Capítulo 5: Buscándole una chica a Alberto.

Black Ghost 2

visibility

295.0

favorite

0

mode_comment

0


 
No me molesta en lo absoluto las relaciones sentimentales de Yalet, es su vida puede hacer lo que ella quiera.   
 
En cambio, nos dispusimos a caminar por la ciudad, Mariela me conto algo de su casa.  
 
Dirigida por un respetado sacerdote mágico, el cual todos los chicos que viven allí comparten un pequeño por ciento de sus beneficios ya sean en los combates o misiones que realicen, pero este beneficio es cobrado si fue una tarea dada por la casa ya que si realiza un trabajo independiente no tiene obligación de pagar nada.  
 
Se dice que el sacerdote es una buena persona ya de edad avanzada, yo en lo particular no creo que nadie puede ser feliz con una vida teniendo que depender de las órdenes de un superior en este caso un sacerdote mágico.   
 
Ya que esos chicos deben de estar privado de cierta libertad espero a lo mejor estar equivocado.  
 
Luego me enseño un castillo, pero este era más grande y diferente donde el que vivíamos nosotros incluso más hermoso.  
 
- Es donde vive el padre de Edgar un mago muy poderoso que controla la madera de una forma majestuosa, también es millonario con gran influencia en la sociedad considerado unas de las familias reales de Rumatic por los distinguidos que son. El recibe, muchos políticos y gente importante y miles de personas esperan su subsistencia de su mano ya que trabajan para él.   
 
- Parece según lo que me dices es una persona no solo importante sino muy poderoso con su magia.   
 
- Así es, gasta mucho dinero para exhibir una vida lujosa llena de placeres, pienso que solo le interesa la riqueza aún eliminándose el mismo como una persona decente ante los demás ya que es poco humilde no dudo que al final ese camino de vida ostentosa que eligió lo llevará no más que a la desilusión.   
 
- Entonces si hablas así Jasón, según tú donde podemos encontrar la felicidad de verdad porque veo a Milio llevar una vida muy cómoda gracias a su fortuna.   
 
- En ese punto tienes razón, Mariela.  
 
- Mis padres eran muy ricos y vivíamos en la Capital 12 te puedo preguntar Mariela si ¿Podemos decir que la felicidad es la ausencia de sufrimiento?  
 
- Yo creo que sí, Alberto.  
 
- Hasta cierto punto si, pues si bien conocemos casos de personas que han sufrido mucho y que, sin embargo, han sido felices, es forzoso reconocer que se sintieron felices cuando el dolor se ausentaba o disminuía mucho su intensidad. En verdad, se puede ser feliz a pesar de los dolores físicos, de la pobreza y otras desventajas. Por otro lado, hay quienes no sufren, gozan de muy buena salud física y tienen abundancia de recursos económicos y a pesar de ello no son felices. Llegamos, por tanto, a esta conclusión: Ser feliz es estar tan bien como se pueda estar y saber reconocerlo.   
 
- Eres muy inteligente Alberto.  
 
- Creo que eso no tiene que ver tanto con la inteligencia porque mis padres eran graduados del Área de Tecnología y ellos si eran inteligentes más bien tiene que ver con la sabiduría de vivir mejor.  
 
- Si no estuvieras comprometido con Yalet te presentará unas de mis mejores amigas, hubiera estado encantada de conocerte.  
 
- La vida es una sucesión de momentos, y en cada uno de esos momentos las circunstancias influyen en nuestras emociones para hacer que nos sintamos felices o desgraciados. No podemos evitar esta influencia, pero su efecto depende en gran medida en parte de nuestra voluntad, de la actitud mental que asumimos frente a cada circunstancia así que no te límites en presentarme a tu amiga por Yalet tal vez sea una de esas circunstancias donde estaré agradecido de haber conocido a tu amiga.  
 
- Tienes razón vamos a verla ahora mismo vive cerca de aquí.   
 
- Esperen un segundo, creo que no sería una buena idea si Yalet se entera que no solo lleve Alberto a la ciudad, sino que le presente una chica no sé cómo reaccionaría a lo mejor se enojaría mucho.  
 
- Pero no soy su esclavo puedo hacer lo que yo quiera.  
 
- Muy bien, pero hagámoslo rápido solo no quiero tener reclamaciones de mi hermana.  
 
Sin perder mucho tiempo nos encaminamos hasta llegar cerca de la casa de la amiga de Mariela, pero nos intercepta Yalet junto a un chico a quien no conozco yo.  
 
- Y a donde crees que ibas con mi Alberto si se puede saber Jasón.  
 
- Hablas como si fuera una propiedad tuya Yalet.  
 
- Solo estábamos dando un paseo hermana.  
 
- Pues tu eres el muchacho que puede tocar a mi novia.   
 
- Y tú debes de ser Edgar, quiero decirte que Yalet y yo somos amigos, la respeto mucho no quiero problemas entre usted y yo por celos absurdo por mi condición de ser el único la cual no entiendo nada de poder tocarla.  
 
- No hay ningún tipo de problema solo quiero una muestra de tu sangre porque tengo un equipo de mago experto estudiando mi caso y creo que contigo ahora estaré mucho más cerca de llegar a la solución de todo este misterio.  
 
- Perfecto estoy dispuesto en ayudar en lo que este a mi alcance.   
 
- Jasón fue muy imprudente en sacar Alberto del castillo y si lo secuestran o le pasa algo.  
 
- No le reclames nada Yalet fui yo que lo obligue a llevarme y no quiero seguir encerrado en ese lugar como si fuera un prisionero.   
 
- Sabes que no lo eres, solo necesitas aprender algo de magia para que puedas defenderte antes los peligros fuera de casa.  
 
- No me trates como un niño porque no lo soy puedo cuidarme solo. 
 
- Vamos chicos no tienen por qué discutir mejor cambiemos de tema, Yalet y donde están mamá y Héctor en estos momentos.   
 
- Ya regresaron a casa al terminar la misión yo solo vine a buscar a mi niño Alberto.  
 
- Te gusta molestarme cierto, pero no puedes controlarme solo eres mi maestra.    
 
- He jurado protegerte y aunque no te guste mi modo de cuidarte no te escucharé.   
 
Se aparece un tipo muy fuerte de cabellos largo mágicamente detrás de Yalet y su novio Edgar.   
  
- Con que tú eres la teniente Yalet con tan solo doce años, pero si lo que pareces una niña en pañales, a lo mejor es una mentira del centro de misiones darte el rango de teniente para insultar a los de alta edad a que deben esforzarse más por avanzar.   
 
- No tienes que creerlo solo superarlo y quítate de mi espalda antes de que me voltee y te quite con mis propias manos.  
 
- La bebé me está amenazando que miedo me das, me gustaría verte intentarlo.  
 
Yalet se voltea y el tipo de aspecto muy fuerte precavido se desaparece hacia atrás lejos de Yalet.  
  
No pierdo tiempo e intento demostrarle a Yalet que ya puedo dominar mi esqueleto guerrero por eso corro hasta ponerme delante de ella para terminar invocando mi esqueleto guerrero de dos espadas.  

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo