Capítulo 25: El nuevo caballero místico.

Black Ghost 2

visibility

182.0

favorite

0

mode_comment

0


 
 
Me siento extraña es como si mi alma saliera de mi cuerpo y estoy siendo transportadas a los recuerdos de los antiguos portadores de esta Joya mística.  
 
Despierto y estoy de vuelta en el círculo, eso fue la cosa más extraña jamás vista en mi vida y no lo puedo creer porque he visto cosas extrañas. 
 
- Evelyn que te sucedió te encuentras bien.  
 
- Cuanto tiempo estuve en el círculo.  
 
- Varios minutos.  
 
- Pensé que fueron dos años. 
 
- Y porque dices eso ahora.  
 
- Luego te explico, Pablo es una historia muy larga. 
 
- No te preocupes por alimentar mi curiosidad lo importante es que estas bien.  
 
- Neo, dile a Elani que volveré cuando pueda, tengo que hacer algo que me dejo Talos en sus recuerdos.  
 
- Perfecto, espero verla pronto por aquí.  
 
- Y lo conoces a él y quien es Elani. 
 
- Ella es la elegida y a la vez la Reyna de Estarpusco pero debemos de irnos ahora no hay tiempo que perder.  
 
- Pero a donde vamos ahora.  
 
- Vamos a ver a Camaleón, tiene algo que yo quiero.  
 
Dejamos atrás el castillo, hasta llegar al puerto de donde vinimos y a tiempo para abordar el último barco y así nos alejamos poco a poco de mi reino, ahora todo ha cambiado. 
 
Es donde viviré por lo tanto no soy parte de la segunda guerra Norfort, solo voy a buscar a Alberto y traerlo a la fuerza si es necesario a vivir conmigo allí en Estarpusco libre de toda esa contaminación de las capitales y de los pueblos, luego a los demás incluyendo a Yolanda y mis padres no lo obligaré a vivir conmigo, pero necesito de Alberto para sobrevivir de la soledad como mínimo.  
 
Invoco mi antigua espada con la cual entrene y luche por tanto tiempo en la Capital 12, pero todo ha cambiado ya no volveré a pelear en ese Coliseo de ligas mayores.  
 
La, arrojo al mar y con eso una nueva Evelyn ha nacido hoy. 
 
- Te encuentras bien señorita Evelyn. 
 
- Mejor que nunca Jessie.  
 
- Lo digo porque acaba de arrojar su espada al mar. 
 
- Si ya no la necesitaré, ni tampoco a ustedes, cuando lleguemos a tierra firme, regresen con Verónica desde ahora en adelante seguiré mi propio camino.  
 
- De que hablas Evelyn si regresamos sin usted Verónica se pondrá muy furiosa con nosotros.  
 
- Es cierto señorita Evelyn, recuerde que ella es una de las magas legendarias de este mundo y cuando se pone furiosa….
 
- Dices una maga legendaria, ellos no son nada para mí y no quiero tener que ver algo con esa raza maldita.  
 
- Pero Evelyn ella es tu hermana. 
 
- Dices mi hermana, eso no tiene ningún significado para mí. 
 
Tengo hambre, debo de alimentarme, pero cuál de estos insignificantes humanos elijo, todos parecen tener una sangre mediocre.  
 
Me dispongo a satisfacer esa necesidad cuando Pablo se pone delante de mí y obstruye mi camino.  
 
- No sé qué ha pasado contigo después de entrar a ese círculo, pero debes de volver con nosotros o sino estaremos en graves problemas con Verónica.  
 
Con mi magia cambio mi ropa, apareciendo una túnica y una capa que cubre mi cuerpo con el número siete en romano detrás de mi capa escrito.  
 
Así vestimos los caballeros de las Joyas mística, mi túnica tiene un color rojo mientras mi capa que cubre mi cuerpo tiene un color morado. 
 
Mi espada se llama luz, la tengo enganchada a mi cintura, guardada en su funda, porque ninguna Joya mística se puede guardar en un baúl mágico, porque es muy difícil aparecer y desaparecer mágicamente una Joya luego de ser activada por su portador por tal razón de ahora en adelante siempre llevaré a luz, encima de mí. 
 
- Conozco la maldición que llevan los legendarios con los recuerdos de los antiguos portadores de esta Joya siento que he vivido muchos siglos. 
 
- Acaso ya no eres Evelyn.  
 
- Por ahora tráiganme esos cuatros humanos de ese lugar y los tres que están sentado allí, necesito alimentarme.  
 
- Eso nos podría traer problemas Evelyn.  
 
- Esos humanos deberán sentirse orgulloso de que su vida servirá para algo y en cuanto a ustedes dos dejaré que me sigan a ver a Camaleón luego iremos a ver a Verónica. 
 
- Muchas gracias señora Evelyn.  
 
- Para darme las gracias deberían arrodillarse ante mí y sentirse afortunado por mi amabilidad, pero no es necesario solo tráiganme mi alimento a mi camerino. 
 
Luego de bajar a mi dormitorio, llegan esos mal olientes humanos, pero tengo mucha hambre, necesito recuperar energía mágica. 
 
Bebo la sangre de todos y aún no estoy satisfecha, se debe a que la sangre de ellos era de personas comunes y mi cuerpo la digiere rápido porque existen sangre con más poder y mejor sabor, pero depende de la persona.  
 
Al último le rompo el cuello por saber tan mala su sangre, me siento mal tener que rebajarme a beber sangre de estas basuras, pero la situación lo amerita hasta que pueda encontrar algo mejor.  
 
- Llévense esos cadáveres y tírenlos al mar, voy a dormir solo despiértenme cuando lleguen a tierra firme. 
 
Necesito descansar ahora, si es por mí no existieran en este mundo esos humanos sin ningún poder mágico pero el problema es que se reproducen muy rápido a diferencia de los monstruos tipo vampiro.  
 
- Ya puedes levantarte hermanita.  
 
Al abrir los ojos veo a Verónica con sus subordinados al lado. 
 
- Eres muy estúpida o valiente al levantarme sin mi permiso.  
 
- Pero si fuiste tú que le dijiste a ellos que te despertarán cuando llegarán a tierra y ya han pasado casi cinco días, es decir si no te das cuenta el barco llegó a su destino.  
 
Me levanto de la cama en verdad necesitaba descansar así, con los recuerdos de mis antiguos portadores de mi espada luz tengo todo mi poder y nuevas habilidades mágicas gracias a ellos que ya están muertos al máximo quiero decir están mis habilidades.
   
- Ahora me doy cuenta de la maldición legendaria que te toco, si pretendes enfrentarte a mi vamos a un lugar más amplio.  
 
- Eso sí sería un problema verdad, manchar esa linda túnica que te compraste en Estarpusco.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo