Capítulo 35: La muerte acercándose.

Black Ghost 2

visibility

181.0

favorite

0

mode_comment

0


 
- Solo vine por algo y me iré inmediatamente.
 
- Pero antes quiero hablar contigo algo muy importante.
 
No sé qué quiere Brayn conmigo, pero realmente no confío en él.
 
- Si dime qué quieres.
 
- Pues verás Evelyn las cosas han cambiado mucho y los altos funcionarios de las capitales están consiente de los poderosos que son los monstruos tipo vampiro y lobos.
 
- Que tiene que ver eso conmigo.
 
- Es está nueva guerra Norfort, que resultaría ser peor que la primera, siempre se volverá a repetir una y otra vez hasta que los altos magos no acepten dejar vivir a los monstruos entre nosotros, como ellos viven en Estarpusco con humanos o en los pueblos fuera de las capitales, la razón es simple es que en los pueblos viven en la pobreza, mientras que las capitales disfrutan de las piedras mágicas y una vida llena de privilegios.
 
- Y en que puedo yo ayudarte.
 
- Sé que has hablado con Camaleón, pero él es una persona muy manipuladora, llenándote la cabeza de ideas erróneas y al final solo pueden llevarte a tomar decisiones equivocadas, por eso te ofrezco que sea mi aliada en esta segunda guerra Norfort y luego al terminar buscaremos una salida donde los monstruos y humanos puedan vivir en las capitales porque ya es demasiado tarde para entrar en un acuerdo con ellos.
 
- No es por ser agua fiesta o arruinar tus planes, pero los caballeros de las Joyas místicas no acostumbramos a participar en los conflictos de esta parte del mundo.
 
- Si te interesa saber tenemos tres usuarios de las Joyas mística que van a luchar de nuestro lado, porque con mi magia he conseguido darle el poder de desvincularse de la Reyna, ahora ellos son libres y pueden usar su Joyas a sus gustos y puedo hacer lo mismo contigo porque, aunque no lo creas la Reyna no se ha comunicado contigo porque eres nueva y no se ha sellado aún el vínculo entre tú y ella.
 
No confío en nada en este tipo, pero no puedo creer que tenga esa clase de magia para conocer la forma de liberarnos a las reglas que atan a cada portador de las Joyas por medio a la Reyna.
 
- Por el momento mi único interés es ver a Alberto.
 
- Aún no lo sabes.
 
- Saber qué.
 
- Alberto y Yolanda han desaparecido desde el mismo día en que te convertiste en un monstruo tipo vampiro.
 
- Queeeeeee, cosas dices, eso es imposible.
 
- Me gustaría que todo fuera mentira, pero es como si ya ellos no formarán parte de este mundo porque por más esfuerzo que hemos hecho, no aparecen ni vivos ni muertos.
 
Tengo un escalofrío por todo mi cuerpo no puede ser verdad lo que me dice este legendario.
 
En cuanto puedo mover mi cuerpo salgo de la habitación en busca de Alberto no puedo creer lo que me dijo Bryan.
 
Al abrir la puerta de la habitación en que me encontraba, veo a todos.
 
A mis padres humanos, al director, Estuar y Anderson con su esposa, amigos y amigas reunidos en esta sala.
 
Mis padres corren y me abrazan, las lágrimas se me salen sola, no lo puedo creer pensé que me había olvidado de ellos, pero son mis padres, estuvieron conmigo desde pequeña, me cuidaron con amor y cariño, no importa cuánto haya cambiado eso no cambiará.
 
- Por Dios Evelyn, estábamos tan preocupada por ti.
 
- Hemos perdido a Alberto de nuevo.
 
- Está vez no solo a él sino también a mi amiga Yolanda.
 
Se me hacen un nudo en la garganta, no entiendo este dolor, será que algún día inventare un mundo donde pueda vivir sin ellos dos.
 
- Todo está bien hija no te preocupes, lo importante es que estás aquí con nosotros, no lo hemos perdido todo.
 
Han pasado quinces días desde que me meteré de la desaparición de Alberto y mi mejor amiga Yolanda, solo de recordar que en esta capital pasaba muchas horas con mi amiga, de compras, charlando, solo con su presencia me hacía feliz.
 
Cuánta falta me hace, este lugar no tiene ningún valor para mí.
 
Me encuentro vacía por dentro, no tiene sentido mi vida aun siendo una poderosa maga, en este instante hay una fuerte tormenta de arena.
 
Lo siento por mis padres, espero que algún día me lleguen a perdonar.
 
Me aparezco mágicamente, encina del escudo mágico de la cuidad, la tormenta está muy fuerte de arena no se puede ver nada delante, a mí me protege el escudo de mi ojo izquierdo.
 
Veré por última vez la hermosa Capital 12 desde arriba, ahora me arrojo a la tormenta de arena sin ninguna protección mágica y todo termina para mí.
 
Lo último que siento es como la presión atmosférica hace que mi respiración sea más dificultosa hasta la arena no dejarme respirar por completo, siendo abatida por el viento con fuerza pierdo la conciencia.
 
Al abrir los ojos me encuentro encima de una roca en el desierto, estoy casi donde termina el desierto más adelante solo hay un sistema de montañas rocosas.
 
No sé en qué lugar exactamente me encuentro, mi cabeza da vueltas y me duele, estoy sangrando desde la frente no solo eso me duele todas las partes del cuerpo, a tal punto que creo que tengo una o dos costillas rotas.
 
Con unas de mis manos encima donde creo que se me rompió el hueso cerca de mi pulmón, intentó levantarme, pero hasta grito de dolor.
 
Creo que al final tendré que buscar mejores métodos de quitarme la vida cuando caiga en depresión, porque lo cierto es que soy más fuerte que un humano y más resistente también que un monstruo tipo vampiro común ya que soy original.
 
Ahora estoy bajando por una pendiente rocosa, he escuchado agua, tengo sed y no solo de sangre.
 
Con mi mano izquierda tratando de calmar mi dolor en el hueso roto, solo me queda mi brazo derecho libre y con el me ayudo entre la pared de una montaña a bajar, llegando al final a una pequeña pero hermosa laguna.
 
No lo pienso dos veces y me acerco tanto como el dolor me deja a beber agua con mis dos manos.
 
Después de ya calmada mi sed de agua tengo que reevaluar mi situación.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo