Capítulo 47: Seducido por Yalet.

Black Ghost 2

visibility

175.0

favorite

0

mode_comment

0


 
Fuimos tele transportado mágicamente por el señor del tiempo a la torre de él.
 
- Al final estamos donde comenzamos, no sirvió de nada lo que hicimos.
 
- Le pido disculpas por haberlo hecho perder su tiempo, en este ciclo no se lo que pasará en un futuro y tampoco puedo viajar a ver qué sucederá en este caso, como ya había dicho a ustedes por una extraña razón me lo impide algo que desconozco, solo puedo viajar al pasado.
 
- Eso quiere decir que debemos empezar de nuevo con este problema.
 
- Por el momento será mejor que vayan a descansar, yo me quedaré hablar algo con Yalet mientras lo único que se me ocurre en este instante es ir a hablar con el rey de los mundos.
 
Yalet es la única que se queda hablar a solas con Víctor y ciertamente a nadie le interesa de que hablan por lo menos a mí no.
 
Nos despedimos hasta llegar a la casa de madera, donde estamos asignados a dormir.
 
- Creo que esto se ha complicado más de lo que esperábamos.
 
- Crees que Lucifer tenga razón y todo está sea por manos del rey de los mundos las pérdidas de sus collares.
 
- No lo sé.
 
Pasado varios minutos llega Yalet con dos libros en manos.
 
- Víctor nos ha encargado una nueva misión, para esto hay que dividirnos en dos grupos.
 
No parece que vamos a tener descanso aquí y es mejor debemos llegar al fin de todo esto y saber que está sucediendo aquí.
 
- Y de que se trata Yalet está nueva misión.
 
- Tú y los idiotas de mis hermanos irán a este lugar de Torpeten no se van a perder en está cuidad aquí está el mapa donde tienen que entregar el libro.
 
- Bien es la mejor misión porque vamos a estar a solas con Yolanda.
 
- Espero que cuiden bien de mi chicos.
 
- Me niego, es peligroso dejarlo ir solo.
 
- No seas estúpido Alberto es aquí en la ciudad no hay ningún peligro y deben ir juntos son órdenes del señor del tiempo, él sabe porque lo hace no hay que cuestionar para no hacer esto más difícil.
 
Con toda mi indignación veo a Yolanda marcharse con el libro y mapa, sin dejar de observar los contentos que se encuentra sus dos hermanos, tal parece que Yolanda se lleva muy bien con ellos que la ven como una Reyna, la tratan muy bien.
 
- Padres adelántense a nosotros luego lo vamos a alcanzar, tengo que quedarme a hablar algo con Alberto.
 
- No hay problema Yalet.
 
- Y porque no me tocó con la joven de Yolanda yo quiero conocerla mejor.
 
Liza toma por una oreja a Leandro y este grita de dolor, parece tan controladora como Yalet que pena por Leandro no puede expresar lo que quiere libremente.
 
- Por fin nos quedamos solo.
 
- Si eso parece, de que quieres hablar.
 
- Te debe gustar Yolanda mucho como a los desgraciados de mis hermanos y mi padre.
 
- Vamos Yalet prometí tomar una decisión respeto a eso al final de que resolvamos el misterio de la desaparición de los collares del señor del tiempo.
 
- Pero no soporto su popularidad todos la miran a ella.
 
- Es normal es linda, también era así en la escuela Herel, luego te acostumbraras a esa idea.
 
- Quiero que me ames.
 
- Que cosas dices.
 
Se acerca a mí y me besa, luego trato de detenerla pero sigue tratando de besar mi cuello, mientras acaricias mi miembro por encima de mi pantalón.
 
- Yalet debes detenerte.
 
- Sabes que te quiero y no lo soporto más, he esperado mucho por este momento, soñando cuando te vuelva a ver mientras tú te buscaste a otra, yo esperé por ti.
 
Me desabrocha el pantalón, ahora me lo acaricias directamente con sus dos manos hasta excitarme mientras me vuelve a besar.
 
- Yalet.
 
- Tómame no se lo diré a ella, por un momento solo somos tú y yo.
 
Le devuelvo el beso mientras tocó sus pequeños senos, ya no puedo pensar en nada más que no sea en ella , ha conseguido lo que quería de mí.
 
Con ansiedad le quitó la ropa, mientras chupo sus pequeños senos de niña con locura, veo que arquea su cuerpo está excitada.
 
Ver esta versión de Yalet una chica tan agresiva y dominante me encanta.
 
- Súbete arriba del comedor.
 
- Sí.
 
Ya está lista para penetrarla, mientras se coloca como un perrito para mí, veo su trasero hermoso, no puedo esperar por lo que quiero de ella y me monto encima de Yalet.
 
Poco a poco lo estoy introduciendo dentro de ella, escuchó un pequeño grito de placer, ahora me muevo lento aumentando mi ritmo en sintonía con su cuerpo.
 
Mientras más la penetro una y otra vez quiero más de ella, y vuelvo con seis embestidas más.
 
Ahora la tomo por sus dos brazos y la acerco a mi, de espalda a ella acaricias sus senos mientras la sigo penetrando con más fuerza, llevando mi manos a su boca, ella chupa mis dedos, es un momento de lujuria no soporto más y acabo dentro de ella.
 
Eso fue genial, no lo puedo negar y eso que al principio yo no quería.
 
- Será mejor vestirnos rápido para alcanzar a tus padres.
 
- No te preocupes, ellos podrán solo con esta misión, solo prepárame algo de comer, iré a darme una ducha.
 
- Yalet no soy tu cocinero mucho menos tu esclavo.
 
- Arroz con pollos horneado y ensalada.
 
Por un demonio a quien quiero engañar no soy capaz de desobedecer a esa chica es muy dominante.
 
Se marcha hacia arriba donde están los baños y yo me quedo solo.
 
Al ponerme mi ropa me dispongo a preparar lo que ella me pidió.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo