Capítulo 75: La esclavitud de fantasma negro.

Black Ghost 2

visibility

185.0

favorite

0

mode_comment

0


 
Me lleno de lodo al atravesar el pequeño agujero, dónde puedo caber yo solamente.
 
Al salir sé ve el escudo mágico que aparentan que en mi casa no pasa nada, ni siquiera ruidos o el fuerte fuego que deje atrás.
 
Pero corro debo buscar ayuda, sin embargo esta muy oscuro y no puedo ver dónde voy, con lágrimas en los ojos me encuentro nervioso hasta caerme por un barranco rodando, luego no supe más de mí.
 
 
Alberto:
 
Alguien nos despierta y ese alguien es su esposa.
 
- No escuchan la campana del pueblo, los Kutus volvieron y la cena casi está lista.
 
Luego sale de la sala y se va, dejándonos nuevamente solos.
 
- Y quienes son los Kutus.
 
- Son criaturas devoradoras de todo esto que he creado, pero para suerte mía son muy débiles, tengo un grupo en el pueblo para eliminarlas ya que vienen cada cierto tiempo.
 
- Pero quién dirige esas criaturas llamadas Kutus o de dónde vienen.
 
- No lo sé, yo solo las elimino, en otras mentes que he vivido son más peligrosas pero aquí son fáciles de acabar, deberías venir para que las veas por ti mismo a esas cosas que viven en tu mente y participas en la batalla.
 
De nuevo todo se vuelve borroso, creo que me voy y despierto nuevamente junto al arquitecto supremo.
 
- Necesitas agua, ya tenías mucho tiempo dentro de tú interior.
 
Qué mala suerte, justo en el momento menos indicado, y lo peor es que no pude terminar de ver la historia de fantasma negro el cual perdió a su familia desde pequeño, eso debió crear mucha maldad dentro de él, porque conozco ese dolor de perder a un ser querido.
 
Me tomo toda el agua que me pasa Malboro, para luego levantarme.
 
- Debo volver dónde fantasma negro, aún no he terminado de conocerlo.
 
- Pero no debemos atrasarnos en nuestro entrenamiento, ya que solo hemos avanzado en tu físico pero en controlar tu magia aún estamos donde empezamos.
 
- Sin importar eso, también debo controlar mi habilidad legendaria, tú mismo lo dijiste que era importante eso también.
 
- Será mejor que esté muchacho, pueda hacer un vínculo directo con su habilidad legendaria cuanto antes será mejor, talvez eso nos ayude a facilitar que tenga más destreza en el uso de su magia elemental.
 
- Exacto, Malboro tiene razón.
 
- Si lo dicen que así es mejor, vamos a comunicarte de nuevo con tu habilidad legendaria entonces no hay más opción.
 
- No hay tiempo que perder envíame de nuevo a donde fantasma negro.
 
Con esas últimas palabras mías volvimos en posición de nuevo para enviarme dónde habita mi poder legendario que aún no sé cómo funciona.
 
Al despertar estoy en la misma habitación que la primera vez pero a diferencia de aquella vez, ahora estoy solo y me levanto rápido sin rodeos.
 
Abro la puerta y al salir corriendo veo a la familia de fantasma negro junto a él, cenando.
 
- Ya despertaste, Alberto.
 
- Y qué pasó con los Kutus.
 
- Llegaste un poco tarde ya lo eliminamos.
 
- Enserio.
 
- Ven hijo y come con nosotros, a mi esposo le hice prometerme, mañana temprano llevarte donde el doctor.
 
- Gracias, señora. 
 
Tomó asiento para comer junto a ellos, pero no tardó para darme cuenta que la comida sabe genial aquí.
 
- Sabes mi padre es el mejor, siempre salva a la ciudad de esos malvados, Kutus.
 
- Niño no hable con la boca llena, primero mastica y traga tu comida.
 
- Déjalo no sé cuándo tendré la oportunidad de nuevo, de ver a mi hijo alabándome como un héroe, aunque claro no salvó a todos yo solo sino un grupo de compañeros míos, pero no voy a negar que soy el mejor.
 
Y se ríe junto a su padre, sé siente tan bien aquí que todo parece real, después de fantasma negro perder así a su familia, cuando niño, esto debe llenarlo de alimento y alegría.
 
- Alberto porque no continuamos donde nos quedamos, aún te falta mucho por ver.
 
- Por mi está bien.
 
Nos levantamos de la mesa, mientras dejamos recogiendo los platos a su esposa y hija.
 
Al llegar a la sala los dos juntos toma la bola de cristal.
 
- Debemos darnos prisa mejor, no sabemos cuándo te puedes desmayar.
 
- Sí, es culpa del agua que le hace falta a mi cuerpo dónde está actualmente mi cuerpo real.
 
No me responde, sentándose y acercando la bola de cristal a mí y pongo mi mano sobre ella, para volver al pasado del fantasma negro.
 
 
Fantasma negro:
 
 
Me duele la cabeza y estoy mareado, apenas tengo fuerzas, mientras mis dos pies tienen cadenas, no solo yo también veo otros niños como de mí edad.
 
Tal parece estoy en un barco, pero donde me llevan y como llegue aquí, no solo eso mis padres, mis hermanas necesitan ayuda.
 
Grito de desesperación pero en este grupo de niño tal parece que eso no importa.
 
Entra un hombre con ropa vieja y un tabaco en la boca.
 
- Ya despertó el nuevo.
 
- Mi familia, unos soldados nos atacaron y............
 
- Tu familia ya no existe ni el mundo que conocías antes.
 
- Porque lo dices mi familia está muerta.
 
- No sé que pasó con tu familia ni me interesa conocerla, sólo te puedo decir que unos hombres te vendieron como un esclavo sin valor para ellos.
 
No lo puedo creer, todos estos niños encadenados somos esclavos.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo