Capítulo 61: Una vida hecha un desastre.

Black Ghost 2

visibility

178.0

favorite

0

mode_comment

0


 
Varios minutos más tarde luego de poder quitarme las manos de la cara, no veo al gato, miro para los lados y no hay nada.
 
Quizás todo fue un sueño sin embargo camino hasta fijarme que más adelante en el comedor estaba aún el gato, observando una revista porno de esas que las imágenes se mueven, tendiendo sexo.
 
- Así es nena muévelo, te ves muy bien.
 
Me pongo la mano en la boca no lo puedo creer lo que veo, estoy toda paralizada.
 
- Eres un gato pervertido.
 
- Gato dices, me enviaron con este cuerpo a este lugar, además solo disfrutaba de las bellezas humanas, de todos modos esperaba a que volvieras a la normalidad.
 
- Eres un cochino, los gatos son lindos animales muy inocentes y amables.
 
- Siento matar tu infancia, no es como que quisiera estar aquí.
 
- No quiero verte.
 
- Por eso me gusta más tu hermana gemela, es un poco más pervertida.
 
- Mi hermana no tengo hermana, soy hija única.
 
- Aún no lo recuerdas porque estás aquí y tú maldición para que ningún chico te pueda tocar.
 
- No sé qué tratas de explicarme.
 
- Maldición lo que me faltaba, te faltan tus recuerdos eso hará mi trabajo más difícil a mi.
 
- Mis recuerdos.
 
- Exacto que tú misma sellaste para vivir como una humana normal.
 
- Pero si soy una humana normal.
 
- Mira Haru estoy aquí porque los de arriba tienen problemas y graves de alguna manera alguien ha estado trayendo demonios a la tierra y han desaparecido muchos humanos.
 
- Y los demonios existen.
 
- También los gatos que hablan, no te parece increíble.
 
- Porque te burlas de mí.
 
- No me hagas perder mi tiempo debemos matar algunos demonios sueltos por hay y buscar quién es el responsable de todo esto.
 
- Dices muchas cosas sin sentido.
 
 
Alberto:
 
 
Estoy en una camilla dos personas me están cargando, no sé dónde estoy, tengo vendas y sangre seca por mi cuerpo.
 
- Pueden dejarlo hay yo me encargo.
 
- Si doctora.
 
Es la madre de Haru y este es un salón bien grande, llenos de personas en mi misma condición o peor que yo.
 
- Mire a ver si hay más sobreviviente.
 
- Donde está Haru.
 
- Cálmate, Alberto aún no puedes levantarte.
 
- Donde está, estaba conmigo pero luego todo....
 
- Mi hija aún está desaparecida como muchos más.
 
- Maldición debe de estar aún en la Capital 13 debo salvarla.
 
- La Capital 13 ha caído, está totalmente en ruinas ya no tiene su belleza sin contar que está llena de demonios, no es seguro ese lugar por ahora, estás herido y debo curarte tus heridas, también tienes que descansar, la guerra fue fuerte.
 
- Maldición pero si ni siquiera luché, debería estar MUERT........
 
- Alberto escúchame bien, al igual que tú estoy preocupada por mi hija pero estoy aquí ayudando en vez de estar lamentándome, ella es mi única hija, escuchaste bien mi única hija pero no soy la única que le falta un familiar en esta guerra contra los demonios.
 
Me calmo un poco y trato de cerrar los ojos, esto debe de ser una pesadilla y me duermo.
 
Al despertar mi hermana está a mi lado leyendo un libro y la sala está más vacía menos heridos, cuanto tiempo me habré quedado dormido.
 
Tengo menos vendas, también tal parece me limpiaron la sangre que tenía seca en mi cuerpo.
 
- Despertaste bello durmiente.
 
- Es así y tú qué tal está hermana.
 
- Bien y me llamaste hermana.
 
- Es la costumbre y esa ropa.
 
- Ahhh bueno esta capa con mi número siete en romano aquí atrás, es la forma de vestir de los caballeros místico y yo soy unos de ellos.
 
- Veo que hay muchas cosas de ti que aún no conozco.
 
- Bastantes.
 
Ya puedo levantarme y ponerme de pie por sí solo, me encuentro recuperado.
 
- Me siento terrible como si mi vida no valiera nada, después de aparecer mi otra parte mala, pensé que aquí de vuelta en mi mundo volvería todo a ser como antes, pero al regresar todo lo que veo es un apocalipsis encomendado por demonios.
 
- Así es la vida pero vamos a salir adelante de esta.
 
- No lo creo, ya no tengo razón para seguir adelante todas las personas importantes para mí, terminan muertas.
 
- Mi hermanito está deprimido, te hace falta Yolanda, pues siento decirte que tú novia está custodiada por la mejor seguridad por órdenes de Berek, creo que está vez si te quiere matar pero está demasiado distraído con los demonios, escuche que mató miles de ellos con su poder legendario aunque la Capital 13 producto de esa batalla quedó en ruinas.
 
- Pero porque están sucediendo tantas cosas malas a nosotros, cuando me fui dejé todo tranquilo aquí.
 
- Sin dejar de destacar que me dejaste sola y no me llevaste contigo, pero no te preocupes recién me había convertido en un monstruo tipo vampiro, lo cierto es que en algún momento debes darle una buena explicación a todos donde estabas todo este tiempo con Yolanda.
 
- Entonces todo este tiempo eras un monstruos y no me lo dijiste.
 
- Ni siquiera lo sabía.
 
- Sea lo que seas aún te voy a seguir queriendo, te veo como mi hermana.
 
Deseo darle un beso a esos labios, tener su piel morena más cerca de mí, sus caricias, tocar su largo cabello, sentirla mía pero tengo miedo de que desaparezca de mi vida igual que Haru y Yalet.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo