Capítulo 43: El poder de lujuria.

Black Ghost 2

visibility

247.0

favorite

0

mode_comment

0


 
- Nunca voy a entender esa facilidad que tienes de someter la razón de los seres humanos a sus deseos de la carne.
 
- Hablas como si yo fuera una chica mala, que ellos disfruten de su cuerpo más de lo debido es un deseo natural que proviene de lo más profundo de su ser.
 
- Los seres humanos nacieron de una guerra entre dos razas y pusieron un punto neutro adoptando las debilidades y virtudes tanto de los Portadores de vida como de los Portadores de muerte, al final es una raza muy hermosa llena de valores admirables.
 
- Como la de poseer el cuerpo de una chica que hay de malo en disfrutar de lo que te gusta.
 
- Supongo que nada, pero bien sabes que eres la causa de llevar muchos hombres a perder la virtud tan hermosa que tiene una mujer para guiar al hombre.
 
- Como cuáles aparte de darle placer.
 
- Pero también no te realizas sin una mujer a tu lado aparté del placer. Naces de una mujer. Una mujer te cría. Y te cuida. Una mujer será quién te da a tus hijos. Una mujer te hará sentir el amor como el dolor. Una mujer te enseñará cosas que no sabías.
 
- No lo terminas de entender aún, los hombres están condenados a seguir sus deseos.
 
- Esto que lo llevan a un camino de perdición por eso naciste tú, por eso estás aquí, la lujuria extingue el amor y da paso al salvajismo donde nada tiene un porqué de ser sino solo disfrutar sin sacrificio que lleva la vida que tú pretendes destruir con tus mentiras.
 
- No me veas así mi querido señor del tiempo, está creado para que ningunos de los pescados capitales te afecten, pero no has pensado en ser libre de esa carga que te han puesto y hacer lo que quieras piénsalo cuánto disfrutarás de no seguir las órdenes de nadie.
 
- Que me estás proponiendo que traicione al rey de los mundos, creo que el título de infieles, adultera entre otro te queda muy bien.
 
- Yo solo me baño en placer y le doy a cambió lo que los hombres más quieren.
 
- Exactamente eso que estás viendo.
 
En un prado observo a Yolanda y Yalet desnudas se están besándose, más adelante hay una cama donde está esa chica sexy de cabellos gris que lujuria siento viendo esta imagen, alguien me llama.
 
- Alberto....Alberto…Alberto te encuentras bien.
 
Es Yolanda, que pasó estoy en el suelo herido vomitando sangre por la boca.
 
- Creo que debemos de retirarnos y volver en otra ocasión con lo que ha pasado no podemos seguir
 
Me encuentro mareado, he intento levantarme.
 
- Me alegra que estés vivo Alberto.
 
Veo al padre de Yalet muerto con heridas graves, también a Héctor y Alquiles no logro entender nada.
 
- Dices que mi padre está vivo junto a mis dos hermanos.
 
- Claro nos deben estar esperando fuera en la puerta donde entramos, fue donde dejé mi magia instalada para cualquier evento imprevisto.
 
Me duele mucho la cabeza y siento golpes por todo el cuerpo, que extraño cuando active mi Joya, también observo eso.
 
- Alberto recuerdas algo de lo que pasó.
 
- No, pero dile a Yalet que me curé con su magia por favor no aguanto el dolor.
 
- Pues te lo merecías por querer matar a Yolanda.
 
- No hables así, Alberto no era consciente de lo que hacía.
 
Pero que están diciéndome está gente debe de ser una broma.
 
- Tienes razón, lujuria es unos de los pescados que más le tengo miedo y mis miedos eran cierto.
 
Yalet la está abrazando su madre parece triste y no sé por qué, lejos de mí, mientras su padre muerto igual que sus dos hermanos, y yo aquí herido junto a Yolanda a mi lado, mientras parado frente a mí están Jasón y Víctor.
 
Yalet se acerca a nosotros junto a su madre y ahora está curando a Yolanda.
 
- Gracias Yolanda por todo.
 
- No fue nada, Yalet y no te sientas mal, ellos no están muertos.
 
- Lo que me enoja es en la circunstancia en que murieron, juró que mataré a lujuria con mis propias manos, aunque sea lo último que haga en esta vida.
 
- No hables así, eso era lo que ella quería, ahora mejor ayuda Alberto.
 
No sé lo que pasó, pero tengo miedo de preguntar por una extraña razón, luego de sentir la magia curativa de Yalet en mi cuerpo por fin me puedo levantar.
 
- Debemos seguir adelante y terminar la misión.
 
- Mi consejo es dejar todo hasta aquí, los veo cansados y enojados, no quiero obligarlos a lo que no quieren.
 
- Ya lo dije vamos a seguir, talvez con suerte nos encontremos a lujuria.
 
- Es peligroso, puede volver a atacar la mente de Alberto y yo casi no me libro de su control es muy fuerte.
 
- Por un demonio que suspenso ya no aguanto más, lujuria nunca me atacó y que pasó aquí no entiendo nada de lo que hablan.
 
- Bueno Alberto si algo te sirve de consuelo, Yolanda es muy poderosa, te búscate una buena chica, nunca pensé que podría tenerte envidia.
 
- No digas eso haces que me sonroje.
 
- Jasón eres el único hombre digno en quién podemos contar en cambió Alberto eres una maldita basura como mis hermanos y lamentablemente mi padre.
 
- No me hables así Yalet, yo no te hecho nada para ganarme ese calificativo de tu parte.
 
- Será mejor no discutir y seguir adelante si en verdad no sé quieren retirar de esta misión.
 
- Jamás y darle la razón a lujuria que ha vencido.
 
Perfecto yo no sé qué acaba de pasar y ya han sido tres, eliminados de la ecuación, que más nos espera en este largo camino, o quizás cuántos de nosotros realmente llegarán a ver a Lucifer.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo