14. La Capital Dividida

La Hija de Atlas: La Ciudad sin Niños

visibility

40.0

favorite

0

mode_comment

0


[De manera urgente tuve que recurrir a un descanso luego del agotamiento mental que me ocasionó saber sobre el Caballero Monstruoso,  el único Fomor capaz de entrar y salir del Agujero Negro al que fueron a parar todos los demás. Pero el comunicar la verdad estaba por encima de mi misma salud, con lo que poco después me encontraba redactando un texto informativo acerca de cómo nos va lidiando con organizaciones, partidos, incluso sectas que surgen queriendo implantar orden sin autorización pero sí con prisas de implantar su propio orden, y que en cierto punto y sin justificación, muchas de ellas desistieron de seguir adelante.]
Un evento de la magnitud del que nos ocurrió el 29 de Febrero tuvo consecuencias evidentes en la sociedad bogotana,  y se vio reflejado  a   nivel cultural  y político. Todos tenían su opinión acerca de lo sucedido, y ningún motivo para callarlo, porque, ignorando las razones que había detrás de los hechos que neutralizaron a la población infantil, se querían respuestas, y quienes devolvieran el orden a la ciudad luego que el gobierno nacional quisiera esconder a la capital del país bajo el tapete. Éramos la vergüenza de una nación entera, y el miedo también impulsaba ese repudio. Era evidente, y ante la cuarentena que nos impusieron, fue cuestión de tiempo para que las opiniones dieran paso a grupos y sectas que buscaban notoriedad e imponer su orden sobre el caos.
La Religión.
Se comenzó a culpar  a la disminución de fe y religiosidad en los ciudadanos del origen de la Plaga del Sueño y la presencia de los Fomores como un castigo divino por no aceptar plenamente a Dios. Esto tuvo una reacción automática de parte de los más creyentes, que mostraron un mayor fervor religioso, volviéndose también vulnerables a la manipulación de líderes devotos. Sin embargo dejarían de insistir con sus intenciones, luego de que las principales cabezas del movimiento padecieran severos cuadros de insomnio,  y su personalidad y carisma fueran reemplazados por una actitud sumisa y el interés por dar esperanza y fortaleza en momentos tan difíciles a todo el que acudiera a ellos. Tres de estos resultaron más afectados que los demás por el insomnio simultáneo,  y  se les puede encontrar  en el Centro como estereotípicos voceadores del fin del mundo con cartelones encima, gritando a todo pulmón que el fin está cerca, y que vendrían más monstruos a futuro. Las continuas referencias a demonios de apariencia humana y alas de murciélago que los visitan en sus sueños para quebrar su fe y su cordura provocaron que ya no se los tome en serio.
 
Los Activistas.
Los Amigos del Maelstrom son un movimiento peligroso  por sus ideas radicales y   apoyo incondicional hacia los Fomores. Si bien surgían voluntarios para socorrer a los más necesitados y a los sectores más vulnerables, otros se ocupaban de discutir lo sucedido. Activistas por los derechos de los animales al principio prestaron su apoyo a Charlie Restrepo, considerando a algunos de los fomores de apariencia bestial como nuevas especies que debían ser socorridas para evitar su extinción. Al poco tiempo sus alegatos se mermaron ante el poco o ningún caso que se les hacía, y enfocaron su atención a salvaguardar a la fauna bogotana, como a las palomas y a los perros, pues temían que la escases de carne en un futuro obligara a algunos a recurrir a ellos como fuente de proteína.
Volviendo a Charlie y su grupo,  cosas extrañas se hablan y registran acerca de ellos. Luego que difundieran mis crónicas como revistas para dar a conocer sus motivos, realizaron una convocatoria para reclutar más miembros, seleccionando  a quienes padecieran de un miedo o fobia particulares, divulgando que esa desventaja podría valerles más adelante la oportunidad de, según lo que predican, alcanzar un estado evolutivo definitivo como Fomores, asegurando que sí hay forma de lograrlo.
Hasta el día de hoy sigo dando explicaciones sobre mi supuesta vinculación a este grupo activista, aclarando que no tuve control en la manipulación de mi investigación, vuelta propaganda para difundir ideas equivocadas sobre los Fomores.
Personas más sensatas, investigadores,  dan conferencias, teorizando acerca de las causas. Sus charlas involucran hipótesis sobre armas bacteriológicas a base de virus descubiertos en el corazón de África,  y que fueron traídas  en secreto a Bogotá para su estudio,  esparciéndose en un descuido y ocasionando las consecuencias que todos conocemos, contando con el apoyo de expertos de todo el mundo que aportan su opinión y conocimiento al respecto.
Los Políticos
Era cuestión de tiempo para que los políticos locales revelaran su intención de sacar provecho de La difícil situación por la que pasaba la ciudad luego que el Presidente de la República se desentendiera de la ciudad. Todavía son materia de discusión las declaraciones oficiales de que el Primer Mandatario no se encontraba en la Casa de Gobierno ese 29 de Febrero,  tratando el tema de su re-elección en una reunión con su partido en un retiro vacacional. Todos sabemos que en realidad fue evacuado en silencio  antes que terminara el primer día después de que ocurriera La Noche del Ruido.  
El Movimiento Ciudadano Pro Infancia, la Junta Médica y el Partido por el Futuro son tres de las potencias políticas que surgieron para intentar poner orden y exponer sus ideas sobre lo ocurrido.
De la primera, se sabe que incentivan a la gente a no olvidar que alguna vez en Bogotá hubo niños en sus calles. Su política es la de sugerir a sus militantes el retomar durante 5 minutos al día hábitos su infancia, lo que siempre ocurre a la misma hora, 6:51 PM, tiempo que es una referencia al límite de edad con el  que cuentan los niños afectados por la Plaga del Sueño. Las actividades consisten en una interrupción abrupta de sus labores o de lo que sea que estén haciendo,  para llevar a cabo representaciones de juegos de su niñez como si se tratara de un reto viral. Los videos tomados por transeúntes, y los momentos que incluso vi implican a hombres y mujeres entre 35 y 46 años jugando rayuela en mitad de una plaza pública, jugando  a las Escondidas en centros comerciales, y también participando del molesto “Tin-tín, corre, corre” en edificios residenciales - contra el que hasta yo he implantado medidas, como poner cinta transparente con un chinche en el timbre de mi puerta para persuadirlos-, entre otras actividades. Si bien son molestos, ya que se les responsabiliza por iniciar embotellamientos (razón de más por que las bicicletas sigan ganando adeptos) y alteraciones de orden público, hay una rama que realmente se preocupa por los niños que quedaron, los menores de 5 años y que se hacen llamar Movimiento Ciudadano Pro Primera Infancia, que se distancian de poner a los adultos en plan nostálgico y socorren a los más pequeños, ante las ineficientes políticas y medidas de las autoridades locales para hacerse cargo de ellos, procurando que no les falte educación ni comida con jardines y comedores improvisados.
Desde que Oneiros se instauró  como  entidad encargada de analizar los casos de infestación de la Plaga del Sueño con autorización del gobierno, las instituciones médicas locales se pusieron a la tarea de intentar entorpecer los progresos que la ya dicha compañía llevara a cabo, más por envidia y celos profesionales. La Junta Médica, como se conoció al conglomerado de profesionales de la salud capacitados para atender y prestar servicio médico lanzaron su intención de hacerse un partido político en pro de la salud.
Como siempre, las redes sociales fueron el principal medio para difundir calumnias, que la Junta aprovechó para soltar rumores sobre retención a la fuerza y compra de  niños afectados por la plaga, a los que se sometía a inhumanos experimentos. Eduardo Froom, vocero y presidente de Oneiros no se pronunció sobre las acusaciones, pero aseguró que su labor en Bogotá era tanto humanitaria como de emprendimiento, esperando a recuperar la suma que se pagó al gobierno para permitirles operar libremente en Bogotá con el resultado de las investigaciones y una cura al extraño mal, apoyando y acogiendo a profesionales locales dispuestos a ayudarles, como Johanna Gaitán y su labor humanitaria recogiendo niños pequeños.
Las rencillas entre ambas organizaciones se acabarían cuando las tres figuras responsables de dirigir la junta padecieron al tiempo de desórdenes de sueño que les imposibilitaron seguir a la cabeza, siendo relevados por médicos más jóvenes y sensatos que llegaron a acuerdos a través del diálogo con Froom y su grupo, logrando no sólo contar con su asistencia en otras ramas de la medicina, sino también poner un alto a quienes todavía llevaban a cabo su profesión por dinero.
Del Partido por el Futuro se pueden sacar montones de excusas con que los caricaturistas se ceben durante semanas y se inspiren para sus trabajos sencillamente porque es el más oportunista de los movimientos  ya mencionados. Liderado por el concejal   José Armando Urquiza, proponen  hacer una “asociación ciudadana”, unificando a todos aquellos que tienen intención de hacer algo con la problemática de los Fomores.
Las intenciones de Urquiza son más que evidentes: desbancar al actual alcalde, y en una jugada anti-constitucional, tomar el poder él, cosa que puede hacer con toda libertad debido a que el gobierno no se pronunciará  ante esto. Urquiza,  un aspirante a dictador  que tomaría de rehén a toda la ciudad al que se le conocía antes del 29 por su prontuario de sesiones en las que se quedaba dormido. De remedo de servidor público pasaría a ser un león en el ámbito político, territorial y feroz, ganándose tanto la admiración y como enemistad de sus colegas, fundando   el Partido por el Futuro. Los militantes de su movimiento son gente que se consideran “entusiastas” que desean aportar sus acciones para cambiar las cosas a la fuerza.
Un ejemplo es la convocatoria del Partido del Futuro  a ex – policías, militares retirados y gente entrenada, con la intención de emprender una fuerza defensiva contra los Fomores, aunque hasta el momento no se registró un solo caso después del 29 de Febrero.
Urquiza y su partido se sienten a sus anchas, pareciendo casi que esto de La Plaga les cayó como anillo al dedo, y que todo eso del “motor” que lo impulsó a fundar su partido, empatizar con los ciudadanos por contar también con niños enfermos por la Plaga del Sueño en su familia – sus nietos- es un sentimentalismo para ganarse a las masas. Afortunadamente hay quienes nos oponemos a esto, pero por ahora sólo somos meros activistas de internet, que a base de artículos y opiniones mostramos nuestro descontento.
Como verán, la comida, la salud y la seguridad no son las únicas preocupaciones que rondan en la cabeza de los ciudadanos.
Afortunadamente, Bogotá cuenta con buenas personas que con gusto dan una mano para hacer más llevadera esta situación, y prefieren evitar intermediarios como  activistas,  políticos y  credos,  y centrarse en ayudar en lo que haga falta. Uno pensaría que ante un desastre de tal magnitud la gente dejaría de ser egoísta y estúpida, se pondría la mano en el corazón y ayudaría en lo que pudiera. Esa fue la situación al principio, que la solidaridad primaba, pero más adelante el egoísmo y la ambición afloraron.  La solución está en nosotros, en que cambiemos para que a la par nuestra situación cambie para mejor.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo