Capítulo 38: Elegir entre Yolanda y Yalet.

Black Ghost 2

visibility

288.0

favorite

0

mode_comment

0


 
Ahora nos conducen a una de las casas de madera, parece que somos huéspedes y vamos a pasar la noche aquí.
 
- Pueden quedarse aquí, hay habitaciones para todos, es su casa asignada por el señor del tiempo.
 
- Y Yalet cuando regresará.
 
- Es la capitana de ustedes de seguro en cuanto termine de hablar con el señor del tiempo los detalles de la misión.
 
- Alberto tenemos que hablar, porque no subimos a una de las habitaciones de arriba para estar a solas.
 
No quiero hablar con Yolanda, pero tampoco puedo evitarlo, tengo que enfrentarla como un hombre.
 
- Claro Yolanda yo también quería hablar contigo a solas.
 
- Increíble, Alberto solo esperabas que mi hermanita no esté aquí para llevarte a esta hermosura.
 
- Deja de decir estupideces solo vamos a hablar.
 
- Pues no lo permito que te vayas a solas con ella, ya tienes a mi hermana y también quieres a Yolanda eres tan ambicioso deja tu egoísmo.
 
Este Héctor si es estúpido y yo metido en problemas con esas dos chicas y mira lo que dice ahora para empeorar las cosas con Yolanda.
 
- Deja tus celos, sin sentido ni siquiera conoces bien a Yolanda para hablar con esa confianza.
 
- No la conozco bien, pero desde que la vi, sé que estamos hecho uno para el otro.
 
- Yo la vi primero, no me hagas golpearte.
 
Esos malditos pervertidos.
 
- Alberto tus amigos son muy divertidos.
 
- No lo digas riéndote, entonces no sé van a rendir contigo.
 
- Me parecen muy lindos ellos.
 
Maldita sea, me pongo la mano en la cara de resignación, ahora sí es verdad no sé callarán.
 
Tomo a Yolanda de la mano antes de que esto continúe hasta subir la escalera con ella para hablar a solas.
 
Al cerrar la puerta me dirijo a ella directamente.
 
- Que pretendes con esa actitud tuya, molestarme.
 
- A ti no parece desagradarte la tal Yalet esa, es Haru, pero con otra personalidad.
 
- Es una larga historia, no tiene que ver con tus coqueteos con sus hermanos.
 
- No me digas, me dirás qué es sólo una amiga cómo Devora.
 
- No, claro que, la verdad Yalet era mi novia antes de conocerte y estoy muy feliz de verla de nuevo, prometo después que termine esta situación, aclarar todas mis ideas para explicarte.
 
- Y que se supone que significa eso que debo esperarte a que te decidas entre ella y yo, mientras me quedo con los brazos cruzados de niña buena, eres un MALDITO MUJERIEGO.
 
- Cállate no grites tan alto, te pueden escuchar hay abajo.
 
- No quieren que me escuchen, pues debiste decirlo antes, ERES UN...........
 
Corro hacia ella y le tapó la boca mientras la sujetó, pero no se deja, me está impidiendo mi agarré.
 
- Yolanda cuando estás enojada no razonas, deja tus celos.
 
- Suéltame antes que use mi magia y si quiero gritar, gritaré.
 
- Mejor hagamos el amor en vez de pelear.
 
- Me estás comprando con sexo, enserio, hablas enserio.
 
Antes de poder responder se abre la puerta de golpe y es Yalet, esto no puede empeorar.
 
- Qué bueno que llegas Haru perdón digo Yalet, porque Alberto me estaba proponiendo tener sexo.
 
- Y porque el quedaría tener sexo con una tetona como tú.
 
- Pues pregúntaselo a él que no ve en ti, unos senos pequeños.
 
Trata de escaparme por la puerta, pero Yalet me toma por el brazo.
 
- Me lo vas a romper el brazo, si no es mucho pedir podrías calmarte un poco.
 
- Dime es cierto que le pediste a esta cualquiera que se acostará contigo.
 
- Está cualquiera es su novia, es una lástima por ti, que no puedas seducirlo con esos senos planos.
 
- Respóndeme Alberto.
 
Me rompió un hueso de mi brazo izquierdo, como quiere que le responda en estas circunstancias.
 
- Aún me quedan cientos de huesos más pero no por eso tienes que romperme uno de mi brazo.
 
Me suelta, pero aun así está enojada y con mi dolor casi grito, pero trato de disimular mientras sostengo mi brazo izquierdo con la mano derecha.
 
- No sé qué decirles a las dos, pero las amo por igual, a ti Yalet por haberte fijado en mi aun siendo una gran maga y entregarme a pesar de ese carácter fuerte me mostraste tu lado tierno enseñándome tu amor, pero también está Yolanda que no solo es bella sino sincera con un corazón limpio es la plena representación de que el amor existe.
 
- Como puedes querer a ambas al mismo tiempo.
 
- Se que soy egoísta por decirle eso a las dos porque no me gustaría que me amarán a mí y a otro hombre, pero perdónenme no soy lo suficientemente maduro para encontrar una solución a esto ahora, solo no quiero que las dos chicas que más amo en este mundo se peleen entre ustedes, eso sí me haría daño.
 
- Creo que haré una tregua por ahora con pechos grande por ti, Alberto.
 
- Prometo que luego que termine todo esto pondré mis sentimientos en orden y le daré una respuesta por ahora solo concentrémonos en la misión de encontrar el culpable que está viajando en el tiempo.
 
- Creo que tienes razón, no debemos presionar a Alberto a su decisión que va a tomar.
 
- Ahora Yalet podrías curarme el brazo me duele mucho.
 
Se acerca a mí, tiene la misma ahora mágica que Haru, eso para mí es un alivio después de todo fue ella quién me lo rompió.
 
- Lo mejor sería irnos a dormir y descansar hasta mañana.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo