Capítulo 74: El comienzo de todo mal.

Black Ghost 2

visibility

139.0

favorite

0

mode_comment

0


 
Me paseo por Bejinne y en verdad es hermosa, esto si es una vida digna de vivir, si algunos de lo que viven en mi pueblo ven esto se sentirían miserables por la forma en que viven, hasta es mejor que no lo vean porque sería doloroso para ellos saber que solo son pobres.
 
No sé exactamente dónde ir, pero quiero ir a un lugar donde luchen magos para verlos pelear y como usan su magia, además tengo dinero para gastar.
 
Solo espero que mi padre venda ese terreno rápido y dejé el orgullo, ya quiero vivir en la ciudad.
 
- Calixto que haces aquí.
 
- Bueno, hermana cómo decírtelo.
 
- Te queda bien esa nueva ropa, la de pobre te quedaba muy mal.
 
- Ya te dije deja de juzgar a las personas y especialmente a mi familia.
 
- Que mandona eres.
 
- Cállate mejor, y tú Calixto te vienes con nosotros, es peligroso que un niño de tu edad éste sólo en la ciudad.
 
- No, no quiero interrumpirlos, además soy feo y hablo mucho.
 
El chico rico me toma, hasta cargarme y subirme en el carruaje, demonios supongo que esto daño todos mis planes.
 
- Esa tal Claribel, se veía muy cercana a ti.
 
- Es una amiga que empezamos juntos en la academia, desde el primer año.
 
- No me digas y por eso tiene que coquetear así contigo.
 
- Ella es rica, muy rica de la familia más prestigiosa de la ciudad.
 
- Y mi hermana muy pobre, de la familia menos prestigiosa del pueblo.
 
- Pero se ve bonita cuando se enoja.
 
- No quiero saber de ningunos de los dos, en estos momentos mejor cállense me dan jaqueca.
 
La verdad yo ni siquiera quiero estar aquí.
 
- No le hagamos caso, Calixto a la enojona de tu hermana y vamos para un lugar divertido que conozco en la ciudad.
 
Habla con el chófer del carruaje, le dice un lugar de la ciudad que no conozco.
 
No pasa mucho tiempo pasa ver un lugar lleno de juegos y niños, esto no me lo puedo creer.
 
- Toma, Calixto ve y diviértete, yo y tu hermana te vamos a esperar cerca de ese lago.
 
Y me pasa tres monedas de oro.
 
- Muchas gracias eres el mejor.
 
Las tomo, antes que cambie de opinión.
 
Lo primero que hago es subirme a un caballo mágico el cual corre rapidísimo en una zona cercada, luego voy a un lugar donde una fuente de aire me sube y me baja.
 
Y así continuo por todos los juegos, hasta terminar comprando golosinas de todo tipo.
 
Sin darme cuenta se hace de noche y voy cerca del lago donde me iban a esperar, pero no puedo creer lo que veo.
 
- Porque besas a mi hermana.
 
- Ella me lo pidió.
 
- Mentiroso.
 
- Sabes que tus padres no aceptarán que te interese una mujer pobre, eso solo te traerá problemas.
 
- Que cosas dices Calixto, estoy seguro que ellos entenderán, hoy mismo le diré la verdad.
 
- Ya es muy tarde mi mamá debe de estar preocupada, le prometimos que iríamos temprano.
 
- Es cierto, váyanse con mi chófer en el carruaje, yo me iré a contarle a mis padres la verdad, mañana te veo.
 
Con eso mi hermana sale corriendo hacia el carruaje y nos vamos a toda prisa sin despedirnos del niño rico.
 
No hicimos llegar bien y mami estaba hay preocupada por los dos, incluso nos regaño, pero todo terminó bien.
 
En cambio yo, este día fue el día más feliz de mí vida mientras ya todos nos vamos a dormir, nunca imaginé tener tantas ganas de ver el siguiente día.
 
Con eso me duermo, pero ya muy tarde en la noche luego de tener varias horas en la cama escucho muchos ruidos.
 
- Calixto escúchame bien por nada del mundo salgas, escóndete.
 
- Sí.
 
Mi padre se va, y yo no sé qué sucede pero por una madera rota de la casa veo todo hacia afuera.
 
Se encuentra un grupo de soldados con espadas y la casa está rodeada de un escudo mágico.
 
Con una capa oscura logro diferenciar a la madre del chico rico.
 
- Eres una cualquiera sedujiste a mi hijo.
 
- Quizás el me sedujo a mí.
 
Le da una galleta a mi hermana, en la cara.
 
- Buscaré a los mejores magos para borrarte de la mente de mí hijo.
 
- Sí ya terminó de humillarme, se puede ir.
 
Se voltea y le da una orden a los soldados que acaben con nosotros.
 
Mi padre sale corriendo a defender a su familia y una espada es clavada en su estómago.
 
Los gritos se escuchan de mi familia, veo que traen a mi hermana mayor la que no vive con nosotros amarrada junto a su esposo.
 
Mi madre está llorando a mi padre herido en el suelo.
 
Todo el lugar empieza arder en llama por un mago.
 
Por instinto de modo natural trato de salvar mi vida y un agujero secreto que tengo en la casa me escapó por el.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo