Experiencia como corrector

Tomás Blogs

visibility

396.0

favorite

2

mode_comment

0


A la hora de autocorregirse (algo que en sí he comentado por encima en mi sección de consejos (he de hacer mi tradicional spam aunque sea ya por los loles)) es la parte más cansada y repetitiva de la historia, es decir, siempre se dice que quien más lee una novela, es el propio autor de las veces que ha de pasar repasando y revisando una y otra vez a cada ciertos períodos de tiempo, porque de golpe no puede hacerse todo a la primera, es decir, cada vez que mires una línea que creías perfecta, le volverás a ver errores
Cuando queremos que quede perfecto, ya sea para un público online o para editorial (con mayor motivo queremos dejarlo bien, ya sea por una parte que queramos ahorrarnos el coste de un corrector profesional o que no nos fiemos de los correctores (hablo por como creo he comentado en otras ocasiones, salen libros catastróficos algunas veces (no digo más porque tampoco es cuestión de rajar de editoriales ni meterle el miedo a nadie condicionando así sus decisiones (y no quiero rajar de aquello que no conozco en profundidad)))), nos esmeramos muchísimo, como nadie se hace idea. Sobre todo si somos unos estereotípicos perfeccionistas tiquismiquis (que está bien, pero también como se suele comentar, hay que ponernos un stop en algún momento porque entonces la novela nunca vería la luz porque nunca dejaríamos de corregir hasta llegar a una perfección que no veríamos nunca por nuestro propio pie).
Pues a la hora de corregirle a alguien o hacer de juez, es algo mucho mayor, porque no es que dependas de ti mismo y alguien quizás después pueda ayudarte (como he dicho antes, un corrector profesional que para eso están), sino que depende de nuestro esfuerzo que alguien quede satisfecho y se haga justicia al escrito que tenemos entre manos, para que el resultados final de nuestro juicio o corrección no repercuta de forma negativa a nuestro nombre
Por mi parte cuando he corregido, revisado textos para comentar errores que otras personas tienen o en este caso reciente, he hecho de juez para un certamen, me ha encantado, porque soy uno de esos míticos tiquismiquis literarios (pero no de esos que por ejemplo se ponen a corregir a los amigos mientras hablan por la calle, como creo leí que hacía JK Rowling), sino para mí mismo, soy muy perfeccionista dentro de lo que sé
Quisiera aprender mucho más para realizar correcciones de mayor  calidad en un futuro y seguir siempre formándome para mejorar mi propio estilo literario y ofrecer una mayor calidad de lectura cara al público.
Fue hace tiempo, cuando un escritor me pidió que le revisara un capítulo de una novela suya para ver qué me parecía, nunca había hecho eso y me encontraba en una época donde había dejado de escribir novela, para mi sorpresa me encantó la experiencia de remarcar errores y corregir, por lo que vi algo claro respecto a mi enfoque a mis gustos, algo que descubrí por casualidad. Había hecho eso de revisar y comentar errores, pero no a cada detalle para alguien más y menos aún más adelante por dinero.
Si sois unos entendidos cerebritos del análisis sintáctico, de la ortografía y demás, podríais probar, porque en esta vida hay que probarlo todo y si no se prueba, no se descubre nada de nosotros mismos.
De paso hago un segundo spam, y es que si os interesaría un corrector a precio barato, podéis contactarme por mis redes sociales, se encuentran en la descripción de mi perfil en esta red :D

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo