Capítulo 46: La enemistad a muerte de Yalet con lujuria.

Black Ghost 2

visibility

187.0

favorite

0

mode_comment

0


 
Después de escuchar a Yolanda me siento más enamorado de ella, pero no me puedo levantar aún, antes era el número uno en la Capital 12 subiendo de ligas hasta llegar a oro.
 
Ahora he sido reducido a nada, esa popularidad ha desaparecido.
 
- Solo despiertas más mi interés en mi.
 
- Por un demonio olvídese de mi, no ves que no debes despertar ningún interés en mi, simplemente no puedes desear a una persona y tenerla como si fuera un artículo, usted me da asco.
 
- Y aún sigues aumentando mi interés, vamos sigue hablando.
 
- Me rindo.
 
- Mis poderes mágicos hipnóticos no funcionan en ti, no entiendo ni puedo leer tu mente, hay una clase de magia que te protege por eso ni siquiera lujuria tuvo efecto en ti, eres una criatura muy interesante.
 
- Mejor nos marchamos, ciertamente los collares no se encuentran aquí y Lucifer no ha tenido contactó con ellos, con mi magia lo he podido comprobar.
 
- Es una pena que se tengan que ir tan pronto, ni les voy a pedir que se queden más tiempo, porque se que no se quedarán.
 
- No se preocupe por pequeños detalles, con la hospitalidad recibida por lujuria antes de llegar aquí ha sido suficiente.
 
- Lujuria tú y yo no hemos terminado.
 
- Un beso para ti, mi querida Yalet, la próxima vez que nos veamos me aseguraré de darle placeres que no te imaginas a tu vagina, hasta que te hagas adicta a mi.
 
- MALDITA zorra te voy a matar.
 
Todos agarran a Yalet, mientras Lujuria lo disfruta, mientras tanto yo ya me siento mejor de la estupidez que hice, admito que la segunda vez que me lance hacía Lucifer fue por instinto.
 
- Felicidades Yalet ya tienes una admiradora.
 
- Y que me dices de ti pechos grandes porque no aceptas la propuesta de ese galán, de seguro a ti si te hará sentir más que placer a tu vagina como un objeto sexual no es cierto Lucifer.
 
- Más de lo que se lo imagina.
 
- Ya te sonrojaste Yolanda, sería un final feliz para todo, no me gusta compartir el corazón de Alberto contigo, porque yo sí busco el amor.
 
- Y golpearme también.
 
- Oye Luci amado esposo yo podía tomar como mascota a Yalet y Alberto también en un futuro me gustaría ver cómo el le parte el culo en la cama.
 
- Ahora sí la mató antes de tiempo.
 
Esto sí se puso feo, Yalet está súper enojada, incluso sacó su báscula de diamante.
 
- Cálmese señorita Yalet, este no es el momento ni el lugar, no sea igual de imprudente que Alberto hace unos momentos atrás.
 
- Y porque me tomas a mi como ejemplo señor del tiempo.
 
- Yolanda esos amigos tuyos son un desastre si cambia de opinión puede.........
 
- Se lo que va a decir, y no muchas gracias.
 
- Para que no tengan que caminar como antes le abriré un portal que lo llevará directo de dónde vinieron.
 
- Es un gesto muy amable, por usted Luci debe de estar muy interesado en esa humana.
 
- Escucha mis palabras, disfruta el poco tiempo que te queda de vida.
 
- No le respondas, porque si esta chica te mata no voy a revivirte por varios miles de años.
 
- Como digas Luci.
 
Nos abre un portal con su magia y en verdad se le agradece, caminar todo eso de nuevo sería sofocante para regresar.
 
- Nos volveremos a ver Yolanda.
 
- No lo creo.
 
Desaparecemos en el portal, en verdad no me agrada el interés que ha despertado Yolanda con ese tipo tan poderoso.
 
Ahora estamos de frente donde nos dejó la gran puerta pero esta no está aquí sino aparece luego del señor del tiempo levantar su collar, hasta abrirla.
 
Y efectivamente nos estaban esperando Leandro y sus dos hermanos los cuales corren hacia nosotros.
 
Leandro abraza a su esposa.
 
- Y que sucedió porque nos trajeron a este lugar.
 
- Es cierto estábamos parados con ustedes y luego despertamos aquí.
 
- Es mejor que no recuerden nada.
 
- Y porque lo dices hermana.
 
- Lo dice porque descubrimos que ustedes tienen una fantasía sexual con su hermana.
 
- Estás loco Alberto de dónde sacaste esa idea tan absurda.
 
- De Lujuria.
 
- De esa chica tan sexy, viste los pezones de sus senos, como me hubiera gustado chupárselo y a ti no Alberto no te provocó.
 
- Si,.... Digo no claro que no.
 
Mi nariz está rota, respondí sí, sin pensar y ya era demasiado tarde, Yalet, odia a Lujuria.
 
- Mira Yolanda, cásate contigo y librarme de la violencia de mi hermana.
 
- No.
 
- No te preocupes hermano eres el segundo que Yolanda rechaza hoy, apúntate en la lista.
 
- Y tú Alberto MALDITA lacra eres tan pervertido como mi dos hermanos.
 
- No me compares con ellos.
 
- Y con quieres que lo haga que te comparé con mi padre.
 
- De que hablas hija soy un hombre decente, vas a crear una mala imagen delante de la linda niña Yolanda, además todos nos deben una explicación porque nos sacaron de la misión hasta dejarnos aquí solos esperándolos.
 
- Gracias por sus elogios, señor Leandro pero enserio no debería preguntar cómo llegaron aquí por su bien.
 
- No seas tan amable, con este gusano Yolanda.
 
- Y porque me hablas así Liza delante de Yolanda, primero Yalet ahora tú, soy un buen tipo.
 
- Usted y yo vamos a tener una larga conversación a solas.
 
- Señor Leandro creo que tienes graves problemas con su esposa.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo