Cap 29. Nueva Alumna.

Anexia: World of Superheroes.

visibility

60.0

favorite

0

mode_comment

0


Han pasado 3 semanas desde el incidente de The Angel. Aún en lo noticiarios se le recordaba, se había convertido en toda una celebridad postmorten. Creí que me empezarían a acosar de nuevo, debido a que fui yo quién acabó con Anubis, sin embargo la noticia de la muerte del angel opacó mi acción, hecho el cual me alegró mucho. En la primera semana se notaba la tensión al observar el asiento vacio de Beatriz, era como si faltase una parte importante de nuestra clase. Con el paso de los siguientes días nos fuimos acostumbrando a su ausencia...menos Leo, cada vez que lo veía estaba triste. Creía que con esa actitud no podría concentrarse en las clases y misiones con Mybe, pero me demostró lo contrario, se esforzaba más que cualquiera de nosotros, incluso me dijeron que se había apuntado a clases particulares para que le enseñaran defensa personal.
 
Hace pocos días nos sorprendió la noticia de que una nueva alumna se transferiría a nuestra clase, Mybe nos informó que se trataba de uno de los seres antropomorfos que se apuntó a ejercer esa profesión. Todos estábamos contentos al oír la noticia...sin embargo observé cómo Leo estaba algo furioso, supongo que se le pasará o eso espero. Wolfan se unió hace dos semanas de nuevo a la clase, seguía igual de fiel y cariñoso que siempre, aunque su nueva personalidad valiente le hacía verse algo más...rudo. La nueva alumna vendría hoy, Lunes. Nos encontrábamos en nuestros pupitres nerviosos por descubrir cómo sería nuestra futura compañera. Craig nos avisó que vendría a primera hora de la mañana. Empezamos a especular sobre cómo seria.
 
- ¿Cómo creéis que será? -preguntó Danny intrigado al resto de la clase.
 
- Pues será como deba ser, Danny -respondió algo cansado Edward, sin embargo no podía ocultar su emoción, le temblaban las manos por los nervios.
 
- Espero que le gusten las muñecas cosidas -comentó DeathDolly emocionada. Eso...dio mucho miedo.
 
- Ker espera que sea una gata -bromeó Tobías. Todos se rieron de su chiste.
 
- A lo mejor puede ser Doris -comentó Emma o más conocida como Kand-Y.
 
- Yo mientras que sea buena persona...me conformo -opinó tímidamente Ruth.
 
- Estoy con Ruth -comentó seco Elton.
 
- Siempre estás de acuerdo con Ruth -le comentó Paul para molestarle.
 
- Y tú siempre estás de acuerdo conmigo -le contrarestó Volcanux de una forma épica. Todos acoreamos la acción de nuestro compañero de lava.
 
- ¿Wolfan? ¿tú qué opinas? -le preguntó interesada "Tania".
 
- Yo creo que es mejor no especular y ver cómo es, así no nos decepcionaremos -explicó con lógica. El cambio de su personalidad cada vez me gustaba más, era más agradable hablar con él, te decía las cosas sin ningún tipo de miedo. Ha aprendido a morder, me alegraba mucho por él. Leo no dijo nada hasta que llegó Mybe por la puerta, estaba desayunando unos brownies de chocolate.
 
- Dios qué bueno que está ésto, Ker, dile a tu madre que haga más -explicó nada más pararse en medio de la clase. Me tapé la cara con mis manos por la vergüenza al sentir cómo mis compañeros se daban la vuelta para observarme mientras aguantaban sus carcajadas- Ah, sí, dulces días y eso. Hoy, os presentaré a vuestra nueva compañera, tratadla bien, esto va por ti, Elton -hizo un pausa para señalar al nombrado con un browney.
 
- Tsk -respondió enojado Volcanux.
 
- "Jia", pasa a clase -le ordenó Mybe. Observamos como nuestra compañera pasó. Me sorprendí al ver que se trataba de una mestiza, como Wolfan o Doris. Se trataba de una coneja de pelo largo anaranjado, su piel era blanca como la nieve. Descubrí que en la piel se podía hacer mechas, sus orejas de conejo tenían acabados de color mandarina, al igual que la parte de sus manos. Sus ojos eran de color naranja, se le veía simpática. Nos saludó con su mano derecha con mucha ilusión. Al visualizar a Wolfan, saltó de la emoción, empezó a dar mini brincos. Me pareció graciosa su actitud-. Deja de saltar, "saltinbanquis" y preséntante.
 
- ¡Hola! ¡Yo soy Jia Li! También conocida como "Orange Leap". ¡Encantada! -exclamó súper ilusionada, no paraba de dar saltitos de la emoción.
 
- Bueno, espero que os llevéis bien, bla bla, que Dios os acompañe y esas cosas. Siéntate en el pupitre vacío -explicó despreocupado nuestro tutor-. Ker, rercuerda decirle eso a tu madre.
 
Cabrón, si vives con nosotros, díselo tú mismo. El resto de mis compañeros se pusieron algo nerviosos y tensos, incluido yo. Jia se sentó en la mesa la cual le pertencía a Beatriz, que a su vez estaba al lado de Leo. Orange Leap se sentó felizmente acomodándose en su sitio, observé la rabia y tristeza de Fire Emotion al ver que una persona que acababa de conocer usurpaba el asiento de su antigua novia, comprendía el motivo de su enojo pero nadie de la clase quería malos rollos, por esos estábamos muy nerviosos.
 
- ¡Oh! ¡Hola! Seremos compis de asientos, ¿cómo te llamas? -le preguntó Jia ilusionada alzando su mano como gesto de buena fé. La tensión estaba en el aire, parece que nuestra nueva compañera no se daba cuenta de ello.
 
- Yo...soy Leo, encantado -le respondió estrechando su mano con una sonrisa algo triste-. Espero que nos llevemos bien.
 
Todos suspiramos del alivio, creía que se enojaría con ella o algo por el estilo. Leo también ha cambiado mucho en estas semanas, normal si perdió a la mujer que amaba. Ahora era más serio, no tanto como Elton o Edward, era más callado. Su esencia era melancólica pero lo compensaba con el gran esfuerzo que realizaba en las clases. Aún era bueno con nosotros, no había cambiado para mal, estaba luchando. Me enorgullezco mucho de él. Las primeras clases pasaron sin mucha gloria ni pena, solamente eran aburridas. En el receso las chicas de mi clase se abalanzaron sobre Jia.
 
- ¿Quiéres venir a comer con nosotras? -le preguntó Emma.
 
- ¡Claro! -exclamó la coneja ilusionada.
 
- Por cierto, ¿alguien te ha enseñado la academia? -le preguntó esta vez "Helenia".
 
- ¡No! -respondió con la misma ilusión.
 
- No te preocupes, nosotras te la enseñaremos -comentó con cierto aire de prepotencia Carol o como a mi me gusta llamarla, "emociones locas". Las chicas se llevaron a la nueva fuera de la clase, espero que no tardes tanto como yo en investigar la academia. Yo me levanté con Danny y junto con Tobías nos dirigimos al campus. Nos sentamos en nuestro sitio habitual, en una zona llena de césped cuyos árboles que tenían nos cubrían del sol. Estábamos esperando al resto de la banda. Observamos llegar a Ricardo y a Aaron agarrados de la mano. Gryn Syld no pudo evitar hacer un comentario humorístico al respecto.
 
- ¡VIVAN LOS NOVIOS! -exclamó en voz alta. Danny yo empezamos a aplaudir y a silvar por la pareja. Ello se soltaron de las manos, estaban muy rojos. Me encantaba molestarles, ahora comprendía cómo se siente Doris cuando hace lo mismo conmigo. Me alegró mucho recibir la buena noticia aquel fin de semana, sabía que Ricardo si lo intentaba conseguiría salir con Aaron. Su relación parecían de mejores amigos, no habían cambiado nada tras salir. La pareja se sentó junta en el césped.
 
- ¿Qué tal os ha ido con la nueva? -preguntó Aaron de forma seria.
 
- Pues mejor de lo que creíamos, ¡es súper maja! y...¡no para de saltar! -explicó Danny algo animado.
 
- Danny, no te enamores que Jia es de Wolfan, ¿eh? -comentó de broma Gryn Syld.
 
- ¿Y eso? -preguntó Paste entre risas.
 
- Verás, la nueva no paraba de mirar a Wolfan, le saludaba cada vez que el profesor se daba la vuelta. Tuvisteis que ver su cara, era genial verle así de incómodo al no entender nada -explicó con una sonrisa Tobías al recordar la mala experiencia que pasó Wolfan.
 
- Bueno, es famoso entre los seres antropomorfos -comentó Aaron dando una explicación al comportamiento de nuestra compañera.
 
- ¡Por cierto! En nuestra clases también han venido 2 alumnos que son de su misma especie -explicó algo ilusionado Ricardo.
 
- Oí que en todas las clases han habido esa transferencia -comenté añadiendo más información a lo que dijo mi amigo.
 
- Chicos...¿cómo creéis que habrán elegido para meter a los nuevos en el segundo año? -nos preguntó Danny curioso. Todos nos quedamos en silencio, observamos a Aaron.
 
- Tampoco tengo yo todas las respuestas -dijo algo nervioso ante nuestras miradas. Ricardo puso su mano encima de la suya para calmarlo.
 
- Supongo que será si hay algunos que han participado en peleas, viendo sus habilidades, los seres antropomorfos son muy distintos que los humanos, la academia tendrá una manera diferente se puntuarlos -expliqué con lógica.
 
- Eso no será una...¿batalla de cerebritos? -comentó Tobías para provocar una nueva guerra entre Time Trial y yo.
 
- Tengo mucha más experiencia que tú, ¿quiéres que te vuelva a dar una paliza en saber quién sabe más cosas? -me preguntó desafiante Aaron.
 
- Aquella vez solo tuviste suerte -contesté a regañadientes, no me gusta quedar por debajo de los demás, aún quería vengarme por perder ante aquel juego. Ibamos a enfrentarnos hasta que aparecieron las chicas de nuestra clase que acompañaban a Jia.
 
- Y esos son nuestros compañeros de clase -explicó Helenia entre risas. Parece que se lo están pasando muy bien. La coneja se dirigió brincando hacia nosotros emocionada.
 
- ¡Hola! ¿Cómo os llamáis? -nos preguntó apasionadamente.
 
- Para tí soy Felipe -bromeó Tobías, nos empezamos a reír por su comentario.
 
- Yo soy Ricardo y él es mi novio, Aaron -se presentó amablemente Paste al ver la sonrisa cálidad de nuestra compañera.
 
- ¡Encantada! -exclamó ilusionada.
 
- Yo soy Tobías -comentó ya serio mi amigo el bromista.
 
- Tú eres el héroe que hace escudos de energía, ¿no? ¡Genial! ¡Me encanta tu habilidad! -le halagó la coneja contenta.
 
- Yo soy Ker -me presenté educadamente.
 
- ¡Sí! ¡Me han hablado mucho sobre tí! ¡Eres Bluedice! ¡Gracias por salvarnos a todos de Anubis! -me agradeció dando más brincos de alegría. Danny se encontraba algo tímido al saber que a ella le encantaba nuestras habilidades y actos heróicos.
 
- Yo soy Danny -dijo rápidamente cabizbajo.
 
- Tú eres Green Twistter, ¿verdad? ¡Me encantan los tornados que lanzas! ¡Tú poder es alucinante! -exclamó emocionada. Danny se puso algo rojo, parece que es la primera vez que una chica le halaga por su poder.
 
- ¡Jia! Vamos, aún no hemos acabado de enseñarte la academia -comentó Helenia a lo lejos.
 
- Bueno, nos vemos en clase. ¡Adiós! -se despidió energéticamente dando saltos de felicidad.
 
- Danny, recuerda, es de Wolfan -bromeó Tobías al ver a su amigo algo ruborizado.
 
- ¡¿Qué?! ¡Ya lo sé! -exclamó algo nervioso.
 
- Pareces Ker cuando ve a su novia -agregó Aaron. Su comentario me pilló desprevenido. Esta te la guardo.
 
- Si quieres puedes ir y hablar con Wolfan, para ver si está interesado en ella. Mira, allí está, rodeado de sus nuevos amigos antropomorfos -explicó Paste señalando en dirección donde estaba nuestro compañero lobo. No parecía que estuviera en problemas, parece que se acostumbró tras la experiencia de cuando era más famoso. Fue todo un alivio saber que mi plan que le expliqué funcionase, han salido muchos héroes de su especie, aún no legalizados, a combatir contra los villanos, haciendo que la atención se fijara en aquellos nuevos superhéroes. Ya Wolfan no se sentía agitado y nervioso por la estampida de fans que iban a por él como locas. Y pensar...que fui yo quién le puso en esa situación. Seguimos hablando durante un largo rato, me fui para ir al lavabo. Observé que en el pasillo de la primera planta estaba sentado Leo apoyado en la pared, no paraba de mirar su móvil. Al ver su expresión desolada le hice compañía.
 
- Deberías de salir afuera, hace un bonito día -le comenté sacando tema de conversación. Me fijé que no apartaba su mirada de una foto de Beatriz, una donde ellos salían abrazados. Joder, ver esos momentos felices me hacía sentir bastante mal.
 
- Los días con ella sí que eran bonitos -afirmó tristemente, apagó el móvil-. Aún la echo de menos.
 
- Yo también echo de menos a mi familia -le dije para que recordara que no estaba solo.
 
- ¿Y cómo hiciste para superarlo? -me preguntó interesado.
 
- Aún no lo he superado, ojalá saber esa respuesta -le respondí de forma sincera.
 
- Entonces...¿qué podemos hacer al respecto? -me preguntó de nuevo desanimado.
 
- Seguir viviendo -le contesté serio-. demostrar que sus muertes no fueron en vano, honrar su memoria, eso es lo único que podemos hacer por ahora.
 
- Ker...yo no se si po...nada, olvídalo, gracias por escucharme -me agradeció con una sonrisa falsa. Me dolía de verdad ver a un amigo en ese estado...sabiendo que era por mi culpa. Sonó el timbre.
 
- Venga, vámonos a clase -le comenté mientras me ponía de pie, vi que aún seguía sentado mirando a la nada con tristeza. Le di mi mano para que se levantara con mi ayuda, él volvió en sí, miró mi mano por unos segundos y la agarró.
 
- Sí...vámonos -me respondió. Ahora tocaba "Precaución de Habilidades", extrañaba aquellos días con Tirso y Mike, a pesar de que me sacaban de mis casillas no podía evitar pasármelo bien con ellos. Por lo que nos explicó Mobeen, en Diciembre volveremos a las comisarías. En el resto de la clase estuvimos practicando artes marciales como el Judo, Leo era el mejor de la clase, se notaba que le echaba ganas. La clase pasó sin más. Ahora tocaba "Resistencia de Habilidades".
 
- Bueno, como recién acaba de llegar vuestra nueva compañera la clase de hoy será más calmada. Los androides estará a nivel 100 -explicó a toda la clase. ¡¿Y a eso le llama él "clase calmada"?! El gimnasio se convirtió en un escenario que consistía en un gran suelo hecho de hielo. Al frente nuestra había un androide, el cual se convirtió en una especie de gigante robótico, sus brazos se convirtieron en cañones de energía-. Las reglas son simples, si os da perdéis, si caéis al agua que contiene el hielo, perdéis. Ganarán aquellos que puedan soportar estar de una pieza hasta que acabe la clase.
 
- ¿Qué mierda? -comentó Elton algo asustado. Se enojó al saber que su poder era inútil en este tipo de escenario.
 
- No os preocupéis, el agua es de mentira -dijo Tobías para quitar menos tensión al asunto.
 
- No, no es de mentira -afirmó Edward-. Ayudé con mi padre a mejorar el programa de realidad usando mis poderes, ahora todo esto puede ser tan real y dañino hasta que detengan la ilusión.
 
- No me jodas, Edward -dije algo enojado al oír su explicación. Todos mis compañeros estaban algo asustado. Si el robot empieza a moverse lo más seguro es que agriete el hielo, entonces no habrá ningún lugar para poder permanecer fuera del agua, hay que acabar con ese cacharro. Iluminé mi brazo derecho y creé un rayo de luz que iluminó el cielo artificial-. Escuchadme todos, ahora somos un equipo, compuesto de 20 personas. Tenemos que acabar con el androide antes de que rompa el suelo donde nos encontramos.
 
- Yo no sigo tus ordenes, bastardo -me contrarestó Elton enojado. Ruth le agarró del hombro.
 
- Vamos, él es el único que puede tener un plan para que logremos superar esta misión -le explicó dulcemente consiguiéndolo calmar. Bien hecho Ruth, calmando a la bestia.
 
- Bien, en primer lugar hay que ir hacia a él antes de que se active. Helenia, tú serás quién nos lleve a ese lugar -empezé a explicar el plan. La compañera a la que nombré se puso a mi lado.
 
- Te he dicho mil veces que cuando estemos en una misión me llames por mi nombre de héroe, "Entrance" -me comentó algo enojada. Helenia puede crear portales oscuros que nos permite ir a los sitios que ella es capaz de ver. Ahora bien, ¿Cómo derrotamos a ese robot? Yo podría con mis espadas derrotarle en menos de 10 segundos, pero esta misión es para trabajar en equipo. Elton, él podría derretir al robot, además la lava no agrieta el suelo y...Jia, el profesor quiere saber su habilidad. Llamé a los 2 que necesitaba para completar mi plan.
 
- Por cierto, ¿qué haremos el restro? -me preguntó Edward al ver que íbamos a hacer todo el trabajo nosotros solos. Aparecieron del agua varios androides que rompían el hielo, algunos consiguieron llegar a la superficie-. Vale, no hace falta que me contestes.
 
- De acuerdo, Elton, tú saltas y fundes al robot, Orange Leap, tú le rematas -expliqué el plan.
 
- ¡Vale! -exclamó ilusionada. Antes de que Entrance crease un portal Jia me contó sus poderes, ella puede saltar con una superfuerza más de 50 metros y realizar un gran pisotón, me aseguró de que no dañaría el suelo.
 
- ¿Estáis listos? -les pregunté algo nervioso por la misión.
 
- Siempre estoy preparado, "Blancanieves" -me respondió seco Elton.
 
- ¡Vamos a machacar a ese robot! -respondió ilusionada la nueva. Helenia creó un portal que comunicaba con la cabeza del androide. Nuestro profesor nos avisó de que ya activaría al androide gigante, es bueno saber que siempre nos da unos minutos para prepararnos. Nos fijamos a través del portal cómo se le encendieron los ojos, movió su cabeza hacia arriba, me dio un escalofrío.
 
- ¡Elton! ¡Ataca! -grité desesperado.
 
- ¡NO SOY TU PUTO PERRO! -chilló enojado lanzando magma através del portal. Observé cómo no se derretía.
 
- ¿Qué está pasando? -pregunté desesperado.
 
- Estos androides llevan tejido anticalor, resiste hasta las grandes temperaturas del interior de un volcán. Es un regalo que nos ha dado Industrias Darke -explicó ilusionado nuestro profesor que nos observaba estando lejos del peligro. ¿Ya han empezado a colaborar con nuestra academia? Mierda, eso quiere decir que ella muy pronto vendrá a trabajar aquí...ahora sí que tenía miedo. El androide alzó su cañón al portal, lo estaba encendiendo. Entrance logró cerrar el portal a tiempo. Observamos a lo lejos al androide disparar al cielo.
 
- Mierda, ¡¿y ahora qué coño hacemos?! -se preguntó en voz alta Elton.
 
- ¡Helenia! ¡Ker! ¡Déjadmelo a mi! -exclamó saltando de la emoción la nueva. Le mandó a su amiga que hiciese un portal a varios metros del robot, en el cielo. El que creó para entrar estaba de forma vertical en el suelo. Jia se agachó para conseguir más impulso para hacer su salto, observé crearse una especie de energía que rodeaba sus piernas. Saltó muchos metros hacia arriba que incluso no la pudimos ver. Empezó a caer a gran velocidad juntando sus pies- ¡Súper Pisotón! -exclamó ilusionada, atraveso el portal...y al robot, lo partió por la mitada. Nos quedamos con la boca abierta. Helenia creó un portal para que la nueva lo cruzase y volver hacia nosotros-. ¡¿Qué os ha parecido?! ¿A qué mola?
 
- Ha sido bastante...impresionante -comenté perplejo. Eso sí que es una habilidad. Observamos cómo al caer las 2 partes del androide produjo que el suelo se agrietara. Mierda, creo que mi plan no ha salido del todo bien. Por suerte, no se rompió. Me fijé en cómo mis compañeros acabaron con los androides secuaces. Sin embargo, en medio de la sala salió otro androide gigante con apariencia de tiburón metálico proveniente de las profundidades, hizo que varios compañeros callesen el agua helada. Por suerte, nosotros estábamos a cierta distancia de ese robot.
 
- ¿Ahora qué hacemos? -me preguntó Entrance. La parte mitad del cuerpo del androide estaba expuesta al exterior, su otra mitad se encontraba debajo del agua, no pudo salir del agujero que creó. Si quitas la energía que tienen en el pecho, dejan de funcionar. Ruth era una de las que habían caído al agua, no podía pedir su ayuda. Miré a Jia, se me ocurrió algo.
 
- Orange Leap, necesito tu ayuda -le comenté. Le expliqué el plan, ella estaba muy ilusionada. Nos pusimos en su retaguardia. Potencié todo mi antebrazo y lo estiré hacia mi lado derecho. Jia saltó y se apoyó en la zona de mi brazo potenciado, se agachó para coger impulso, yo la lancé con todas mis fuerzas hacia el enemigo. Ella atravesó su punto vital generando un agujero en su pecho. El androide dejó de moverse. Conseguimos vencerle. Seguimos aguantando hasta que se acabó la clase. Los compañeros que habían caido al agua seguían empapados aunque hubiese acabado la misión, lo bueno es que el agua de la ilusión no era helada. Una vez que se secaron gracias al poder de Danny, nos fuimos a la última clase, "Habilidades en Uso". Cuando estábamos todos en nuestros asientos Mybe empezó la clase.
 
- Quiero informaros de algo rápidamente. La Academia Heaven ha llegado a un acuerdo con Industrias Darke, ellos nos proporcionarán nuevos materiales y equipos de última generación además de los nuevos productos que salgan al mercado y nosotros le ayudaremos a contribuir en su empresa y decisiones comerciales. Una de esas decisiones es ayudar a perfeccionar y publicitar el nuevo proyecto que tienen en marcha: una academia de superhéroes para gente sin habilidades -nos explicó Craig de forma seria, parece que el trato sí que era importante. El acuerdo no me sorprendió, estaba delante cuando lo decidieron, sin embargo el hecho de crear esa academia especial era...inusual, me gustó muchísimo la idea, hay personas que desafortunadamente no pueden despertar sus poderes por lo que esas instituciones pueden servir de maravilla.
 
- ¿Pero cómo es posible que se conviertan en superhéroes sin tener habilidades? -preguntó Edward desconcertado.
 
- Eso te lo puedo explicar yo -comentó una voz familiar que se encontraba fuera de la clase. Cuando esa persona pasó dentro me quedé impactado al ver quién era. NO ME JODAS. Me levanté de mi pupitre algo enojado y nervioso-. ¡Oh! Hola, Bluedy.
 
- ¿Por qué no me has dicho nada que hoy empezabas a trabajar aquí? -le pregunté enojado.
 
- Para darte un sorpresa. Ahora déjame hablar, cielo -me respondió de forma burlona. Todos se sorprendieron al descubrir que mi novia iba a trabajar a partir de ahora en este lugar. Me senté para que mi gata siguiese con su explicación.
 
- ¿Tú novia trabaja para la compañía de mis padres? -me preguntó Danny asombrado.
 
- ¿No sabías nada de ello? -le respondí.
 
- No, yo no trabajo en la compañía y mis padres siempre están fuera para hacer otro acuerdos, nunca me comentan nada. Siempre me entero de todo por las noticias -explicaba algo apenado. Me ponía triste escuchar su historia pero a la vez me alegraba, eso me sacaba de dudas sobre Green Twistter, era alguien de fiar. No creo que sea buena ocasión para comentarle que el grupo de ladrones más famoso son contratados por su empresa y que pueden ser los responsable de la droga que quita habilidades, todo ésto eran suposiciones mías, Doris nunca me afirmó nada. Danny, tus padres ocultan muchas cosas.
 
- Las personas que se matricularán en esa academia, obtendrán trajes especiales, creado por Industrias Darke. Ahora mismo llevo el traje en cuestión -explicó dando vueltas sobre sí misma para mostrar el traje. El color era totalmente oscuro, le recorrían por todo el cuerpo rayas rojas que brillaban a cada segundo, era todo un traje táctico. Noté como al acabar de enseñar su equipo me guiñó un ojo. Doris, delante de mis compañeros no, para, stop-. Este traje hace que el usuario obtenga superfuerza y supervelocidad, además de una gran resistencia tanto a las balas como a los ataques de villanos.
 
- Doris trabajará a partir de ahora con nosotros, se encargará de proporcionarnos todos los nuevos materiales y objetos de la empresa, además de que ayudará en las clases que tengamos en conjunto con la nueva academia, "La Academia Hope" -empezó a explicar Mybe con una sonrisa maliciosa al observarme enojado-. Así que iréis en misiones con alumnos de esa academia. Haréis equipos de 2, Doris os dará las coordenadas. venga, ahí os quedáis, yo me voy, que tengo una cita, sí, con la madre de Ker.
 
Todos estuvieron encantados con mi novia, eran sus amigos. A mi me tocó hacer equipo con Leo. Mi gata se dirigió hacia nosotros dos.
 
- Ya he puesto las coordenadas en vuestras pulseras os podéis ir...cuando Ker me bese -explicó casual.
 
- ¿Qué? No, no te voy a besar -le comenté enojado. Los compañeros que no se habían ido empezaron a animar el ambiente.
 
- Que se besen, hey, que se besen -dijo Tobías haciendo que el resto le siguiese su coro. Me puse mi traje rápidamente.
 
- Adiós, Doris -le dije enojado. Pulsé varias veces al botón verde de mi pulsera pero no funcionaba. Mi gata me miró con cara pícara.
 
- Vaya...parece que no funciona -comentó haciéndose la tonta.
 
- No voy a besarte -respondí nervioso.
 
- Pues ya lo hago yo -comentó agarrando la zona de mi pecho y acercándome a ella a la fuerza, me dió un beso en la mejilla, la cual ahora tenía la marca de sus labios por su pintalabios carmesí, me manchó mi traje.
 
- Esa es Doris, marcando territorio -le halabó de broma Tobías. Mierda, joder que incomodidad.
 
- Ya te puedes ir -me soltó y se fue a hablar con otros compañeros. Maldita gata. Logramos teletransportarnos en una de las calles de Eustópolis, estaba desabitada.
 
- Veo que tu novia y tú sois muy felices -comentó algo apenado Fire Emotion-. Me alegro mucho.
 
Su comentario me puso tenso, mierda, hicimos todo ese numerito delante de él. No supe qué contestarle. Oí voces que nos llamaban, eran los supuestos alumnos de la Academia Hope. En total eramos 4 personas.
 
- H-Hola...soy muy fan tuyo -dijo algo tímido uno de ellos dirigiéndose hacia mí.
 
- Yo soy Siro y él es mi amigo Lei -se presentó el otro alumno. Me fijé que sus antifaces eran iguales, negras con rayas rojas. Llevaban el mismo traje táctico-. Oh...sí, los trajes, sé que no son tan molones como los vuestros pero es lo que tenemos, la academia está en fase beta, el año que viene se abrirá oficialmente y podremos obtener ya trajes personalizados.
 
- No te preocupes, mientras que no os reconozcan todo está bien -le respondí para que se calmara, le notaba algo tenso-. Entonces, solo tenéis superfuerza y supervelocidad, ¿verdad?
 
- Sí, así es -me respondió Siro.
 
- De acuerdo, como es vuestra primera misión os encargaréis de cubrirnos nuestras espaldas. Yo soy el líder del escuadron, ¿os parece bien? -les expliqué calmadamente, ellos asistieron. Observé que llevaban auriculares y la pulsera, sí que Industrias Darke estaba apostando todo en este nuevo proyecto revolucionario-. Decidme, ¿cuál es la situación?
 
- Hay un villano... o lo que sea, está recubierto por una especie de burbuja negra la cual hace que todo su alrededor se marchite y pudra -me explicó Lei algo emocinado al tenerme delante suya. Nos fuimos al lugar donde se encontraba el causante del problema. Todo su alrededor estaba recubierto  de una sustancia negra que hacía que se pudriesen los materiales que le rodeaban. Oí una especie de...¿sollozo? proveniente del interior de la burbuja negra flotante.
 
- Leo...¿está llorando? ¿Puedes ver sus emociones? -le pregunté a mi compañero.- No, no puedo ver nada -respondió desanimado. Mierda, usualmente no se pon tan triste en esta clase de misiones. Quise comprobar el rango del alcanze de la habilidad de nuestro enemigo, cogí una pequeña piedra del suelo y se la lancé. De la burbuja salió una especie de lanza que le dio a la piedra, convirtiéndola en algo negro, sin vida. Vale, habrá que distraerle, tenemos muchas cosas a nuestro alrededor que le podemos lanzar para dirigirnos al villano, yo sería quien cortase la burbuja y los novatos los que atraparían al enemigo con las esposas inhibidores de poder que tenían en su poder. Expliqué un plan provisional que tenía. Sin embargo, Leo se puso de pie, y se dirigió poniéndose delante de la burbuja. ¡¿QUÉ MIERDA?!
 
- Vamos, aquí me tienes, atrévete a tocarme -provocó al enemigo Fire Emotion. Salieron varias lanzas para asesinar a mi amigo, menos mal que le pude traer de vuelta con mi supervelocidad, afortunadamente ninguna lanza le dió.
 
- ¿Se puede saber qué mierda haces? -le pregunté molesto impidiendo que se moviera.
 
- Déjame...puedo ir solo, soy capaz de derrotarle -me dijo desesperado.
 
- Tú y yo sabemos que eso es mentira -le comenté algo nervioso ante esta nueva situación. Empezó a quebrarse delante mía.
 
- Lo sé...mi poder es inútil en batalla, aunque me esfuerza en las artes marciales...no puedo derrotar a ningún villano -me explicó entre lágrimas.
 
- Y si lo sabías, ¿por qué mierda has ido a ahí? ¿acaso quiéres morir? -le pregunté enojado.
 
- Sí...quiero morir, déjame morir, no puedo vivir sin ella...me duele Ker, me duele mucho -confesó agonizando en medio de la situación.
 
- ¿Qué...tontería me estás contando? -le respondí ante tal afirmación, ahora estaba aterrado y nervioso. Observé como nuestros nuevos aliados estaban asustados al ver el comportamiento de mi amigo.
 
- Déjame morir, déjame que me suicide, por favor -me rogó entre lágrimas. No puedo, le prometí a tu novia que no te mataría, además, no pienso dejar morir a ningún compañero nunca más.
 
- Leo, cálmate, no todo se ha acabado, acuérdate de nuestra conversación de esta mañana -le expliqué desesperado.
 
- Desde que murió he pensado en el suicidio, no he podido dormir por las noches, tengo pesadillas cada noche, al ver su cuerpo descompuesto por los escombros que le cayeron por encima y ver...que esa chica intenta ocupar su lugar...me hace enojar -me explicó quebrado.
 
- Ella no está reemplanzando a Bea, no debes de enojarte con ella por eso, además de que yo también tengo pesadillas y mírame, estoy aquí, bien, vamos, compórtate -le comenté más nervioso que antes.
 
- No estoy enojado con ella...lo estoy conmigo mismo, al tener un poder débil el cuál no sirve ni para salvar a la persona que amo -me explicó desesperado. Mierda, esto se está complicando. Vi que la burbuja se movía lentamente hacia nuestra dirección.
 
- Leo, tú poder es increíble, ayudó a aquellas personas del orfanato, ¿no te acuerdas? -le comenté alterado, no paraba de moverse para intentar escapar.
 
- Pero no ayudó a la persona que amaba -empezó a gritar mientras lloraba-. Ya no puedo soportar este dolor más, ver a los demás con pareja, siendo felices, recordar aquellos momentos bonitos con Beatriz y...volver a recordar que ella no está más contigo...me duele. Perdóname, Ker.
 
Dió una vuelta en el suelo rápidamente provocando que me cayese a éste mismo. Empezó a correr desesperado, nuestros compañeros empezaron a lanzar todo lo que tenían para que las lanzas oscuras diesen a estos objetos antes que a él. Me potencié las piernas pero observé que era demasiado tarde. Leo saltó abrazando la burbuja. Vi como le consumía el veneno que ésta contenía, haciendo que su piel se volviera negra.
 
- ¡NO! -grité desesperado al no saber qué hacer.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo