Capítulo 28: En busca de Camaleón.

Black Ghost 2

visibility

178.0

favorite

0

mode_comment

0


 
- Que quieres decir con eso, acaso estás poniendo en juego mi paciencia. 
 
- No, realmente quiero decir que te vez mejor con ese atuendo, cuando los muchachos me contaron todo por el celular no podía creerlo, lo de tu cambio, tuve que venir aquí mismo y comprobarlo, discúlpame por eso tuve que esperar que despertarás. 
 
- A donde quieres llegar con todo eso que dijiste. 
 
- Estoy muy feliz por ti, aún ahora que quieras seguir tu propio camino  porque eres mi hermana, aunque se que los legendarios y los caballeros de las Joyas mística no se llevan muy bien, solo te pido que por favor luego de ir a ver a Camaleón, pasa por el palacio hablar conmigo.
 
- Si tanto insiste pasaré pero ya no quiero perder más tiempo contigo. 
 
- Espera quiero darte algo, ten bebé un poco de su sangre pero no lo mates.
 
- Y que quieres a cambio.
 
- Nada hermanita, ahora tú y yo somos igual de poderosas. 
 
Es una oferta tentadora después de haber peleado con ese Legendario.
 
Me acerco a la chica y clavo mis colmillos en su cuello, empezando a succionar la sangre.
 
En verdad sabe deliciosa no como esa basura de humanos de hace unos días, es verdad lo que dice Verónica sería un desperdicio matarla cuando puedo alimentarme en otra ocasión de ella.
 
Por eso me controlo aunque quiero más y me alejo de ella.
 
- Deliciosa. 
 
- Lo sé, cuando vuelvas te daré más.
 
Ahora veo a Pablo y Jessie esperándome. 
 
- Como te fue Evelyn ya hicieron las paces. 
 
- Talvez he juzgado mal a mi hermana pero es que no confío en los legendarios, porque conozco su pasado.
 
- Pero Evelyn y que es lo que te ha cambiado tanto.
 
- Las memorias de los antiguos portadores de mi Joya mística por eso tengo que ir a ver a Camaleón, Talos en su recuerdo me dejo algo encargado para el próximo que usará a luz mi Joya mística. 
 
- Podemos ir contigo.
 
- No quiero que me estorben.
 
- Pero sabemos donde se encuentra Camaleón. 
 
- Ahora que lo pienso en mis recuerdos no tengo la posición exacta de encontrarlo. 
 
- Perfecto pues démonos prisa, hay un tren cerca que esta a punto de salir, el nos llevará justo donde actualmente se encuentra Camaleón. 
 
- Muy bien chicos, cuiden de mi hermana.
 
- Así lo haremos como hasta ahora, Verónica.
 
- Deja de hablar incoherencia ellos cuidarme a mi.
 
Como me molesta esos chistes de mal gusto.
 
Pero con todo y eso partimos hasta llegar al tren que se encamina hasta donde esta Camaleón. 
 
Nosotros por naturaleza no tenemos miedo a morir honorablemente en la batalla, porque los caballeros de las Joyas místicas somos orgullosos. 
 
El portador de la Joya número cuatro es el más fuerte de todos, luego le sigue el número tres según mis recuerdos de ellos, es monstruoso su poder mágico, supongo que vengo siendo la tercera más fuerte de todos los caballeros de las Joyas mística. 
 
Además en el pasado nos hemos enfrentado a los legendarios, los cuales nos no llevamos muy bien pero eso eran los antiguo portadores de ese poder legendario estos nuevos parecen ser diferentes, lo digo por mi hermana.
 
- Evelyn que son, esos recuerdos que tanto te afectan a ti.
 
- Talos era un mago que sabía alterar la realidad y crear ilusiones y yo también sé usar esa magia, pero antes de Talos el portador de esta Joya perfeccionó los ojos mágicos tanto el derecho como el izquierdo, también tengo los recuerdos de la guerra contra los antiguos legendarios la cual su ambición llevo a un grupo de ellos, pretender invadir a Estarpusco. 
 
- Siempre será así, Evelyn cuando mueras el siguiente tendrá tus recuerdos.
 
- Si la Reyna no reinicia la Joya con su sangre si, porque si un portador de esta Joya es egoísta y causa daño la elegida elimina todos los recuerdos y la Joya empieza desde cero.
 
- Esa elegida debe de ser muy poderosa. 
 
- De hecho no, solo es alguien que regula el uso de las Joyas místicas. 
 
- Entonces aparte de tus habilidades mágicas, puedes realizar ilusiones alterando la realidad. 
 
- Exacto y la magia también del primer portador de la Joya, como yo que puedo usar mis serpientes esa es mi magia original, la de la Joya mística siempre será la misma para cada portador esa es aparte.
 
- Esos recuerdos te hacen un ser superior. 
 
- Y ver el mundo de otra forma también.
 
- Tal parece que ya llegamos,  donde Camaleón tiene su laboratorio de experimentos esta muy cerca de aquí.
 
Caminamos por un pueblo los tres hasta llegar en frente de un gran laboratorio y en sus paredes había guardia con armas, protegiendo el lugar. 
 
Es diferente a la fabrica donde estaban mis padres y pensando ahora en otra cosa antes de mi hubieron dos portadores de esta Joya, el primero perfeccionó los ojos mágico y el segundo manejaba la realidad para crear ilusiones que parecen reales para el ojo humano. 
 
Varios de esos soldados se acercan a nosotros. 
 
- Venga por aquí, el jefe los esta esperando, señores.
 
- Por cierto Evelyn, creo que Verónica le conto a Camaleón el éxito de su Joya mística y también que lo querías ver, por eso no debe ser una sorpresa el verte aquí. 
 
- Me da lo mismo.
 
Los guardias del lugar nos guían dentro del laboratorio a una sala grande hecha de hierro y arriba tenía una plataforma donde habían personas con batas blancas parecían científicos. 
 
De esa plataforma baja Camaleón por una escalera que de va desplegando. 
 
- Hola, Evelyn enserio te vez más hermosa ahora que eres un caballero de unas de las Joyas míticas. 
 
- Déjate de formalismo sabes lo que busco.
 
- De hecho no lo sé y mucho menos quiero problema con un caballero místico, conozco lo poderosos que son y no me gustaría que unos de ellos tenga los ojos puesto en mi.
 
- Dame el cuerpo de Talos.
 
- Talos, dices, pues Evelyn sabes que Talo era un buen amigo mío que vino a mi por su enfermedad incurable, aunque era un buen mago manejando la realidad y creando cosas falsas algún defecto tenía que tener.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo