Capítulo 8: Mis dos primeros años.

Black Ghost 2

visibility

258.0

favorite

0

mode_comment

0


 
 Al caminar tratando de subir una montaña, cada vez mientras me muevo hacia la piedra mágica que se encuentra en este lugar siento más frío.  
 
Pero una voz me está llamando en mi cabeza que no me deja en paz, no sé qué será.  
 
Al siguiente momento dejo fluir mi magia dentro de mí a causa de esa voz y no lo puedo creer lo que aparece delante de mí.  
 
Es un golem de hielo, al igual que mi esqueleto guerrero me comunico con él, me dice su forma de pelear incluyendo sus habilidades mágicas. 
 
También que conoce el lugar ha estado antes con otro portador del anillo diferente a mí. Gracias a eso no tardó mucho en llegar a donde se encuentra esa piedra.  
 
Pero veo desde lejos a Liza la madre de Yalet con un extraño, tiene conectado algo a la piedra que despide una luz como del sol con menos intensidad.  
 
Desde que percatan mi presencia se acercan a mi de manera muy rápida.  
 
- Creo que deberíamos matar a este chico. 
 
- No es el chico que puede tocar a Yalet.  
 
- Que estás haciendo aquí Liza.  
 
- Es una misión secreta no se los digas a nadie y tú como llegaste aquí.  
 
- Leandro me trajo para entrenar mi magia.  
 
- Por una extraña razón mi hija ha cambiado y te deja salir, de todos modos, ya nos vamos recuerda no puedes decirle esto absolutamente a nadie. 
 
- Claro así será como usted dice. 
 
Veo que se marcha con ese artefacto que estaba pegado a la piedra mágica pero no le doy mucha importancia yo no entiendo nada de eso me refiero a las misiones que ellos realizan.  
 
Mientras tanto yo me quedo sorprendido es hermosa esa piedra, no tarda mucho en aparecer el padre de Yalet detrás de mí. 
 
- Qué bueno que llegaste hasta la piedra Alberto pues veras su magia es como el agua no tiene ninguna combinación es pura. 
 
- Es algo así como un jugo que es una combinación de agua con alguna fruta, pero esta magia simplemente es pura me quieres decir.  
 
- Algo parecido, toda magia de cada mago tiene algo en particular que lo lleva a controlar un elemento o hechizos, pero esta magia no tiene nada de eso y es fácil de transportar.  
 
- Esto debe de valer una fortuna y porque está aquí tan abandonada.  
 
- Porque donde se encuentra no es muy atractivo para la gente vivir por las condiciones climáticas, además no es la única piedra de magia que existe en este mundo. 
 
- Increíble y existen otra aparte de esta. 
 
- Lamentablemente si para mala suerte de Rumatic y Persako. 
 
Me contó una larga historia de Persako una ciudad igual de grande que Rumatic.  
 
Vivieron muchos años en guerra por una piedra mágica igual a esta que se encontraba cerca de las dos ciudades y por cientos de años han luchado por el control de esta magia pura.  
 
En la última guerra hubo muchos muertos, pero firmaron la paz, llegando a un acuerdo que la piedra no puede ser tomada por ninguna de las dos ciudades quedando inhabilitada por un fuerte campo de energía mágica, creado por los más poderosos magos de ambas ciudades poniendo fin a esa guerra.  
 
Mientras Rumatic lleva un símbolo de tres gotas de sangre que representa la ciudad, Persako lleva el símbolo de un lobo. 
 
Lo peor de todo es como muchos quedaron sin sus familiares por parte de ambas ciudades la peor de todas fue su esposa quien perdió a sus padres y hermanos por causa de esa ilógica guerra, tanto así que deseaba que esa piedra se le acabará la magia, pero no se le agoto y aún más extraño esa piedra es indestructible, no se puede tomar un pedazo de piedra para llevárselo. 
 
Lo único que me contó Leandro que se podía tomar era su magia pura, la cuál era necesaria para los arquitectos mágicos o aún es necesaria para crear nuevas Joya entre otros usos que se le da a esa magia pura. 
 
Al terminar nos vamos a casa todo fue muy triste lo que me conto, como mueren tanta gente por algo tan absurdo pienso yo. 
 
Han pasado dos años exactamente, Edgar me ha enseñado a dominar cuatros partes de mi Joya, el anillo aprendí yo solo con ayuda de Yalet. 
 
Pero como Edgar era el antiguo portador de la Joya me enseño como mi maestro a petición de Yalet a dominar la espada, guanteletes y la corona en forma de aro en mi cabeza la cual me deja manejar la gravedad a mi antojo.  
 
Yo mismo no lo puedo creer que me haga hecho tan fuerte, hasta tengo el rango de guerrero mágico 1 aquí en Rumatic.  
 
A pesar de que Yalet y yo nos hemos vuelto muy cercanos a Edgar no le importa eso es una persona muy amable, solo me ha pedido algo de mi sangre sin embargo no ha podido solucionar el problema de que sea yo el único que pueda tocarla. 
 
Las misiones que nos asignan son las siguientes.  
 
Buscar y matar criaturas salvajes, esas que magos invocan y al no poderlas controlarlas se vuelven un peligro esas criaturas, una cosa que pasa muy a menudo. 
 
Buscar grupos de personas en lugares específico, que son determinado por el estado como peligrosos.  
 
Entre otras cosas más importantes que se presenten en el día a día. 
 
También conocí al padre de Edgar su madre murió en la guerra por la piedra mágica contra Persako, fueron tiempos difíciles aquellos.  
 
Resulta extraño ese era el hombre con quien andaba Liza el día que la encontré con el artefacto de una de las piedras mágicas que existe en este mundo.  
 
Leyendo muchos libros me he dado cuenta que estoy en el mundo antiguo, había leído en historia del pasado estos pueblos en la Capital 12, pero no se mucho de porque volví al mundo antiguo, soy como alguien del futuro aquí.  
 
En este instante voy de camino a un pueblo la cual está siendo atacada frecuentemente por una criatura que según ellos es muy fuerte por eso mandaron una carta a Rumatic solicitando ayuda y nos encargaron esa misión a mí y a Jason, los dos tenemos el rango de guerrero mágico uno.
 
En caballos estamos tratando de sentir la presencia de la criatura en el bosque cerca del pueblo se encuentra ubicado este bosque me recuerda donde encontré la moneda que me trajo a este lugar, todavía todo eso es un misterio para mí. 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo