Capítulo 11: Yalet defendiendo a su niño mimado.

Black Ghost 2

visibility

269.0

favorite

0

mode_comment

0


 
Al pasar varios minutos, ya estamos listo para salir de la cueva, fuera de esta vemos el mismo sol radiante desde un principio, suerte que con estos trajes nos no afecta en nada. 
 
- Capitán venga a ver ya los encontré, que suerte tuvimos entre todas estas cuevas era difícil localizarlos.  
 
- Y quienes son ustedes. 
 
- Rebeldes, Alberto a lo mejor quieren atraparnos para pedir una recompensa.  
 
- Pero no entiendo nada. 
 
- Pues te explico.  
 
- Deja que sea yo que le explique Yalet a tu compañero.  
 
Se aparecen dos tipos más, mágicamente luego del primero llamarlo, quien de esos dos sería que llamaba por el nombre de capitán, seguro es el que hablo, llamando por su nombre a Yalet de donde la conoce. 
 
- Quien eres tú y que quieres. 
 
- Solo me interesa llevarme a Yalet, no a una basura como tu sin ningún valor y con este secuestro volver a explotar la guerra entre Rumatic y Persako. 
 
- Sabes que eso nunca sucederá, olvídate de esa guerra no te basta con las vidas que se perdieron.  
 
- Y se perderán más, hasta que no desaparezca Rumatic de este mapa por querer robar la piedra mágica que nos pertenecía por derecho solo que el rey juntos los de alto rango de Persako no lo entienden por eso me expulsaron y quiero encender la chispa que vuelva a renacer la guerra. 
 
Que molesto es este tipo y arrogante no me agrada, tiene aspecto de alguien muy adulto y alto de cuerpo fuerte, que clase de poderes mágico tendrá me pregunto se ve que es el más fuerte de los tres. 
 
Su intención es llevarse a Yalet para provocar el odio entre Rumatic y Persako. 
 
- No lo lograras sólo pierdes tu tiempo, Gilbert. 
 
- Ustedes dos encargarse de su compañero, Yalet es mía.  
 
- Hablas como si fueras un pervertido y a mí no me gustan los hombres viejos, al final tendré que derrotarte, Alberto quédate atrás yo me encargo de esto. 
 
- No soy un inútil puedo luchar.  
 
Al sacar su báculo sin yo esperarlo me da un golpe mágico con el, dejándome paralizado sin poder moverme, luego me carga y me lleva junto a la cueva donde salimos dejándome, sentado junto a la entrada.  
 
- Maldita sea Yalet, te odio.  
 
Se va ignorándome por completo, maldición me trata peor que a un niño que tiene que cuidar. 
 
- Vamos Gilbert terminemos con estos, deja a tus dos esclavos para que te lleven a un sanador cuando te deje medio muerto, después de todo entiendo tú dolor perdiste a tu hijo en manos de los de Rumatic en esa guerra por eso no te entregaré a las autoridades luego de acabar contigo. 
 
Gilbert se ríe dando un paso adelante, haciendo aparecer su Joya la cual es una espada y esta pelea esta al punto de comenzar.  
 
Corre directamente entre la arena donde está parada Yalet y con su báculo esta se defiende de su espada.  
 
Pero este la sigue atacando de forma muy enérgico sin detenerse, mientras poco a poco, Yalet va retrocediendo por la espada que, al entrar en contacto con el báculo, lanza chispa la Joya de platino de Yalet, tal parece su espada está cargada con una gran potencia de su magia.  
 
Ante esto Yalet deja un clon de agua al ver que se encontraba estancada y Gilbert lo corta en mitad para aparecer mágicamente detrás de él.  
 
No le dio tiempo a nada con su báculo lo encierra en una bola de agua la cual esta se eleva por el aire junto con el adentro luego Yalet con su báculo le lanza un fuerte chorro de agua y este chorro al chocar con la bola de agua explota.  
 
Esa gran explosión de agua lanza hacia a la arena de forma violenta a Gilbert, generando un gran polvo de arena.  
 
Este se levanta sangrando muy lentamente hasta ponerse de pie, parece herido sin embargo con su espada, hace un hechizo la cual genera tres bolas de luz que se dirigen hacia Yalet. 
 
Antes este ataque mágico, Yalet invoca sus dos gigantes de agua los cuales delante de ella, levantan una muralla de agua, pero las bolas se desvían y esquivan a los gigantes, no sabía que esas bolas de luz mágica podían cambiar de dirección así a pesar de que se siente la gran fuerza mágica que llevan internamente en ellas. 
 
Rápidamente casi por instinto, Yalet con su báculo de diamante golpea una de las bolas mandándolo lejos y a la velocidad del sonido casi golpeándola la otra bola también hace lo mismo, pero no tuvo el tiempo necesario con la última bola de luz de las tres que se dirigía hacia ella. 
 
Al impactar en su pecho la manda a volar sobre una roca, más bien era una entrada a una de esas cuevas creadas mágicamente para protegerse de las tormentas de arenas antes de llegar a la fuente de energía mágica así no contaron los aldeanos del lugar. 
 
Yalet se levanta y se quita todos los escombros de piedra, parece que le dolió mucho ese golpe mágico en el pecho porque escupió sangre de la boca.  
 
En la otra parte los gigantes de agua corren hacia Gilbert luego de desaparecer la muralla de agua para las bolas de luz que hicieron.  
 
Llegan bastante rápido el primero le lanza con su derecho y se defiende agachándose con agilidad para de manera horizontal cortar el estómago del gigante de agua pero en vez de sangre despide agua, en ese mismo instante se defiende del puño que venía con mayor rapidez del otro gigante de agua y en contrataque de su espada despide una luz que evapora al gigante de agua. 
 
Ahora Yalet está corriendo a toda prisa cargando su Joya de diamante con una presión de agua a su alrededor mientras gira su báculo con la mano. 
 
No tarda mucho en llegar donde Gilbert cuando las dos Joyas chocan entre si, todo alrededor se expande por la presión mágica que despide esas dos Joyas.  
 
Empiezan a moverla con mucha destreza, Yalet no me sorprende mucho sino Gilbert que al tener una espada dorada tan grande la mueve como si sostuviera una pluma. 
 
La espada va directamente hacia el pecho de Yalet en línea recta y esta desvía su dirección con su báculo.  
 
Luego le lanza a los pies y Gilbert salta para continuar lanzándole con el báculo a la cabeza y este se cubre con su espada e intenta cortarle un brazo, pero al igual que él se defiende con su Joya, pero no pierde la esperanza de cortarle alguna parte de su cuerpo que lo intenta de manera continua más sin embargo no produce ningún progreso.  
 
Ante ver a Yalet dirigirse hacia él al haber acabado su oportunidad de atacarla toma una segunda oportunidad para saltar hacia lo alto y con su espada desprende una gran luz dejando a todos ciegos incluso a sus dos compañeros no se puede ver nada. 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo