Capítulo 52: Reencuentro de Evelyn y Yolanda.

Black Ghost 2

visibility

184.0

favorite

0

mode_comment

0


 
Estamos saliendo los tres del departamento dónde están todos esos chicos que al igual que yo viajan en el tiempo, pero ellos lo hacen para corregir anomalías.
 
No pude ver entre ellos a mi amigo que me trajo aquí, tal parece que puedo salir y entrar en este lugar como si fuera uno más de ellos, ni siquiera nadie nos mira, solo siguen con todos sus papeles en los escritorios de maderas, y mucho movimiento de todos parecen que están muy ocupados con sus problemas.
 
No sé si todo funciona igual aquí desde la muerte de su jefe el señor del tiempo.
 
- Alberto y este lugar, aquí es donde has estado escondido todo este tiempo.
 
- Se llama Torpeten y todo está hecho de madera, este lugar no acepta mucho a los metales y no necesitas comida para seguir con vida solo agua pero de igual modo hay comida aquí solo para disfrutar del placer de comer.
 
- Y dónde vamos ahora.
 
- A donde estoy viviendo actualmente, y si me preguntan por lo que ha pasado con mi vida estos últimos meses, solo puedo resumir que mi propósito para mis futuros años son apuntarme en un gimnasio, sí porque no, divertirme en una casa mientras juego con una linda mascota.
 
- Eres un buen chico que genera simpatía a los demás y libre de corrupción puedes llegar a ser lo que quieras en un futuro.
 
- No le hables así, Haru luego se creerá todas tus mentiras.
 
Haru es tan linda, su personalidad infantil e inocente me deja sin aliento, me detengo de caminar para ponerme en frente a Haru.
 
- Haru por favor prométeme que nunca vas a morir es importante para mí, porque si te pierdo no sé qué sería de mi vida.
 
- Hermano deja de acosarla así, no vez que la estás asustando con tu comportamiento extraño, nadie quiere morir.
 
- Lo siento tienes razón.
 
Veo a Yolanda que sale corriendo hacia mi dirección con los ojos aguado de la emoción y tan feliz está de verme.
 
Al ella ir acercándose abro los brazos para esperarla con un gran abrazo pero pasa de largo de mí y yo me quedo como una estatua, ya que al final resulto ser que era a Evelyn que quería recibir.
 
Maldita sea no sé porque eso me inquieta y hay están dando vueltas juntas como dos niñas que tienen miles de años sin verse, veo a Haru solo observarlas sonriente.
 
Que escena más ridícula tengo que soporta ahora están dando vueltas con la manos, yo creo que ningunas de las dos se acuerda que existo.
 
Haru me sostiene la mano, como si fuéramos pareja y me mira con esa calidad sonrisa de niña penetrante tanto que llega a lo más profundo de mi corazón, porque me siento así por ella, es como se me sintiera aliviado por dentro, que poder tiene sobre mí está niña.
 
Alguien me tumba al suelo y cuando levanto la vista veo que fue Héctor, mientras sus demás hermanos están abrazando a Haru con alegría.
 
Haru grita del dolor.
 
- Por favor dejen a su hermana saben que su piel no soporta ser tocada por ningún chico con excepción de Alberto.
 
- Me alegra que estés viva hija pero como lo conseguiste traerla de vuelta, Alberto.
 
- Quienes son estas personas, Alberto.
 
- Tú nueva familia.
 
- Alberto dile la verdad.
 
- Y porque Yolanda, miren señor Leandro, ese es Yalet pero tiene la memoria un poco mala así que si no recuerda nada de nada, eso no importa lo importante aquí es que ya no deben seguir triste como antes.
 
- No te preocupes, no puedo expresarte la felicidad que sentimos en estos momentos.
 
Lo siento Haru pero tendré que utilizarte de esta manera por ahora.
 
- Y esa ropa tan extraña hermana.
 
- No la cuestionen en nada, recuerden que tiene problema de memoria.
 
- Ven acá Haru un momento a solas.
 
- Quienes son estas personas y porque están así de verme.
 
- Estás personas están locas, piensan que eres su hija Yalet igual que sus hermanos, no los conozco pero siento pena por ellos, mejor finge que eres su hija siguiéndole el juego, vamos hacerlo por esa pobre familia.
 
- Eres muy buena persona, si me lo pides lo haré por ti, quiero que seas feliz.
 
La miró a los ojos con esa sonrisa sincera y mi corazón se acelera, que tierna es está niña no me canso de repetirlo pero porque me estoy sintiendo así.
 
- Alberto eres todo un manipulador.
 
- Yolanda te había dicho que voy a traer a tú hermana también.
 
- Enserio.
 
Y me abraza llena de felicidad.
 
- Todo depende como te compartes, con respecto a Yalet.
 
- Si, si esa es Yalet, que cosas dices.
 
- Así me gusta.
 
- Y quién es esta morenita, también está buenísima.
 
Esos Malditos chicos no pueden ver a una chica, siempre se comportan así.
 
- Con esa mirada de seguro quedarías verme desnuda.
 
- Soy Héctor a su servicios su majestad.
 
- Que amable, porque no cierra los ojos para darte tu recompensa.
 
- Si por favor en la boca.
 
Cierra los ojos, y se pone en disposición de esperar un beso.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo