Cap 33. Especulaciones.

Hero's Destiny: Hope of Darkness.

visibility

328.0

favorite

0

mode_comment

0


Ahora mismo no sabía cómo actuar, Dark Mask sabe mi verdadero nombre además de que estudio con su hija, mierda, ¿cómo me libraré ahora?
 
- Así que, Ker, Elton, ¿qué tenéis con mi hija? ¿Solo sois amigos verdad? -nos preguntó el villano algo molesto sin apartar la mirada de nosotros 2. Volcanux miró a otra dirección algo nervioso, no quería contestar para morir, a pesar de que el brazo que le partí estaba escayolado aún con su aspecto físico se veía imponente.
 
- ¡Papá! Solo... Son mis compañeros de clase, nada más -respondió firme pero con miedo Ruth. Su padre la miró furioso, con su brazo bueno le señaló la entrada del edificio, ella cabizbaja le obedeció y se fue dentro, dejando las bolsas de basura en el suelo. Elton había conseguido escabullirse dejándome a mí solo con este psicópata. Dark Mask me miró detenidamente.
 
- ¿Nos hemos visto en alguna otra parte? Tu cara me suena demasiado -me comentó algo enojado al no acordarse de dónde vio mi rostro con anterioridad. ¡¿No me reconoce?! DIOS, qué suerte. Sentí cómo todo el temor y pavor se fueron al instante, ahora solo estaba algo nervioso, quería irme a casa cuanto antes.
 
- Lo siento señor, pero nunca nos hemos visto en la vida -le contesté serio.
 
- Bueno, da igual, solo no quiero volveros a ver cerca de mi hija, este será mi último aviso -me amenazó. Yo solo afirmé con la cabeza y comencé a caminar con rapidez, tras sentirme seguro me senté en un banco para descansar. ¿Cómo era posible que no me reconociese? Si me vio perfectamente además de que conoce mi voz, esto era demasiado raro. Me acordé de que el lugar del incidente de ayer habían cámaras, mierda, espera, no he salido en las noticias, alguien me cubre las espa... Doris. Saqué mi nuevo móvil y la llamé con urgencia, tras esperar unos cuantos pitidos mi novia aceptó la llamada.
 
- Hola, Bluecurious, ¿cómo llevas eso de saciar tu curiosidad de gato callejero? -me preguntó poniendo una voz más grave y seria, después se empezó a reír de mí. No quería discutir con ella ahora mismo, por lo que cuando se tranquilizó le hice la pregunta del día.
 
- ¿Por qué Dark Mask no me ha reconocido? ¿Y cómo has hecho para que no saliese en las noticias de hoy? -la interrogué serio.
 
- ¡Ah! Eso es gracias a Red Spectre, ella se encargó de borrarte de todas las cámaras de seguridad de la zona, además, ya que ella también me debe varios favores le hice que fuera al hogar de los Gates y se cruzase con el padre y madre de tu compañera, haciendo que "accidentalmente" chocasen, provocando que todos los recuerdos relacionados contigo desapareciesen -me explicó tranquilamente. Yo suspiré del alivio, así ya no me tengo que preocupar por la familia de Ruth, sin embargo aún quedan otros enmascarados que conocen mi cara, ¿qué podría hacer contra ellos? No sabía la respuesta, lo único que debía hacer ahora es rezar a que no me cruzase con ellos- No quiero interrumpir tu charla contigo mismo y tal pero llevamos ya 5 minutos en llamada en silencio, Bluedy -me comentó entre risas, yo me ruboricé, me encanta perderme entre mis pensamientos.
 
- Perdona Doris, gracias por lo que hiciste, por salvarme -le agradecí con sinceridad. No puedo perderla, eso es lo único que ahora mismo tenía en la cabeza, sí que me gusta mucho.
 
- ¿Gracias? ¡Me debes un favor! -exclamó ilusionada. Maldita gata.
 
- ¿Y qué quieres esta vez? -le pregunté desesperado asumiendo mi próximo destino.
 
- Gatitos -contestó con un tono burlón. Colgué la llamada. Bueno, me tenía que ir a casa. Al estar frente mi portal tuve dudas de subir y regresar con mi familia. La discusión que tuvimos ayer mi madre y yo fue... Bastante dura, ayer no actuaba como yo mismo, creía que Light Layer estaba en ese almacén, me desplomé llorando como un niño pequeño delante de mi gata, y me enojé demasiado con Marissa haciendo que confesara todos mis crímenes, menos mal que no me creyó. Sabía que ese comportamiento se debía a la habilidad de Crisis Mask, qué bueno que lo haya asesinado en mi arrebato de furia, parecía que estaba en mi modo "berserker". No obstante, debía pedir perdón por mi mala conducta además de solucionar las cosas con mi madre, lo último que quiero son malos rollos en mi propia casa, ya me es duro aguantar a Mybe. Nada más abrir la puerta Ethan me abrazó corriendo.
 
- ¡HERMANO! -gritó emocionado al verme-. ¿Hoy íbamos a visitar a un amigo tuyo no? ¡DIME QUÉ SÍ!
 
- Claro hermanito, y no es un amigo, es una amiga -le expliqué acariciando su cabello e intentando caminar hacia mi habitación moviéndome con su peso. Observé a Mybe con un pijama de corazones viendo la televisión. Se estaba tomando una taza que ponía: "Amor de madre". Nada más verme, me saludó alzando su taza.
 
- Vivan las madres -se burló de mí. Yo pasé de él, tras cambiarme y recorrer la casa me extrañó no ver a Marissa. Mybe al verme desconcertado me aclaró lo que pasaba.
 
- Tu madre está de guardia, no regresará hasta mañana -me explicó sin apartar su mirada de la televisión.
 
- ¿Otra vez? -le pregunté confuso.
 
- Bueno, parece que quiere despejarse en el trabajo por una cosa que pasó ayer, no sabrás algo acerca de ello ¿verdad? -me preguntó serio sin apartar la mirada sobre mí. Mierda, ¿tanto la lie ayer como para no querer estar en casa para verme? Bueno, yo haría lo mismo.
 
- No tengo ni idea -le respondí sentándome en el sofá lejos de Craig.
 
- Por lo que veo también eres un mentirosín -se burló sorbiendo con fuerza su taza. Antes de que pudiera recriminarle me señaló la televisión-. Mira, están echando tu programa favorito.
 
Observé que en pantalla estaba le dichoso programa de "Tiempo de Especulaciones". Odiaba ese programa por lo que me hicieron las presentadoras la última vez. Mi hermanito se recostó entre mis piernas para poder ver ese programa conmigo.
 
- ¿Hoy también hablarán de Doris? -nos preguntó. Espero que no.
 
- Espero que sí -contestó Mybe entre risas.
 
- ¡Buenas! Soy Victoria y hoy es "TIEMPO DE ESPECULACIONES" -se presentó gritando y alzando las manos de una forma energética, ¿de verdad que no se drogan para hacer el programa?- ¡Hoy os traemos algo distinto! Nieves, ¿quieres hacer los honores? -le preguntó a su compañera.
 
- ¡Claro! -respondió bastante animada. Miedo me da- ¿Os acordáis de hace unos días de la obsesión de Bluedice con las madres? -preguntó mirando a la cámara.
 
- ¡POR SUPUESTO! ¡Bluedice ve nuestro programa! ¡AY! ¡QUE ME MUERO! -gritaba Tori de la emoción.
 
- Pues hoy os traemos más información acerca de ello, esta vez, un superhéroe bastante importante nos envió hoy por la mañana un audio con información... ¡JUGOSA! -explicó Nieves empezando a gritar acompañada de su amiga. Espera... ¿Qué mierda? ¿Más información? ¿Qué héroe?
 
- ¡Os ponemos el audio! -exclamó Victoria enseñando una pantalla con la foto de Mybe. Yo le miré enojado, él empezó a sorber con fuerza su taza.
 
- Soy Mybe, gran héroe, mejor persona, siempre sexy y con una sonrisa caliente, bueno, quiero traer una gran primicia a este programa. Yo soy familia de Bluedice, salgo con su madre, mi patosín no le gusta la idea pero bueno, que se joda -explicó el audio que mi tutor había mandado al programa. Las presentadoras y el público se empezaron a reír además de gritar.
 
- ¡ESPERA! ¡¿Le ha llamado "patosín"?! -preguntó entre risas Nieves.
 
- Ya tenemos nuevo mote para Bluedice, POR FAVOR, todos en Ultrastorie como en Twytgram poner un hashtag de "patosín", tenemos que hacer que sea "trendding topic" -explicaba su compañera impaciente y nerviosa mirando a la cámara. Yo me levanté enojado mirando con odio a mi profesor.
 
- ¡¿Por qué lo has hecho?! -le pregunté enojado. Me potencié los brazos, iba a pegarle pero él me detuvo con su poder.
 
- No me gusta que alguien haga daño a Marissa, ni siquiera su hijo -me explicó burlón. ¿En serio? ¿Lo has hecho por venganza?
 
- Vámonos, Ethan. Vamos a visitar a mi amiga -ordené serio agarrando a mi hermanito de la mano.
 
- Hermano... Voy en pijama -me explicó confuso tras abrir la puerta, mierda. Una vez que nos cambiamos nos fuimos de aquel asqueroso lugar, mientras caminábamos rumbo al orfanato Slyther cogí mi teléfono y me puse en Twytgram, esas bastardas habían logrado su objetivo, "patosín" estaba en el top uno con más de un millón de "Grams". Leí algunos comentarios, todos se burlaban de mi nuevo mote, incluso observé un "Twyt" de Gryn Syld que puso: "Ahora entiendo por qué a mi compañero le gusta las madres, es debido a que es un verdadero patosín". Habían páginas de memes que usaban mi cara recortada en un señor que se caía al pisar un plátano el cual tenía un texto que ponía: "¡Ay! Pero qué PATOSÍN..." Así durante más de miles y miles de twyts. Luego me puse en Ultrastorie, la gente había subido fotos descargadas de internet que básicamente eran corazones que ponían: "Hay algo que supera el amor de una madre... Nuestro patosín". Apagué el móvil del enojo que me provocó que todo el mundo se cachondease de mí, hijos de puta, ya veréis cuando haya un villano y pidáis ayuda, no os voy a salvar a ninguno, ni a héroes ni a ciudadanos.
 
Llegamos a nuestro objetivo, pasamos dentro, una vez que entregué mi tarjeta al recepcionista para conseguir puntos, fuimos al patio, al parecer los niños estaban en ese lugar jugando. Me alegró ver más seguridad, ahora habían cámaras en los pasillos, afuera se encontraba un coche patrulla con 2 agentes vigilando este lugar, las reformas que hicieron fueron a mejor, los muebles, la cerámica y los nuevos vidrios eran modernos, incluso diría que futuristas. Una vez en el patio, el resto de los niños pasaron de nosotros, vi a otros adolescentes jugar con ellos, supongo que serán de otras academias.
 
- ¿Dónde está tu amiga? -me preguntó ilusionado Ethan mientras que miraba a todas las direcciones.
 
- Cerca -le respondí algo más calmado al ver cómo esos críos tras haber pasado ese infierno podían seguir sonriendo. No veía a Anna en ningún sitio, si no estaba por aquí estaría en aquel lugar que me llevó por primera vez para hablarme de su gerente. Una vez allí, vimos a Anna sentada apoyada sobre la pared, estaba durmiendo.
 
- ¿La que está durmiendo es tu amiga? -me preguntó emocionado.
 
- Así es -respondí con una sonrisa, era la primera vez que la veía tan calmada, si nada hubiese cambiado, sería incapaz de dormir en aquel lugar, sin ningún tipo de miedo. Me agaché delante de ella y con mi dedo índice toqué sus mofletes, provocando que se despertara. Al abrir los ojos y tras bostezar me miró confusa.
 
- ¿Quién eres? -me preguntó. Tras darme un nuevo vistazo y mirarme de arriba para abajo, se abalanzó sobre mí para abrazarme- ¡KER! ¡HAS VUELTO! -exclamaba emocionada apretándome con todas sus fuerzas. Se detuvo al ver que iba acompañado-. ¡Hola! ¿Quién eres tú?
 
- ¡Yo soy Ethan! ¡Soy su hermano! -se presentó animadamente poniéndose a centímetros de mi amiga-. ¡ALA! ¡QUÉ BONITOS OJOS GRISES!
 
- ¿Te gustan? ¡Me alegro! Yo no puedo verme así que no sé si eso me hace más linda o no -explicó halagada y con una sonrisa.
 
- ¡¿Qué?! ¡¿Por qué no puedes verte?! -le preguntó preocupado mi hermano.
 
- Podría decirse que soy... Ciega, debido a mis poderes -le explicó algo más seria.
 
- ¡¿TIENES PODERES?! ¡Cómo mola! ¿Cómo funcionan? -le interrogó ilusionado Ethan. Ella le respondía también emocionada al ver ese comportamiento tan vivo y diferente de mi hermano, se quedaron sentados hablando de sus cosas, parecía que no existiera. Sabía que se llevarían bien, para no molestarles me iba a poner a varios metros de ellos, antes de sentarme miré fijamente a Anna, puse mi dedo índice sobre mis labios, indicando que no dijera nada indebido, ella repitió mi gesto, Ethan extrañado me miró e imitó a su nueva amiga. Al sentarme encendí de nuevo mi teléfono, le mandé un mensaje a Danny que ponía: "Entonces, ¿a las 6 me recoges en la academia?" Él no tardó en responder: "Sí, no llegues tarde, patosín". Sé que no iba a malas pero me molestó mucho tu comentario, por lo que le contesté: "¿En serio Danny? ¿Tú también?" A lo que él me respondió: "Perdona Ker, ¡pero es que es muy divertido tu mote!" Iba a responderle y decirle mil cosas del motivo por el que no era divertido hasta que recibí un mensaje de mi novia que ponía: "¿Qué haces ahora, patosín?" Casi me daba un ataque al corazón por tanto "bullying" hacia mi ser, recibí otro mensaje pero esta vez en el grupo de clase, era Tobías, puso: "Chicos, voy a cambiar el nombre al grupo". El cabrón renombró al grupo de clase como "Patosín 1ºC". Todos se fueron del grupo menos yo, ¿qué mierda? Le mandé un mensaje a Danny preguntando el motivo del que hicieron eso, él me pasó una captura de pantalla en el cual Doris les propuso hacer aquello, todos aceptaron, el único que se negó fue Green Twister pero éste por la presión social accedió a hacerlo. Nunca me había sentido tan traicionado hasta en este momento, me voy a vengar de todos vosotros, incluso de Doris, ya veréis.
 
Lo peor de todo fue recibir una notificación directa de mi teléfono de una noticia que ponía: "Nuevas declaraciones del telequinético carmesí sobre ser el padrastro de Bluedice". Yo extrañado clickeé en el mensaje, me llevó a una página bastante famosa del mundo llamada "Quickly Day", donde básicamente informan de las noticias más importantes que pasan en la tierra. Hicieron toda una puta página dedicada a mi relación con Mybe, leí el resto de declaraciones que hizo Craig, lo que más me molestó fuera que dijese: "Hay gente que prefiere madres... Otras a veces prefieren gatas". Estuve bastante concentrado a esa entrevista que hizo mi profesor que las horas se me pasaron por alto, ya eran las 5 y media. Mierda, tenía que llevar de vuelta a Ethan e ir a la academia. Me levanté y me dirigí hacia los dos.
 
- ¿Te he contado de que tengo un amigo que tiene poderes los cuales los utiliza para ir entre los sueños de los demás? -le preguntó ilusionado mi hermano.
 
- ¿En serio? ¡Qué pasad! Ojalá tener un poder así -explicó fascinada al saber de esa noticia.
 
- ¡Pero si tu poder es bastante increíble! ¡Espera! -exclamó mientras se puso de pie en frente de ella haciendo pose de superhéroe-. ¿En qué estoy pensando?
 
- En tacos -respondió Anna entre risas- Sí que te gusta esa comida.
 
- ¡Es que están muy buenos! -respondió ilusionado-. ¿Los has probado?
 
- Para nada, si no puedo salir de aquí -contestó algo apenada.
 
- ¡¿Qué?! ¡Pues te tenemos que llevar para que los pruebes! ¡Hermano! ¿podemos hacer eso? -me preguntó serio y decidido.
 
- Creo que no, Ethan -respondí. Mi hermanito se puso triste, Anna se levantó y se puso a su izquierda.
 
- No te preocupes Ethan, algún día saldré de este sitio y los probaré -le explicó para que se calmara- Además, creo que os tenéis que marchar -agregó mientras que me miraba.
 
- ¡Pues te prometo de que iremos juntos cuando salgas de este lugar! -le exclamó serio y decidido. Su amiga se empezó a reír con dulzura ante las palabras tan sinceras de mi hermano, ella como recompensa le besó en la mejilla.
 
- Es una promesa -le comentó con una sonrisa. Observé cómo mi hermanito se puso rojo ante tal respuesta de mi amiga, él se dirigió hacia mí algo confundido, le agarré de la mano, estaba todo el rato cabizbajo ruborizado.
 
- Bueno Anna, ya nos veremos otro día -me despedí. Ella me abrazó antes de irme, luego se dirigió a mi hermano y le tocó su nariz con cuidado. Ethan movió su cabeza a otra dirección nervioso, eso hizo que Anna y yo nos riéramos. Nada más salir del orfanato y dirigirnos rápidamente a mi casa, Ethan me comenzó a hablar.
 
- Hermano creo que... Me gusta Anna -me comentó aún rojo por el beso que le dio. Su comentario no me sorprendió, era la primera vez que le vi tener una reacción como esa.
 
- Bueno, si quieres la semana que viene podemos ir a visitarla -le dije animándolo. Ethan me sonrió.
 
Llegué justo a la hora acordada gracias a mi super velocidad. Aún no vi la limusina lujosa de mi amigo rico, tenía tiempo para pensar en cómo decirle sobre mis sospechas acerca de la empresa de sus padres. No puedo sentarme en el asiento y decirle "Bueno Danny, tus padres son de todo menos de fiar". Tengo que ser más suave, tener tacto. Estuve vagando por mis pensamientos hasta que el pitido de un coche hizo que volviera a la realidad, era Green Twister esperándome con la puerta de la limusina abierta.
 
- ¡Vamos Ker! -me animaba Danny desde lo lejos. Suspiré, vaya con el niño rico. Tras acomodarme en los asientos y coger algunas bolsas de patatas empezamos a hablar.
 
- Entonces... ¿Qué vas a hacer con lo del mote? -me preguntó intrigado.
 
- Contraatacar, si él ha dicho ese mote para que mi imagen pública sea ridícula, haré lo mismo con él -le expliqué mi plan.
 
- ¿Y cómo lo vas a lograr? -me volvió a preguntar.
 
- Con tu ayuda, tú contactarás con las presentadoras y yo iré al programa a decir "mi versión" -le comenté serio.
 
- Espera, ¡¿qué?! Creía que habíamos quedado para estudiar juntos -me respondió algo alterado.
 
- Y lo hemos hecho, no tiene que ser hoy, con que puedas conseguir algo para mañana estará bien -le expliqué calmándolo. A pesar de la putada en la que me había metido Mybe, no podía perder mi oportunidad de investigar y descubrir las intenciones ocultas de los Darke. Nada más llegar a la mansión me fijé en los mayordomos de Danny, sobre todo en la chica que tiene nuestra edad, no apartaba su mirada sobre la mía, no se fiaba aún de mí. Una vez en la habitación de mi amigo, nos pusimos a hacer los deberes de Historia, Lengua y Matemáticas.
 
- Qué asco las mates -comenté enojado tras acabar con toda la tarea.
 
- Ahora que hemos acabado, ¿quieres que veamos alguna película? -me preguntó.
 
- No me apetecen pe...-no pude acabar ya que mi compañero activó las paredes, ahora tenía esa gran pantalla de plasma ondular de su habitación-. Oye, ¿tus padres cómo te consienten todo esto?
 
- Bueno, son ricos y querían que tuviese lo mejor ya que siempre están ausentes en casa, por eso contrataron criados y mayordomos de edad avanzada como de mi edad -me explicó abriendo un cajón que estaba llena de películas. Es verdad, de todas las veces que he estado en su casa nunca he visto a sus padres, tampoco hay cuadros de ellos y eso es muy raro.
 
- Siento que no puedas ver con frecuencia a tu familia -dije con sinceridad.
 
- No te preocupes, ya estoy acostumbrado desde pequeño, para mí, mi familia son las personas que me han estado acompañando en todos estos años, incluso te considero a ti como parte de ella -me explicó tras decidir qué película ver. No tengas tanta confianza puesta en mí, no me la merezco. Antes de pudiera poner el DVD se quedó de pie algo entristecido- incluso consideraba a Petra como parte de ella -se sinceró conmigo. Mierda, con todas las cosas que habían pasado en estas semanas se me olvidó que él y la novia de John eran amigos de la infancia y... Su primer amor.
 
- Al menos tienes a tu sirvienta personal -le comenté de forma pícara. Él se dio la vuelta algo nervioso para contrastarme.
 
- ¡No! Ella es parte de mi familia además, tiene novio -me explicó serio.
 
- Bueno, al menos tendrás a Jia -le dije esta vez para provocarle.
 
- ¡Cállate! No quiero ilusionarme -se sinceró algo sonrojado.
 
- Tienes posibilidades, creo que Wolfan no está interesado en ella -le expliqué de forma burlona. Él enojado me lanzó un mini tornado el cual esquivé tirándome en la cama de agua, qué gozada era eso, rebotaba como si fuera otro pez más-. En mi cumpleaños quiero una cama de estas.
 
- ¿Cuándo es tu cumpleaños? -me preguntó tras calmarse y poner ya la película.
 
- El 20 de este mes -le respondí algo alegre.
 
- ¿En 3 semanas? ¿Y lo vas a celebrar? -me empezó a interrogar interesado dando al "pause" para parar la peli.
 
- No lo sé, ¿debería? -le contesté algo indeciso.
 
- ¡Sí! -exclamó alegre saltando hacia la cama de agua provocando que me cayese al suelo, nos empezamos a reír.
 
- Si lo hago no quiero que sea en mi casa y... Espera, Marissa, no me va a dejar salir -le expliqué algo decepcionado.
 
- ¿Por qué estás castigado hasta fin de año? -me preguntó.
 
- ¿Cómo lo sabes? -le respondí desconcertado.
 
- Tu novia me lo dijo -me contestó tranquilamente. Maldita gata-. Oye, si quieres te puedo organizar una fiesta sorpresa.
 
- ¿Entonces que tendría de sorpresa? -le pregunté burlón lanzándole una almohada de plumas que estaba en el suelo. Danny se puso de pie y me empezó a lanzar más almohadas, yo los esquivaba con mi super velocidad, sus lanzamientos se los regresaba. Finalmente, mi compañero tenía muchas plumas alrededor de su cuerpo.
 
- Es muy injusto de que tengas super velocidad -me comentó algo cansado tras el ejercicio que hizo-. Por cierto, ¿tú has conseguido evolucionar los poderes?
 
- Bueno, creo que sí, no estoy muy seguro del todo, ¿y tú? -le respondí.
 
- Para nada, además, ¿cómo podría evolucionar mi habilidad? -se preguntó en voz alta.
 
- A lo mejor creando huracanes en vez de tornados, quién sabe -le contesté intrigado. Nos quedamos en silencio, nos miramos, me lanzó un tornado el desgraciado, una vez en el suelo le agarré del pecho y lo lancé hacia el suelo hecho de seda.
 
- Ni con tus poderes me podrás superar -le comenté algo egocéntrico.
 
- Ker, diciendo esas cosas sí que te pareces a tu padrastro -me explicó entre risas. Muy buena esa, muy buena. Le levanté del suelo, vimos el desastre que hicimos en su habitación, menos mal que sus padres no estaban.
 
- Oye, nunca me has enseñado la mansión a fondo -le comenté intentado ser casual.
 
- ¡Pues te la enseño ahora mismo! -exclamó ilusionado.
 
Estuvimos paseando por las plantas de la mansión, era increíble las distintas y lujosas habitaciones que tenía, algunas ya eran para pasarse, lugares hechos de oro, un pasillo hecho de cristal y vidrios que se iluminan en la oscuridad, habían varios cuadros importantes de grandes ilustradores colgados por las paredes. No sé cómo pero llegamos al salón principal, era una especie de librería, estantería apoyadas en las paredes que contenían cientos de libros. En medio, había un cuadro con los bordes dorados, era una foto familiar, me fijé en Danny que tendría unos 6 o 8 años en esa foto, el padre de mi amigo era bastante grande, trajeado, con gafas de metal, con una piel lisa y pelo rubio corto recogido. Su madre era igual de atractiva, lucía con un vestido blanco y collares y accesorios dorados, pelo negro rizado y con una piel bastante cuidada.
 
- Sí, esta es la única foto familiar que tengo de ellos -me comentó algo apenado. Ignorando su comentario di vueltas por los alrededores de ese salón, habían muchos libros de literatura e incluso libros bastantes modernos, los que sobresalían eran "El Teléfono de la Esperanza", "Canciones Mudas" y "Black Ghost", debido a que sus contornos eran dorados y bien cuidados, era muy curioso de ver. Dejé de fijarme en los libros para ver que Danny miraba entristecido el cuadro de sus padres.
 
- ¿Todo bien? -le pregunté algo preocupado.
 
- Sí, es que se me hace tan raro el ver que ellos son mis padres -me respondió. Ahora era el momento perfecto para conseguir información.
 
- ¿De verdad que no los ves muy a menudo? ¿Pero a dónde suelen viajar? Digo, tendrán que tener un trabajo muy importante para que no estén en este país -empecé con el interrogatorio.
 
- No, desde hace ya 2 años que no los veo, suelen viajar por Roma, Londres, París, Ámsterdam... Básicamente están intentando expandir su empresa por todos los continentes -me explicó con sinceridad sin apartar la mirada de su cuadro.
 
- Y mientras que ellos no están... ¿Quién la controla? -le volví a preguntar.
 
- Bueno, debería ser yo pero no soy legal aún, me dicen que cuando cumple la mayoría de edad tendré que tomar el control o parte de la empresa. Mientras tanto, se quedan dirigiéndolo algunos directivos e influyentes del país, incluso creo que hay una persona con un cargo importante dentro del gobierno -me volvió a explicar.
 
- ¿Y no sabes nada acerca de la empresa? Es decir, que no te avisan de nada y tal -le insistí de nuevo.
 
- No, la verdad, no quiero saberlo, yo quiero ser un superhéroe desde que vi por primera vez en las noticias cómo un héroe salvó la vida de una persona quise convertirme en alguien como él, en alguien capaz de salvar vidas, eso fue lo que hizo que me enganchara a los héroes, comprando revistas, álbumes, documentales, yendo a distintos eventos de todo el mundo para visitarlos. Siempre sentí que necesitaba una salvación, no me gusta estar solo, sin nada, sin nadie, la única forma para salvarme es... Salvando a los demás, compartiendo algo de mi ser con el resto diciendo que estoy ahí -me explicó tocando con cuidado el cuadro de su familia. No sabía lo importante que eran sus padres para él, quiere demostrar que él siempre seguirá allí, deseando que su familia se fije en él y le dé más atención y si no puede, tendrá al resto, que le apoyará siempre. Esto hacía que no quisiese seguir con el interrogatorio pero necesito descubrir la verdad.
 
- Danny... ¿Qué pasaría si la empresa de tus padres o que ellos mismo hacen cosas que no son muy legales? -le pregunté serio. Él me miró extrañado.
 
- ¿Qué estás diciendo? Industrias Darke está haciendo muchas cosas buenas para la sociedad, como la Academia Hope y mis padres son buenas personas -me respondió algo enojado por la supuesta acusación. Todas las respuestas que quería no las iba a encontrar aquí al darme cuenta de la inocencia de mi amigo, podría decir que quiero ir al baño pero en los pasillos hay hasta cámaras, no me la quiero jugar. ¿Cómo podré conseguir información?
 
- Perdón, no quería insinuar nada pero es que han habido muchos rumores últimamente, solo quería comprobar que eran mentira -le expliqué calmado. Danny suspiró.
 
- No, perdóname a mí, no me gusta que hablen mal de mis padres, sé que no son así aunque siempre están ausentes -me explicó cabizbajo.
 
- Oye, ¿en esta mansión también hay máquinas expendedoras? Para comprar un jugo -le pregunté.
 
- Sí, las hay -me respondió con una sonrisa. Pasamos el resto de la tarde siendo perseguidos por la sirvienta de mi amigo al ver que habíamos manchado el suelo con nuestros snacks, también, llamó a las oficinas de "Tiempo de Especulaciones" para que yo pudiera ir al programa de mañana, a pesar de que no estaba en manos libres pude oír varios gritos tras que escucharan la noticia. Mybe, prepárate, ahora me vengaré de ti.
 
A la mañana siguiente, cuando me vestía para irme con 30 minutos de antelación al programa, ya que esa era una de las reglas que ponían, vi a mi madre en la cocina. Nos miramos en silencio.
 
- ¿Vas a salir? -me preguntó seria.
 
- Sí, ahora Danny vendrá a recogerme -le respondí con sinceridad.
 
- Vale, ¿volverás para la hora de comer? -me volvió a preguntar.
 
- No lo creo ya lo hablaré después con él -le contesté. Nos volvimos a quedar en silencio. Mierda, esto sí que era incómodo, con lo de Danny y con la entrevista de hoy se me había olvidado mi pelea con mi madre. Mybe e Ethan estaban en el sofá viendo dibujos animados, noté cómo Craig a veces miraba a nuestra dirección pero no se atrevía a decir nada. Mi salvación fue el ruido que sonaba cuando llamaban desde el portal.
 
- Seguramente que sea Danny voy a bajar -le comenté rápidamente.
 
- No, quiero que suba hasta aquí, quiero saber que es él de verdad -me dijo seria. Le abrí la puerta del portal, tardó pocos minutos hasta que vino a mi casa.
 
- ¡Buenos días señorita Marissa! -exclamó saludándola con dulzura.
 
- ¿Doris va a estar con vosotros? -le preguntó seria.
 
- No, nada de gatos -respondió serio, muy buena esa, como lo habíamos ensañado. Mi madre suspiró, me dejó marchar con mi amigo. Una vez en su limusina mi compañero comenzó a hablar.
 
- Sí que da miedo tu madre cuando está enojada -opinó asustado mi amigo.
 
- No te lo puedes ni imaginar -le respondí serio.
 
- ¿Tanto odia a Doris? -me preguntó nuevamente.
 
- No le cae bien, mi madre descubrió una cosa que no le hizo mucha gracia, además de que dice que me comporto peor ahora que estoy con ella -le expliqué algo decaído.
 
- Pues yo creo que desde que estás con ella estás más feliz y eres más amable con nosotros, ya no eres el emo del que hablaba tanto Tobías -me comentó entre risas al recordar las malditas bromas de nuestro compañero.
 
- Me alegra escuchar esas palabras -le respondí con sinceridad. Danny sí que es un buen amigo, es amable con todo el mundo, sabe relacionarse, aunque a veces es bastante tímido con las chicas pero consigue salir hacia adelante, le admiro por eso. Ojalá poder ser tan sincero y buena persona como él, pero la vida me hizo así, o más bien, Light Layer. Llegamos al edificio en cuestión, pasé con Danny adentro, él hacia el cargo de mi representante aunque no tenía ni idea de cómo hacer ese papel, nos trasladaron hasta una planta donde estaba todo el set de grabación del programa. Era bastante alucinante ver a todos los camarógrafos trabajando, preguntando sus dudas a los directores del programa, observar a varias personas llevar papeles y aparatos por todos los sitios, sí que había un gran trabajo a la hora de realizar un programa de televisión, aunque sea una mierda.
 
- Vale, Ker, yo estaré aquí pase lo que pase, tenemos los auriculares puestos, cualquier cosa me avisas -me explicó intentando calmarme pero él estaba más nervioso que yo. Todos no pararon de mirarme al descubrir que el mismísimo Bluedice estaba en el plató, menos mal que me puse el traje en la limusina. Las presentadoras corrieron hacia mi dirección.
 
- ¡AY MADRE! ¡QUÉ HA VENIDO NIEVES! ¡QUÉ ESTÁ AQUÍ! -gritaba Victoria agarrándome del brazo fuertemente.
 
- ¡QUÉ PASADA! ¡PATOSÍN ESTÁ EN NUESTRO PROGRAMA! -exclamó igual de ilusionada que su compañera. Acabo de llegar y ya me han hecho enojar, me llevaron a la fuerza a sentarme en un sillón que estaba algo apartado del set.
 
- Cuando las cámaras estén en tu dirección podrás hablar todo lo que quieras -me explicó una de las directoras que organizaban el programa de hoy. Yo asentí con la cabeza. Las presentadoras a pesar de que estaban en su sitio para empezar, no paraban de mirarme y saludarme, incluso me estaban haciendo fotos. Empezad el programa de una puta vez. Observé cómo la directora hacía una cuenta atrás con sus manos, de las cámaras salieron una luz roja, ya había comenzado.
 
- ¡BLUEDICE ESTÁ AQUÍ! -gritó de la ilusión señalándome, las cámaras me empezaron a grabar, espera, espera, ¿y los saludos?, ¿presentaciones? ¡NO ME JODAIS!
 
- Hey -comenté algo nervioso tras no esperarme la acción de la presentadora.
 
 
- ¿CÓMO HA PASADO ESTO, TORI? -le preguntó casi chillando Nieves.
 
- ¡BLUEDICE ESTÁ PARA ACLARAR TODO LO QUE SUCEDIÓ AYER! ¡Y vamos a entrevistarle! -explicó saltando de su escritorio y sentándose en una de las sillas que habían al frente mía-. ¿Me puedes firmar un autógrafo?
 
- Eh... Sí -respondí algo incómodo.
 
- ¡Para mí también! -comentó su amiga a lo lejos. Nos quedamos en silencio por varios segundos, ella no paraba de mirarme como si estuviese contemplando a un Dios.
 
- ¿Cuándo empezamos? -le pregunté nervioso.
 
- ¡Oh! ¡Es verdad! Bueno, dime Bluedice, ¿cómo se siente al tener como padre a Mybe? -me preguntó intentando fingir una voz seria.
 
- Me siento normal, porque no hace nada, todo lo hace mi madre, él es un vago, la gente le llama "el telequinético carmesí", pues yo lo llamo "el telequinético vaguesí" -les expliqué seriamente riéndome de lo último, menos mal que todos los trabajadores se rieron del chiste y del nuevo mote. Jódete Mybe, de esta no te libras. Mi teléfono empezó a vibrar, ¿quién mierda me llamaría a estas horas? Y más ahora que estaba en la tele.
 
- ¡ESPERAD! Tengo noticias de última hora, al parecer Mybe ha cambiado su estado de Twytgram y ha puesto: "Patosín, coge la llamadín". ¡¡LE ESTÁ LLAMANDO MYBE EN DIRECTO!! -exclamó Nieves gritando de la emoción. Pues no se lo iba a coger.
 
- ¡CÓGELO! ¡Y PONLO EN MANOS LIBRES! -me mandó Tori. El resto de trabajadores me animaba a que respondiese, incluso Danny por los auriculares. Mierda, por la presión accedí a hacerlo, puse mi móvil en un ángulo para que se pudiera escuchar bien.
 
- ¿Cómo que no hago nada? ¿Y esos días de verano en aquel monte donde te enseñé los valores de la vida? ¿No te acuerdas de esas veces dónde te enseñé a utilizar tus poderes? De esas ocasiones cuando te enfermaste y tuve que ir a una farmacia mientras diluviaba, sin paraguas. O cuando te acompañé por primera vez a la academia. ¿Y así me lo agradeces? Pues mira jovencito, seré todo lo vaguesí que quieras pero al menos no soy un mentirosín -explicó, todos se rieron de mí al escuchar ese nuevo mote mejor que el anterior- Ah, por cierto, dice tu madre que estás castigado -agregó y colgó la llamada. Nunca había sentido tanta vergüenza en mi vida, los camarógrafos tiraban las cámaras de la risa. Las presentadoras rodaban por el suelo y la directora soltaba grandes carcajadas. Mierda, ¿por qué todo me sale mal? Me levanté ahora que nadie se fijaba en mí y me fue de aquel lugar con Danny, me cambié en un cuarto y me aseguré de que no hubiesen cámaras. Mi amigo intentaba contener la risa pero soltaba una que otra carcajada, al menos apreciaba el intento de no reírse. Nada más salir me fijé que no estaba la limusina.
 
- ¿No vamos a ir en tu limusina? -le pregunté confuso.
 
- Oh, perdona, pero me han llamado y me han dicho que me recogerían en otro vehículo, pero si quieres puedes irte, no hace falta que me esperes -me explicó aún aguantando sus risas.
 
- Vale, me voy -le comenté enojado.
 
Al llegar a casa observé cómo Marissa se estaba riendo en el sofá, al igual que mi hermanito. Mybe estaba con su taza de ayer y cuando me vio la alzó para saludarme.
 
- Eres un mentiroso de mierda -le recriminé enojado.
 
- Yo solo me defendía de tal acusación, a diferencia de ti yo tengo un estatus que mantener -me explicó como si nada.
 
- ¿Y no vas a decirle nada? -le pregunté enfadado a mi madre.
 
- Tú te lo has buscado, pero es verdad, no deberías de haberle llamado... Mentirosín -se empezó a reír a grandes carcajadas. Me fui enojado a mi habitación, cogí mi mochila y la tiré contra la pared. No puedo permitir que esto se quede así. Le envié varios mensajes a Doris diciendo que si podía eliminar el programa tanto de hoy como de ayer y me respondió: "Es algo imposible, mentirosín". MIERDA, la única opción que me quedaba era UltraSyner pero no la veré hasta el Martes, aunque puedo ir el Lunes a su despacho para que me ayude en este problema. El resto del fin de semana solo obtuve burlas y risas por parte de... Todo el mundo. A Mybe le hicieron quedar como un Rey y a mí como un "patosín" y lo peor es que tenían razón.
 
Ya era lunes, me desperté y me vestí lo antes posible iba a ir a primera hora a hablar con mi profesora, no podría aguantar las burlas de Tobías y de mis compañeros. Tras desayunar y que Ethan se preparase, nos disponíamos a ir sin embargo en el Canal 53 hablaron de mí.
 
- Bluedice, es un superhéroe con una super vida algo difícil, se ha quedado castigado y es un mentirosín -explicó entre risas el presentador. Venga iros a la mierda. Agarré de la mano a mi hermanito pero antes de que me fuese el canal se empezó a distorsionar.
 
- ¿La televisión se ha roto? -preguntó Ethan.
 
- No, si se supone que está bien -respondió Marissa dando golpes al mando para que funcionase. El canal se quedó en negro, volvieron las interferencias y la pantalla mostraba una pared grisácea, en medio había una persona ensangrentada atada, era... No, no puede ser.
 
- ¿Danny? -pregunté en voz alta al quedarme impactado por lo que estaba viendo. Apareció de la derecha una persona vestido completamente de negro, llevaba una pancarta que ponía "Tenemos a Danny Darke". Vino otra persona desde la izquierda con las mismas vestimentas.
 
- Industrias Darke tiene 5 días para cerrar toda su empresa, si no, mataremos al hijo prodigio -explicó amenazante con una voz distorsionada el hombre de la izquierda.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo