Capítulo 41: La Diosa Esperanza.

Black Ghost 2

visibility

187.0

favorite

0

mode_comment

0


 
El demonio en forma de oso de manera salvaje se dirige dónde está Leandro y este hace lo mismo hacia él.
 
Al estar ya cerca del oso endemoniado, vuelve su brazo con una punta de hielo bien fina he intenta clavársela en el estómago.
 
Pero la criatura se da cuenta de esto he intenta hacer un escudo mágico de aire lo cual lo protege de su posible muerte, rompiendo la punta de hielo de la mano izquierda de Leandro.
 
En cuestión de segundos hace desaparecer su escudo de aire y le lanza un fuerte golpe con su brazo derecho, se visualiza tres garras que abre el suelo en tres partes porque su magia fue expulsada con aire comprimido en ese golpe, pero por suerte de Leandro solo era un clon de hielo el cual se vuelve polvo de nieve luego del impacto.
 
Lo cierto es que estas cosas extrañas pueden usar magia perfectamente como los humanos.
 
Al otro instante, Leandro se aparece mágicamente detrás del oso panda poner sus manos detrás en sus piernas el cual estás se enfrían hasta volverse hielo y el oso queda paralizado no se puede moverse.
 
Solo queda escuchar sus rugidos de furia mientras se mueve para todos lados y no logra escapar.
 
Finalmente, Leandro vuelve hacer una punta fina de hielo con su brazo izquierdo para quitarle la cabeza la cual rueda por el piso y luego de varios segundos la criatura se vuelve cenizas.
 
Vemos a Leandro caminar de manera triunfante caminar hacia nosotros mientras desaparece su Joya de su mano derecha, el brazalete dorado no es de diamante como la de su hija Yalet, también observo que sus ojos que habían tomado un tono blanco vuelven a la normalidad al igual que la temperatura de su cuerpo.
 
- Me gustaría poder invocar una criatura que use así la magia.
 
Al llegar sus hijos lo abrazan menos Yalet y Jason los cuales se quedan de pie con una sonrisa, fue un momento agradable en familia entre ellos, ver a su padre triunfar de esa manera tan espectacular.
 
Desde mi perspectiva fue una buena estrategia convertirle los pies en hielo para quitarle el movimiento hasta terminar con esa cosa llamada demonio y si que son feos los habitantes de este planeta llamado Marte y por su color rojo en el cielo me recuerda a los cabellos rojos de la familia de Dery, espero que esté bien en estos momentos, no sé qué cosa digo, claro que debe de estar bien en la Capital 12 a salvó, el que está en peligro soy yo en este lugar.
 
- Si, pero hay que tener cuidado, más adelante para no morir en este terrible lugar.
 
- Un detalle que debo decirle, de hecho, no pueden morir, mientras estén aquí porque he colocado mi magia de unos de mis anillos en ustedes y si pierden la vida simplemente van aparecer en la puerta donde iniciamos este camino fuera del planeta Marte.
 
- Y porque no, nos dijiste ese detalle tan importante, antes. 
 
- Solo lo más fuerte llegarán conmigo hasta el final del camino y espero que sean todos, ya que son mis ojos en esta misión.
 
Es un alivio para mi escuchar eso, ya tengo menos miedo aquí de caminar más libremente.
 
- Ese animal estaba devorando huesos humanos no me cabe duda de que estaban en la tierra secuestrando humanos inocentes hasta este lugar. 
 
Se acerca un hombre con la piel pálida totalmente blanca y una bata negra que cubría su cuerpo, al igual que Víctor no ponía los pies en el suelo, se hacía acompañar de un bastón de madera.
 
- Que inusual visita venir acompañado de la Diosa esperanza a este lugar.
 
Y se queda observando a Yolanda, pero nadie entiende lo que quiso decir, ni siquiera Yolanda que es la más sorprendida.
 
- Este es mi hermano otro Ende igual que yo, cómo pueden ver tiene 10 collares las cuales son llaves para entrar a los diferentes mundos, pero a diferencia de mí se encarga de los muertos de todos los mundos y que estos no sean revividos con el uso de magia.
 
- He visto almas humanas que no se encuentran en mi Reino y he venido a buscarlas aquí, es algo que debo arreglar yo mismo, aunque muy diferente a ti a mí, me gusta trabajar solo.
 
Increíble este tipo tiene bajo su poder miles de millones de almas de las personas que mueren quién lo diría, pero estamos juntos con dos seres muy poderosos por no decir muy importante para el universo.
 
Todos nos encontrábamos en suspenso, hasta que silenciosamente se fue el señor de la muerte tal y como llegó sin saludar sin despedirse se marcha de nuestra vista.
 
- Lo mejor sería seguir nuestros caminos, chicos sin más contratiempos entre nosotros.
 
- A diferencia de ti ese Ende no se ve nada amigable.
 
- Incluso puede dar miedo a veces, pero no es una mala creación del señor de los mundos, al igual que yo solo está haciendo su trabajo para la cual fue creado.
 
- Señor del tiempo puedo hacerle una pregunta.
 
- Todas las que quieras Yolanda.
 
- Porque hace un momento me llamo, Diosa esperanza o por lo menos lo hizo mirándome a mí.
 
- No lo sé porque lo hizo, la Diosa Esperanza es una mujer que ha existido desde el comienzo de los mundos y puede usar la magia antigua también, ella fue de quién se enamoró perdidamente Xanna y ella saco lo mejor de él, recibe ese nombre ella por ser fe o la fuerza de ayudar a los demás y esperar lo mejor de los seres vivos, siempre ayuda sin nadie saber qué es ella que brinda su ayuda a los seres humanos, pero ciertamente tú no eres ella y no se porque el señor de la muerte te llamo así.
 
- A lo mejor solo estaba bromeando.
 
- Mi hermano no tiene ese sentido del humor, hasta donde tengo conocimiento.
 
- Quizás se enamoró de Yolanda y quiere que sea su Diosa Esperanza personal.
 
- Deja de decir bromas estúpidas, Héctor, nadie se llevará a Yolanda de mi lado.
 
Se me rompió un hueso de mi columna vertebral y caí sin fuerzas luego de decir eso.
 
- Porque lo golpeas por decir la verdad.
 
- Disculpa no lo pude evitar, te encuentras bien Alberto.
 
- No te preocupes en un instante lo estaré.
 
- Ya podemos seguir chicos.
 
- Sí.
 
Yalet y Yolanda se quedan mirando con esas ganas de odio, pero deja todo a un lado por el lugar donde nos encontramos, mientras yo trato de levantarme como puedo, pero no puedo al final Yalet tuvo que curar la propia herida que ella me hizo para continuar sin perder más tiempo, aunque en un principio Yolanda no quería que se acercará a mí.
 
Esto cada vez entre ellas dos se pone peligroso y yo en medio de ellas dos en este conflicto.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo