Capítulo 80: La chica más hermosa del mundo.

Black Ghost 2

visibility

231.0

favorite

0

mode_comment

0


 
De una manera menos elegante llegó al otro lado, cayéndome al piso, arrastrado.
 
Luego la chica corre donde mí, y me da su mano ayudándome a levantarme.
 
- Te encuentras bien.
 
- Creo que sí, solo un poco sucio.
 
- Si no fuera por esa espada legendaria que llevas puesta diría que eres una basura más por esa forma tan imprecisa de saltar.
 
- Tú lo hiciste mejor que yo, y cuál es tu nombre.
 
Al siguiente instante alguien cae arriba de mí, aplastándome, luego se levanta y me deja como una basura lleno de dolor en el piso.
 
- Que haces hablando con mis subordinados.
 
- No pareces muy buen líder, tu amigo está sangrando por la nariz sino te fijas.
 
- Ya estará bien, es resistente.
 
- Si es sólo uno o dos huesos rotos imbécil.
 
- Un soporte que salte a curarlo y tú mantente alejada de mis asuntos, yo sé como trato a los míos.
 
Veo a los demás saltando también.
 
- Eres increíble, saltar de esa manera.
 
- Su líder no lo hizo nada mal, amortiguando la caída con unos de sus miembros.
 
- Deberías unirte al grupo.
 
- No, JAMAS UNA CHICA NUNCA ENTRARÁ A MI GRUPO.
 
- No grites, porque no dejas que ellos voten levantando la mano, chicos quién de ustedes quiere que me una a su grupo.
 
Todos la levantan.
 
- Calixto y yo no te queremos en el grupo, con eso es suficiente.
 
- La verdad tengo el hueso roto de la mano, cuando me terminen de curar voto.
 
Braulio está súper enojado.
 
- Perfecto aceptaré estar en el grupo, solo sí soy la líder.
 
- Primero muerto maldita perra.
 
- Pues hagamos un combate, si lo derrotó a todos, seré la líder porque soy la más fuerte.
 
- Una chica derrotarme a mí, ni en mis peores sueños.
 
- Entonces serás el primero en enfrentarte a mí.
 
- Muy bien así acabaré contigo de una buena vez por todas.
 
Joel termina de curar mi brazo no del todo pero me encuentro mucho mejor.
 
- Deténganse es una chica, Braulio enserio piensas lastimarla.
 
- No te preocupes, pienso por lo menos romperle algo de ropa para verla en ropa interior a esta dulzura no seré tan violento con ella.
 
En ropa interior no estaría mal.
 
- Está bien pero no la lastimes solo la ropa.
 
- Me gusta golpear a los pervertidos esto será fabuloso para mí.
 
- Mírenla pobre inocente, cree que puede derrotarme a mí y peor aún a todos nosotros, solo me causa risa tu ingenuidad.
 
- Acaso tienes miedo, porque no empiezas atacar a esta Manejadora de arma y ni siquiera usaré mi arma en ti, te acabaré a la antigua a golpes.
 
- Te dejare que me des el primer golpe en la cara, después de todo soy un caballero.
 
- Muchas gracias.
 
Esta chica en verdad cree que puede con Braulio.
 
Todo confiado coloca la cara en frente a la chica, veo que ella abre su mano para darle con la palma abierta.
 
Le da tan fuerte que gira en el aire como un tornillo, demonios quedó inconsciente, esta chica si que es fuerte, le dejó su mano marcada en la cara y todos vamos a socorrerlo pero Braulio no responde, mientras ella sé está riendo.
 
- Vamos ver quién es el siguiente ahora, prometo no usar magia contra ustedes.
 
- La verdad me duele el estómago, porque no vas tu Carlos.
 
- Mejor que vaya Calixto mi familia no le gusta que pelee con mujeres.
 
- A mí me duele mucho el brazo.
 
- No me miren a mí estoy ayudando a revivir a Braulio.
 
- Si porque parece medio muerto.
 
- Entonces soy la líder.
 
- Por mi no hay problema.
 
- Ni por mí tampoco.
 
- Digo lo mismo.
 
- No estarán asustado de mí.
 
- Como puedes creer eso.
 
- Claro que no, que cosa dices.
 
Se despierta Braulio.
 
- Que pasó.
 
- Me derrotaste increíblemente, luego te desmayaste de la emoción, felicidades impresionaste a tus camaradas.
 
- MALDITA MANEJADORA DE ARMA.
 
Se levanta furioso y arremete encima de ella, pero se agacha y falla el golpe, luego Braulio saca su daga de madera, intentando darle, pero esa chica da un salto por encima de él hasta caer al suelo, para conectarle una patada.
 
Braulio cae al suelo escupiendo sangre pero se levanta con el poco orgullo que le queda y acercándose a ella intenta clavarle la daga de madera en el pecho y ella se agacha nuevamente con un golpe en el estómago.
 
Ahora tiene su rodilla en su cara para terminar de darle con su puño, Braulio cae por tercera vez seguida, intenta levantarse pero se vuelve a caer, está vez el mismo solo.
 
No lo puedo creer nunca en mi vida había visto a un hombre pasar tanta vergüenza por una mujer.
 
- Creo que ha sido suficiente ya Braulio aprendió la lección.
 
- Como su nueva líder quiero que.....
 
- No he terminad........
 
Todos le tapamos la boca, se nota que aún quiere seguir pasando vergüenza.
 
- Pues déjenlo hablar que quería decirme.
 
- Nada nueva líder, solo está feliz por usted.
 
- Muy bien.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo