llevaba a Heatstroke el cual llevaba otra capa que le cubría todos su cuerpo y una máscara de gato plateado, sabía que era él por su estatura. Otro compañero estaba al lado del niño, vestía igual que sus 2 aliados pero éste llevaba una máscara de águila. Por último, a la derecha del villano central había otro enemigo con las mismas vestimentas, su máscara era más extraña, era totalmente blanca.
 
- Esto se está complicando, ¿no creéis? -nos preguntó el villano con máscara de chacal.
 
- Somos 6 contra 4 -comentó Aaron furioso.
 
- ¡Nunca obtendréis el cetro! -exlcamó enojado Green Twister. Nos pusimos en posición de ataque. Ibamos a ir a por ellos hasta que el de la máscara de águila habló.
 
- Parad -dijo el enemigo. Todos nos paramos, no podíamos mover mis piernas. ¡NO ME JODAS! No me digas que ese villano es el mismo de aquel día. Si es así, estamos muertos-. Lánzame el cetro.
 
Mi mano se movió sola, lancé a la fuerza el cetro. Lo agarró el de la máscara blanca.
 
- Se acabaron las tonterias, haremos el plan aquí y ahora  -explicó el adversario con máscara de chacal. Su compañero que agarraba el cetro utilizó sus poderes en él, iluminándolo de un color blanquezino. Lanzó el cetro hacia arriba. Estaba en el aire levitando- Así, este continente será el primero en perecer gracias a Anubis -tras decir eso, ese villano se esfumó con sus aliados, nos encontrábamos a solas con el cetro que levitaba.
 
- ¿Qué...han hecho? -preguntó Danny arrollidándose al saber que esa acción que hicieron solo traerían malas consecuencias. Todos miramos asustados al cetro. Empezó a dar vueltas. Cuando paró se puso de forma vertical. Apareció del cielo un rayo luminoso con la forma del símbolo de Anubis. Se empezó a ver cómo varias particulas se formaban en el aire cerca del cetro. Todas ellas se movían y se copiaban, empezando a formar un esqueleto, así hasta que formó a un ser divino. La persona que se creó con el rayo y agarraba mientras volaba el cetro era...un hombre de piel grisácea musculado con la cabeza de un canino, más bien, un chacal con pelaje oscuro. Llevaba adornos dorados y plateados en todo su cuerpo.
 
- ¿Nos...tenemos que enfrentar...contra un Dios? -se preguntó Tobías asustado. Anubis alzó su cetro e iluminó todo el lugar. El suelo nuevamente tembló, a varios kilómetros de nosotros, en medio del desierto empezaron a salir de la arena un ejército de muertos vivientes con armas, como lanzas, escudos, espadas doradas. Serían alrededor de 50 mil soldados. Al fondo del todo, aparecieron gigantes de 10 metros cargando también armas. Sus siluetas nos dejaron a todos atemorizados.
 
- Vamos...a morir -comentó llorando Ricardo al perder la esperzanza. Yo estaba desconcertado, no me podía creer todo esto. ¿Un Dios que se aparece ante nosotros y manda a su ejercito proveniente de la necrópolis? Debía ser una broma, no pude evitar que se me saliesen lágrimas al ver nuestra situación desesperante. Mañana iba a tener una cita con Doris, quiero ir a esa cita, quiero ver a mi familia, hasta al cabrón de Mybe. No puedo morir, no quiero moir, no, por favor, no...

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo