Cap 37. Convivencia.

Hero's Destiny: Hope of Darkness.

visibility

349.0

favorite

0

mode_comment

0


Me desperté por todo el jaleo que armaba mi amigo mientras buscaba su cinturón de contención. Estaba poniendo la habitación patas arriba, lo gracioso y estúpido es que lo llevaba puesto encima.
 
- Danny -le nombré para que me viera.
 
- ¿Has visto mi cinturón? -me preguntó paranoico.
 
- Mira hacia abajo -le mandé conteniendo la risa. Se puso rojo de la vergüenza al ver que lo llevaba puesto encima todo el raro- ¿Estás bien? Te noto nervioso -le comenté volviendo a recostarme en la cama de agua tan cómoda y blandita.
 
- Bueno pues... Creo que le gusto a Jia y hoy vienen mis padres por la tarde -me explicó algo nervioso. Me sobresalté al escuchar lo último y lo primero.
 
- ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Por qué? -le pregunté intrigado.
 
- Bueno, ahora pasa más tiempo conmigo, se junta en los recreos con nosotros y hablamos más a menudo -me explicaba algo ilusionado, no pudo evitar sonreír de la emoción. Yo me refería a sus padres. Antes de marcharse me tomó una foto desprevenido.
 
- ¿Por qué me has sacado una foto? -le pregunté desconcertado.
 
- Tanto Doris como Mybe me lo pidieron, es una prueba para que sepan que estás vivo -me explicó rápidamente. Espera, si ellos 2 te lo han pedido es porque saben que... NO ME JODAS.
 
- Danny, dime que por lo que más quieras no les has dicho que vivo contigo -le comenté preocupado y alterado.
 
- ¡Vaya! ¡Qué tarde es! -exclamó Danny mirando su muñeca la cual no tenía ningún reloj- ¡Nos vemos en unas horas! -se despidió huyendo de la habitación. Desgraciado, ya verás cuando vuelvas y encuentres todas tus cosas desordenadas.
 
Eso de que sus padres fueran a venir en unas horas me ponía algo nervioso, ¿cómo serán?, ¿serán los delincuentes que creo que son? Sí, seguramente, no creo que sus padres sean tan inocentes como él, es imposible. Pasé el resto de las horas ayudando a los mayordomos y sirvientas a limpiar, cocinar y cuidar del jardín, al menos así no me aburría en el tiempo que Danny se ausentaba de la mansión. Mientras que ayudaba a pelar patatas en la cocina dos de las sirvientas empezaron a hablar sobre el padre de mi amigo.
 
- ¿Tú crees que estará igual de bueno que hace 2 años? -le preguntó seriamente la salida.
 
- ¡Claro! Es un Darke después de todo, sus genes de la nobleza recorren por su sangre -le respondió emocionada su compañera.
 
- Y no nos olvidemos de su mujer -agregué a la explicación de las sirvientas consiguiendo estropearles el rollo. La verdad, las entendía en cierta parte, el padre de Danny se cuidaba bastante bien, aparentaba menos edad de la que tenía, lo mismo podía decir de su madre, toda una belleza. Parece que mi comentario no le agradó a las chicas debido a que se fueron a otro lugar a hablar de lo mismo. Cerca de la hora de comer, puse las noticias por si había algo relevante, al ver a Mybe con mis compañeros en el Canal 53 automáticamente cambié de canal. Ahora, en otro telediario empezaron a hacer una sección sobre mí.
 
- Como sabréis Bluedice ha estado en muchas polémicas en estos días, desde que es el salvador de Danny Darke, de un supuesto crimen contra un civil hasta de una posible expulsión en la Academia Heaven -empezó a explicar la presentadora.
 
- Mientras sucede todo esto nos preguntamos, ¿dónde estará este héroe enmascarado? No ha dado señales de vida o al menos de forma pública, no comenta en sus redes sociales ni ninguna cámara lo ha captado últimamente, ¿habrá dejado de ser un superhéroe? -agregó su compañera a la explicación de la presentadora. Bueno, es lo que pasa cuando dejas el bien y vas por el mal camino.
 
- Hemos preguntado a varios profesores de la Academia Heaven sobre su paradero pero ninguno se atreve a respondernos, no nos quieren confirmar los rumores acerca de su expulsión. Sin embargo, hemos podido entrevistar a varios de sus compañeros -explicó la presentadora mostrando en pantalla una entrevista que le hicieron a Edward.
 
- ¿Qué ha pasado con Bluedice? -le preguntó la entrevistadora acercando su micro hacia mi excompañero.
 
- Parece que se ha aburrido de ser buena persona y ayudar a los demás, eso es todo -respondió serio volviendo a clase gracias a su pulsera. El vídeo cambia a otro donde aparece Leo.
 
- ¡Perdona! ¿Qué opina usted acerca de los rumores sobre Bluedice? -le preguntó otro entrevistador a mi amigo.
 
- Lo siento, no puedo opinar nada, no se todos los detalles al respecto, pero sé con certeza que mi compañero es un gran superhéroe -contestó algo nervioso Fire Emotion. La escena cambió a un grupo de reporteros intentando entrevistar a Gryn Syld pero éste huía siempre que podía. Ahora estaba Elton ocupando toda la pantalla.
 
- ¡Volcanux! ¿Qué opinas acerca de...? -la reportera no pudo acabar su pregunta ya que él le contestó.
 
- Que son verdad, nunca me cayó bien, se comporta mal con sus compañeros y nos obliga a seguir sus normas, me alegra que no esté en la Academia Heaven -explicó serio y con un tono alegre.
 
- ¿Es verdad que está expulsado? -le preguntó de nuevo.
 
- Desgraciadamente no, no se puede expulsar a alguien por faltar algunos días a clase -contestó enojado. Me reía de la desgracia de mi adversario, me encanta verlo sufrir así. Qué bueno que no pasa nada si faltas menos del 20% de las clases que hay en total en el trimestre. Había una cosa que me rondaba por mis pensamientos, ¿quién habría soltado la información de que no estaba en la academia? Seguro que fue Elton, ese niñato me odia demasiado. Apagué la televisión, me senté en la mesa esperando a que Danny volviera para poder empezar a comer. Mientras esperaba impacientemente me llegó una notificación al teléfono, leí lo que me habían mandado, al parecer el fan al que agredí seguía insistiendo en mi culpabilidad publicando un nuevo Twyt: "Quiero confirmaros que GRYN SYLD es un mentiroso que ayuda a Bluedice a encubrir sus crímenes. La Academia Heaven debería de echarles a los dos, tomaré acciones legales en contra de ellos". Me enojé al ver que su publicación se estaba haciendo bastante viral por la culpa de Elton, Wolfan, Helenia y Edward que habían grameado el twyt, no pensé que serían capaces de dañar a Tobías, aunque él se lo había buscado solito. Ahora lo último que quería era un juicio, eso dañaría más mi imagen pública y tengo que volver a la puta academia si quiero impedir los planes de Industrias Darke con su estafa de superhéroes. Calculé que a mi mejor amigo le faltarían unos 20 minutos hasta llegar aquí, tiempo suficiente para hacer una visita a mi queridísimo fan.
 
Una de las cosas que aprendí al estar con Doris es a encontrar información, me puse en el perfil del usuario, su página de Twytgram estaba repleta de fotos de héroes sacadas de internet o por fotos tomados por él mismo, al no descubrir ninguna información personal suya, clické el enlace de su perfil que me llevaba a su Ultrastorie. Su cuenta era pública además de que puso su nombre real y su apellido como nick de usuario, muy mala decisión. Vi que se hacía fotos cerca de una tienda de ropa acerca de superhéroes bastante famosa, observé que siempre llevaba un uniforme escolar, solo tenía que descubrir si hacía esas fotos antes o después de ir al instituto, me fijé en la fecha de subida, a las 2:40. Tenía 10 minutos de margen para ir y encontrar un lugar para asesinarlo.
 
¿De verdad vas a matarlo?
 
Claro.
 
Es un inocente al que casi le matas por ser tu fan.
 
Se burló de mí.
 
Eso no quiere decir que tengas que tomar la decisión de quitarle la vida.
 
¿Por qué no?
 
Porque harás que él tenga razón y todo el mundo te verá peor.
 
Ese pensamiento hizo que me diese cuenta de que tenía que encontrar un nuevo modo para conseguir que dejase de molestarme. Tras segundos de pensar, se me ocurrió un plan, mucho más fácil y menos costoso para realizar. Estuve esperando en frente de la tienda de disfraces con mi traje de villano al igual que mi máscara, fingía que me estaba haciendo fotos como si quisiera compartir con el mundo sobre la máscara que llevaba encima. Observé a mi objetivo llegar a la tienda y fijarse en el escaparate ilusionado, entró a aquel edificio, tras esperarle unos minutos salió con una máscara de héroe, se lo puso encima posando con los maniquís para hacerse una selfie. Era mi momento, con su guardia baja le robé el móvil con mi super velocidad, me apoyé en la pared de una esquina logrando que no descubriera dónde estaba, escuchaba gritar y pidiendo ayuda por su dispositivo robado. Rápidamente con su pantalla desbloqueada me puse en su Twytgram y publiqué una nueva publicación: "Vale, tenéis razón, me lo he inventado todo, esto se me ha salido de madre, quiero pedir perdón a Bluedice y a Gryn Syld, he cometido un grave error". También, para joder a mis excompañeros que se pusieron en mi contra agregué un nuevo twyt: "Quiero deciros tanto a @Volcanux, @Wolfan, @Entrance y @Ilusionysta que sois los peores compañeros del mundo, apoyando y difundiendo rumores falsos sobre vuestro amigo. Ni los villanos son tan traicioneros". No pude evitarme reírme por la putada que les había hecho, ¿querían joder mi imagen? Pues yo lo voy a hacer con la de ellos. Utilicé mi poder para destruir el teléfono de mi fan, lo hice ya que este nuevo móvil que se compró parecía bastante caro y seguramente no tendrá dinero para otro, por lo que no podrá borrar en un tiempo la publicación y si dice algo de que le robaron, ya nadie le creerá, lo que dirá no tendrá validez. Salí de mi escondite y saludé a lo lejos a mi víctima, éste enojado corrió hacia mi dirección, yo empecé a huir y tiré su móvil en una papelera de una forma para que me pudiera ver, luego escapé con mi super velocidad del lugar, llegando a la mansión de mi amigo. Me encontré a Danny saliendo de su limusina.
 
- ¡Hey Ker! ¿Has salido? -me preguntó confuso al verme entrar a su hogar.
 
- Me aburría de estar siempre aquí, he dado una vuelta -me excusé-. Por cierto, ¿qué tal en la academia?
 
- Ah, pues bastante bien, las clases han sido normales, menos mal que hoy no teníamos "Habilidades en Uso" con Mybe -me explicó suspirando del alivio.
 
- ¿Y qué tal con Jia? -le pregunté interesado.
 
- Hoy no se ha apartado de mí... ¿Eso es una buena señal cierto? -me preguntó con una sonrisa.
 
- Sí, lo es, me recuerda eso tanto a... -no quise acabar la frase al recordar a mi ex.
 
- ¿Por qué no vuelves con ella? Está muy preocupada por ti, no para de interrogarme cada vez que me ve -me comentó algo más serio.
 
- Ella no me va a perdonar, he hecho cosas muy malas -le respondí serio. No necesitaba su aprobación, su admiración, su cariño, puedo estar bien sin nadie, sin seres queridos, Doomdice no necesita amor. Solo quiere ver muerto a Light Layer.
 
- Todos hemos hecho cosas malas -me dijo para animarme. No, Danny, no lo entiendes, nunca has entendido nada, si te contase la verdad no me dejarías vivir contigo por un tiempo incluso me llevarías a la cárcel.
 
- Sí... Tienes razón -mentí para no hablar más sobre el tema. Estuvimos las horas restantes viendo películas en la habitación de mi compañero, ya era la hora acordada dónde se suponía que sus padres vendrían a la mansión. Noté a mi amigo bastante nervioso-. ¿Estás contento de ver otra vez a tus padres?
 
- ¡Sí! Y tengo bastante miedo -me exclamó mordiéndose las uñas alterado.
 
- ¿De qué? -le pregunté desconcertado.
 
- De que no sea como ellos quieren que sea, ¿y si soy una decepción para ellos? ¿Y si ellos han cambiado? -empezó a preguntarse a sí mismo con temor. Puse mi mano sobre su hombro para calmarlo.
 
- No te preocupes, pase lo que pase me tendrás aquí, al igual que al resto de tu familia -le consolé. Él me sonrió de corazón, escuchamos cómo las rejas de la entrada se abrieron, eran sus padres. Todos nos fuimos con rapidez afuera de la mansión para darles la bienvenida, observé a los mayordomos y sirvientas en fila, todos temblaban de la emoción. Una gran limusina blanca aparcó a pocos metros de nosotros, el chofer salió y abrió una de las puertas para que pudieran salir. El primero en salir fue su padre, el cual estaba igual que en el retrato de la mansión, ayudó a salir a su esposa, nos vieron detenidamente serios, luego sonrieron.
 
- ¡Danny! -exclamó su padre expandiendo sus manos al ver a su hijo.
 
- ¡PAPÁ! -gritó mi amigo corriendo y abrazando a su padre, éste le correspondió el abrazo con una sonrisa.
 
- Sí que has crecido, veo que ya estás hecho todo un hombre -le alabó su padre de forma sincera. Su madre se agachó y abrazó a su hijo entre lágrimas.
 
- ¡Qué alegría saber que estás bien! No sabes lo preocupado que hemos estado al estar cerca de perderte -le explicó entre lágrimas, Danny no pudo contener su felicidad y empezó a llorar.
 
- Tranquilo hijo, ya estamos aquí, todo saldrá bien -le dijo con una voz rota su padre mientras acariciaba su cabello para calmarlo. Alisa corrió hacia ellos sujetando una caja de "clínex".
 
- ¡Madame Darke! Aquí tienes -le ofreció la caja de pañuelos para que se pudiera limpiar, ella agradeció su oferta.
 
- Gracias cielo, pero te he dicho que me llames Clary, somos una familia, llámame por mi nombre -le explicó acariciando con suavidad y dulzura las mejillas de la sirvienta de Danny, ella afirmó con la cabeza alegremente.
 
- Amo Darke, sus habitaciones están preparadas -le comentó el mayordomo jefe de la mansión.
 
- Gracias Sebastian, enseguida vamos -le agradeció con una sonrisa sincera a su amigo- ¿Aún está la máquina refrigeradora de helados? -le preguntó a su hijo con un tono dulce.
 
- Sí -respondió secándose las lágrimas con los clínex.
 
- ¿Vamos? -le preguntó de nuevo.
 
- ¡Claro! -exclamó con una sonrisa Danny. Antes de entrar empezaron a saludar a todos los trabajadores de la mansión, a pesar de la larga ausencia de ellos estaban hablando con normalidad y de forma informal lo cual me sorprendió mucho, parecía una charla entre amigos más que jefe/empleado. Cuando acabaron de charlar con sus compañeros se aceraron a mí.
 
- Blake, ¿desde cuándo tenemos otro hijo? -preguntó Clary a su marido sorprendida al verme. Danny y su padre se rieron por su comentario.
 
- No mamá, él es mi mejor amigo, Ker -me presentó mi compañero poniéndose a mi lado.
 
- Así que tú eres el famoso "Ker", es un placer conocerte al fin, Bluedice -me saludó dándome la mano el padre de Danny. ESPERA, ¡¿CÓMO SABE QUE SOY BLUEDICE?!- Tranquilo, no te pongas nervioso, lo sabía desde hace bastante tiempo, Danny siempre nos cuenta todo por mensajes y llamadas -me explicó de forma pausada para que me calmara, yo miré con enojo a mi amigo, él apartó su mirada hacia otro lado. No me gustaba la idea de que sus padres, los jefes de Industrias Darke, supieran esa información tan crucial sobre mí. La madre de mi compañero me agarró de las manos.
 
- Gracias por salvar a mi hijo de los secuestradores -me agradeció de forma sincera.
 
- Si necesitas alguna vez ayuda en algo dínoslo a nosotros, será un favor personal -me explicó Blake Darke apoyando su mano sobre mi hombro con una sonrisa. Yo desconfiaba de ellos totalmente, no podía creer que fueran buenas personas, estaban fingiendo, debía ser eso. Pasamos el resto de la noche hablando y riendo por las numerosas historias que contaban los padres de Danny al viajar por el mundo, era divertido también contar nuestras anécdotas de superhéroe.
 
- Espera, me estás diciendo que te tengo que dar las gracias por haber tenido que estar en una charla de más de 6 horas de duración porque nos salvaste de un Dios Egipcio. Muchas gracias -bromeó Blake entre risas, la verdad, su humor me gustaba mucho.
 
- Ker, ¿cómo es nuestro hijo en la academia? -me preguntó algo seria e ilusionada Clary.
 
- ¡MAMÁ! ¡Estoy aquí! -exclamó Danny algo molesto. Nos empezamos a reír por su comentario.
 
- Bueno, siempre está en las misiones gritando que debemos de salvar a todos, ayuda a todos los ciudadanos en peligro y... Es bueno en combate -les expliqué tranquilamente-. Ah, se me olvidaba, también es bueno con las chicas, sobre todo con su compañera Jia.
 
- ¡KER! -me gritó ruborizado Danny.
 
- ¿Jia? No me has hablado de ella en las llamadas -comentó algo interesado Blake respecto al tema.
 
- ¿Mi hijo ya está enamorado? -preguntó su madre emocionada.
 
- ¡No es nadie! -respondió sonrojado hasta las orejas.
 
- Sí, es alguien, y muy importante para él -comenté riéndome de su desgracia. Danny me intentaba tirar del sofá pero no lo lograba ya que estaba mi cuerpo potenciado.
 
- Veo que os lleváis bastante bien -opinó su padre mirándonos tiernamente.
 
- Somos mejores amigos -dijimos al unísono. Los Darke se rieron al ver nuestra sincronización.
 
- Señor Blake, señorita Clary, amo Danny, perdonad interrumpir vuestra conversación pero el joven amo tiene que irse a dormir, mañana tiene clases -explicó Sebastian.
 
- ¿Ya? -le preguntó Green Twister algo decepcionado.
 
- Pues sí que ha pasado el tiempo volando, es la una de la mañana -comentó impresionado Blake.
 
- No me importa faltar a clases, quiero seguir con vosotros -les confesó apenado Danny abrazando a sus padres. Ellos correspondieron su señal de afecto.
 
- No te preocupes hijo, mañana estaremos cuando vuelvas, aún tenemos algo de tiempo antes de que nos vayamos del país -le explicó dulcemente su madre para que se tranquilizara. Ver toda esta escena era muy conmovedora, sin embargo recordaba todas las acciones corruptas de la Industria de sus padres y se me pasaba este sentimiento, me caían bien pero debían de estar fingiendo, no puedo aceptar que sean como Danny, no quiero creerlo, mañana por la mañana estaré solo con ellos, podré interrogarles y conseguir respuestas. Una vez en la habitación de mi amigo ya acostados volvió a hablarme.
 
- Ker, ¿estás despierto? -me preguntó.
 
- No -respondí. Me estaba hartando de repetir esto cada noche.
 
- Creo que hoy es uno de los mejores días que he pasado en mucho tiempo -me comentó bastante alegre.
 
- ¿Y eso? -le pregunté cansado.
 
- He estado con mis padres después de 2 años, creo que a Jia le gusto, mañana también estaré con mi familia y lo mejor es que puedo compartir esta felicidad con mi mejor amigo -me explicó con felicidad.
 
- Ya veo, me alegro mucho de que tus padres sigan siendo los mismos a pesar del tiempo que no lo pudiste verlos -me alegré de corazón por mi amigo a pesar de que tenía dudas y sospechas sobre ellos.
 
- Ker, ¿tú crees que me tenga que declarar mañana a Jia? -me preguntó seriamente.
 
- No -contesté seco-. Es mejor que le des tiempo, a que avance poco a poco vuestra relación.
 
- Tienes razón -me respondió algo dudoso- Ah, por cierto, ¿que te han parecido mis...? -no pudo acabar su pregunta ya que le interrumpí.
 
- Buenas noches -dije seco dándome la vuelta para poder dormir en una mejor postura.
 
A la mañana siguiente me despedí de Danny al igual que sus padres. Una vez que se fue en su limusina, Blake comenzó a hablarme.
 
- ¿Tú no vas a clase junto con él? -me preguntó extrañado al verme aún en pijama al lado suyo contemplando las vistas.
 
- He tenido problemas -le respondí serio. La idea de que tenía que volver era bastante persistente, seguro que iré el lunes aunque no me haga ninguna gracia, aún tenía la duda de si no me echarían de la academia por todas las acusaciones y actos temerarios que he hecho en estos días, recordé lo que me dijo ayer el señor Darke-. ¿Crees que me podrías ayudar? No quiero que me echen de la Academia Heaven.
 
- Claro, no te preocupes, es lo bueno ahora que trabajamos codo con codo con tu academia, puedo tomar decisiones importantes. Eso sí, pon de tu parte y este lunes ve a la academia y no te saltes ninguna clase -me explicó mientras se dirigía al interior de su casa, me hizo un gesto para que fuera con él. Nos fuimos a la biblioteca principal de la mansión, no entendía el motivo de tantas estanterías llenas de novelas y libros si los dueños de este lugar casi siempre están ausentes y no pueden leerlos. Blake echaba una ojeada a su colección de libros-. Ker, ¿te gustan los libros?
 
- No, ya me es suficiente con los libros de mi academia -le respondí con sinceridad. Se empezó a reír por mi comentario.
 
- Ya veo, es una pena, te pierdes la exploración de millones de mundos, cada uno especial y único -me comentó tras elegir qué libro leería. Se sentó en una mesa con cuidado y abrió el libro, acariciaba las páginas con determinación. Sin embargo, lo cerró y lo puso encima de la mesa- Aún así, hay algo más especial y único que los libros, la familia -me aclaró serio. Chorradas, eso son temas superficiales, no hay que depender de personas y no me puedo fiar de tus palabras, secuestraste a tu propio hijo por puro marketing.
 
- ¿Por qué lo dices? -le pregunté extrañado.
 
- Por Danny, él es lo más preciado para mí, me alegra saber que tiene un buen amigo como tú, que le ha salvado de una situación tan peliaguda -me agradeció con sinceridad. Su comentario me enojó, pero vaya caradura.
 
Te está mintiendo en tus propias narices JAJA.
 
Debes de confrontarle, descubre la verdad.
 
¿Y qué pasa si es peligroso?
 
Ya sabes lo que debes de hacer. Es la única solución.
 
Sí, tenéis razón.
 
- Sé quién secuestró a tu hijo -le afirmé serio y con los brazos cruzados. Él se sorprendió al escuchar lo que le dije, su expresión pasó a ser seria.
 
- Dime, ¿quién lo hizo? Me encargaré personalmente de ir a por esos canallas -me comentó enojado apretando su puño con fuerza.
 
- Industrias Darke -le respondí con una mirada amenazante. Se quedó sin habla por unos segundos.
 
- ¿Qué? -me preguntó desconcertado.
 
- Para hallar a Danny tuve que hacer muchas preguntas y recorrer calles hasta encontrar la información que necesitaba. Varios trabajadores de tu empresa estaban metidos en su secuestro, todo estaba planeado, todo para publicitar la nueva academia de superhéroes y los nuevos trajes tácticos que habéis diseñado -le expliqué enojado. Blake se quedó impactado en su silla, tapó su boca con su mano derecha, no podía esconder su expresión de sorpresa y decepción.
 
- Todo lo que me dices... ¿Es cierto? -me preguntó algo alterado, queriendo que todo fuese mentira.
 
- Sí, te lo puedo asegurar de primera mano -le afirmé serio.
 
- Yo... No lo sabía -comentó en shock por la noticia. Su silencio fue interrumpido al golpear con brusquedad la mesa, estaba bastante enojado. Su reacción me extrañó mucho, ¿de verdad que no sabía nada? Imposible.
 
Te está engañando.
 
Mátalo.
 
Esperad, aún no puedo hacerlo, necesito más información, más datos.
 
- ¿No sabías nada? -le pregunté serio.
 
- No, si lo hubiera sabido lo habría impedido, ¿qué padre quiere que secuestren a su hijo? -me respondió alterado y preocupado.
 
- Por lo que sé, es posible que los mandamases que controlan la empresa estén involucrados con la idea. Además, no es lo único ilegal que han hecho -le empezó a explicar. Blake se sentó en su silla nervioso, me miraba para que continuase hablando- La empresa ha sacado una droga la cual logra quitar los poderes durante un par de horas, hicieron una nueva tecnología de ilusión que puede revolucionar el mundo y lo utilizan para su propio beneficio, secuestrar y engañar, también son uno de los patrocinadores de la banda más famosa de ladrones Cat Theft, y seguro que tiene más cosas turbias -terminé con mi explicación. El padre de Danny estaba que se subía por las paredes, no paraba de morder su labio provocando que sangrara por la frustración, se levantó de su sitio serio y decidido.
 
- No puedo dejar que esto siga así, me han engañado completamente, al final sí que fue mala idea dejarles con el cargo mientras que nosotros expandíamos nuestra empresa por el mundo, todo esto es culpa mía -se empezó a culpar por todos los acontecimientos que habían pasado- Ahora entiendo porqué insistían tanto en que no viniera hasta aquí, ¿sabes? traía los papeles donde se firmaría el apta para cerrar Industrias Darke, me daba igual la empresa si la vida de mi hijo estaba en peligro, por eso vinimos aquí tan pronto como pudimos -me confesó al borde del llanto, sacó de una maleta que se encontraba encima de la mesa varios impresos con un gran tocho de folios, me los dio para que comprobara que decía la verdad. En efecto, la tenía, si firmaban esto Industrias Darke dejaría de existir-. Ker, eres un buen amigo, sé que te lo he dicho muchas veces, pero con esto me demuestras lo que pensaba sobre ti, ya entiendo porqué no parabas de ponerte a la defensiva.
 
- ¿Y qué vas a hacer para remediar todo esto? -le pregunté aún inseguro por si me estaba mintiendo.
 
- Echar a todos los empleados superiores sin embargo me llevará al menos un mes, tengo que llamar a amigos de confianza tanto dentro de la empresa como afuera, además, tengo reuniones importantes que atender en el extranjero, ahora mismo no puedo hacer nada en persona hasta que acabe con los nuevos contratos -me respondió frustrado y enojado.
 
- ¿Y cuándo podrás volver para acabar con los empleados malvados? -le pregunté de nuevo.
 
- A finales de este mes, ya que asistiré junto con mi esposa al "Torneo del Prestigio", una vez que acabe aquel evento, empezaré a tomar medidas extremas, espero que antes de que el año finalice la empresa pueda tomar el rumbo de hace unos años -me contestó decidido. Salió de la habitación y empezó a hacer varias llamadas, por lo poco que pude oír gracias a mis oídos potenciados, estaba intentando solucionar la corrupción que había en su empresa, me dijo la verdad. ¿Cómo mierda era posible? Aún no lo entendía, creía que ellos eran los responsables de todo el mal de estos últimos días, estaba bastante enojado. Tras esperar varias horas, regresó y se sentó en el sofá de cuero para descansar.
 
- Por la tarde tendremos que regresar a Alemania, para acabar con nuestro último acuerdo, después de eso, regresaremos aquí e intentaremos solucionar todo -me explicó entristecido-. ¿Crees que Danny lo entenderá? Sé que le hacía mucha ilusión estar más tiempo con nosotros, yo también comparto esa alegría, pero... Este descubrimiento de última hora ha jodido básicamente todo.
 
- No te preocupes, lo entenderá, además, tenéis aún tiempo hasta que os valléis -le comenté intentándolo animar.
 
- Gracias Ker, incluso eres un superhéroe sin necesidad de llevar el traje -me halagó con una sonrisa- Por cierto, quiero que me prometas una cosa, si pasa algo, quiero que protejas a Danny -me pidió serio.
 
- Te prometo que le protegeré pase lo que pase -le prometí serio y decidido, él suspiró del alivio. El resto de las horas consistió en que los padres de mi amigo estaban todo el rato al teléfono, sacando papeles, ordenando a los mayordomos y criados a que consiguieran materiales y les ayudasen a la investigación, fue todo un show. Cuando regresó mi compañero a casa, los padres le tuvieron que dar la mala noticia sobre su marcha, él empezó a llorar y a abrazarles ya que no quería que se fueran. Pasamos las horas faltantes en familia, jugando juegos de mesa, hablando de nuestras aficiones, siguiendo contándonos más anécdotas, todo fue agradable, hasta que los padres de mi compañero se tuvieron que marchar.
 
- ¡No os vayáis! -exclamó entre lágrimas mi amigo.
 
- No te preocupes hijo, volveremos muy pronto, a finales de este mes, ¿crees que podrás aguantar un poco más? -le explicó Blake acariciando su pelo para que se tranquilizara.
 
- Sí -respondió entristecido.
 
- Ker, gracias por todo, por cierto, he hablado con el director de la academia, no estas expulsado, eso sí, si faltas un día más puede que sí tomen esa decisión -me comentó el señor Darke bromeando con lo último. Yo me despedí alzando mi mano. Fue bastante impresionante ver que se fueron en un jet privado aunque no tanto para Danny, que se encontraba aún sollozando en el suelo.
 
- Hey, ¿vemos películas? -le pregunté.
 
- Vale -contestó secándose las lágrimas con sus mangas. Danny se fue a su habitación, iba a preparar todo, yo en cambio me fui al lavabo. Una vez dentro y sabiendo que nadie me oiría golpeé la pared. MIERDA. ¿CÓMO SUS PADRES NO ERAN MALVADOS? Estaba seguro de que lo eran, JODER.
 
Y ahora ya no puedes asesinarlos.
 
Y tendrás que volver a la Academia Heaven, con tus compañeros.
 
Con Mybe.
 
Con Doris.
 
¡PARAD! ¡NO ME RECORDÉIS A ESA GENTUZA! NO LOS NECESITO. Mybe era alguien que tuve que asesinar hace bastante tiempo, mis compañeros son todos unos incompetentes, soy el mejor de mi clase Y ESO QUE SOY UN ASESINO DE HÉROES JAJA.
 
¿Y qué pasa con Doris?
 
Ella ya no me sirve, tenía "algo igual de importante que hacer". Mentiras, esa gata es una mentirosa.
 
¿Y si el mentiroso eres tú?
 
¿Qué? ¿Por qué?
 
 
Dices que no los necesitas pero sabes que la realidad es otra.
 
¡CALLATE! ¡NO TIENES NI PUTA IDEA DE LO QUE HABLAS!
 
Ker, soy tú.
 
No, no lo eres, eres Fear.
 
No.
 
Pues eres Crisis Mask.
 
Tampoco.
 
¡ME DA IGUAL QUIÉN SEAS! ¡FUERA DE MIS PENSAMIENTOS!
 
No puedo.
 
Somos tu conciencia, pensamientos entrelazados.
 
¡TODO ESTO ES POR VUESTRA CULPA!
 
No es cierto, es tuya.
 
NO. LA CULPA TIENE QUE SER DE ALGUIEN MÁS...
 
¿De quién entonces?
 
Light Layer.
 
Siempre le pones como excusa a tus problemas mentales.
 
PORQUE ES CIERTO, JODER. Si él hubiera salvado a mi hermana no estaría viviendo en la casa de Danny, seguiría con mi querida novia, con mis amigos. Todo es por su maldita culpa. Golpeé otra vez la pared de la frustración, tiré los objetos al suelo, rompí el cristal del espejo, abrí los cajones, al volver a ver aquellos objetos con la figura del señor de luz me enojé bastante más, agarré cada uno de ellos y los lancé contra la pared, gritaba del enojo al no haber podido hacer nada aquel fatídico día.
 
- ¡ODIO A LIGHT LAYER! -chillé desesperado pegando una y otra vez a la pasta de dientes con su figura, estaba destruyendo el pavimento del suelo.
 
- Ker… -me dijo Danny que se encontraba viendo paralizado mi arrebato de furia. Paré de golpear el objeto, observé que mis nudillos estaban ensangrentados- ¿Estás bien? -me preguntó algo nervioso y preocupado al verme tan desubicado. Yo me levanté. Me fijé en el destrozo que hice en uno de sus baños. ¿Por qué me he comportado así? Involuntariamente me salieron lágrimas por los ojos- Tranquilo, no pasa nada, cada 2 meses rediseñamos y cambiamos los baños -me explicó intentando tranquilizarme, cuando se acercó a mí yo me abalancé sobre él para abrazarle.
 
- Mi cabeza... Está mal, necesito ayuda. Ayúdame -le pedí ayuda mientras lloraba sin parar.
 
- Tranquilo, yo te ayudaré -me tranquilizó con un tono serio.
 
- Mi problema no tiene cura, mis pensamientos, sentimientos... Están desbordados -le confesé aún gritando del dolor que me provocaba mi mala situación.
 
- Sentimientos... Creo que sé quién puede ayudarte -me comentó Danny algo más animado- Vamos, voy a llevarte a mi cuarto y me esperarás hasta que recoja a un amigo nuestro, ¿de acuerdo? -me explicó el plan mientras me arrastraba con él a su habitación. Yo asentí con la cabeza, le resultó difícil despegarse de mí. Una vez que me quedé solo en ese cuarto solo rezaba para que mi amigo pudiera conseguir curarme.
 
Sabes que no va a pasar.
 
Nadie se cura de sus propios pensamientos.
 
Te acompañaremos hasta que te mueras, lo quieras o no.
 
¡BASTA! ¡NO QUIERO ESCUCHAROS!
 
- Ker, hey, Ker -me habló Danny para que volviera en mí mismo, me fijé que le acompañaba Leo-. ¿Ves? Llevamos aquí 5 minutos y ha seguido mirando a la nada sin parar de llorar.
 
- Sí, sabía que desde que le vi el viernes pasado algo raro pasaba con él, todos sus sentimientos cambian al segundo, no sé cómo se siente -le explicó Fire Emotion.
 
- ¿Puedes ayudarle? -le pregunté preocupado Danny.
 
- Bueno, puedo intentar hacer algo con mis nuevos poderes, pero es posible que cambie su interior, como si fuera una purificación -le respondió algo inseguro. Yo le agarré del pecho.
 
- Ayúdame -le rogué entre lágrimas. Los 2 se miraron, afirmaron con sus cabezas, Leo puso mi mano en mi cabeza e hizo que todo mi cuerpo se iluminara, sentí que desprendía luz de mi boca y por los orificios de los ojos, iluminando toda la habitación. Notaba cómo mis sentimientos empezaban a disminuir, todo terminó en una paz interior. Ya no me escuchaba, ya no debatía conmigo mismo. Sin embargo, todos los principios y acciones que cometí en estos días vinieron a mi como si se trataran de apuñaladas que impactaron directamente a mi corazón.
 
- Sigue llorando, ¡¿no ha funcionado?! -le preguntó histérico Green Twister.
 
- Ha funcionado, ya puedo ver su sentimiento de tristeza -le contestó también preocupado. Ya no lloraba por mi estado de locura o crisis existencial, lo hacía por todas las malas decisiones que hice. ¿Cómo pude ser capaz de insultar a Wolfan? De llamar inútil a Marco. De escaparme de casa y preocupar a mi familia, de desobedecer mis principios de héroe, de faltar a la academia. ¡¿CÓMO FUI CAPAZ DE CASI ASESINAR A UN FAN?! Recordé todas las muertes que causé cuando me convertí en Doomdice.
 
- Soy una mala persona -confesé con total sinceridad abrazando y desahogándome en Leo-. Merezco morir, mátame.
 
- ¿Qué? No, no digas tonterías, me recuerdas a mí hace unos días y como tú me ayudaste yo haré lo mismo por ti, Ker, me tienes a mí y a Danny, tú eres buena persona, no mereces morir, aún tienes muchas vidas que salvar, te dije que nos ayudaríamos y apoyaríamos juntos, para superar todas nuestras pérdidas... Y problemas -me explicó calmadamente correspondiendo mi abrazo.
 
- Ker, tú me has salvado la vida, deja que hagamos lo mismo por ti, somos amigos, mejores amigos, nos ayudamos entre nosotros -agregó Danny a la explicación de mi compañero.
 
- No os merezco -opiné entre lágrimas. Todo el optimismo y la buena vibra que desprendían me hacían ver que había esperanza a pesar de todos los crímenes que cometí.
 
- Puede ser, pero nos tienes aquí y ahora, listos para ayudarte en lo que necesites -dijo Leo serio.
 
- Quiero volver a casa... Quiero volver con Doris, necesito disculparme -les expliqué llorando sin parar-. Pero he hecho cosas muy malas, me he comportado como un imbécil, les he herido, no me van a perdonar.
 
- Seguro que sí ya lo verás, las cosas hablando se solucionan -me animó decidido Danny.
 
- Las cosas en la academia están algo tensas, varios compañeros están enojados contigo, Ker, pero si te disculpas y demuestras que pueden volver a confiar en ti, sé que te perdonarán con el tiempo -me explicó seriamente Leo. Yo les agradecí de corazón todas esas palabras reconfortantes, una vez más calmado me apoyé en la cama de agua, ellos me acompañaron.
 
- Entonces... ¿Qué vas a hacer? -me preguntó Green Twistter preocupado.
 
- Primero tengo que disculparme con mi familia, con Marissa, mañana por la mañana volveré a casa -le respondí secándome las lágrimas.
 
- Ese es un gran paso -opinó Leo poniendo su mano en mi hombro.
 
- No sé qué haría sin vosotros chicos -les confesé con sinceridad.
 
- Yo tampoco sé que haría sin mí -bromeó Danny para aligerar el ambiente, nos reímos de su comentario.
 
- ¿Estabas imitando a Mybe? -le preguntó entre risas Leo.
 
- Más bien a Tobías -contestó mi amigo inocentemente.
 
- Se te da fatal imitar a las personas -opiné siguiéndoles el juego.
 
- Ya, pero se me da genial ver películas, por cierto, ¿vemos una? -nos preguntó Danny algo ilusionado. Asentimos con la cabeza, Leo finalmente se quedó a dormir con nosotros. Durante el resto de las horas me lo pasé en grande gracias a mis amigos, me hicieron desconectar de la realidad y librarme temporalmente de mi depresión. Sin embargo, cuando cayó la noche y todos nos acostamos, yo no podía dormir, tenía miedo de lo que sucedería mañana cuando fuera a mi casa. También el hecho de recordar de cómo torturé a aquellos trabajadores, a esos superhéroes de la Academia Hope, hizo que me entraran ganas de vomitar, odié mi comportamiento que tuve en ese instante, me juré que no volvería a comportarme de esa forma tan malvada y digna de un psicópata. Tenía que pedir perdón a muchas personas, a Tobías, Marco, Wolfan, Marissa, Ethan, a mis compañeros y a... Doris. ¿Cómo pude apartarla de mi lado? Si es el amor de mi vida. Odié a Crisis Mask por su maldito y peligroso poder, al igual que me maldecí por ser tan ingenuo y poco resistente a los ataque psíquicos y mentales. ¿Qué pasará cuando vuelva el lunes a la academia? Con esa pregunta en mi mente, me dormí.