Capítulo 29: Primera guerra Norfort.

Black Ghost 2

visibility

179.0

favorite

0

mode_comment

0


 
Ahora que conozco un poco más a Camaleón producto de los recuerdos de Talos, es cierto todo lo que dijo.
 
- No creo que él quería enfermarse de esa manera por eso no podía considerarse un defecto su condición de salud, aún con eso era un poderoso mago.
 
- No voy a discutir eso, pero desde un principio cuando Talos murió y yo me quedé con su Joya mística, sabía que para activarla había que ir a Estarpusco y no solo eso, sino también que las únicas personas que pueden ser elegidas para usarla son los pocos en este mundo que al nacer son favorecidos con tus ojos, por la habilidad mágica de tu Joya.
 
- Parece que todo ha salido según tu plan Camaleón, debes de sentirte orgulloso por ser todo un genio, ahora la pregunta es donde yo encajó en todo tu plan, si ya ha salido tan perfectamente.
 
- Pues nos vas a ayudar en esta segunda guerra Norfort, porque necesitamos de tu poder mágico.
 
- Y como piensas obligarme a participar en tu estúpida lucha de buscar más poder, recuerda yo no soy tu viejo amigo Talos.
 
- No pienso obligarte, pero hay muchas cosas que aún no sabes y es tiempo de que te enseñé la verdad detrás de todo esto y cuáles son los verdaderos villanos aquí.
 
- Pues me gustaría que me hables a que viene esta guerra y todo lo que no entiendo.
 
Ahora realiza unos sellos con las manos envolviéndonos en una bola de fuego verde a ambos.
 
- Te mostraré mis memorias directamente de mi cerebro para que veas que no te miento.
 
Al terminar de hablar en la parte frontal del fuego una imagen se produce como si fuera una película a punto de comenzar.
 
Es mi padre humano junto con Camaleón y dos hombres más que no conozco lucen muy jóvenes, están en la escuela de la casa de Tecnología, discuten algo y es Ulises por decirlo de alguna forma mi antiguo padre, yo no sé cuáles son mis sentimientos en estos momentos por mi familia anterior.
 
- No podemos exponer a más radiación mágica a esos estudiantes, podría ser peligroso.
 
- Pero ellos son los Elite de Herel y quieren más poder mágico.
 
- Si, pero los científicos somos nosotros aquí, ellos no saben a qué están exponiendo su vida.
 
- La exponen a tener más poder mágico, imagínate un mago que no tenga cansancio al momento de pelear, tener esa magia inagotable, sería genial nunca antes visto.
 
- A mí también me gusta la idea, pero no podemos hacer pruebas en humanos, esos estudiantes tienen familia y si mueren.
 
- Es cierto Camaleón debemos tomarnos las cosas con calma, por esta vez Ulises tiene razón.
 
Luego veo a Camaleón marcharse molesto por ellos no aceptar sus ideas y al siguiente instante todo se nubla en la proyección del vídeo por medio de ese fuego verde y me transporta a otros de sus recuerdos de su memoria, ahora está un poco más viejo, no se ve tan joven, hablando con alguien.
 
- Camaleón sabes que en dos semanas iremos a la base central de los rebeldes, vamos acabar con esta guerra en una batalla final de una buena vez y por todas.
 
- No sé si la decisión de los generales en atacar nosotros la base de los monstruos sea una buena idea, sabiendo que a ellos no se pueden subestimar, hemos visto su poder mágico que poseen.
 
- Si pero no hay más opción, nos tienen acorralados no podemos traer mercancías de ninguna de las demás capitales, prácticamente el comercio es cero porque siempre atacan los camiones de transporte, debemos acabar con ese juego destruyendo su base central.
 
- A veces pienso que es mejor dejar vivir aquí a los monstruos junto con los humanos, no pueden ser tan malos como dicen si han podido aprender a usar la magia de esa manera ellos solos.
 
- Ni hablar, nunca digas que seremos como esos asquerosos monstruos.
 
- Una pregunta por casualidad encontraron a Bryan nos serviría su poder legendario para esta lucha así la cantidad de muertes sería menor para nosotros si contáramos con su magia.
 
- Realmente no hemos podido localizar a Bryan, debe de estar escondido en alguna parte, lo cierto que podemos deducir que no quiere tener que ver nada con esta guerra Norfort.
 
- Entiendo maestro.
 
Con qué ese era el maestro de Camaleón de aquel tiempo, ahora nuevamente me lleva a otros de sus recuerdos.
 
Está en un centro de cómputos y mi madre le está pasando un dispositivo extraño.
 
- Tienes que colocarla en la base del enemigo para anular su escudo mágico.
 
- Puedes contar conmigo de que así será, Berenice tú y tu hijo no van a morir en esta guerra.
 
Increíble en ese momento estaba embarazada de Alberto.
 
Camaleón se desaparece mágicamente fuera del centro de cómputos, ya la primera guerra Norfort ha comenzado, más adelante se ven muchas batallas mágicas, tantas criaturas convocadas al parecer por los mejores magos de ese tiempo.
 
Realmente fue enorme esa guerra ahora que lo veo con mis propios ojos.
 
Lo siguiente que hace Camaleón es activar su habilidad legendaria y sus ojos adquieren una especie de ojeras de color negro.
 
Ahora su cuerpo se enciende en una llama verde por completo y sale disparado corriendo a una velocidad que solo deja su reflejó por dónde corre, prácticamente nadie lo puede tocar para detenerlo por lo veloz que es.
 
Dejando atrás a muchos guerreros mágicos en batalla, tanto compañeros como enemigos con su magia traspasa el escudo mágico de la base enemiga, parece para dejar lo que le entregó Berenice.
 
Su estrategia debe de ser destruir sus defensas para luego realizar ataques mágicos a larga distancia sobre la base enemiga para que no tengan refugio donde recuperarse de nuevo.
 
Una Onda de aire comprimido va directo por el lado izquierdo por dónde va corriendo Camaleón a toda velocidad.
 
En ese instante se ve en cámara lenta todo, como Camaleón se agacha dejando de correr mientras sus pies barren el piso hasta detenerse y la onda de aire ir a dar a nadie que no sea a una pared más adelante.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo