Capítulo 49: Nacimiento de una nueva oscuridad.

Black Ghost 2

visibility

174.0

favorite

0

mode_comment

0


 
Todo sé ha vuelto oscuro dentro de mí, siento que ya no conozco el lugar donde me encuentro, el simple hecho de no volver a ver a Yalet me hace una herida interna que no sé cómo sanará algún día.
 
No pude dejar de abrazarla hace dos semanas antes de que mi locura me hizo pensar que solo dormía y así lo creía si en ese mismo día había hablado con ella si tan solo hubiera sabido que era la última vez que la vería con vida, hubiera pasado más tiempo con ella.
 
Ahora me encuentro en un grupo de viajeros del tiempo todos con velas en las manos, dándole el último adiós al señor del tiempo que su cadáver va a ser quemado, todos están muy triste tal parece que lo querían mucho por aquí en realidad era una persona aunque no era una persona sino un Ende el cual el poco tiempo que lo conocí era muy amable.
 
- Alberto lo siento muchísimo.
 
- No te preocupes Yolanda, me voy a recuperar de esta y volveré a ser el mismo, este dolor no me puede durar por siempre.
 
- Ese no era tú por más parecido que viste, no eres un asesino de alguna manera no te sientas culpable.
 
Me abraza y siento sus cálido amor, no puedo negar que sin ella estaría peor en estos instantes y más ahora que he perdido a Yalet, con ella murieron seis chicos más a los cuáles no conozco aparte de Víctor.
 
Al terminar la ceremonia vamos todos triste a nuestras casa asignada en este lugar, Liza y Leandro están devastados ni hablar de sus hermanos, cuánto quisieran que ella lo volviera a golpear y escuchar su voz insultando.
 
Por la puerta entra un muchacho joven.
 
- Eres Alberto el chico nuevo.
 
- Si ese soy yo.
 
- Debes acompañarme.
 
- El no ha hecho nada.
 
- No te alteres Yolanda, iré con él amablemente.
 
- No irás solo, yo también voy.
 
- Disculpe no puede acompañarnos solo es Alberto.
 
- No yo también voy no lo puedo perder de vista tengo miedo después de lo que ha sucedido, no me encuentro este lugar seguro como en un principio.
 
- Yolanda no exageres no es como si voy a morir.
 
- No me importa tus opiniones voy contigo y fin de la discusión.
 
- Me ordenaron específicamente que solo tenía que ser Alberto entienda eso.
 
- Él que no entiende es usted, soy su novia y como tal tengo que protegerlo.
 
Nunca había visto a Yolanda así de histérica, no creo que me deje poner un pie de esta casa afuera sin ella, acompañándome.
 
Se acerca Liza a Yolanda muy calmadamente.
 
- Entiendo como te sientes, he perdido una hija y no quiero perder a nadie más cercano a mi, pero esa tristeza que hoy nos acompaña no es sinónimo de creer que vamos a morir todos de la misma forma.
 
- Pero es.........
 
- Todo va a estar mejor con el tiempo, no me gusta verte así mi niña.
 
- Está bien, recuerda Alberto tienes que regresar tenemos la misma pulseras, siempre juntos.
 
- Si de todos modos no me iré muy lejos, bueno ya podemos irnos.
 
- Muy bien vámonos.
 
Seguro me encontraron culpable de lo que sucedió, no puedo olvidarlo ver la torre de madera destruida donde vivía el señor del tiempo, alguien que se parecía a mí pero con más años, una copia negra clavándole mi espada, la segunda transformación de mi Joya y en su dedo el anillo, que forma de morir todos me pregunto que exactamente está sucediendo aquí.
 
- Podemos entrar aquí es donde vivo.
 
- Pensé que me ibas a llevar a un departamento de ustedes.
 
- No pertenezco a ningún grupo de seguridad en Torpeten solo he sido asignado a una misión única luego de que el mismo señor del tiempo me encontrará en el planeta tierra y me trajera a vivir aquí.
 
- Ya veo y cuál es esa misión.
 
- Me pidió exactamente hace dos años, que luego de su muerte, un chico con tu misma descripción le entregará está caja.
 
- El predijo que iba a morir.
 
- No lo sé, ni le pedí detalle en ese momento.
 
Abrí la caja y Allí estaban tres collares.
 
- Por casualidad eso son los collares que se le habían perdido o robado no sé.
 
- Es así como dices, son el collar del planeta tierra el siguiente es de martes y por último el de Júpiter.
 
- Y te dijo que debo hacer yo con eso.
 
- De hecho no, pero he podido aprender viviendo aquí que esos collares son las llaves para entrar a esos mundos y viajar en el tiempo de manera limitada, también cada uno de sus diez anillos tienen sus funciones que se complementan con los collares.
 
- Estás Joyas son muy poderosas que quiere que haga yo con ellas y si sabía que iba a morir porque no lo evitó.
 
- Yo también quiero saber las respuestas a esas preguntas pero hasta aquí termino mi misión no puedo ayudarte más.
 
- Ahora sí estoy más confundido que nunca.
 
- No me cabe duda por la expresión de tu rostro, quieres un poco de café.
 
- No gracias.
 
- Iré a preparar algo para mí.
 
Debería analizar mi situación para buscar una repuesta.
 
- Por casualidad sabes cómo usar estos collares.
 
- Pensé que tú si sabías.
 
- Primera vez que lo tengo en mis manos.
 
- De lo único que estoy seguro que cuando me lo entregó hace tiempo quería que lo tuvieras en tus manos en este preciso momento.
 
- Sé que sirven para viajar en el tiempo pero como se usan.
 
- Ven puedo enseñarte algo talvez te sirva de ayuda, tú solo guarda esos collares.
 
Lo guardo mágicamente dentro de mí en mi baúl mágico que posee cada mago para guardar cierta cantidad de objetos o por lo menos es algo básico que le enseñan a todos en Herel.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo