Cap 34. Secuestro.

Hero's Destiny: Hope of Darkness.

visibility

317.0

favorite

0

mode_comment

0


La transmisión de los secuestradores finalizó, retomando el canal habitual de noticias por la mañana. Observé que los presentadores estaban igual de confusos que nosotros.
 
- Me informan de que ya hemos vuelto a emisión, ha sido algo muy raro, no solo ha pasado en este canal, si no en todos los demás -explicaba el presentador como podía al no saber muy bien lo que pasó.
 
- Últimas noticias, han secuestrado al hijo de la familia Darke, los secuestradores han dado un ultimátum de 5 días, ¿qué hará Industrias Darke al respecto? -comentó su compañera mientras se tocaba su auricular para asimilar la información que le daban. Yo estaba shockeado, mis manos temblaban, tenía la piel de gallina, ¿cómo es posible que lo secuestraran? Si la última vez que lo vi estaba bien, además de que tiene habilidades. Sentí recorrer por todo mi cuerpo una furia descomunal.
 
- ¿Dónde está Mybe? -le pregunté enojado a mi madre.
 
- Se fue antes a la Academia -respondió alterada y preocupada por mi amigo.
 
- Ethan, ¿sabes llegar al colegio verdad? -le pregunté con prisas a mi hermanito.
 
- ¡Sí! ¡No te preocupes! ¡Salva a tu amigo! -me contestó serio y decidido. Me disponía a irme de ese lugar para hablar de las posibles soluciones con mi tutor hasta que Marissa me agarró del brazo. Yo me giré para verla aún enojado.
 
- Ten cuidado -me dijo entristecida. Yo asentí con la cabeza, me potencié las piernas y me fui directamente a la Academia Heaven. Mierda Danny, ¿cómo has sido capaz de dejarte secuestrar?, ¿dónde estás? JODER. Una vez que encontré el despacho de Mybe, entré a la fuerza.
 
- Han secuestrado a Danny -le expliqué la recién noticia alterado.
 
- Buenos días a ti también -me comentó mientras se tomaba un café acompañado de unos donuts de chocolate blanco-. ¿Eso que has dicho no será una de tus bromas de mal gusto verdad?
 
- No, no lo es. Tenemos que hacer algo, ¡AHORA! -exclamé enojado golpeando su mesa, haciendo que se derramara un poco el café sobre su mesa. Craig dejó de comer poniéndose ya serio.
 
- Sí, lo haremos, te lo prometo, no dejaré que ningún alumno mío pase por una tragedia como la de nuestra compañera caída -me explicó algo frustrado al no poder ayudar en aquella ocasión-. Pero mientras que conseguimos información y ayuda de los demás superhéroes además de contactar con Industrias Darke, las clases seguirán.
 
- ¡¿Qué?! ¡NO ME JODAS! ¡Si cuando tu fuiste secuestrado todas las clases de la semana se suspendieron y no paramos de buscarte! -le recriminé bastante furioso por tal injusticia.
 
- Sí, ¿y te acuerdas cómo acabó? Contigo, Danny y Elton hospitalizados además de cientos de muertos, tanto niños como compañeros míos. Hemos decidido entre todas las academias que los primeros que deberían tomar la iniciativa, sean los héroes profesionales, como yo -me explicó mensurado.
 
- Pero gracias a lo que hicimos te pudimos encontrar -le recordé.
 
- ¿Y a qué precio? No estoy diciendo que no os lo agradezca pero... A lo mejor tomando otra clase de decisiones hubiéramos podido contener a Counter sin ninguna muerte -me comentó algo más enojado al tener que pensar en todo lo relacionado acerca de ese supervillano.
 
- Los secuestradores han dado 5 días para que la empresa cierre si no, él morirá, no voy a estar de brazos cruzados, no pienso ir a clases, ya te aviso -le expliqué yéndome de la habitación, sin embargo Mybe me paralizó con su habilidad.
 
- Los alumnos deben de asistir a clase, es obligatorio, no creo que quieras enojar más a tu madre -me dijo con tono burlón. ¿En serio tengo que asistir a las putas clases de mierda? JAJA NO. Tengo que salvar a mi amigo, a mi mejor amigo, no le puedo dejar solo.
 
¿Por qué no acabas con Mybe?
 
Sí, solo te está molestando, no quiere salvar a su alumno.
 
Ni siquiera salvó a Beatriz.
 
Es verdad, tenéis razón, hay pocas personas ahora mismo en la academia, aún no ha tocado el timbre. Toda la energía púrpura de mi cuerpo recorrió por mis venas, haciendo que varias rayas moradas se hicieran visibles en mi piel, con esfuerzo conseguí darme la vuelta, Craig ponía más resistencia a su habilidad.
 
- ¿Acaso quieres ser expulsado? Tu comportamiento está mal en todos los sentidos, Ker, para -me ordenó Mybe serio. Yo hice caso omiso a lo que me comentó, le enseñé mi brazo derecho, lo iluminé completamente iba a transformarlo en un cañón láser para dispararle en el cráneo hasta que alguien llamó a la puerta. Inconscientemente dejé de usar mi habilidad al igual que mi tutor. Se abrió la puerta con cuidado, era Tobías acompañado de Helenia, Jia, Edward, Leo y Elton, se les veían con caras preocupadas.
 
- Estáis hablando del secuestro de Danny, ¿verdad? -nos preguntó Gryn Syld entristecido.
 
- Queremos ayudar -comentó Ilusionysta.
 
- ¡Debe de haber algo que podamos hacer! -exclamó frustrada Entrance.
 
- Lo siento, pero nuestro queridísimo tutor ha decidido que no vamos a hacer nada al respecto -les expliqué lanzándolo a la boca de los lobos. Todos se sorprendieron y se alteraron por aquello, Craig tuvo que dar explicaciones algo nervioso, me encanta verlo sufrir así. Nadie estaba de acuerdo con la decisión que tomó la academia.
 
- Primero necesitamos conseguir información, además de prepararnos para lo peor, cuando tengamos todo listo, seguramente pidamos ayuda a los alumnos de todas las academias -nos explicó nuestro tutor.
 
- Yo sé cómo conseguir información -afirmó Elton, todos nos sorprendimos con lo que dijo- Marco -agregó. MIERDA, ¿cómo me había podido olvidar de él y su poder? Gracia a su ayuda descubrimos en qué zona más o menos se encontraba nuestro profesor. Cogí del pecho a Volcanux.
 
- ¿Dónde se encuentra ahora? Debemos de ir a por él -le pregunté enojado. Él intentó apretar mi mano con todas sus fuerzas pero no conseguió que le soltara gracias a que estaba potenciada. No obstante, Mybe me separó a la fuerza con su habilidad.
 
- Ahora está en el colegio -respondió enojado Volcanux. Nuestro tutor suspiró.
 
- Mirad, al finalizar las clases podéis hablar con ese tal Marco, toda la información que consigáis me la tendréis que decir al instante, ¿de acuerdo? -nos explicó Craig de forma seria y convincente. Todos asentimos y nos fuimos de ese lugar. Nada más salir, encontramos al resto de nuestros compañeros, estaban igual de preocupados que nosotros, le tuvimos que explicar todo el plan que era... Esperar a final de clases. Yo no podía quedarme de brazos cruzados, mi amigo necesitaba mi ayuda, por lo que a primera hora empecé a hablar con mi novia, le mandé el primer mensaje: "Doris, necesito toda la información que tengas del paradero de Danny, ahora". No tardó mucho en responder: "Estoy ocupada ahora mismo con algo igual de importante, pero cuando tenga algo te avisaré". Su comentario me enojó demasiado, ¿qué era más importante que la vida de una persona? Furioso la recriminé: "No me jodas, quiero la puta información, me importa una mierda lo que estés haciendo ahora". Asquerosa gata que no puede hacer nada útil. Tardó pocos segundos en contestarme: "Lo siento, pero por ahora tendrás que esperar". Di un golpe a mi mesa de la frustración que me hizo pasar, todo se sobresaltaron, tras unos minutos de que me regañaran por esa "conducta inapropiada" le mandé el último mensaje a mi novia: "Que te jodan". Acto seguido, la bloqueé. Si no me sirves para un momento tan importante como este, no lo harás en el futuro.
 
Has hecho bien, el amor nunca es duradero, nunca es para siempre.
 
Sabes que todos tarde o temprano te dejarán de lado... Incluso ella.
 
Nadie quiere a las malas personas.
 
Pero... Yo la amo.
 
Te equivocas, todos sabemos que eres incapaz de amar.
 
¿Para ti qué es el amor?
 
Matar a Light Layer.
 
Creo que ya no necesitas consultarnos a nosotros por el momento, ya sabes lo que eso implica.
 
La hora de Lengua se me hizo eterna, ¿en serio tenía que aguantar más horas así? ¡Y UNA MIERDA! Estaba dispuesto a irme en la hora de Historia para explorar todo Eustópolis y luego cuando acabase las clases de Marco ir a por él a obtener información. Me levanté apresurado pero Old Reminder llegó justo cuando me marchaba por la puerta.
 
- Vuelve a tu asiento, Ker -me mandó serio mi profesor. Yo a regañadientes le obedecí. Una vez que acomodó sus cosas comenzó la clase.
 
- Veo que todos estáis bastantes tensos por lo de vuestro compañero, me alegra informaros que ya varios de mis compañeros están recorriendo las calles, tenemos la ayuda de todos los recursos de Industrias Darke a nuestra disposición, esperamos que en poco tiempo descubramos su paradero -nos explicó de forma animada haciendo que gran parte de nosotros se aliviara y descansara. Yo aún seguía enojado, eso dijeron la última vez cuando buscaban a Mybe y si no fuera por nosotros, estaría muerto. Incompetentes-. Y bueno, para que esta clase esté algo más calmada, voy a explicaros un tema que a todos vosotros os gusta, los superhéroes, esta vez, hablaremos del significado de los distintos niveles que hay entre los héroes. ¿Alguna pregunta antes de empezar?
 
- ¡Yo! ¿Qué es lo que diferencia un nivel A de uno de S? -preguntó intrigada Emma.
 
- Muy buena pregunta, es fácil, veréis, un héroe de nivel A puede viajar entre distintos países pero del continente al que pertenece, mientras que los de nivel S pueden viajar por todo el mundo -respondió Old Reminder de forma clara y precisa.
 
¿Y qué es lo que hacen los niveles E y D? -preguntó Edward.
 
- Son los superhéroes que se quedan en una ciudad, sin embargo, a diferencia de un nivel C o B, ellos toman cargos menos importantes, son más de ayuda entre ciudadanos, dentro de hospitales, orfanatos y demás, es decir, que no pelean contra villanos -volvió a explicar nuestro profesor. Este tema era tan obvio que me estaba aburriendo, tenía un "tick" nervioso que hacía que no parase de mover mi pierna derecha. Danny está siendo torturado y aquí todos preguntando cosas triviales a nuestro profesor de Historia, y luego yo soy el que quería matar a mis compañeros.
 
- ¡Profesor! ¿Y si nos aburre esta clase que podemos hacer? -le pregunté harto de esperar. Todos se giraron asombrados con lo que había dicho. Old Reminder me miró serio y enojado.
 
- Si te aburre puedes irte si quieres, no te lo voy a impedir -me respondió enfadado. Yo me levanté de mi sitio agarrando mi mochila. Al fin, podré buscar ya a mi mejor amigo. Me hizo algo de gracia ver las caras patidifusas de mis compañeros al ver que obedecí al pie de la letra lo que me dijo. Nada más salir del aula, corrí para irme de este maldito lugar, una vez en el campus, me potencié las piernas para explorar la ciudad sin embargo, una voz familiar me paró.
 
- ¡Ker! ¡Espera! -exclamó exhausto Tobías mientras respiraba para tomar aire.
 
- ¿Qué haces aquí? -le pregunté desconcertado.
 
- Me he ofrecido voluntario para acompañarte, la clase de Historia también me la sabía -me explicó recuperando su aliento-. Vas a buscar a Danny, ¿verdad?
 
- Claro -respondí seco-. Es mejor que vuelvas a clase, puede que te expulsen o que te pongan un parte.
 
- Bueno, me agrada saber que seremos compis de expulsión -bromeó ya una vez recuperado por completo-. Además, quiero encontrar a mi amigo.
 
- Está bien, pero no seas ninguna carga -le ordené serio. Bueno, dos cabezas son mejor que una... O eso dicen.
 
- ¡A tus ordenes capitán emo! -bromeó mi amigo haciendo un saludo militar. Yo pasé de su comentario y nos dirigimos a la entrada de la academia para salir, al cruzar la esquina izquierda me encontré con Doris, llevaba su traje táctico de la Academia Hope, además de una mochila negra donde suponía que llevaría sus cachivaches, nos miramos en silencio, yo le puse mala cara y choqué nuestros hombros a posta, seguí caminando sin mirar atrás.
 
- ¿Problemas amorosos? -me preguntó Tobías intentando calmar el intenso ambiente.
 
- ¿Y a ti qué te importa? -le respondí enojado. Mi compañero se quedó callado por varios segundos. Tras caminar por varias calles volvió a sacar tema de conversación.
 
- ¿Y dónde vamos a conseguir información? -me preguntó intrigado.
 
- Iremos a una de las sucursales de Industrias Darke, allí encontraremos lo que buscamos -le contesté seco.
 
- ¿Y qué haremos? ¿Preguntar en la recepción si alguien ha visto a Danny? -bromeó mi compañero entre risas. Seguimos caminando hasta que encontramos uno de los edificios importantes de la industria situado en la zona sur de Eustópolis, le mandé a Gryn Syld que esperásemos en un callejón el cual no había nadie ni cámaras. Le ordené que se pusiera su traje.
 
- Vale, ahora que tenemos nuestros trajes... ¿Cuál es el plan? -me preguntó confuso.
 
- Esperar a que uno de los trabajadores de la sucursal venga, le cogemos y le interrogaremos a la fuerza -le expliqué serio.
 
- ¿Qué? -me preguntó desconcertado-. ¿Qué mierda de plan es ese?
 
- Uno en el que sabremos si los de la empresa no han ideado secuestrar al hijo de los Darke -le volví a explicar algo ya cansado. Gryn Syld puso mi mano en mi hombro.
 
- Ker, lo que dices no tiene sentido y no vamos a hacer eso -me comentó serio.
 
- No te preocupes, yo haré el trabajo sucio -le dije para que no se preocupara. Observé cómo una persona trajeada venía hacia nuestra dirección. Estaba preparado para agarrarlo y llevarlo al callejón pero mi compañero me empujó.
 
- ¡NO! Te dije que no lo vamos a hacer, así no obran los superhéroes -me explicó enojado.
 
- ¿Por qué? -le pregunté serio.
 
- ¿Qué por qué? Desde el viernes llevas comportándote de una forma extraña, cambias mucho tus emociones, siempre estás ido, no escuchas a las explicaciones, incluso Leo no podía leerte bien... ¿Y ahora me vienes con que vas a secuestrar a un trabajador y torturarle para sacarle información? ¡Ker! ¿Acaso no te estás oyendo? -me explicó preocupado.
 
- No, que porqué me has interrumpido -le respondí enojado. Potencié mi brazo derecho, ya mi traje no se iluminaba con colores azules, ahora solo de un color púrpura intenso. Iba a atacarle hasta que fuimos interrumpidos por una persona.
 
- ¡Perdona! ¿Eres Bluedice? -me preguntó un fan tímidamente mientras que agarraba su móvil con su mano.
 
- Sí, claro... ¿Quieres una foto? -le pregunté algo más calmado.
 
- ¡Por favor! Nunca pensé que vería a mentirosín en persona -comentó ilusionado. Tobías se aguantó la risa. Su comentario me hizo enojar mucho, con la mierda del secuestro me había olvidado de la humillación que pasé ayer por culpa de Mybe. Tenía luego que hablar con UltraSyner.
 
- ¿Me das tu móvil? -le pregunté alzando mi mano a su dirección. El fan obedeció plácidamente, cuando obtuve su teléfono lo tiré con todas mis fuerzas hacia una de las paredes del callejón, destrozando el dispositivo electrónico.
 
- ¡Mi teléfono! ¡¿Pero qué mierda te pasa?! -me recriminó el puto fan. Yo le agarré del pecho y lo alcé a varios metros del suelo.
 
- ¡Bluedice! ¡Basta! ¡Es suficiente! -me exclamaba alterado mi compañero sin saber cómo actuar.
 
- ¿Suficiente? No, para mi nada será suficiente hasta que él esté bajo tierra -le expliqué furioso. Observé la cara de pánico de mi fan, era bastante divertido verle así. Giré y con mi mano potenciada lo lancé a varios metros. Podía observar su silueta volando en el cielo, así aprenderás a no molestarme. Me decepcionó ver que Tobías le puso un escudo a su alrededor para que cuando aterrizara no se hiciera daño. Me di la vuelta para ver a mi compañero, estaba nervioso, asustado, sus piernas y manos temblaban.
 
- ¡¿Cómo se te ocurre hacerle eso a un civil?! ¡Así no se comportan los superhéroes! -me explicó ahogando un llanto del espanto.
 
- Cierto... Así no se comportan los superhéroes -repetí sus mismas palabras, después de acabar mi frase le di un puñetazo en su rostro el cual hizo que se desplazara y cayera al suelo a varios metros. Intentó incorporarse pero no podía.
 
¿No crees que deberíamos matarle? Sería muy divertido.
 
Gryn Syld ha escapado de la muerte muchas veces, me estoy cansando de que siempre consiga sobrevivir.
 
No, yo solo asesino a falsos héroes.
 
¿Cómo Beatriz?
 
¿O cómo el fan al que lanzaste por los aires?
 
Es mejor que volvamos a nuestros antiguos ideales, todo era más fácil.
 
No, no puedo volver a ello.
 
Pero debes de matar a Tobías, ha visto que has hecho algo horrible... Y también tendrás que encontrar el civil, ya sabes, para rematarlo JAJA.
 
¡NO! ¡BASTA!
 
Solo somos tu conciencia, Ker. Somos tus pensamientos.
 
Escucha, los superhéroes solo traen problemas, ¿verdad?
 
Sí.
 
La única forma de erradicar con los problemas es haciendo que mueran. ASÍ DE SIMPLE JAJA.
 
Tienes un punto.
 
Pero... Es nuestro amigo.
 
Era nuestro amigo.
 
¡PARAD! Ya tengo pensado qué hacer, no puedo permitir que cuente lo que he hecho a los profesores, ni a nadie más, tengo que acabar con él. Transformé mi brazo derecho en una cuchilla, mi enemigo intentó huir atemorizado pero no lo logró, le había golpeado bastante fuerte. Sin embargo, logró hacer un muro de energía entre él y yo, impidiendo mi paso. Mierda, sus poderes sí que son una molestia. Puse mi dedo índice en el muro, tras hacer contacto con mi habilidad salieron rayas moradas que recorrieron todo el muro, provocando que se rompiera en pedazos. Mi adversario asustado se protegió creando un escudo a su alrededor. Conseguí crear una fisura vertical ya que mi nuevo poder conseguía atravesar su escudo, cuando abrí el escudo lo agarré del pecho y lo alcé a tanta potencia que rompí el resto de su escudo.
 
- Por favor... Sabes que no diré nada, soy tu amigo, no me mates -me suplicó entre lágrimas, intentaba resistirse pero me sorprendía que no utilizase ningún poder contra mí.
 
Mátalo, ¿a qué esperas?
 
Los superhéroes mataron a tu familia, él quiere convertirse en lo mismo que esos asesinos.
 
No lo hagas, eso no es lo correcto, nosotros no hacemos eso, ¿qué pensaría Candace?
 
Yo no soy un superhéroe.
 
En efecto, eres un villano, acaba con él.
 
Solo es una muerte más, además, a lo mejor hacemos que Mybe se suicide al no ser capaz de proteger a nadie JAJA.
 
- Te... Perdono -me comentó sollozando agarrando con fuerza mi hombro con el que le sujetaba.
 
¿Cómo puede perdonarme porque le vaya a asesinar?
 
Eso no es normal, creo que tiene un problema.
 
Es puro, igual que Danny.
 
¿De verdad tengo que matarlo?
 
Sí.
 
Por supuesto.
 
No, no es necesario.
 
¿Por qué no es necesario?
 
Porque los amigos no se traicionan, él mismo lo ha dicho, no va a decir nada, es Tobías, sabes que puedes confiar en él.
 
¿Y si le escapa algo?
 
A Anna no se le escapó nada.
 
¡BASTA! Ya he decidido lo que haré. Finalmente, solté a mi amigo. No paraba de agradecerme de que le haya perdonado la vida. Yo me fui del lugar con mi super velocidad, no podía verle, ¿por qué iba a asesinarlo?, ¿por qué lancé a ese ciudadano?, ¿qué me pasa? Crisis Mask, eso era lo único que tenía en la mente, me ha jodido la cabeza, debía de ser eso. Tengo que encontrar una solución a este problema, ¿quién tiene poderes para curar los trastornos de la mente? Nadie, no se me ocurría nada. No puedo seguir así, estoy siendo bastante agresivo.
 
¿Y acaso eso es malo?
 
Claro que lo es, no soy yo.
 
Sí eres tú, esta personalidad tuya es tu verdadero ser.
 
¡MIENTES!
 
Por cierto, ¿no es hora de que vayas a por Marco?
 
Paré de correr, saqué mi móvil ya eran las 3 de la tarde. ¿Había estado todo el tiempo corriendo durante horas? Ya solucionaré lo de mis problemas mentales en otra ocasión, ahora tengo que ir a por Marco. Cerca del orfanato de Elton me cambié sin que nadie se diera cuenta. Pasé dentro dando mi tarjeta a la recepcionista, pregunté dónde estaba el niño que buscaba, al ir al lugar donde la recepcionista me dijo, me encontré con Sara, Elton, Ruth, Wolfan, Edward y Helenia, estaban esperando a que Marco se despertara.
 
- ¿Me he perdido algo? -les pregunté sentándome en una silla que estaba en la habitación.
 
- Marco está intentando encontrar los sueños de Danny -me explicó Edward serio.
 
- ¿Acaso alguien duerme a las 3 de la tarde? -pregunté extrañado en voz alta.
 
- Si se supone que lo han secuestrado, puede dormir a cualquier hora del día hasta que lo despierten para torturarle -me explicó Wolfan algo frustrado.
 
- Esto es lo único que podemos hacer -agregó Helenia algo triste. Vi cómo Sara acariciaba el cabello de Marco con suavidad, estuvimos esperando unos minutos hasta que finalmente se despertó.
 
- Lo he encontrado -dijo el niño pero no de forma alegre.
 
- ¿Qué has visto? -le pregunté rápidamente.
 
- Nada, no sueña nada, hay personas que a veces en distintos momentos no sueñan ni tienen pesadillas -me explicaba entre lágrimas al no haber sido de ayuda.
 
- Tranquilo, todo está bien, has hecho lo que pudiste -le tranquilizó Sara.
 
- Ya verás como le encontraremos Marco -le animó Ruth.
 
- Buen trabajo, DreamGlow -le felicitó Elton acariciando su cabello. Todos empezaron a animarle, diciendo palabras que salían desde lo más adentro de sus corazones, vaya chorrada.
 
- Qué pérdida de tiempo -comenté enojado levantándome bruscamente de mi asiento. El niño mimado empezó a llorar de nuevo, todos me miraban mal.
 
- ¡¿Qué mierda has dicho bastardo?! -me preguntó enojado Volcanux.
 
- Ker, discúlpate -me ordenó Edward serio.
 
- Me disculparé cuando su poder ayude encontrar a Danny, hasta que no lo haga, será inútil -les expliqué dirigiéndome a la puerta. El brazo de Wolfan me impidió cruzar- Wolfan, déjame salir -le amenacé mirándolo a los ojos.
 
- No, discúlpate -me mandó serio mi compañero. Yo le sonreí, puse mi mano en su hombro, le agarré de su chaqueta y lo lancé hacia Edward y Helenia.
 
- A mí no me mandan los perros -le comenté yéndome de aquel asqueroso lugar. ¿Quién mierda se creía? Que haya sobrevivido de la muerte no significa que pueda estar así. Nada más salir del lugar, Elton me llamó enojado.
 
- ¡TÚ! ¡Bastardo! Vuelve y discúlpate -me mandó furioso, de sus puños salía humo.
 
- ¿Con quién? ¿Con el perro o con el huerfanito? -le pregunté provocándole, es muy divertido verle así de enojado. Sus brazos se convirtieron en magma.
 
- ¡HIJO DE PUTA! -me gritó abalanzándose sobre mí. Antes de que pudiera tocarme, aplaudí con mis manos potenciadas, provocando una onda expansiva de energía que le hizo retroceder y caer en el suelo. Ya no eres el único que copia ataques, Counter. Se incorporó de nuevo, intentó fundirme lanzándome bolas de magma, yo las esquivaba todas.
 
- Eres muy lamentable -opiné con total sinceridad. Como veía que quería acabar conmigo decidí acabar con él antes de que lo hiciera conmigo, convertí mis brazos en espadas de energía púrpura. Antes de que pudiéramos tocarnos con nuestras habilidades para decidir quién vivía y moría, fuimos paralizados.
 
- ¿Sabéis que es ilegal utilizar los poderes en la calle para peleas callejeras? -nos comentó casual Mybe mientras llevaba un batido en su mano derecha.
 
- ¿Qué haces aquí? -le pregunté enojado.
 
- Salvarte la vida, patosín -me respondió guiándome el ojo. Cómo le odio- ¿Alguna novedad con el poder de Marco?
 
- Ninguna -respondió mi compañero algo apenado, nos calmamos y dejamos de usar nuestras habilidades.
 
- Ya veo... Es una pena -comentó Craig algo triste por la mala noticia.
 
- ¿A qué vosotros también no habéis conseguido encontrarle? -le pregunté a mi profesor.
 
- No, aún no, aunque estamos haciendo todo lo que podemos con la ayuda de Industrias Darke -me explicó serio.
 
- Poco vais a encontrar si tenéis la ayuda de esa empresa -comenté furioso.
 
- ¿Qué estás insinuando, mentirosín? -me preguntó desconcertado Mybe. Como lo imaginaba, todos son unos tontos e idiotas. Tendré que ir yo por mi cuenta a encontrarle, seguro que lo conseguiré antes que los superhéroes.
 
- Que me voy a casa, adiós -respondí seco. Una vez en mi hogar, Ethan me intentó abrazar pero yo le aparté - Ahora no -comenté serio. Me fui a mi habitación, me puse las últimas ropas oscuras que me quedaban, guardé mi cinturón en un cajón de mi escritorio, solo me guardé el móvil. Mierda, no tenía dinero, con gran velocidad conseguí robar dinero de la cartera de mi madre sin que ella se diera cuenta. Vacié mi mochila oscura tirando los libros y apuntes al suelo. Me fui a la cocina, guardé varias barritas de energía, al igual que varias botellas de agua y algo para picar. Una vez preparado, me iba a ir de casa para encontrar a mi amigo pero mi madre me detuvo.
 
- ¿A dónde crees que vas? -me preguntó Marisa seria y con los brazos cruzados.
 
- A donde no te importa -le respondí seco. Conseguí escapar de mi casa con mi super velocidad. Ahora empezaba mi aventura para encontrar antes del viernes a Danny... Espérame, te salvaré. Te lo prometo.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo