Capítulo 7: El padre de Yalet como maestro.

Black Ghost 2

visibility

278.0

favorite

0

mode_comment

0


 
- Basuras como ese solo me hacen perder mi tiempo.  
 
- Yalet me iré con Mariela tú encárgate de llevar Alberto a casa. 
 
Luego se va con su novia y quedamos a solas, Yalet y yo. 
 
- En verdad te enojas cuando te subestiman Yalet por eso reaccionas así de violenta con los mayores que tú.  
 
- No me gusta que duden de mí y es la única forma de hacerlos entrar en razón no entienden de otra manera que no sea a golpes. 
 
- Solo digo que conmigo no tienes que ser así me gustaría que demostrarás tú lado amable, al igual que tú no me gusta que me subestimen, pero a diferencia de ti no tengo ningún poder mágico.  
 
- Tengo que ser así Alberto mi rango no me permite ser de otra manera.  
 
- Pero conmigo puedes ser tu misma, dime la verdad porque me proteges tanto si no es porque me ves inferior a ti de que sirve volverme fuerte en algún momento si no podemos llevarnos bien ahora mucho menos lo haremos en un futuro. 
 
- No quiero cambiarte solo...... 
 
La, abrazo fuertemente antes que siga, en los siguientes segundos seguimos unidos abrazados los dos solos y una fuerte brisa interrumpirnos nos separamos. 
 
- Lo sé solo quieres protegerme y yo solo quiero tener la libertad si no es mucho pedir de cometer mis propios errores, para ser la persona que realmente me quiero convertir en un futuro.  
 
- Esta bien prometo cambiar, pero solo un poquito no mucho. 
 
- Bien con ese poco creo que será suficiente.  
 
Y nos reímos, creo que sentí su lado infantil en ese momento, fuera de esa Yalet que intimidad a todos a su alrededor.  
 
Al compartir esa sonrisa entre los dos nos vamos al castillo juntos. 
 
Un día más concluyó, a la mañana siguiente, Yalet me lleva fuera, lejos del castillo por fin aire fresco voy a entrenar fuera de la cual llamo mi cárcel tal parece que Yalet siguió mi consejo de darme algo más de libertad.  
 
Estamos en una especie de campo en Rumatic donde solo hay un árbol de manzana lejos de la población.  
 
- Alberto hoy te enseñaré lo básico de desaparecerse mágicamente, vi ayer que pudiste controlar tu esqueleto.  
 
- Por fin ya era hora una habilidad que creo que me será muy útil como a los demás.  
 
- Si así es pero también es un arma de doble filo aunque ya estás preparado para aprenderla solo estaba esperando que pudieras dominar mejor tu Joya. 
 
Yalet me explica que existen varias formas de desaparecerse mágicamente.  
 
La primera es sintiendo la presencia mágica de alguien.  
 
La segunda visualizar el lugar exacto donde quiero aparecerme. 
 
Por último, simplemente desaparecer me de manera natural.  
 
Se ve difícil pero poco a poco lo voy haciendo a poca distancia hasta llegar a un punto más lejos, nos pasamos todo el día en eso solamente hasta anochecer.  
 
En verdad Yalet tiene paciencia conmigo, para solo terminar regresando al castillo.  
 
Al siguiente día más, me levanto y al dirigirme al comedor veo a Yalet con su padre y a Héctor en la mesa comiendo algo. 
 
- Buen día, Alberto.  
 
- Buenos días.  
 
- Preparado hoy para perfeccionar tu magia.
  
- Yalet quiero que me dejes a Alberto hoy, tomate el día libre quiero enseñarle algo, aprovechando que ya lo dejas salir del castillo.  
 
- Bueno si tú lo dices padre. 
 
- Por mí no hay ningún problema.  
 
Con eso nos vamos también fuera del castillo, pero a caballo.  
 
Llegamos a un sitio muy vacío sin nada de vida se ve muchos huesos de cadáveres aquí tanto que asusta un poco, pero disimulo mi miedo no quiero parecer un cobarde. 
 
- Mira Alberto este lugar es una fosa común donde hay muchos muertos, quiero con mi magia invocar algunos cadáveres débiles que se enfrente a tu esqueleto guerrero para ver qué tan fuerte es y que tanto lo controlas también.  
 
- Me parece genial. 
 
Enserio y más si soy yo que no voy a pelear.  
 
Invoca una criatura luego de hacer unos sellos se unen huesos del suelo de este horrendo lugar. 
 
En cambio, yo sin miedo hago aparecer mi esqueleto de todos modos se que no soy yo que va a salir lastimado. 
 
Pasan varias horas del día y aprendo que tanto tiempo tengo que esperar hasta volver a poder invocar mi esqueleto guerrero después de este ser eliminado y reduzco ese tiempo, sumándole a eso que ya lo puedo controlar a la perfección.  
 
Me comunique con mi esqueleto y me dijo que es un alma atrapada por el poder de mi anillo, es como que viene con mi anillo programado en pocas palabras cualquier otro dueño de este anillo invocara al mismo esqueleto cuando lo aprenda a usar como yo en estos momentos que estoy siendo instruido para aprender a dominar mi Joya a la perfección.  
 
Nos vamos a casa muy cansado en cambio para nada lo está el padre de Yalet.  
 
Luego de dormir una larga siesta y descansar.  
 
Veo solamente a el padre de Yalet con dos mochilas preparada.  
 
- Alberto le pedí a Yalet que me dejé a ti unos días más ahora vamos a seguir entrenando.  
 
Con esas palabras me pongo mi mochila y nos vamos, pero esta vez realiza un sello hasta desaparecernos mágicamente. 
 
Llegamos a un lugar muy frío, incluso hay nieve cayendo desde el cielo, no sé qué exactamente haremos aquí. 
 
- Alberto toma un abrigo que se encuentra dentro de la mochila, también te deje comida. 
 
- Y tú donde vas, no piensas irte y dejarme solo en este lugar o sí. 
 
- No exactamente, lo que sucede que por esa montaña que vez en ese camino se encuentra una piedra de magia, quiero que llegues hasta ella tú solo, tal vez alrededor de esa magia invoque otra criatura, luego volveré por ti a ver qué tal lo has hecho. 
 
Se desaparece mágicamente dejándome sólo y yo con este frío no hago más que seguir sus ordenes, y que será eso de piedra mágica.  

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo