Cap 39. Castigo.

Anexia: World of Superheroes.

visibility

204.0

favorite

0

mode_comment

0


- Salidín, vámonos que llegamos tarde a la academia -me mandó mi maldito tutor desde el salón mientras me cambiaba en mi cuarto. No tenía muchas ganas de ir de nuevo a ese lugar, más si tengo que hacer nuevos compañeros y no quería repetir algo parecido a lo de esta mañana, ¿también me odiarán o pasarán de mí? Esa pregunta me estaba incomodando. En mitad del camino hacia nuestro destino recordé mi mal comportamiento que tuve con mi profesor, en aquella ocasión iba a matarle pero me interrumpieron mis amigos, menos mal que no le hice daño.
 
- Oye... Mybe, quería disculparme contigo por mi comportamiento durante esta semana -me sinceré.
 
-Con quién deberías disculparte sería con tus compañeros de clase, con todos -me respondió mientras bostezaba por el cansancio. Odiaba que tuviera razón, he conseguido que me perdonasen tanto Tobías como Wolfan pero los demás desconfían de mí y creo que es justo que me disculpe con ellos, estoy molestando a mi clase-. Veo que tu travesía por Eustópolis te ha servido bien para que madures.
 
- Bueno, me ha ayudado a darme cuentas de muchas cosas, sobre todo de quién no quiero ser -le contesté serio cabizbajo al recordar todas mis malas acciones contra aquellos inocentes. Aún tenía las palabras presentes de mi alter ego de aquella pesadilla, "es tu destino, Ker", no, se equivoca, yo nunca seré como él.
 
- ¿Y en quién no quieres ser? -me preguntó algo interesado.
 
- En un villano -le respondí serio. Mi tutor se empezó a reír como si no hubiese un mañana.
 
- Menos mal, ya te iba a decir que estabas en la academia equivocada -bromeó. Enojado empecé a caminar con más rapidez para alejarme lo más posible de ese cabrón-. Venga, no te enfades, si eres bueno te doy el permiso de ver a Doris cuando acabes con tu castigo.
 
- ¿De verdad? -le pregunté ilusionado.
 
- No -contestó. Cómo te odio.
 
Uno de los primeros castigos era tener una clase de Mybe con el grupo 1ºA de por las tardes. En esta academia se puede elegir la posibilidad de hacer este bachiller por las tardes, sin embargo el tiempo de duración es de un año más. Nada más llegar a la clase todos se sorprendieron de mi presencia, uno de los alumnos levantó la mano.
 
- ¡Profesor! ¿Ese es Bluedice? -le preguntó algo emocionado.
 
- En efecto, este superhéroe en prácticas estará durante toda esta semana con vosotros, acompañándoos en todas las misiones y entrenamientos. ¿Alguna pregunta? -explicó Craig a sus alumnos.
 
- Sí, Bluedice, ¿te puedes sentar a mi lado? -me preguntó un chico de pelo blanco y con pecas, no paraba de dar golpecitos a una mesa que estaba vacía. Algo desconcertado afirmé con la cabeza, me senté al lado de mi nuevo compañero. Mientras que Mybe explicaba las misiones que haremos en pareja, la persona que tenía al lado se presentó.
 
- Me llamo Mark, aunque todos me conocen como "White Mirth". Encantado de conocerte -me saludó dándome su puño para chocarlo.
 
- Yo soy Ker, ya sabes quién soy -me presenté bromeando y chocando su puño.
 
- Oye, perdona que te pregunte pero... ¿Por qué te fuiste de la academia? -me preguntó bastante intrigado.
 
- No pasaba por un buen momento -le contesté algo nervioso, no me apetecía recordar esos días.
 
- Te entiendo, a mí me pasa constantemente, me dan ganas de irme y bien lejos pero... Aquí estamos -me explicaba con un tono alegre y burlón para que no me sintiera incómodo-. Por cierto, ¿en tu clase están Volcanux, Wolfan y Green Twister?
 
- Sí, así es -le respondí. Él me miró con un brillo en sus ojos que me recordaba a los de Ethan cuando estaba al lado de Wolfan y Doris-. Si quieres te los puedo presentar algún día de estos.
 
- ¿De verdad? -me preguntó ilusionado. Yo asentí con la cabeza- Madre mía, es que eres genial hasta sin el traje -me alabó aún en shock al no creerse mi invitación, aunque antes tendría que hacer las paces con Volcanux pero cuando lo logre estaba dispuesto a cumplir con mi palabra.
 
- ¿Yo también los puedo conocer? -nos preguntó un compañero que se sentaba detrás de mí.
 
- Sí que te gusta meterte en conversaciones ajenas, ¿eh "Flick"? -le respondió Mark para provocar a su amigo.
 
- Estabais hablando en voz alta -se excusó mi nuevo compañero.
 
- Te presento, Ker, este es mi gran amigo Román, es un cotilla de primera -le presentó entre risas Mark.
 
- Si es así creo que a mi novia le caerías genial -le saludé estrechándole la mano con una sonrisa.
 
- ¡Y tiene novia! ¿Has visto Román? Tenemos que ser así de molones como él -le explicaba sorprendido e ilusionado White Mirth.
 
- Vosotros, los "tres mosqueteros" que no paran de hablar, haréis un grupo, os he puesto ya las coordenadas en vuestras pulseras -nos explicó Mybe-. Por cierto, Mark, Román, cuidad de mi chiquitín.
 
- ¡VÁMONOS! -respondí enojado poniéndome mi traje y pulsando la pulsera. Nos teletransportamos a uno de los parques de Eustópolis, más bien, el que estaba situado cerca del centro comercial MOON. Podíamos ver a lo lejos al villano que debíamos detener, sin embargo su actitud era desconcertante, estaba sentado en un banco como si estuviera esperando a alguien. Dejé de sobre pensar en ese hecho al escuchar sonidos de disparos, parece que nuestro enemigo estaba acompañado de secuaces bien armados. Nos pusimos detrás de unos matorrales para comenzar a pensar en un plan.
 
- ¿Cuáles son vuestros poderes? -les pregunté serio y con prisas.
 
- Oh, no te preocupes Bluedice, déjanoslo a nosotros, te haremos una demostración de nuestras habilidades -me explicó Mark. Ahora que me fijaba más en su traje, era parecido al mío, al menos en el color principal, blanco. Su antifaz le cubría toda la cara, dejando su pelo albino al descubierto, tenía que destacar la gran sonrisa escrita con "Ha's" que llevaba tanto en esa parte como en el resto del traje. Observé cómo se empezaba a reír, creía que estaba loco debido a que seguramente los adversarios le escucharían y nos encontrarían, pero estaba equivocado. El resto de enemigos empezó a reír. Luego, Flick chasqueó sus dedos y aparecieron en sus manos varias de las armas de los enemigos, los dejaba en el suelo con mucho cuidado. Sin darme cuenta, nuestros adversarios estaban desarmados y con la guardia baja. Yo no dudé, les agarré a todos y los llevé a los policías que se encontraban alrededor del parque protegiendo y asegurando de que ningún secuaz escapase. Al volver con mis nuevos compañeros ellos lo estaban celebrando.
 
- ¡Hemos trabajado en equipo con Bluedice! -exclamó Mark emocionado.
 
- ¿Nos hacemos una Ulstrastorie? -preguntó Román.
 
- Claro -respondí uniéndome a la "fiesta" que se traían los 2. Con esta nueva foto en equipo conseguiría tener punto para la clase de UltraSyner como para mi reputación al volver a la Academia Heaven. No obstante, no habíamos terminado con la misión, quedaba el villano principal que detener, al verle de nuevo se encontraba en el mismo sitio, observando a unas palomas que estaban al frente suya-. Debemos de pararle.
 
- No está haciendo nada... ¿Eso es muy sospechoso no? -preguntó en voz alta White Mirth.
 
- ¿Qué hacemos? -preguntó Flick algo confuso.
 
- Flick, tú te quedas aquí, si tiene algún arma o aparato extraño lo teletransportas a tu mano con un chasquido. White Mirth, si empieza a pelear o dar indicio de violencia le haces reír inmediatamente. Yo iré a dialogar con él debido a que soy el único que tiene una habilidad buena en el combate cuerpo a cuerpo -les expliqué el plan, estuvieron de acuerdo. Mientras me acercaba a su posición me fijé con más detalle su traje, estaba compuesto por un azul celeste y le salían marcas y rayas blancas que parecían futurísticas, podía visualizar que en el traje salían una especie de flechas luminosas que recorrían todo su cuerpo. Al notar mi presencia alzó su cabeza para mirarme.
 
- Sí que has tardado en llegar, Bluedice -comentó el enemigo aún sentado en el banco, me enojaba y asustaba el hecho de que no tuviera miedo por mi presencia, ¿tan fuerte es?
 
- ¿Me estabas esperando? -le pregunté poniéndome a cierta distancia para prevenir cualquier ataque suyo.
 
- Desde hace tiempo -me respondió calmadamente-. No hace faltas que te pongas en posición de ataque, no pienso hacerte daño, te necesito.
 
- ¿Qué es lo que necesitas de mí? -le pregunté confuso.
 
- Tu nueva habilidad -me contestó serio-. ¿Quieres sentarte?
 
- No, no voy a charlar y hacerme amigo de un villano -le respondí enojado.
 
- Te equivocas, no soy ningún villano, más bien, seré el salvador del mundo -me explicó con total naturalidad.
 
- ¿Y entonces para qué contratar a esos secuaces con armas? -le respondí con una pregunta.
 
- Para llamar la atención de los superhéroes, no te preocupes, les dije que no hicieran daño a ningún civil y que dispararan al suelo. Lo hice para poder hablar contigo -me explicó mirando al cielo oscuro-. Ya se está haciendo de noche.
 
- ¿Y cómo podrías saber que yo iba a venir hasta aquí? -le pregunté desconcertado.
 
- Bluedice, ¿pasa algo? -me preguntó Mark desde los auriculares.
 
- No... De momento no -respondí pulsando mi auricular.
 
- Veo todos los caminos del futuro, más bien, de mi futuro -me contestó con sinceridad.
 
- ¿Y para qué me necesitas? -le pregunté de nuevo.
 
- Debido a que en un futuro tú y yo nos cruzaremos y utilizarás ese poder morado contra mí, lo que hará que potencies mi poder y pueda ver tanto mi futuro como el tuyo, o bueno, todos los caminos posibles a un futuro próximo -me explicó calmadamente.
 
- Espera... ¿Sabes mi futuro? -le pregunté algo alterado.
 
- No, no lo sé, solo puedo ver esos caminos, la información loasé debido a que ese otro yo estaba bastante loco que incluso se suicidó por tal información -me respondió serio levantándose ya de su sitio-. Necesito ver qué es lo que me enseñaste con tu habilidad, toca mi mano, ayúdame a comprender el motivo de esa decisión, si lo haces, te ayudaré con un problema mundial que ocurrirá dentro de 2 meses.
 
- ¿De verdad crees que te voy a ayudar? -le pregunté serio, iluminé mi brazo derecho con mi luz azul. No deseaba utilizar mis nuevos poderes púrpuras... Me recordaba tanto a Doomdice que me daba asco solo de pensarlo.
 
- Bluedice, en varios caminos de hoy me ayudabas, haz que este sea uno de ellos -me comentó acercándose poco a poco hacia mi dirección.
 
- No pienso ayudarte -le dije decidido, con mi mano potenciada y con mis piernas me dirigí contra él, me puse en su retaguardia y lo noqueé en el suelo, lo sujetaba con brusquedad de sus brazos que los sostenía en su espalda-. ¿Esto estaba en uno de tus caminos?
 
- Sí -me respondió entre risas- ¿Puedes utilizar tus habilidades nuevas contra mí? Por favor.
 
- No, ahora te voy a llevar con los oficiales para que te pongan las esposas inhibidoras de energía y vayas a la cárcel -le contesté enojado.
 
- Doomdice no se lo pensaría 2 veces -me respondió serio. Me quedé sin palabras al oír ese nombre proveniente del villano.
 
- ¡¿Cómo sabes ese nombre?! -le pregunté alterado y nervioso, notaba como mis poderes parpadeaban y se tornaban de aquel horrible color morado.
 
- Verás, hace pocos días mi poder de ver mi futuro en un tiempo de duración de una semana mejoró al de 4 meses, y entre ellos, vi la noticia de que el grandísimo Bluedice se transformó en un villano llamado "Doomdice" el cual acababa con todos los malhechores que estuvieron a cargo del que parecía en mi opinión el fin del mundo. Te convertiste en un justiciero vengativo, enfrentándote tanto héroes como a villanos o eso es lo que decían las noticias -me explicó serio. No, no podía ser verdad, Doomdice no puede existir. Mierda, ¿de verdad que me convertiré en una mala persona? NO QUIERO SERLO. NO QUIERO MATAR A MÁS PERSONAS INOCENTES. Estaba tan enojado que apreté con fuerza los brazos de mi adversario con mi ahora brazos púrpuras, noté como le recorrieron grietas moradas por todo su traje, éste se ilumino absorbiendo la energía a sus flechas que recorrían su cuerpo. Todo su ser se iluminó de color morado, cosa que hizo que me apartara de él, mis compañeros se dirigieron a donde estaba.
 
- ¡¿Qué ha pasado?! ¡Si parece una bola de discoteca! -exclamaba alterado Mark.
 
- No lo sé, parece que está mejorando su habilidad o algo -mentí-. ¿No puedes hacer nada White Mirth?
 
- No, he intentado utilizar mis poderes con su yo luminoso y nada -me aclaró entristecido mi compañero.
 
- ¿Le llevamos a un médico? -nos preguntó Román-. No para de chillar como un loco.
 
- ¡PANDEMIA! EN 2 MESES HABRÁ... PANDEMIA A NIVEL MUNDIAL -gritó el villano sin apartar sus manos de su cabeza.
 
- ¿Qué está diciendo? -preguntó algo alterado Román al ver su desequilibrio mental.
 
- ¡ETHAN! LO SIENTO... ESTO NUNCA DEBIÓ ACABAR ASÍ -chilló de nuevo, ese comentario me puso los pelos de punta, ¿qué mierda estaba viendo?- VOSOTROS LA MATÁTEIS, NO OS PERDONARÉ LA VIDA, YO LA AMABA -seguía gritando cada vez más alto, esta vez empezó a llorar-. ¡LO HE CONSEGUIDO! ¡AL FIN!
 
- Vamos a llevarlo con los oficiales, ahora -les expliqué a mis compañeros bastante alterado. No quería pensar en ningún cometario que estaba haciendo. Tras llevarlo con los oficiales y que éstos le pusieran las esposas especiales, se empezó a calmar un poco el villano pero estaba igual de inestable, lo llevaron con un médico que se encontraba en una de las ambulancias, cuando el trabajador hizo sus chequeos médicos, nos habló no muy emocionado.
 
- Parece que se encuentra en un grave estado, ha perdido la total cordura, tendrá que ser enviado a una prisión de problemas mentales -nos explicó el médico algo desanimado al no poder ayudarle.
 
- Qué tragedia -opinó Mark entristecido-. Aunque sea un villano nadie se merece pasar por eso.
 
- Te entiendo -le animó Román poniendo su mano en el hombro de su amigo.
 
- Chicos... Creo que será mejor que volvamos -le comenté a los 2, ellos asistieron con la cabeza. Antes de que pudiera pulsar mi pulsera el villano se dirigió hacia mí.
 
- ¡KER! -exclamó diciendo mi nombre- Todo es por su culpa... Todo es por el plan de "Anexia" -me comentó entre lágrimas- ¡¿LO ENTIENDES?! TODO ES POR SU CULPA -gritaba intentado escapar de la ambulancia para ir a por mí pero los enfermeros le lograron sedar. No podía hablar, estaba en shock, ¿qué era eso de Anexia?, ¿por qué todo es por su culpa?
 
- ¿Cómo sabe tu nombre? -me preguntó Mark preocupado.
 
- No lo sé -volví a mentir. Volvimos sanos y salvos a nuestra aula, yo me senté shockeado al pensar en todo lo que había pasado. En uno de esos "caminos" que vio me disculpaba con mi hermanito por algo, me convertía en Doomdice, parece que perdí a alguien importante, y todo era un plan de ese tal Anexia. ¿Y qué era eso de que en 2 meses habrá un Pandemia?
 
- ¿Ya habéis vuelto? -nos preguntó Mybe que se encontraba en su escritorio comiendo donuts mientras se tomaba un chocolate caliente- ¿Ha pasado algo? Os veo algo... Incómodos -nos preguntó mientras sorbía su taza haciendo un ruido desagradable a posta.
 
- El villano... Podía ver su futuro, y se volvió loco -le expliqué aún descolocado. Craig casi se atraganta con su taza.
 
- Espera... ¿Os habéis enfrentado a un villano con una "habilidad suicida"? -nos preguntó serio.
 
- ¿Qué es eso de habilidad suicida? -le preguntó intrigado Román.
 
-Cuando una persona despierta un poder que consiste básicamente en viajar al pasado, futuro, revivir muertos, hablar con ellos o habilidades de ese estilo, son automáticamente asesinados o encarcelados para el resto de sus vidas, debido a que la mayoría de esas personas se vuelven locas e incontrolables, y si caen en malas manos... Podríamos estar todos muertos -nos explicó el profesor levantándose del lugar y sacando su móvil-. Voy a hablar con varios amigos para que me indiquen dónde se encuentra el villano que habéis capturado, lo último que quiero ahora es que alguien sea asesinado.
 
- No sabía que nuestras habilidades podían causar nuestra propia muerte -opinó Mark algo alegre al saber que su habilidad no era una suicida.
 
- ¿No es algo injusto? ¿Y si quieres utilizar esas habilidades para hacer el bien? -nos preguntó Flick algo enojado.
 
- Sus habilidades solo causarían problemas a la realidad, con los viajes por el tiempo y lo de revivir a los muertos, todos estarían pidiendo que revivieran a sus familiares -le respondí con lógica.
 
- Y la inmortalidad no existe, si existiera, cualquiera podría desatar el caos -agregó Mark a mi explicación. Estuvimos debatiendo sobre aquellas habilidades, una vez que la clase vino paramos de hablar. Yo aún tenía en mi cabeza el hecho de que en un futuro podría volver mi alter ego Doomdice, ¿pero cómo? El villano comentó que me vengaría de personas al matar a la persona que amaba... Doris. Si por algún casual matasen a mi gata... Mataría todo el mundo, no puedo permitir perderla, si muere me convertiré en Doomdice, lo quiera o no. Tengo que salvarla y estar más atento en estos 4 meses que quedan... ¿Y eso de la pandemia? Seguro que tiene que ver con los exámenes de enero, ya que Mybe nos comentó que volveríamos a hacer equipo con superhéroes de clase A y S, a pesar de que ninguno sea de esos hijos de puta que nos dejaron aquel día. Mis pensamientos fueron interrumpidos con la llegada de UltraSyner a nuestra clase, estaba bastante emocionada y llevaba un carro con varias prendas de ropa.
 
- Hoy os tengo que informar de dos buenas noticias. La primera, este diciembre cada uno de vosotros visitará a la empresa que trabajaréis para formar un contrato de verdad, la estadía y el viaje será gratis os lo pagarán vuestras empresas. Y segundo, varias marcas publicitarias han contactado conmigo para que vosotros las publicitéis por vuestro Ulstrastorie, todo el dinero que recaudéis os lo daré una vez finalizado el mes, como si fuera un trabajo normal. Así que ahora coged la ropa que más os guste y salid a donde queráis para haceros las mejores fotos con la mayor resolución y calidad posible. ¡En marcha! -nos explicó emocionada nuestra profesora. Nos pusimos en fila y cada uno tuvo que escoger una prenda, yo elegí una cazadora azul claro que ponía en la parte de atrás y al frente "Lighte" de color blanco, me encantaba esa marca de ropa. Cuando todos nos las pusimos Ultrasyner volvió a hablar- También, hay varias empresas de bebida y comida que quieren que la publicitéis, os daré una lista con cada uno de los productos, eso sí, tendréis que pagarlo por vosotros mismos -terminó con su explicación. Todos nos quejamos de eso último, al darnos las listas me fui con mis nuevos amigos a discutir el contenido de la hoja.
 
- ¿Nos compramos la "Nightcola"? Es lo más barato que hay en la lista -les pregunté a mis compañeros.
 
- Por mi está bien, invita Román -respondió entre risas White Mirth.
 
- Ya veremos -comentó nuestro compañero. Nos fuimos con nuestros super trajes a una zona desolada, era un pequeño parque infantil que estaba a pocas manzanas de nuestra academia. Nos sentamos en un banco que se encontraba en la arena, el fondo que teníamos era de árboles y un gran césped recién cortado-. Creo que aquí deberíamos de hacernos la foto.
 
- ¿Alguien tiene una buena cámara? -preguntó al resto Mark.
 
- Yo -respondí con tono egocéntrico, algo bueno del regalo de mi novia era la gran capacidad de almacenamiento y la calidad de imagen que tenía mi teléfono-. Por cierto, ¿dónde compramos las Nightcolas?
 
- Allí hay una máquina expendedora -comentó Román, acto seguido chasqueó sus dedos 3 veces y teletransportó a su mano 3 bebidas de esa marca.
 
- ¿Las acabas de robar? -le pregunté sorprendido por su valentía.
 
- ¿Robar el qué? -me respondió bebiendo de su bebida. Mark y yo cruzamos miradas.
 
- Es rumano -opinó entre risas, casi se empiezan a pegarse mis nuevos compañeros. Cuando se calmaron, nos sentamos los 3 en el banco, yo estaba en el medio, Mark a mi izquierda, Román sujetaba el teléfono. Hicimos la foto de una forma que se vieran bien las bebidas y nuestras vestimentas. Flick nos pasó las fotos por el móvil, cuando las colgamos en Ultrastorie recibí numerosos comentarios de personas que se alegraban de mi reincorporación.
 
- Es increíble, nos hacemos una foto y todos hablan de Bluedice y nadie de las marcas publicitarias -explicó asombrado Mark.
 
- Es lo que pasa cuando eres famoso -bromeé, mis compañeros se empezaron a reír. Estuvimos el resto de la hora hablando de la academia y de los deseos de cada uno. Mark quiere convertirse en un gran superhéroe ya que desde pequeño soñó con convertirse en uno y Román, necesita el dinero para ayudar económicamente a su familia. Esto sí que eran superhéroes, no como Light Layer. Una vez que volvimos a clases, nos tocó Resistencia de Habilidades.
 
- Como un compañero vuestro suspendió una actividad, volveremos a hacerla para darle una segunda oportunidad, Ker, esta vez sin peleas con los compañeros -me ordenó Mr.Goldren, yo asentí con la cabeza. Nuestro profesor nos permitió hacer equipo con quiénes quisiéramos, Flick se ofreció a ayudarme debido a que su poder le sería bastante útil en la misión que haríamos. Tras ponernos las pulseras verdes que comparten energía, el gimnasio se transformó en aquella ciudad tapada por la oscuridad y cuya única luz era la proveniente de la luna despejada. Habían muchos androides patrullando por la ciudad, la misión consistía en salir de aquella zona sin morir en el intento. Román y yo nos pusimos de cuclillas y avanzábamos con cuidado para que ninguna luz de los androides nos vislumbrasen, esta misión la teníamos que hacer en silencio. Sin embargo, nos olvidamos de los androides que volaban por el alrededor de la ciudad, uno de ellos nos iluminó, antes de que la luz blanca cambiase a una luz roja y saltara la alarma, mi compañero consiguió obtener el dispositivo que controlaba las luces gracias a su habilidad. Con mi mano convertida en un látigo, agarré al robot y lo lancé lo más lejos posible contra un edificio en ruinas, la explosión hizo que el resto de androides fueran a ese lugar, provocando que tuviéramos vía libre para escapar. Antes de que pudiéramos huir de una de las primeras zonas, del suelo se levantaron varios muros de energía que nos encerraron en una de las calles, de cielo cayeron varios androides golem que nos apuntaban con sus armas.
 
- ¿No puedes robar sus armas? -pregunté a mi compañero.
 
- No... Solo puedo teletransportar objetos de tamaño pequeño y mediano -me respondió algo asustado.
 
- Entonces dame tu energía con la pulsera -le ordené. Sentí como mi cuerpo se fortalecía y no gracias a mi habilidad, este aparato era bastante útil a pesar de que provenía de Industrias Darke. Cuando nos dispararon, con mi brazo nos rodeé haciendo un gran escudo de energía azulado, nos empezamos a mover hacia una de las piernas de los robots, intentado de que el resto nos apuntara hacia esa zona y sin querer diesen a su amigo metálico, cosa que logramos. Deshice el escudo y me abalancé sobre ellos con gran velocidad, primero destruí sus piernas, cuando cayeron al suelo sus brazos y finalmente, su punto vital, que se encontraba en el pecho. Una vez libre de androides teníamos que ver cómo escapar de esta encerrona, iba a saltar con mi compañero pero el muro de energía se cerró por completo.
 
- ¿Qué haremos ahora? -me preguntó preocupado Román. Yo era el único que podía sacarnos de ese sitio pero para eso tendría que usar mi nueva habilidad, cada vez que la utilizaba me recorrían náuseas debido a que era el poder perteneciente a mi alter ego, y yo no quería ser como él. "Tienes que darte cuenta de que la era de Bluedice acabó hace tiempo, el futuro es Doomdice", al recordar esas palabras mi corazón y mi alma me dolían, no puedo permitir que eso pase. Tendré que hacer lo necesario para no convertirme en esa persona, salvaré a Doris, a todos, nunca más me convertiré en un villano. Una vez decidido, usé mi habilidad púrpura para romper el muro de energía, al igual que lo hice aquella ocasión con Tobías- ¡¿Desde cuándo sabes hacer eso?! -me preguntó sorprendido y asombrado mi compañero, tuvimos que huir rápidamente de la zona debido al jaleo que provocamos. Conseguimos pasar la prueba, la verdad, Mr.Goldren se había portado con esta actividad sabiendo que me fui de la academia. Al finalizar la última clase estaba bastante realizado, no tengo que tener miedo de mi yo villano, me esforzaré para convertirme en un héroe... Mierda, ¿de verdad he dicho eso? Yo no puedo ser eso si asesiné a tantas personas, entre ellas a Beatriz.
 
- Oye, no estés tan triste si has pasado la prueba -me animó Mark dándome un golpe en la espalda-. Ahora voy a cenar con mis compañeros de clase, ¿te apuntas?
 
- No, gracias, debo de ir a casa -le respondí con una sonrisa sincera.
 
- Bueno, pues espero que la próxima vez vengas -se despidió White Mirth mientras corría para no dejar escapar a sus compañeros que se iban sin él, yo me reí de esa escena. Al recoger todo me disponía a irme de la academia, sin darme cuenta ya era de noche, no me había aún acostumbrado a eso de tener clases por la tarde, me sorprendí al ver a Doris apoyada en la pared de la entrada de la Academia Heaven, ella nada más verme se fue a abrazarme.
 
- ¡Bluedy! -exclamó acurrucándose en mi cuello.
 
- No esperaba verte por aquí, más si tengo que esperar ahora a Mybe para irnos juntos a casa -le expliqué algo desconcertado pero alegre a la vez.
 
- Eso es porque tu tutor ha permitido visitarte y yo seré quién te acompañe a tu casa, él me ha llamado para estar contigo -me explicó dulcemente mientras notaba su respiración en mi cuello provocando una sensación bastante agradable en esa zona como si fuera un cosquilleo. ¿Desde cuándo Mybe era tan bueno conmigo? Bueno, no importa. Ahora tenía algo más importante entre mis brazos, al observarla fijamente, a esos ojos, ese pelo corto, esa piel grisácea, me estaba volviendo loco, no puedo permitir que le hagan daño.
 
- Te quiero -le confesé.
 
- Yo más -me confesó susurrándome al oído.
 
- También... Quiero que me consigas algo de información sobre un villano -le expliqué algo nervioso al estar tan cerca de ella.
 
- Siempre que me dices cosas bonitas es porque quieres algo de mí -me comentó fingiendo estar enojada, se apartó de mí, cruzó los brazos, se dio la vuelta y empezó a caminar.
 
- ¡Espera! -exclamé corriendo hacia su dirección, la abracé por la espalda- Lo único que quiero de ti es... Estar contigo -me sinceré de nuevo, mierda, decir esas cosas en voz alta si es vergonzoso. Mi gata se dio la vuelta algo ruborizada.
 
- ¿Qué quieres? -me preguntó mientras me desacomodaba el pelo. Le expliqué la información que necesitaba saber, me la tendría para mañana por la mañana. Estuvimos paseando sujetados de los hombros, aún no me gustaba pasear así con ella en público, era muy incómodo. Mi novia al verme se empezaba a reír y forzaba aún más nuestros movimientos y pasos románticos. Al llegar a nuestro destino, ella se abalanzó sobre mí besándome en mis labios, yo le correspondí aquel tierno y dulce beso.
 
- Buenas noches, Bluedy -se despidió sacándome la lengua de forma juguetona. No quería que se marchara, la necesitaba a mi lado.
 
- Doris -la nombré agarrándola del brazo- ...te amo -me volví a sincerar, ella puso su mano en mi pecho.
 
- Lo sé, ahora vuelve que tu madre nos está mirando desde la ventana algo furiosa -me explicó entre risas mirando al cielo. ¡NO ME JODAS! Me giré para ver a Marissa pero para mi sorpresa no estaba, esa maldita gata me había engañado. Suspiré al ver que se fue sin dejar rastro, odio reconocerlo pero la quiero mucho. No dejaré que nada malo les pase a mis seres queridos, esa será la nueva promesa que me haré hoy, no volveré a ser Doomdice, los únicos que tienen que pagar por sus crímenes son los falsos héroes, deben de morir. Light Layer, muy pronto iré a por ti.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo