Cap 35. Doomdice.

Hero's Destiny: Hope of Darkness.

visibility

287.0

favorite

0

mode_comment

0


Paseaba por las calles de Eustópolis pensando en mi situación actual. No puedo recurrir a la academia llena de superidiotas, tampoco a mis compañeros, no puedo regresar a casa, no quiero, además, no tengo la ayuda de Doris. Estaba solo en esta misión. Empecé a reírme por todo aquello, ¿a quién le importa lo que pase con esas personas? Yo puedo solo, se lo demostraré a los demás, sobre todo a Mybe, los superhéroes son incompetentes. Aún tengo la sospecha de que Industrias Darke tiene algo que ver con el secuestro de Danny, no tenía pruebas pero algo me decía que estaba en lo correcto, esa empresa sería capaz de todo. Ahora bien, debía de pasar inadvertido, no podía permitir que la compañera de mi novia... O puede que ahora ex me encuentre a través de las cámaras de vigilancia de la ciudad, por eso, siempre me cubría con mi capucha negra para que no me detectasen la cara. No tenía ni mi cinturón ni brazalete, solo mi móvil silenciado el cual solo miraré cosas en específico para conseguir toda la información posible, no puedo permitir que se me acabe la batería, tiene que durar 4 días.
 
Tendré que comprarme alguna especie de máscara para empezar con mis fechorías, seguiré con mi plan original, encontrar a un trabajador de una sucursal de Industrias Darke y lo torturaré hasta que me cuente todo. Si pasa algo, necesitaré estar enmascarado para que la policía o héroes no sepan quién soy. No puedo ser Bluedice y mucho menos Bluecurious, tengo que ser alguien nuevo. Un nombre de villano. Si no voy a seguir la ley además de que utilizaré métodos no muy legales para llegar a mi destino, es necesario un nombre atemorizante, que me haga respetar y temer ante los demás. ¿Cuál podría ser? Antes de responder esa pregunta, necesitaba una máscara. Saqué de mi bolsillo algo del dinero que robé de mi madre, no me sentía para nada mal ya que ella se lo gastaba en sus caprichos, yo lo utilizo para salvar la vida de un amigo. Me fui a la primera tienda de disfraces que vi del distrito donde me encontraba. Una vez dentro, observé una gran cantidad de variedad de máscaras, me interesó una que era de color negra, solo tenía orificios para ver. Era perfecta. Sin embargo, quería agregarle algo más, si va a ser este mi "traje" de supervillano, quiero que se vea algo más colorido, no solo vestirme de negro. Compré varios rotuladores fluorescentes púrpuras, además de un dado que me llamó la atención, era completamente negro, y los puntos que indicaba los números de las caras eran moradas. Me gustaría un traje con esos colores, lo guardé para el futuro y para conmemorar este día, el primero que dejé de ser un superhéroe para ser un villano.
 
En un callejón me senté para sacar de mi mochila los objetos que recién había comprado. Gasté todos los rotuladores en poner rayas moradas en la máscara, de forma vertical alrededor de los ojos, en total hice 6 líneas grandes, junté en forma de zig zag una línea que formaría una especie de sonrisa entre la última línea del ojo izquierdo y la primera del derecho. Poco más y parecía un integrante de Cross Masks. La mejor forma de atacar y conseguir mis planes sería esperar hasta la noche, mientras tanto me fui a investigar lugares donde podría pasar la noche en estos 4 días. No quería estar en un albergue compartiendo camas desgastadas y rotas con vagabundos, tampoco puedo ir al Distrito Downleader, no quiero encontrarme con Doris y su compañera. Entre uno de los tantos viajes que hice por los alrededores de Eustópolis encontré un lugar ideal, estaba situado debajo de un puente que daba con otro de los distritos. Allí no se encontraba nadie, puse sábanas y varios cartones que robé de varios indígenas, tras minutos haciendo una "cama", guardé mi mochila arriba, había un hueco en el pavimento del puente, la puse de tal modo que no se notaba que había algo escondido. Lo único que agarré de mi mochila fue mi máscara, ya se hizo tarde, era hora de encontrar pistas.
 
Esperé en uno de las sucursales de Industrias Darke. Ahora mismo, los superhéroes y algunos trabajadores para esa empresa estarían buscando en lugares alejados de estas sucursales, eso era bueno ya que no pelearía contra alguien con habilidades. Estuve apoyado en la pared del edificio observando a las personas salir de ese lugar, me fijaba en la vestimenta de cada uno, quién tuviera objetos de mayor valor, era el indicado a torturarlo. Me fijé en un hombre musculado, con buena figura, trajeado, llevaba una corbata deslumbrante, era plateada, llevaba varios anillos del mismo color, unas gafas de sol que le hacían verse más misterioso, su piel estaba bastante cuidada, iba muy bien arreglado. Lo que hizo que decidiera ir a por ese sujeto fue que llevaba una maleta plateada igual a la misión secreta que hice con Tobías aquella vez. Comencé a acechar a mi objetivo con una distancia de 10 metros, tras minutos recorriendo calles, me puse mi máscara, con mi super velocidad lo agarré de su espalda y lo lancé a un callejón que había, menos mal que estaba vacío. No paré de pegarle en la cara, provocando que escupiera sangre y que le sangrara su nariz, una vez que estaba en el suelo malherido, abrí su maleta con mi habilidad, me sorprendí al ver que el contenido que llevaba eran trajes tácticos para la Academia Hope.
 
- Según tengo entendido, la Academia Hope no tiene clases por la tarde, ¿a dónde te llevabas estos trajes? -le pregunté forzando mi voz para que sonara más grave, mierda, ahora me vendría muy bien un aparto que distorsione la voz.
 
- ¿Lo que llevaba eran trajes? Qué sorpresa -se burló de mí mientras me sonreía con sus dientes manchados de un color rojo intenso. Su comentario me enojó, no me tenía miedo a pesar de mis pintas peligrosas.
 
Tienes que hacerte respetar.
 
Córtale alguna extremidad, que sufra.
 
No, es un inocente.
 
Ningún trabajador de esa empresa es "inocente".
 
¿Incluso Doris?
 
No menciones su nombre.
 
¡PARAD! Ya me he decidido, tenía que hacerme respetar. La idea de mutilarle me agradaba, transformé mi brazo derecho en una cuchilla.
 
- Veo que te hace gracia esta situación, me encargaré de que no puedas reír más -le expliqué amenazante. El hombre se empezó a reír.
 
- Mátame o haz lo que quieras, soy reemplazable, no te diré nada -me comentó intentando incorporarse. Yo enfurecido agarré su cara, le di un golpe tan fuerte en la mandíbula que se la partí, ahora con su boca abierta y sin posibilidad de que la cerrara me encargué de extraerle cada uno de los dientes, muelas y premolares que tenía. No me importó mancharme las mangas con su sangre, lo que no me gustó fuera que hiciera bastante ruido, al menos nadie le escuchó al no poder vocalizar bien. El hombre se encontraba llorando intentado recoger sus dientes ensangrentados, se los ponía en sus orificios para recolocárselos pero no se mantenían.
 
- Hey -me agaché para verle mejor- no llores, puedes recogerlos y llevarlos a una clínica dental, seguro que te los pondrán de nuevo... O puede que no -le expliqué mientras pisaba los dientes restantes que no había cogido, al oír el sonido de ruptura, empezó a golpearme las piernas con la poca fuerza que le quedaba. Agarré su brazo derecho- Dime, ¿me vas a decir ya dónde ibas a entregar esa maleta? -le pregunté serio. Él afirmó atemorizado con su cabeza- Bien, bueno, ya que no puedes hablar me lo tendrás que escribir y como supongo que no tendrás un boli, utilizaremos tu sangre, ¿te parece? -le expliqué amenazante. El hombre negaba con su cabeza, me estaba pidiendo clemencia. Le corté el brazo del que le agarraba, mi objetivo no paraba de sollozar y repetir sonidos raros que no lo entendía- Venga, no llores, mira, te voy a curar -le intenté calmar agarrando su brazo y con mi mano iluminada con una gran cantidad de energía y calor le cerré con una quemadura su herida- Escribe -le ordené. El hombre con su mano buena consiguió escribir en la cera del suelo, la calle y el número del lugar a donde llevaría la maleta, lo conocía, era uno de los grandes almacenes que se encontraban a las afueras de Eustópolis- ¿Ves? ¿A que no era tan difícil? La próxima vez, dime la información y nada de esto pasará de nuevo, ¿te ha quedado claro? -le pregunté mirándole serio. Él afirmó con la cabeza- Bien, así me gusta -tras acabar con mi oración, le corté la cabeza. ¿De verdad iba a creer que lo dejaría con vida para que avisara a sus jefes? Agarré el maletín y me lo llevé a mi nuevo hogar.
 
Antes de ir a la dirección que me escribió mi objetivo me puse uno de los trajes, ahora tendría más fuerza, resistencia y velocidad, era algo que el enemigo seguramente que no se esperaría. Me puse mis prendas que llevaba por encima, tiré la maleta al río que recorría por debajo del puente. Llegué a la zona en cuestión, habían muchos grandes almacenes, no fue muy enrevesado descubrir qué edificio ir, solo había uno que estaba con las luces encendías. Tras explorar la zona y noquear a los guardias de seguridad que protegían ese lugar, me puse en el tejado del almacén en cuestión. A pesar de que se veía algo del lugar por dentro las ventanas estaban bastante manchadas, por lo que potencié mi vista aparte de mis oídos. Habían varios guardias que trasportaban cajas que llevaban el logotipo de Industrias Darke. Uno de ellos abrió uno de esos cargamentos enormes y su contenido consistía en más maletas plateadas, al abrir esos objetos, habían más trajes tácticos pero eran de color gris, suponía que serían un nuevo modelo. Me frustraba ver que nada de esto era sospechoso, este lugar estaba reservado a las empresas para importar y transportar cargamento. Necesitaba conocer el objetivo de ese nuevo cambio de vestuario. Escuché cómo la puerta principal se abría, entraron varias personas con uniforme, vestían igual al hombre que asesiné, todos ellos con sus respectivas maletas.
 
- 18, 19.... Espera, falta uno, ¿dónde está el otro agente con la maleta? -preguntó uno de los guardias que parecía ser el líder del escuadrón.
 
- Déjame inspeccionarlo con los chips que tienen la maleta -respondí un secuaz que llevaba una Tablet avanzada. Mierda, menos mal que no me lo quedé y lo tiré-. Se encuentra recorriendo el Distrito Fluyleader pero... Hay algo extraño, es como si estuviera nadando en el río.
 
- ¿Cómo es posible eso? Tiene que ser un error, ¿no lo podemos contactar? -le pregunté el jefe.
 
- No, señor. Ya tendrá su castigo una vez que se presente aquí o en una de nuestras sucursales -le explicó otro agente.
 
- Bueno, tenemos prisa, esto lo tenemos que hacer lo más pronto posible, antes de que los superhéroes encuentren al hijo de los Darke -comentó el líder dando señas a los trajeados de que dejaran sus maletas en el suelo. ¡LO SABÍA! Estaba en lo correcto, Industrias Darke tenía algo que ver con la desaparición de Danny, ahora, necesitaba más información antes de que pudiera hacer algo. Los secuaces cogieron las maletas de los cargamentos y se los dieron a los trajeados- Recordad, id a los diferentes lugares que os dijeron en vuestras sucursales, no podéis pisar la Academia Hope, habrán tanto héroes como policías y trabajadores normales que no sabrán de esta operación, si nos pillan, todo se va al garete. El contenido que lleváis es tecnología punta, algo que acaba de salir y podrá rivalizar con los superhéroes, nadie sabe nada acerca de esto -aclaró el jefe, el resto del equipo asintió y se marcharon del lugar a sus respectivos objetivos.
 
- ¿Ahora qué haremos jefe? 'le preguntó el hombre que tenía la tablet.
 
- Encontrad al que falta y asesinadle, luego recogéis la maleta y dais el cambiazo. Cuantos más alumnos tengan el nuevo modelo, antes se podrá tomar la misión de rescatar al hijo de los Darke -explicó de forma apresurada. No tardaron sus súbditos en obedecerle, les vi marcharse en una camioneta negra. Parece que el jefe había acabado con su turno de trabajo, estaba apagando todas las luces, antes de que pudiera cerrar la puerta principal, le empujé hacia adentro, yo me encargué de cerrarla por él.
 
- ¿Quién es? No tiene gracia -dijo algo nervioso el líder.
 
- Tampoco tiene gracia secuestrar a una persona -le respondí iluminando todo mi cuerpo con una luz púrpura que traspasaba mi vestimenta. Cuando mi adversario era capaz de visualizarme, intentó agarrar su arma que llevaba en el cinturón pero se desconcertó al notar que no estaba- ¿Buscabas esto? -le pregunté enseñando su arma que conseguí robar antes de empujarle- Tengo muchas preguntas, y necesito respuestas, ¿me las darás? -le expliqué de forma amenazante.
 
- Me han entrenado para cada una de las situaciones, te puedo asegurar que... -antes de que el enemigo pudiera acabar su frase le disparé con su propia arma ambas piernas. Conseguí acertar gracias a la práctica que tuve cuando recorría las calles con Tirso y Mike. Me acercaba lentamente a su posición, mi luz deslumbraba el charco de sangre que generó los agujeros que tenía en sus piernas.
 
- Vamos a jugar a un juego, me vas a dar información y te prometo no matarte -le comenté agarrándolo del pecho, lo lancé a varios metros, vi como giraba e intentaba sujetarse a una de las vigas con sus brazos pero no podía, cuando caía al suelo a gran velocidad conseguí pararle agarrándolo de su espalda- Pregunta uno, ¿dónde está Danny Darke? -le pregunté.
 
- No lo sé -me respondió atemorizado.
 
- No te creo -le lancé nuevamente para arriba, oí varios gritos del horror al notar que se iba a estampar con el suelo, pero aún no era el momento, le cogí de la espalda, su traje se rompía poco a poco-. Parece que tu vestimenta se está descosiendo, no creo que pueda aguantar mucho más.
 
- ¡TE JURO QUE NO SÉ NADA! No sé dónde está, los mandamases no nos lo han dicho, es algo lógico ¿no? Solo se lo dirán a los alumnos de la Academia Hope -me explicaba horrorizado entre lágrimas.
 
- ¿Y por qué se lo dirán a los de esa academia? -le volví a interrogar.
 
- Según me han informado, el pan de los jefes de Industrias Darke es demostrar la supremacía de la academia, los alumnos sin superpoderes salvarán al hijo de una de las familias de millonarios más importantes del mundo, y los superhéroes se quedarán obsoletos -me explicó rápidamente.
 
- ¿Cuándo les informarán del lugar a los alumnos? -le pregunté.
 
- Posiblemente mañana por la mañana, estarán todo el día aprendiendo a usar el traje y por la tarde irán a rescatar a Danny, o al menos eso es lo que creo -me contestó atemorizado.
 
- ¿Y qué es lo que hacen los nuevos trajes? -le hice mi última pregunta. No quiso responderme el cabrón- Si no me respondes, te lanzaré y no te sujetaré -le amenacé. El líder tragó saliva y empezó a soltar la información que quería.
 
- La nueva habilidad que tiene es que son capaces de recrear habilidades de superhéroes famosos, todo gracias a que llevan un chip que crea ilusiones que son reales hasta que el usuario decida que no -me respondió entre lágrimas.
 
- ¿Me estás diciendo que con esos trajes cualquiera puede ser un superhéroe? -le pregunté sorprendido ante tal noticia.
 
- Así es, Industrias Darke ha sido la única capaz de desarrollar esa tecnología, solo la venderán a los alumnos, aparte de algunos ejércitos y policías de todo el mundo, por eso, quieren enseñar su poder cuando rescaten al hijo de los Darke -terminó con su explicación el jefe. Ahora tenía sentido, la única pregunta que me hacía era: ¿Los padres de Danny sabrán todo esto? ¿Han sido ellos los que lo han planeado? Esa incertidumbre me estaba enojando demasiado-. Por favor... Suéltame.
 
- Dejémoslo al azar, si te lanzo y te sujeto y tu traje no se rompe, te salvas si no, morirás, es como si fuera un juego de dados, puedes tener suerte o no -le expliqué emocionado.
 
- ¿Quién eres? -me preguntó sabiendo que moriría en ese lugar.
 
- Soy "Doomdice" -le respondí. Lo lancé al aire, empezó a girar, antes de caer al suelo lo sujeté, sin embargo, su traje se rompió y me quedé agarrando una tela descosida, sentí cómo mis deportivas se manchaban con su sangre-. El azar no estaba de tu parte.
 
Ahora que me encontraba solo en ese lugar, robé uno de los nuevos trajes. Hasta mañana por la tarde no podía hacer nada, solo esperar a que todo siguiera el plan de los jefes de esa malvada empresa. Ya visitaré mañana a uno de los alumnos de la Academia Hope. Me fui a mi nueva casa, me alegró ver que todo estaba en su sitio, nadie me había robado nada ni la mochila. Guardé el traje que llevaba puesto dentro de ésta, y me puse el nuevo modelo. Quería probar cómo funcionaba, imaginé que mi mano fuera de hielo, tras pensarlo, esa parte de mi cuerpo estaba hecha del material que deseé. Miré al río, lancé una pequeña ráfaga de hielo a esa dirección, congelando parte del arrollo, luego pensé en que desapareciera esta ilusión, todo volvió a la normalidad. Este traje va a ser bastante útil para mañana. Tras ponerme mi vestimenta y mi máscara, me dormí en aquel lugar.
 
Me desperté al sentir la luz del sol en mi cara, me alegró también saber que nadie me había robado. Fui a por mí mochila y la sentí... Más pesada, cosa que me extrañó mucho. Observé que alguien había puesto comida y más botellas de agua, las cuales no tenía ya que me acabé todo ayer. Esto me asustó bastante, ¿quién coño sabía que estaba aquí? ¿Esto era una amenaza de Industrias Darke? Peros si era así... ¿Por qué me ha repuesto comida? Mis tripas rugieron por lo que no tuve más remedio que tomar el alimento que alguien compró para mí, estaba todo bueno, me sentí aliviado al no morirme por veneno. Sin embargo, tendría que cambiar de hogar, aunque no creo que haga falta, hoy será el día donde los alumnos de esa maldita academia irán a rescatar a Danny. Lo único bueno fue saber que los secuestradores no matarían a mi mejor amigo, no obstante, toda la sangre y heridas que le vi eran reales, esos cabrones le habían torturado. Me encargaré personalmente de desmontar esa empresa y de joder los planes de rescate ya que seré yo quien lo haga.
 
Nunca pensé que te preocuparías tanto por un amigo al que hace unos meses querías asesinar.
 
Como dijiste, quería.
 
¿Sabes que te estas excusando con salvarle?
 
No, no estoy haciendo eso.
 
Sí, lo estás haciendo, ¿cómo te sentiste cuando asesinaste y torturaste a sangre fría a esas personas?
 
Me sentí... Bien, estaba haciendo justicia.
 
¿Al igual del intento de asesinato con ese fan tuyo?
 
Él se lo buscó solo, me estaba molestando, se estaba burlando de mí, se lo merecía.
 
Excusas.
 
Puede ser.
 
Estás tan corrompido como Industrias Darke.
 
No me compares con esa empresa.
 
¿Por qué no? Eres igual de ellos, actúas con violencia, traicionando y engañando la confianza de los demás. ¿Qué pasa con Marissa e Ethan?
 
Están bien, tienen a Mybe para que les consuele.
 
Sabía que no te importaban.
 
La única familia que te importó está muerta.
 
Te alejas de los demás, les haces daño, porque te gusta.
 
¡Lo que estáis diciendo es mentira!
 
Ahora tus compañeros te odian por lo de Marco.
 
Tu madre está decepcionada de ti, al igual que Ethan.
 
Y Doris, ella siempre estaría contigo, pasara lo que pasara y la has alejado de ti, ¿qué vas a hacer ahora?
 
¡No la necesito! ¡No los necesito! ¡Sabía que acabaría solo!
 
Y muerto.
 
Al paso que vas dudo mucho de que puedas acabar con Light Layer.
 
¡BASTA! ¡PARAD! Tengo que hablar con UltraSyner para que solucione este problema de mi cabeza.
 
Sí... Pero ella no es tu solución, con UltraSyner tenías que solucionar lo de tu humillación pública.
 
Te has equivocado de persona.
 
¿Qué? Sí... Es verdad, ella no puede solucionar este problema.
 
Ker, ¿qué día es hoy?
 
Viernes.
 
No, es martes.
 
...lo sabía.
 
Ya... Claro.
 
Dejé de debatir conmigo mismo al recordar el porqué estaba en este lugar. Miré mi teléfono, eran las 2 y media de la tarde, mierda, ahora los alumnos de la Academia Hope estarían saliendo para irse a sus respectivos hogares. Conseguí llegar a la academia, observé cómo salían varias personas del lugar, bueno, ¿ahora cómo podría elegir a mis objetivos? Fingía ser una persona más que estaba apoyado en la pared del edificio pareciendo esperar a alguien, sin apartar mi mirada del móvil. Logré escuchar una conversación interesante, me potencié los oídos para escucharla mejor ya que las dos personas que hablaban se iban alejando poco a poco.
 
- ¿Has leído la nueva bomba en Twytgram? -le preguntó un chico que parecía asiático.
 
- ¿Lo de Bluedice? -le respondió su amigo confuso. Espera, ¿qué pasa conmigo?
 
- ¡Sí! ¿No es muy fuerte? Yo creo que esa declaración es mentira, siempre surge alguien así cada vez que un superhéroe se hace famoso -le explicó el joven asiático.
 
- Lei, siempre resulta ser mentira, no creo que el Bluedice que conocimos la semana pasada sea el mismo que haya tirado desde el cielo a un civil para que muriese -le explicó quién creo que era Siro al conocer el nombre de su amigo. Vaya, qué casualidad.
 
- Ya, es que tiene que ser eso, solo falta que lo desmienta Gryn Syld, que parece que él estaba cuando Bluedice cometió tal hazaña -le comentó Lei seguro de mi inocencia. Pobre crío. Mientras que seguía al grupo de amigos con precaución entré a mi Twytgram tenía miles de menciones, unos eran los que se burlaban y se reían con mis motes y otros por lo del problema con el incidente de ayer. El hijo de su madre de mi fan hizo toda una publicación en mi contra donde contaba su experiencia conmigo, no entiendo cómo consiguió tanta difusión hasta que vi que lo grameó Elton y Wolfan, cabrones. Ya me encargaré de vosotros personalmente. Leí twyts que ponían cosas como: "Bluedice no ha podido hacer algo así... ¡Él es genial!", "cierto, él aspira a ser el nuevo Light Layer", "todos los héroes tienen cosas oscuras.... Y parece que esta es una de ellas", "si es verdad, será toda una decepción". No estaba nervioso, ahora mismo lo de ser un superhéroe me valía una mierda, no tenía pensado regresar a la Academia Heaven, que piensen y crean lo que les complazca. Seguí acechando a los dos amigos, vi que tomaron rutas separadas, decidí seguir a Lei, él parecía ser el más manipulable.
 
- ¡LO SABÍA! ¡ES INOCENTE! -gritaba alzando su puño de la emoción. Me desconcertó su acción, recibí nuevas notificaciones de Twytgram, me sorprendió que Tobías pusiera un Twyt defendiéndome: "Todas las acusaciones sobre mi compañero Bluedice son erróneas, él nunca hizo lo que el usuario @Thisisanormaluser comenta. Es más, él fue quien rompió su móvil delante nuestra y sin darnos ninguna explicación se marchó. Nunca pensamos que podría llegar a mentir sobre nosotros. Estoy decepcionado en este momento..." Pues sí que cumplió con su palabra de no delatarme, incluso me ha defendido públicamente. Bueno, ahora que se había solucionado este pequeño problema, tenía que solucionar otro. Al seguirle hasta su barrio, examiné todo el alrededor con mi super velocidad, encontré un sitio perfecto para poder interrogarle. Antes de que echara la llave para abrir su puerta, le agarré del pecho y me lo llevé a una zona que parecía un descampado, lo puse contra la pared, le tapaba su boca para que no pudiera gritar.
 
- Escúchame, si me haces caso, no sufrirás, si no, morirás. Tengo que hacerte varias preguntas, ¿me las responderás? -le expliqué de forma amenazante. El afirmó con su cabeza.
 
- ¿Os han dado los nuevos uniformes? -le hice la primera pregunta. El afirmó de nuevo con su cabeza.
 
- Bien, ahora voy a dejar de taparte, no quiero que grites ni hagas algo raro, porque si no, te cortaré la cabeza, ¿entendido? -le expliqué calmadamente, el asintió al borde del llanto-. ¿Os han dicho algo sobre esta tarde o noche? Como una misión especial.
 
- Sí... Nos han dicho que esperásemos a las 8 de la tarde dentro de la academia, que nos iban a informar de algo importante -me explicó tímidamente mientras intentaba no llorar para no hacer ruido indebido. Eso era todo lo que quería saber.
 
- Gracias por la información, ahora te dejaré ir, por cierto, si dices algo a alguien sobre esta conversación, iré a por ti y luego a por tu familia -le amenacé para asustarlo más, era divertido ver su expresión de terror. Sentí que mis deportivas se manchaban con un líquido, noté que se había meado encima, QUÉ ASCO JODER. Me fui de ese lugar por no querer manchar mis preciadas deportivas con su asqueroso líquido maloliente. De camino a mi casa debajo del puente estaba pensando en qué podía hacer para colarme, como es nuevo no habrá cámaras instaladas dentro del edificio pero sí hay cámaras de vigilancias en el exterior, mi única opción era pasar con mi super velocidad y rezar a que no me pillasen. Cuando llegué a mi hogar me sorprendió ver una caja grande envuelta con cinta de regalo. Lo abrí temeroso por si era una bomba o algo, me encontré con un uniforme de la Academia Hope, ¿qué mierda? ¿En serio, quién coño me está espiando? Esto es demasiado sospechoso, mierda, ¿y si es una trampa?, ¿y si van a atraparme o asesinarme por saber demasiado? Tenía muchas dudas de aceptar ese regalo aunque era la manera más fácil y sencilla de pasar a la academia sin que tuviera problemas.
 
Finalmente me lo puse, guardé en mi mochila mi "traje" de villano junto con mi máscara. Cuando llegó la hora acordada me fui a la academia, me junté con un gran grupo de estudiantes y me puse cabizbajo para que las cámaras no me pudiesen ver el rostro. Una vez dentro, nos dirigimos al gimnasio principal. En medio había un hombre trajeado, solo estaba él, no me daba buena espina. Tras ponernos en fila, empezó a hablar.
 
- Os he llamado aquí debido a que hemos encontrado a Danny Darke -explicó el hombre. Todos se alegraron de la noticia. Hijo de puta, si lo habéis secuestrado vosotros- Vosotros seréis el grupo de rescate, nosotros nos encargaremos de llamar personalmente a los héroes pero antes, es momento de demostrar vuestra valentía con los nuevos trajes -comentó animando a todos los que estaban en ese lugar, todos aplaudían y silbaban de la emoción. Nos estuvo explicando el plan, Danny se encontraba en uno de los edificios abandonados de otro distrito no muy bien recibido por la sociedad, el Distrito Neinlouder. Nos explicó que habían visto guardias y algún que otro villano rondando la zona, esto que nos comentó era información reciente. Nosotros iríamos allí para encontrar a Green Twister y llevarlo lejos del lugar, más bien, con los periodistas y cámaras que grabarían todo. Al saber dónde se encontraba no dudé nada más acabar el discurso en irme del lugar. Una vez fuera y con mi traje al completo, me fui a la dirección que nos dijo aquel hombre misterioso. Danny, espera un poco más, voy a salvarte.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo