Capítulo 19: Odiando mi forma de ser.

Black Ghost 2

visibility

257.0

favorite

0

mode_comment

0


 
 
No solo llamo a Yolanda de nuevo sino también a mi hermano o al que antes lo era, y los dos números están fuera de servicios, cada vez me empieza a nacer un odio por lo que soy. 
 
Me interrumpe mi hermana al entrar a la habitación.  
 
- Por lo menos llama antes de entrar, no sabes si me encuentro masturbándome. 
 
- Sería una bonita escena para mí, no te preocupes puedes hacerlo cuando quieras nadie aparte de mi tiene el derecho de entrar como yo aquí.  
 
- Solo dime que quieres no estoy de humor. 
 
- Es por el resultado de tu entrenamiento, aún estas muy débil no te culpes, te traje algo que te ayudará mañana en tu entrenamiento.  
 
Luego pone un vaso encima del escritorio de mi habitación y se marcha, sin decir nada a lo mejor por la cara de poco amigos que tengo, me pregunto que será.  
 
Me acerco, tiene olor exquisito y efectivamente es sangre, pero no sé de quién es y mucho menos me limitaré a mis instintos de no beberla. 
 
Al terminar de beberla de un solo trago, me siento mejor por dentro, no obstante, a eso me voy a dormir y así termina un día más en este lugar. 
 
Al despertar luego de arreglarme el pelo, bajo a desayunar, tengo mucha hambre y como en estos últimos días siempre me espera algo diferente para comer, preparado por un grupo de cocineros.  
 
Al terminar viene Pablo y se acerca a mí. 
 
- Estas molesta por el entrenamiento de ayer. 
 
- Porque dices eso. 
 
- Te marchaste sin decir ni una palabra.  
 
- Realmente solo son ideas erróneas tuyas. 
 
- La líder me recomendó hacer esto lo mejor posible y no quiero hacer nada que fuera de su disgusto. 
 
- No tienes que ser tan precavido conmigo, Pablo mi hermana y yo somos dos monstruos tipo vampiro muy diferentes y con propósitos distintos, realmente no sé nada de ella ni siquiera cual es el límite de su poder mágico o porque es la dueña de todo este lugar. 
 
- Si puedo resumir algo podemos ver que entre los logros de tu hermana está en haber acabado con el clan Mova, el antiguo enemigo de tu clan, prácticamente ella sola, y al final solo acepta vampiros que le sean útiles en este clan en pocas palabras solo un grupo privilegiado llega a este palacio. 
 
- Veo que se vive una vida más cómoda aquí. 
 
- Mucho mejor que vivir en los pueblos, la pobreza es extrema, todo es muy sucio.  
 
Pablo se ve un tipo muy sincero al hablar, con tatuajes en los dos brazos no dudo que en un futuro pueda convertirse en mi primer amigo de verdad en este lugar. 
 
- Y Verónica es muy estricta.  
 
-Lo necesario para mantener este lugar funcionando.  
 
- Es difícil acostumbrarme a la idea de verla como una líder si todavía es una jovencita de 16 años, pero que importa eso ahora si se aproxima una guerra, mejor vamos a entrenar.  
 
- Perfecto yo la acompañó Evelyn. 
 
Enserio este lugar parece un campamento militar todos están esperando recibir órdenes y se comportan tan disciplinados como si no fueran libres de expresarse como veía todos los días en la escuela Herel, todos en mi antigua escuela reían, hacían grupos y hablaban muchas tonterías perdiendo el tiempo.  
 
Pero aquí es diferente no se ven esos grupos, todos hacen algo útil para mantenerse aquí y ganarse su lugar así lo veo yo ahora. 
 
- Aquí voy Evelyn de nuevo, estás lista. 
 
- Sí.  
 
Fácilmente en estos momentos estoy esquivando las dos bolas de hierro creada por Pablo, creo que poco a poco estoy dominando este cuerpo. 
 
Todos como siempre me están viendo como si fuera una clase de celebridad aquí.  
 
Se supone que soy un monstruo tipo vampiro original porque no fui convertida sino nací de la unión de dos monstruos.  
 
Tengo entendido que existe una muy baja probabilidad de que dos vampiros tengan hijos, para eso debe de haber una química entre ambos muy sentimental pero los monstruos tipo vampiro originales a los convertidos tenemos más resistencia a mantenernos mucho tiempo sin la necesidad de sangre para usar nuestra magia.  
 
Exactamente para eso necesitamos la sangre no es para vivir sino para la magia, porque para vivir comemos lo mismo que los seres humanos y tenemos las mismas necesidades biológicas que un humano normal.  
 
Pero es una maldición algo despreciable, necesitar beber sangre de otra persona, yo no pedí nacer así no sé porque ahora, Alberto y Yolanda me odian, sabiendo que esto no es mi culpa, ni siquiera he podido comunicarme con ningunos de los dos. 
 
Debería olvidarme de ellos, pero sé que al final no podré, no importa sus opiniones que puedan tener de lo que soy ahora, esos dos serán míos al final. 
 
- Muy buen trabajo Evelyn.  
 
- Si, gracias mañana continuamos, para empezar a usar mi magia.  
 
Llega Verónica acompañada de mi padre.  
 
- Hija porque no cenas con nosotros esta noche, para celebrar esta primera etapa de tu entrenamiento completada. 
 
- No hay nada que celebrar aún me queda un largo camino por recorrer.  
 
- Vamos hermana yo insisto en que sí.  
 
- Es cierto Evelyn, sería algo diferente que ir a encerrarte a tu dormitorio todas las noches. 
 
- Si tanto insisten aceptaré su invitación. 
 
- Sabía que podía convencerte.  
 
- Ya creo que por hoy termine, yo me retiro nos vemos en la noche. 
 
Con eso me dirijo a mi habitación es lo que siempre hago hasta ahora luego de terminar mi entrenamiento. 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo