Capítulo 69: Conociendo el pasado del fantasma negro.

Black Ghost 2

visibility

197.0

favorite

0

mode_comment

0


 
Aunque he mejorado mi calidad física de mí cuerpo con los ejercicios, por otra parte se me ha hecho difícil controlar mi magia de manera natural sin mi anillo, la cual tiene el mismo aspecto que las piedras mágicas que se encuentran en cada una de las capitales.
 
Al principio cuando vieron mi verdadera magia sin el anillo sé sorprendieron mucho, él arquitecto supremo y Malborco.
 
Al final después de eso nunca le pregunté porque.
 
- Mi querido Alberto veo que será difícil hacerte dominar tu magia.
 
- Si la verdad soy muy malo, en cuestiones de estudios.
 
- Es que debes de mantener una concentración más desarrollada, creo que al final debemos de cambiar de planes y trabajar en tú agilidad mental ayudándote con muchos ejercicios mágicos, para que los resuelvas tu mismo, luego retomaremos estos ejercicios prácticos de dominar tu magia.
 
- No veo otra forma, es mejor algo de teoría haber si aumenta mi concentración.
 
Qué mala suerte para mí y con lo poco que me gusta estudiar, espero no parecer aún más estúpido sí delante de mí maestro no puedo resolver los problemas mágicos que me ponga y sí son muy difíciles, tengo un mal presentimiento de ese nuevo entrenamiento.
 
- " Alberto, Alberto, me escuchas."
 
- Ooohhh sí, claro que te escucho.
 
- " He tratado de comunicarme contigo pero cada vez se me hace muy difícil".
 
- Con quién hablas, Alberto.
 
- Con el fantasma negro en mi mente, escucho su voz.
 
- " Estaba preocupado por ti Alberto, desapareciste de mí casa, así no más sin una despedida justificada por eso pensé que algo malo sucedía."
 
- Y qué dice.
 
- Dice que ha tratado de comunicarse conmigo y no ha podido o eso fue lo que entendí, no lo escucho bien dentro de mí, por una extraña razón la comunicación se escucha débil.
 
- Lo mejor será que vuelvas a ver tu habilidad legendaria como en un principio, sería bueno que ya la puedas dominar y activar a tu gusto como lo demás legendarios.
 
- Pero no sé cómo se hace eso.
 
- Ni yo tampoco con exactitud pero creo que tu habilidad legendaria debería ayudarte, ahora siéntate de frente a mí, vamos a comenzar nuevamente a transportarte hacía tú interior donde habita esa habilidad mágica especial.
 
Y así mismo obedecí, sentados de frente cierro mis ojos pero a diferencia de la primera vez luego de sentir que me transporto en un largo viaje, despierto en una cama.
 
- Papá ven a ver ya se despertó tu amigo.
 
Me duele la cabeza y estoy un poco mareado, solo puedo sentarme en la cama al ver que no puedo pararme.
 
- Bueno parece que volviste con nosotros.
 
- Y cuando me fui.
 
- Cuando te desmayaste.
 
- Enserio, pensé que me había desaparecido a mi mundo real.
 
- De que mundo real ustedes hablan, este es el mundo real.
 
- De nada hija, ve ayudar a tu madre a la cocina.
 
- Y tu amigo cómo es que se llama.
 
- Alberto.
 
- Se quedará hoy a cenar con nosotros.
 
- Dile a tu madre que sí.
 
- Bien.
 
Se marcha muy contenta al cerrar la puerta, fantasma negro se sienta a mi lado.
 
- Esto parece muy real.
 
- Para mi ellos lo son, todo este pueblo y no te he enseñado otro renglón que estoy construyendo, será un pueblo vecino, tengo bastante tiempo trabajando en eso, pero aún no esta listo.
 
- Vas a construir un mundo enteró aquí en mi mente.
 
- Sí por eso es tan importante, eres para mí.
 
- Pero no conozco nada de que significa tener una habilidad legendaria.
 
- Pues bien te enseñaré toda mi historia en modo de resumen para que me conozcas, ven sígueme.
 
Me tambaleó un poco pero me encuentro mejor de la cabeza, tal parece que está vez fue doloroso entrar a esta parte de mi mente, hasta siento dolor real como si estuviera vivo aquí, sin contar que todo es muy real.
 
- Te encuentras bien, Alberto.
 
- Sí, solo un poco mareado.
 
Salimos de la habitación pequeña donde me encontraba.
 
- Hola cariño la cena casi está lista.
 
- Como estás señora.
 
- Bien hijo, estábamos preocupados cuando te desmayaste.
 
- Si ya me encuentro mejor.
 
- Gracias a Dios, debes ir a ver al doctor.
 
- Si eso mismo haré.
 
Hasta doctor hay en este mundo nada mal para ser algo falso, creado en mi mente, veo esto como una clase de sueño.
 
- Ven sígueme no te quedes atrás.
 
- Sí, Discúlpame.
 
Vamos a la sala donde estábamos en un principio antes de desmayarme y en un cajón saca una bola de cristal.
 
- Vamos a sentarnos y con esta bola verás mi pasado, aún cuando estaba vivo en la tierra.
 
- Pero como con esa simple bola.
 
- Solo tienes que tocarla y ella será el comunicador entre los dos para unirte a mis recuerdos así lo verás todo.
 
Y sin más opción así mismo lo hago como me explicó.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo