Capítulo 77: Las reglas de la isla Tiss.

Black Ghost 2

visibility

143.0

favorite

0

mode_comment

0


 
En las mesas esos cocineros nos dejan, pollo frito, cerdo bien cocido, arroz, plátanos, uvas, eran tantas y tantas cosas que se me salieron lágrimas en los ojos.
 
Estamos todos muy felices y empezamos a devorar todo con las manos, ni en mi casa comía tanta comida, ni siquiera sabía que existía tanta variedad de platos pero como todo aunque no sé qué sea.
 
Tal parece que este lugar no es tan malo después de todo, tras del escudo se ven a los hambrientos mirándonos a nosotros mientras comemos, tal parece que este banquete solo era para los nuevos.
 
Al terminar, tras pasar varias horas estoy lleno ya no puedo comer ni un mordisco más, es una lastima que mi estómago sea tan limitado y en el no guarde más comida con lo buena que está.
 
Todo acaba y los cocineros recogiendo todo hasta marcharse del lugar, para terminar desapareciendo el escudo mágico.
 
De inmediato entra alguien para hablarnos.
 
- Disfruten esa comida no la verán muy a menudo, es solo un regalo de la gente de arriba.
 
- Pues esa gente de arriba se ve que son buenas personas.
 
- Créanme que con el tiempo se darán cuenta que no lo son, solo que aún son novatos.
 
- Porque lo dices.
 
- Ahora no vale la pena decirles nada más, ven esa piedra grande, cada semana se va llenando de un líquido rojo, también sí observan tiene ocho niveles, si la llenamos al nivel ocho que es el último, todos aquí veremos comida como está, en un solo día y para la semana completa, claro es algo muy difícil.
 
- Y cómo llenamos esa piedra de ese líquido rojo.
 
- Con sus cristales, cada vez que salen al bosque y matan criaturas de diferentes niveles, que está distribuida del uno al ocho, sus cristales que llevan absorben unos pequeñas bolitas rojas mágicas, las cuales sirven cuando regresen aquí a llenar esa piedra roja, contra más criaturas maten mucho mejor y lo será si su nivel es superior.
 
- Se ve fácil.
 
- No si ustedes no han visto a que se enfrentarán en el bosque donde pueden morir, pero la verdadera recompensa será cuándo maten las suficientes criaturas y su cristal tomé el color completamente rojo, miren el mío está un poco más rojo que el de ustedes, cuando es rojo totalmente puedo irme de este lugar y pasar a la etapa dos de la isla Tiss, que no sé de qué se trata pero muchos se han ido de aquí luego de alcanzar esa meta, solo le puedo decir que pueden estar tranquilos, llenar la piedra es independiente al color rojo de su piedra de cada uno de ustedes.
 
Siempre aparece alguien que no conozco haciendo alguna pregunta.
 
- Alguien ha muerto en el bosque.
 
- Si muchos para mala suerte de nosotros, con menos gente aquí, será más difícil llenar la piedra de niveles, así que lo necesitamos vivos.
 
Nos pide ahora que lo acompañemos, todos a él.
 
- Como pueden seguir viendo hay pocas casas aquí, y las pocas son muy deplorable, porque están hecho por nosotros de las piedras que vamos trayendo del bosque y otras cosas que allí encontramos, ustedes mientras tanto van a dormir al aire libre donde quieran como la gran mayoría.
 
- Y cuáles son las personas que consiguen techo en este lugar.
 
- Un grupo muy privilegiado, en su cristal se encuentra un código y este código aparece inscrito en la piedra de niveles, los diez mejores en la semana de acumular líquido rojo, matando criaturas, esos reciben un trato preferencial aquí porque son importante para mantenernos vivos, no quieran estar aquí si pasa una semana y no acumulamos el suficiente líquido rojo, porque el hambre podría matarnos a todos.
 
- Eso se escuchó muy malo.
 
- Bastante malo chico es, por cierto hablando de matar, si asesinan unos de sus compañeros, se le reiniciará su cristal perdiendo el color rojo que ya tenían acumulado por años, sin contar los problemas que le puede traer eso con los jefes.
 
- Jefes, dices, cuáles son los jefes.
 
- Lo que tienen el cristal con un color más rojo son jefes aquí, pertenecen a una clase social diferentes a la de ustedes, ya lo verán con el tiempo.
 
Mientras hablaba lo estábamos siguiendo hasta él, llevarnos a los límites de este lugar donde una pared muy alta divide el gran bosque, pero en esta están dibujadas ochos puertas con sus respectivos números.
 
- Cada una de esas puertas los llevará a diferentes lugares del bosque, donde encontraran criaturas más fuertes y que dejan mayor beneficio al matarlas, pero por ahora su cristal solo lo dejaría pasar por la puerta uno ya que según el color que va tomando, lo deja entrar a otras puertas de diferentes niveles.
 
- Se ve difícil.
 
- Bastante lo es niño, tengo años aquí y solo he alcanzado el nivel seis, pero en cambio ustedes no se preocupen por nada, no van a morir, las criaturas del nivel uno, no son mortales, solo hacen daño y con daño me refiero a mucho dolor.
 
- Por lo menos ningunos de nosotros vamos a morir en el primer nivel.
 
- Esperábamos cien de ustedes pero solo nos enviaron setenta y cinco, eso significa que en esta ocasión encontraron menos personas ya que cada cierto tiempo envían más, puede creer que son muchos lo que no regresan vivos de algunos de esos niveles.
 
Con eso terminó el discurso de bienvenida y sé hizo tarde así que nos vamos a dormir, en un pasto al aire libre.
 
Por lo menos hay muchos baños construidos, nos contó que es lo único dejado por la personas de arriba, ya que da para todos, mientras también sé mantiene la limpieza dentro de los baños. 
 
Luego de dormir tranquilamente todos cerca uno del otro, llega el amanecer y veo que al único que conozco aquí sé acerca a mí.
 
Es Braulio con tres chico más como de mí edad, ya que actualmente tengo catorce años.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo