Capítulo 24: Caminando a una trampa.

Black Ghost 2

visibility

192.0

favorite

0

mode_comment

0


 
Luego de recibir esa información de mi ojo derecho, mi caballo con dos alas se desvanece. 
 
Realmente quede impactada, pero nosotros tres nos reponemos para continuar con nuestro camino. 
 
Veo a Jessie llamando a Verónica para reportarle lo sucedido, aún me molesta un poco, que ataque más bajo, tomarnos por sorpresa de esa manera, solo para secuestrarme, no me parece bien la idea de haber puesto en riesgo la vida de mis amigos. 
 
- Que dice Verónica, felicidades por tu nueva habilidad mágica.  
 
- Sin contar que casi me violan por eso. 
 
- Míralo del lado positivo, gracias a eso despertarte tú otro ojo. 
 
Y aún sigo siendo virgen o por lo menos no he tenido sexo desde que me convertí en monstruo tipo vampiro, eso me hace odiar o amar más al estúpido de Alberto. 
 
Pero eso no tiene mucha importancia ahora que estoy de frente al castillo que vi en mi visión mostrada por mi espada. 
 
Tiene un muro muy grande igual que su puerta, custodiada por guardias con armaduras de metal.  
 
- No pueden pasar la hora de visita de los turistas ya paso deben de esperar mañana. 
 
- Es imposible queremos entrar. 
 
- Solo si tienen un permiso especial, disculpen no soy yo que pongo las reglas este es solo nuestro trabajo por eso nos pagan.  
 
- Y ahora que haremos señorita Evelyn.  
 
- No creo que quede de otra que no sea esperar hasta mañana, porque perdimos mucho tiempo con los imbéciles que me secuestraron vil mente. 
 
Se acerca alguien mayor se ve una persona muy distinguida de este lugar.  
 
- Te estábamos esperando.  
 
- Dices a mí.  
 
- Tu acaso no eres la portadora de una Joya mística.  
 
- Claro. 
 
- Pues pueden pasar, solo síganme. 
 
Así fue como entramos a ese gran castillo sin esperar hasta mañana.  
 
Realmente la gloria de este lugar es majestuosa. 
 
Estamos en el lugar de los nueves círculos que vi en mi visión, pero ahora todo es más claro porque veo una silla lujosa al final que antes en mi visión no había visto entre otros detalles.  
 
- Puedes entrar al círculo para terminar con el ritual.  
 
- Espera un momento no voy a entrar a ningún círculo y tampoco haré ningún ritual.  
 
- Y porque estás aquí.  
 
- Porque tengo muchas preguntas.  
 
- Cuales son tus dudas. 
 
- Empezaré, preguntado como sabes que vendría, al verme dijiste que me estabas esperando.  
 
- Bueno como decirlo, el antiguo portador de esa Joya mística murió hace varios años atrás y desde entonces esa Joya ha estado sin dueño, pero este círculo se activó hace poco indicando que ha encontrado un nuevo dueño o dueña en este caso, ya sabíamos que esa Joya mística te traería hacia aquí.  
 
- Traerme exactamente para que aún no lo termino de entender por completo.  
 
- Ya lo sabrás todo cuando termine el ritual.  
 
- Pues lo siento, de hecho, yo nunca acepte realizar nada que desconozco, mejor le devuelvo su espada. 
 
Hago aparecer la espada mística, mágicamente de mi baúl mágico donde solo tengo esas dos espadas, mi antigua espada y esta nueva ya que no representa ninguna carga para mi ni limita mis poderes mágicos de lo contrario tendría que llevarla de modo natural enganchada encima de mi todo el tiempo.  
 
- Veo que realmente estas confundida, esa Joya mística te pertenece solo a ti, eres unos de los nueve caballeros místicos que poseen una Joya de esas, están creadas para proteger este reino.  
 
- Pues se equivocaron conmigo no pienso quedarme en este lugar a proteger nada. 
 
- Y no tienes que quedarte si no quieres, simplemente la elegida te llamará cuando te necesite, es ella la nacida para controlar las nueve Joyas es la Reyna de este lugar.  
 
- La elegida dices, no la conozco.  
 
- Eres muy rara no conocía aún alguien que rechace el poder de una Joya mística, esas Joyas fueron creadas por los mejores magos arquitectos de la antigüedad y en ella añadieron no solo su habilidad para crear armas poderosas y su inteligencia sino también su sangre.  
 
- Que quieres decir con eso. 
 
- Que cada Joya mística tiene una única habilidad especial, así como un mago legendario el problema era que esas Joyas necesitaban a personas en específico con cualidades en específico para poder usar esa habilidad única. 
 
- Y dices que yo soy esa persona.  
 
- Exactamente, tú debes de tener el ojo mágico derecho e izquierdo, me refiero al triángulo y pentágono o me equivoco.  
 
- Como sabes eso. 
 
- No lo sé solo lo deduje porque eres la portadora de la Joya mística número siete, ese es el número que llevas en el círculo y si te quedas a vivir aquí tendrás muchos privilegios sino la elegida se encargará de llamarte cuando exista la necesidad de tus habilidades mágicas. 
 
- Evelyn porque no le haces caso a ese señor y tomas todo ese poder mágico que te está ofreciendo esa Joya. 
 
- Es cierto Evelyn por algo fue que venimos a este lugar, cualquier cosa que suceda contigo aquí estaremos observando.  
 
Es cierto tienen razón en verdad quiero más poder, pero tengo miedo de que me pueda pasar algo y todo sea una trampa, supongo que todo en la vida tiene un riesgo. 
 
Por eso al final decido entrar al círculo, luego con un cuchillo ese hombre desconocido se corta un poco la mano y deja caer su sangre en el círculo y este se activa brillando.
 
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo