Capítulo 16: Monstruo tipo vampiro.

Black Ghost 2

visibility

288.0

favorite

0

mode_comment

0


 
*Evelyn:*
 
Mi supuesto verdadero padre me estaba esperando fuera de la Capital 12, los monstruos como yo no podemos vivir aquí, solo entrar con cierto permiso muy especial.  
 
Es un carro negro muy elegante y el chófer me abre la puerta, también hay más carros parece ser alguien muy importante.  
 
Al entrar al vehículo lo encuentro sentado esperándome.  
 
- Ya terminaste con él.  
 
- Sí.  
 
- Aún así te noto distraída, debes olvidarlo ya no perteneces a ese lugar, ellos nunca te aceptarán.  
 
- Lo sé.  
 
Como si fuera tan fácil olvidarlo, como si fuera tan fácil sacar de mi mente este deseo de volver y seguir bebiendo de su sangre, nunca estaría satisfecha de beberla. 
 
Pero puedo matarlo sino me controlo, espero haberlo dejarlo con la suficientemente sangre hasta que venga unas de las enfermeras y lo ayude. 
 
- Una guerra esta muy cerca, es mejor que estés lejos de esa capital, no tienes que preocuparte pronto todo cambiará y volverás por el para convertirlo en tu mascota personal.  
 
- Eso deseo. 
 
Los vampiros tienen cierto tipo de ganado de humanos, eligen a uno que le guste mucho su sangre, se alimentan de él, luego le dan comida y vitamina para mantenerlo vivos para seguir disfrutando de su sangre. 
 
Aunque todo ya no será como antes ya tenia planeado en secreto instalar una cámara en el dormitorio de Alberto para grabarlos cuando tuviera sexo con mi pequeña Yolanda. 
 
En verdad me sorprendió verlos juntos nunca imagine a mi mejor amiga con mi hermano aquel día, eso me hizo feliz. 
 
Supongo que ahora que no soy hermana de sangre de Alberto podríamos los tres estar juntos, claro sino fuera una vampira. 
 
Mientras estaba enferma oía esa voz de una chica que me decía lo que me estaba pasando hasta llegar este día que esa misma voz me dijo que me estarían esperando no le dije nada a mi hermano mientras estaba en el hospital, tampoco lo creía hasta que todo fue verdad y me convertí en esto que soy ahora. 
 
- Ya llegamos hija. 
 
Al salir del carro de lujo llegamos a un gran palacio muy hermoso con mucha seguridad más y sirvientes a los cuales no conozco. 
 
- Todos ellos son vampiros.  
 
- En efecto todos son monstruos tipo vampiro, tenemos una sala aparte también de personas que son solo humanos, nos sirven para alimentarnos, tenemos una gran variedad de sangre para que tome la que gustes.  
 
- No me interesa. 
 
Es cierto la única sangre que deseo es la de Alberto, mi antiguo hermano.  
 
Al entrar todos se ponen de rodillas ante mi, no se para que y mucho menos me gusta,  solo estoy aquí para controlar esta nueva forma luego me iré a otro lugar cuando me encuentre preparada, hasta entonces tengo que seguirle el juego a esta gente.  
 
- Hija la líder no se encuentra aquí esta en una reunión a la que fue llamada lejos para asunto de lo que puede ser la segunda guerra Norfort.  
 
- Líder dices y quien es. 
 
- Es tu hermana menor, tu madre murió luego de darla a luz, no ha existido hasta ahora un vampiro tan fuerte como ella. 
 
La voz de esa chica en mi mente era la de ella, como puede ser la dueña de todo esto, si tengo 19 años ella debe de tener 16 años tres menor que yo, según me conto mi padre mientras hablábamos. 
 
- Solo quiero que me enseñes mi habitación, ya quiero estar a solas. 
 
- Claro como digas hija, quiero que te sientas lo más cómoda posible en este lugar. 
 
Al llegar a mi habitación muy amplia y elegante, me siento en la cama y me pongo a pensar que extraño a Yolanda, esas horas a tardes hablando de tonterías.  
 
Quiero llamarla aunque se que no debo, pero su número me sale fuera de servicio, en estos momentos a lo mejor me odia, debería olvidarme de ella definitivamente, todo esto entristece mi alma. 
 
Me duermo con resignación, hasta el siguiente día, que tomo una ducha y salgo abajo, donde me encuentro con mi nuevo padre.  
 
- Evelyn hemos preparado algo delicioso para desayunar en la mesa esta servida. 
 
-Muchas gracias.  
 
Todo aquí es bello hasta los adornos de la comida, debo admitir mucho más que en la mansión donde vivía y me tratan como una reina, lastima que durare poco en este lugar. 
 
- Padre podrías decirme donde hay un espacio para entrenar.  
 
- Claro tenemos una sala de entrenamientos, ahora mismo te llevo. 
 
Quiero dominar esta forma lo más rápido posible para tener el poder mágico necesario para sobrevivir sola lejos de las capitales, en los pueblos. 
 
Al llegar  a la sala veo que es perfecta para mi, este palacio es bien grande.  
 
Siempre tengo gente a mi alrededor, como si fuera una clase de celebridad, se siente extraño.  
 
Varias horas después de usar mi espada, lanzar varios golpes y crear una bola mágica veo que no me acostumbro a ser un monstruo tipo vampiro, debo entrenar más pero estoy cansada, siento que solo puedo usar mis poderes al 30% de como era humana antes.  
 
Mañana será otro día, este lugar será perfecto para mis propósitos de entrenar y luego marcharme, al llegar a la habitación una ducha y a la cama. 
 
Quiero llamar a Yolanda por loco que suene aún la extraño pero su número sigue sin servicio a lo mejor lo cambio por mi culpa, que difícil situación me encuentro, siento que todo mi mundo se ha caído en un segundo.  
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo