Cap 52. Pruebas.

Hero's Destiny: Hope of Darkness.

visibility

272.0

favorite

0

mode_comment

0


- Hoy es un día triste para Eustópolis, todos nos lamentamos empezar este último mes del año con funerales. Esta mañana han sido para los alumnos y profesores de la Academia Heaven y Hell. Esta tarde será para las academias Sky y Night. Y mañana, será otro día de pérdida, con más funerales de las distintas academias, superhéroes y ciudadanos. Sin embargo, hay noticias esperanzadoras, los responsables de tal acto terrorista son Blake Darke y Clary Darke, que ya se encuentran en la cárcel y según nos informan, el lunes tendrán su juicio -explicaba un presentador diferente. Yo me quedé extrañado al ver eso, se suponía que este era el Canal 53, pero tanto los fondos como trabajadores habían cambiado. Mi madre y hermanito se encontraban en el sofá viendo la televisión mientras que yo esperaba a que Danny se preparase para irnos en busca de pruebas-. No hay nuevos datos sobre sobre el paradero del nuevo resurgido Cross Masks, varios superhéroes de nivel A van a patrullar durante el resto de las ciudades de este estado hasta encontrarles. Es lo único que pueden prometer por ahora...
 
- El gobierno mientras tanto, está confiscando todos los materiales y bienes de Industrias Darke, además de arrestar a varios trabajadores y supuestos implicados. Seguramente en pocos días el gobierno desmantelará esa industria, provocando su cierre permanente. Por eso, todos los asociados a aquella empresa se están desvinculando rápidamente, como la Academia Heaven, cuyo director dará un discurso esta tarde sobre todo lo relacionado al incidente. También, esa es la razón que en el canal por donde nos estéis viendo, haya cambiado de presentadores -agregó su compañero. Me enojaba escuchar que los padres de mi mejor amigo estaban implicados cuando era mentira, les he conocido, les he interrogado, no sabían nada.
 
- A partir de ahora Canal 53 y todos sus programas dejarán de emitirse, cambiado a llamarse "The Channel B". Irónico nombre, por cierto. Obviamente, no estamos vinculados con Industrias Darke, pero os lo contamos para que conste en apta -terminó de explicar el presentador principal. Dejé de seguir escuchándolos cuando Danny salió de mi habitación ya cambiado:
 
- Gracias por prestarme tu ropa Ker -me agradeció mirándose. Llevaba puesto una de mis sudaderas azules favoritas, baqueros rotos y deportivas negras con suelas blanquecinas, además de llevar su cinturón de contención.
 
- ¿A dónde vais a ir? -me preguntó mi madre algo confusa ya que habíamos vuelto del... Funeral.
 
- Voy a ayudar a Danny a demostrar que la familia Darke es inocente -le respondí serio.
 
- ¡¿Puedo ir yo también?! -nos preguntó animado Ethan.
 
- No. Tú te quedas aquí, conmigo -le contestó rápidamente Marissa, provocando que mi hermanito se pusiera triste por la noticia- Espero que todo se pueda solucionar, Danny -le comentó a mi amigo con una sonrisa algo entristecida por lo que le estaba pasando.
 
- Sí, yo también lo espero... -le dijo apenado.
 
- Todo saldrá bien ya que me tiene a mí -les expliqué a ambos decididos.
 
- ¡SÍ! ¡MI HERMANO ES BLUEDICE! ¡QUIÉN SE ENFRENTÓ CONTRA LOS VILLANOS! -exclamaba en voz alta mi hermanito ilusionado. Mi madre y amigo se rieron tiernamente por lo que dijo.
 
- Cierto, tu hermano mayor puede con todo -añadió Marissa a los comentarios positivos de Ethan. Danny y yo cruzamos miradas, estábamos seguros, es ahora o nunca. Una vez vestido con mis prendas callejeras, salí de mi habitación mientras me ponía mi cinturón de contención de último modelo.
 
- ¿Y ese cinturón? -me preguntó asombrado Green Twister.
 
- Es... Era un regalo de Grey...
 
- Lo siento...
 
- No importa -le solté algo decaído. Sacrificó un brazo suyo para hacerme este obsequio, se sacrificó por mí, por Doris, por nuestra familia. Perdóname por no haber llegado a tiempo. Lo siento...
 
- ¿Estás bien? -me preguntó nuevamente Danny, apoyando su mano en mi hombro. Me costó reaccionar, pero finalmente asentí con la cabeza. Él estaba en una peor situación que yo, solo perdía a una persona, mi amigo puede perderlo todo. Su situación es mucho más importante y peliaguda que la mía.
 
- Esperad, antes de iros... -nos paró mi madre que se levantó para darnos directamente un abrazo a los dos- Tened cuidado, ¿vale? -nos dijo con cariño ante nuestra misión. Ethan se unió a nuestro abrazo. Éramos los cuatro, tenía la misma sensación que cuando nos abrazamos con Doris, de familia. Marissa comenzó a tocar y observar con detenimiento el pelo de mi mejor amigo-. Tengo una idea.
 
Cuando dijo eso, se fue al lavabo y sacó de un armarito blanco varios tintes de pelo. Danny y yo nos miramos extrañados.
 
- ¿Para qué vas a utilizar eso? -le pregunté desconcertado.
 
- Ahora Danny saldrá por todas las noticias, por lo que tendrá que pasar inadvertido ¿no? -me explicó con lógica. Cierto, es el hijo de los supuestos criminales y no ha sido apresado, los periodistas además de los reporteros querrán saber el porqué.
 
- Espera, ¿por qué utilizas tintes? Ker, no me digas que tu pelo... -me dijo Danny algo sorprendido mirando atentamente mi cabello.
 
- ¡NO! -le contesté velozmente. Mi madre empezó a reírse y se señaló su pelo pelirrojo.
 
- ¿Cómo crees que tengo este color de pelo? -le preguntó Marissa a mi amigo.
 
- ¡Yo también quiero el pelo rojo! -añadió Ethan con sus manos en alto.
 
- Algún día hijo te teñiré de ese color -comentó entre risas mi madre. Estuvimos bastante tiempo para cambiar el color del cabello de Danny, probamos con el rojo pero... No le quedaba bien, por lo que Marissa optó dejárselo con un color carbón negrizco, como mi pelo. Luego, le di unas gafas oscuras y una braga del mismo color para que cubriese la parte de su cuello y parte de su boca. Nos abrigamos ya que se levantó algo de aire gélido. Nos dirigíamos a la puerta para salir y comenzar nuestra investigación, pero mi madre nos paró:
 
- Danny.
 
- ¿Sí? -le preguntó confuso.
 
- Vigila a Ker... Y a Doris -le respondió seria sin apartar su mirada de mí. No pude evitar sonrojarme de la vergüenza. ¿Cómo ha podido adivinar que...? Mira, prefiero pasar del tema. Agarré del brazo a mi amigo y nos fuimos rápidamente de mi hogar. Mientras que caminábamos, Danny sacó tema de conversación:
 
- ¿A dónde nos dirigimos?
 
- Al Distrito Downleader.
 
- ¡¿Qué?! ¡Pero si es el distrito más peligroso de la ciudad! ¡¿Por qué vamos allí?!
 
- Porque allí vive Doris.
 
- Espera... ¿Tu novia vive allí? Pero, si yo tengo entendido que allí conviven...
 
Hubo un silencio incómodo entre nosotros dos. Yo solo seguí caminando, mi compañero decidió dejar de hablar y continuar con el trayecto. Nos fuimos a un metro para llegar más rápido a nuestro destino. Menos mal que nadie se ha dado cuenta de que mi acompañante es el mismísimo Danny Darke, más ahora que están mostrando en una de las pantallas digitales que hay dentro del metro imágenes de mi amigo. Se notaba la tensión en el aire, todos los pasajeros tenían caras angustiadas, unos estaban enfadados, otros... Las imágenes cambiaron a una academia, no, a nuestra academia. Estaba en un primer plano el director de nuestro instituto, acompañado por detrás de varios profesores, como Mobeen, Mr. Goldren, UltraSyner y Mybe. Todos apoyando a su jefe. Ahora que me percataba, el director iba trajeado, sus manos eran robóticas, compuesta de rayas verdes de energía. Pude observar también su cuello y rostro, toda su parte inferior era robótico hecho de lo mismos materiales y colores que sus manos. Tenía una gran cicatriz que traspasaba su ojo derecho, además de otras lesiones alrededor de su cara. Me pareció curioso que no solamente su iris fuese verde claro, si no su interior. Lo único normal era su pelo corto castaño. Nuestro director hizo un gesto con su mano para que los reporteros se callasen, iba a hablar:
 
- En primer lugar, queremos dar el pésame a todos los familiares, no solo de nuestros alumnos y profesores que perecieron ayer, sino de todos los que estuvieron en el torneo. Lo que ocurrió ayer fue algo... -hizo una pequeña pausa- Horrible, y desgraciadamente, nosotros estuvimos colaborando con la empresa que llevó a cabo tales actos, con Industrias Darke -comenzó a explicar, los reporteros se amontonaron, tenían un montón de preguntas para hacerle. No obstante, el héroe les volvió a silenciar sin decir una sola palabra- Seguro que os los estaréis preguntado y no, no teníamos ninguna idea de las verdaderas intenciones de aquella empresa, tampoco colaboramos con el incidente. Ojalá hubiésemos podido estar más atentos, pero desgraciadamente los acontecimientos sucedieron de una forma desagradable. Todo el material y bienes que ha donado Industrias Darke será dado al gobierno, como acto de buena fe de que no escondemos nada. ¿Alguna pregunta? -terminó su explicación. Uno de los ahí presentes le hizo una pregunta bastante dura:
 
- ¿Por qué nos deberíamos de fiar tanto de usted como de la academia? Además, ¿por qué tendríamos que apoyar a vuestra academia de las tantas que hay? Siendo la vuestra la única que ha colaborado con aquella empresa.
 
- Porque un alumno de nuestra academia salvó a las personas que a día de hoy, están vivas. Sé que para muchos no es suficiente y que estaréis desagradados con nuestro instituto, pero seguiremos haciendo nuestra función, con vuestra ayuda como sin la vuestra. Creando a los mejores superhéroes de la historia, para que salven vidas. Como lo que hizo Bluedice ayer. ¿Qué por qué os tendríais que fiar de nosotros? Porque si no nos fiamos de los superhéroes, ¿qué sería de este mundo? -acabó con su explicación y se fue adentro de la Academia Heaven escoltado de sus compañeros héroes. Eso sí que es acabar un discurso con estilo y clase. Finalmente, llegamos a nuestro destino. Caminar por aquellas calles era bastante incómodo, sobre todo por las zonas pobres del distrito. Ver cómo niños están con prendas ligeras ya en esta época del año se me partía el corazón. Casas destrozadas, la basura aún seguía intacta, incluso diría que hay incluso más que la última vez que lo visité. En mitad de la calle habían varios niños jugando con un balón de papel, al vernos, salieron corriendo en distintas direcciones.
 
- ¿Por qué nadie ayuda a esta gente? -se preguntó en voz alta mi amigo.
 
- Por la mafia. Sigamos andando, ya estamos cerca...
 
Pasamos a la zona rica, mi compañero estaba alucinando con aquella fuente dorada y todos los edificios costosos que rodeaban el lugar, el cambio era muy significativo. Llegamos a la zona algo apartada de la adinerada, nos encontrábamos delante de una de las antiguas sucursales de Industrias Darke, lugar donde vivía mi gata. Mi amigo se quitó su braga y las gafas para contemplar aquella infraestructura algo destruida. Se giró para verme:
 
- ¿Aquí es dónde vive tu novia? ¿En una antigua sucursal de la empresa de mis padres?
 
Danny no daba crédito a lo que veía, yo solo asentí y pasamos adentro. En la primera planta, vimos a mi novia sentada encima de la mesa donde trabajaba su compañera Red Spectre. Y como siempre, Doris saltó hacia mí para abrazarme:
 
- ¡Bluedy! -exclamó feliz lamiéndome mi mejilla derecha, yo la tuve que apartar porque teníamos público. Mi compañero miraba a otra dirección algo nervioso por nuestra presencia incómoda. Mi novia no paraba de reírse de nuestras reacciones. Maldita gata. Doris se acercó a Danny para tocar su nuevo cabello-. Me gusta tu nuevo look, ¡te queda bien!
 
- Doris -la nombré serio para que se pusiese como yo. Ella me guiñó un ojo y se marchó hacia donde estaba su amiga, luego se sentó nuevamente encima de la mesa y con su dedo índice nos hizo un gesto para que fuésemos con ella.
 
- Bueno, Danny, bienvenido a mi hogar. ¿Qué te parece? -le preguntó de forma pícara.
 
- No me esperaba que vivieses en un lugar donde trabajaron mis padres -le respondió con sinceridad mirando los alrededores curiosamente.
 
- Ya sabes, trabajaba para Industrias Darke por eso me dejaron vivir aquí, pero ahora que ya dejará de existir pues...
 
- Oh, cuanto lo siento...
 
- No te preocupes, sé apañármelas sola -dijo para que no se entristeciera mi amigo, me miró y me guiñó su ojo. Yo aparté la vista inconscientemente-. Por cierto, te presento a mi compañera, su nombre en clave es Red Spectre.
 
- Encantada -se presentó volteándose para mirar a Danny, luego volvió a su postura normal para seguir con lo que quisiese que estuviera haciendo con los ordenadores.
 
- Bueno, Danny, eres nuestro invitado, ¿qué quieres que hagamos? -le preguntó mi gata curiosamente. Mi amigo se lo pensó varios segundos.
 
- Me gustaría saber en qué comisaría se encuentran mis padres, no he podido hablar con ellos desde ayer. Necesito... -no pudo acabar con su frase ya que lágrimas involuntarias se le cayeron.
 
- No te preocupes, preveía que querías saber de su localización por lo que mi compañera los ha localizado. Podrás volver a hablar con ellos... Con tu familia -le consoló Doris dejando de estar sentada para abrazar a mi compañero. Ella me miró, con aquella misma mirada de tristeza al perder a Grey. Mi amigo le correspondió el abrazo:
 
- Eres muy buena persona y amiga, a pesar de que vivas en este distrito -le halagó sin pensar muy bien lo que decía. Ella solo se rio ante su comentario y añadió:
 
- Y también novia.
 
Dejó de abrazarle para ahora hacer lo mismo conmigo. Red spectre rompió nuestro ahora momento romántico:
 
- Bueno, ¿os digo dónde se localiza o...?
 
Nunca imaginé en qué comisaría estaría, fue una agradable noticia. Ya que podríamos ver a Tirso y a Mike de nuevo, aparte de que la mayoría de los agentes nos conocen y nos permitirán acceso para hablar con los padres de Danny. Antes de partir, Doris me llamó a un lugar algo alejado, una vez con ella, me volvió a abrazar y me susurró:
 
- ¿Has visto lo de las noticias?
 
- ¿Lo que han dicho sobre nuestro Grey?
 
- Sí. Culpan a la familia Darke de crear a un robot asesino de héroes, logrando acabar con uno de los amigos de Light Layer, pero, él no es eso. Odio que mientan sobre él, sobre nuestro niño -me dijo esta vez enojada, me apretaba con más intensidad. Estaba frustrada.
 
- Lo sé, yo me vengaré de ellos, no, lo haremos los dos. Mientras que nosotros hablamos con los Darke, tú investiga las localizaciones de cada uno de los exjefes de aquella empresa, todos tienen las manos sucias. Les visitaremos hasta conseguir la información que queremos -le expliqué el plan. Mi gata asintió, nos miramos, creía que me iba a besar, pero me lamió. Yo la aparté nervioso, no sé qué le pasaba ahora con lamer, pero me era muy incómodo. Ella se burló de mi reacción y se dirigió a mi oído para susurrarme:
 
- Será mejor que vayas ya con Danny, le estamos incomodando bastante.
 
Miré a mi amigo, estaba bastante rojo apartando su mirada de una forma muy poco disimulada. Red Spectre continuaba fijamente con su trabajo pero escuché lo que le dijo:
 
- Ya te acostumbrarás.
 
Salimos de aquel edificio. Llamaría a Doris una vez finalizada nuestra visita a la comisaría, entonces, empezaría nuestra verdadera misión. De camino a nuestro destino, nos topamos que en todas las pantallas digitales incrustadas en varios edificios salían las noticias de última hora, hablando sobre el incidente de ayer y los sucesos de hoy, salió en la pantalla una persona bastante ¿curiosa? Parecía ser uno de los mandamases del gobierno, o esa era mi percepción. Estaba trajeado, igual que nuestro director, pero a diferencia de él, su traje se componía de colores rojizos oscuros, con guantes negros de látex y su rostro era... Una calavera metálica deformada por la parte de su boca. No tenía ojos en sí, solo cavidades con un interior vacío, pero que se le veía una luz rojiza, haciendo parecer un "ojo". Los reporteros le preguntaron acerca de lo que haría con los materiales y bienes confiscados de Industrias Darke:
 
- Todo lo perteneciente a aquella malévola empresa será confiscado por nosotros, todo el material será analizado y, por consiguiente, será utilizado una vez que se dé el visto bueno. En cuanto a lo relacionado con las sucursales de Industrias Darke, las estamos desmantelando, investigando a cada trabajador, descubriremos la verdad sobre esa industria, solo es cuestión de tiempo que la verdad salga a la luz. El lunes se hará justicia para aquellas personas que perecieron en el día de ayer. Sé que queréis una primicia, por lo que os la daré: Industrias Darke cerrará en pocos de días. Eso es todo.
 
Todos se quedaron atónitos, no sé porqué si era bastante obvio que harían eso. Me sentía verdaderamente mal por mi amigo, por los trabajadores de su mansión, por su familia. En un día, todo le estaba desapareciendo poco a poco. Danny miraba aquellas pantallas sin decir nada, me miró:
 
- Prosigamos -me dijo avanzando sin apartar su mirada del frente. Una vez en la comisaría, pasamos, todos estaban ocupados atendiendo a varios ciudadanos, íbamos a preguntar a la recepcionista hasta que una voz familiar nos saludó:
 
- ¿Ker? ¡Dios santo! Cuanto tiempo hijo -me saludó con su característico tono Tirso. No sé cuándo agarramos tanta confianza, pero me abrazó, luego se apartó para verme mejor y suspiró- Menos mal que estás de una pieza, estaba acojonado al ver que te enfrentaste contra ese líder de los villanos. Eso sí que es echarle huevos.
 
- Gracias -le agradecí entre risas. Luego miró a mi amigo, no le reconoció.
 
- ¿Y quién es tu nuevo amigo? -me preguntó intrigado.
 
- Tirso, soy yo, Danny -le respondió quitándose las gafas y su braga. El agente se quedó sorprendido al ver el nuevo cambio de mi amigo.
 
- Vaya, qué raro es verte sin tu pelo rubio -opinó con sinceridad el policía. Se quedó callado unos segundos, nos miró-. Supongo que habréis venido hasta aquí para hablar con tus padres, ¿cierto?
 
- Sí... ¿Puedo verles? Por favor... -le rogó mi compañero desesperado.
 
- A pesar de que tenga un alto rango, no es mi decisión pero puedo hablar con mi jefe. Esperad aquí un momento -nos explicó esperanzador Tirso. Pocos minutos vino y nos llevó hacia el subsuelo, donde se encontraban las cárceles. Allí estaban sus padres, encerrados en una misma celda, al ver a su hijo se fueron hacia los barrotes:
 
- ¡¿Danny?! -dijeron al unísono al ver el nuevo cambio de cabello de su hijo.
 
- Ker, solo tenéis 10 minutos y os tendré que supervisar. Mes gustaría daros más intimidad pero así son las reglas -se disculpó conmigo Tirso.
 
- No te preocupes, gracias por ayudarnos -le dije con una sonrisa. Ambos nos quedamos separados, solo para observar aquella conmovedora escena.
 
- ¡Papá! ¡Mamá! -exclamaba de felicidad mi compañero.
 
- Hijo, ¿qué tal estás?, ¿cómo lo llevas?, ¿estás...? -preguntaba su madre constantemente hasta que fue interrumpida por Danny:
 
- Estoy bien mamá, la familia Walker me ha cuidado muy bien hasta ahora... Os he echado de menos -les confesó mi amigo entre lágrimas. Sus padres también comenzaron a llorar.
 
- Hijo, ¿tú nos crees verdad? -le preguntó su padre con una voz rota.
 
- Por supuesto. Haré lo que sea para que el mundo sepa que también sois inocentes, os lo prometo... -le respondió decidido. Estuvieron el resto de minutos hablando, más bien, sollozando sobre sus penurias. Tirso cada dos por tres se limpiaba las lágrimas con un clínex. Yo me sentía impotente, esta situación es injusta. Hay que detenerla como sea.
 
- Prométeme que pase lo que pase seguirás siendo nuestro buen hijo, uno que quiere ser superhéroe para ayudar a los demás -le dijo serio Blake Darke.
 
- Lo seré, y vosotros lo veréis, así que no habléis como si nunca nos fuéramos a ver... -comentó tristemente mi amigo.
 
- Hijo, nos acusan de cosas... Muy fuertes. Nuestra sentencia puede ser muy cruel. Queremos que a pesar de lo que nos pueda pasar, tú sigas adelante, siempre yendo por el buen camino, como te hemos enseñado -le explicó Clary Darke apenada.
 
- ¡Juro que os sacaré de aquí! -les exclamó en voz alta. Eso fue una promesa llena de esperanza, no solo para él si no para sus padres. La charla acabó con un abrazo entre los garrotes, muy tierno de ver. Antes de irnos al piso superior para irnos, el padre de Danny me llamó:
 
- Ker, gracias. Por favor...
 
- Sí, le seguiré cuidando. Te lo prometo -le contesté serio, él solo me sonrió al igual que su madre, una sonrisa llena de tristeza y desesperación. Sabían que el lunes sería su final. Una sentencia de terrorismo, relacionado con la muerte de civiles, niños, y sobre todo, superhéroes, era una sentencia de muerte. Una vez en la entrada, Tirso nos paró esta vez:
 
- Espero que todo se solucione pronto. Si necesitáis alguna ayuda, aquí estaré.
 
Le agradecimos sus lindas palabras. Una vez fuera de la comisaría llamé a mi novia, luego de confirmar lo que planeamos, colgué. Me dirigí hacia mi compañero para hablar con él:
 
- Muy bien, volvamos al Distrito Downleader. Sube, te cargaré en mi espalda.
 
- ¿Y para qué vamos a ir ahora? -me preguntó curioso ya recuperado tras su visita con sus padres.
 
- A por nuestro equipo de espías -le contesté con algo de entusiasmo. Llegamos a nuestro destino, dentro nos esperaba Doris ya vestida, su traje era diferente, no llevaba su atuendo de Cat Theft o de la Academia Heaven, era distinto. Su traje estaba compuesto de látex, además de seda en algunas secciones. La parte de sus extremidades se componía de un color grisáceo luminoso, su parte del torso era totalmente negro, llevaba varias capas grisáceas que le cubrían el cuello hasta la cintura.
 
- Tenemos ya localizados a los 10 exjefes de Industrias Darke. Con estos auriculares nos comunicaremos entre los 3 -explicaba sacando de su bolsillo del traje tres auriculares bastante novedosos y de última generación-. no los perdáis o rompáis, ya que llevan un GPS con el cual Red Spectre nos monitoreará y ayudará desde aquí.
 
- Hey -nos saludó desde su escritorio sin muchos ánimos. Doris nos agarró de nuestros brazos y nos llevó hacia una mesa donde habían dos trajes con dos máscaras distintas.
 
- ¿Qué es todo esto? -le pregunté sorprendido. Mi gata solo me sonrió pícaramente.
 
- Veréis, estos son trajes especiales, si queremos patrullar e investigar a los verdaderos criminales, tendremos que pasar inadvertidos, o al menos llevar algo con el cual no nos delatemos con nuestros alter egos o verdadera identidad -volvió a explicar con lógica. Ahora, sentada encima de la mesa, agarró una de las máscaras. La que cogió era circular, acabado de punta en la mitad de ésta, haciendo parecer que estaba dividida en cuatro partes. La parte izquierda superior estaba de color azul al igual que la zona derecha inferior. El resto eran colores negrizcos-. Estas son máscaras a prueba de balas, que tienen incrustados alteradores de voz para pasar inadvertidos. Como yo he sido la que os he proporcionado todos los materiales, seré la líder del grupo. ¿Alguna pregunta?
 
- Sí, ¿de qué trabajabas exactamente? -le dijo algo confuso y desconcertado mi amigo al ver todo ese material valioso. Mi gata solo se rio.
 
- Trabajo para ayudar a mis amigos -le respondió sabiamente- Ah, por cierto -se levantó para dirigirse a una de las estanterías y sacar de ellas un brazalete de teletransportación parecida a las de la academia-. Con estos brazaletes podemos ir a cualquier lugar de la ciudad sin necesidad de acudir cuando esté una zona en peligro.
 
- Son como los de la academia... -dijo en voz alta Danny sorpresivo al ver aquellas pulseras.
 
- Material de Industrias Darke que iba a ser desechado, pero que hoy les vamos a dar un buen uso -le explicó Doris de forma segura. Qué arte para no alterarse. Mi amigo se fue a otra planta para cambiarse, yo me quedé en la misma, tenía varias cosas que hablar con ella, me acerqué a ella y ésta me detuvo poniendo su dedo índice sobre mis labios-. No, estos no son trajes de Cat Theft, ¿de verdad crees que utilizaría algo de la banda de ladrones más famosa del mundo?
 
- Siempre tan astuta y escurridiza...
 
- Miau.
 
- Oye... -agarré sus manos con suavidad y puse mi frente con la suya- Gracias por todo, por ayudarle, por ayudarme, por haber hecho que no perdiese la razón tras... Solo quiero que lo sepas, que te quiero.
 
- Yo también te quiero, Bluedy -me confesó acurrucándose en mi pecho para luego susurrarme en el oído- Pero me debes otro favor.
 
- ¡¿En serio?! -le pregunté apartándola de mi lado. Ella solo se rio de mí.
 
- Ehm... Yo ya estoy listo -nos dijo Green Twister ya con su traje y máscara puesto. Su vestimenta era parecida a la de mi novia, solamente cambiaba el color, en vez de gris, era verde. Su máscara tenía diferencias con respecto a la mía, el color verde se encontraba en la zona superior derecha y en la parte inferior izquierda. A regañadientes me tuve que vestir en la primera planta, no me gustaba el hecho de deberle más favores a mi gata. Por favor, no. Ya con mi traje puesto, nos fuimos con los brazaletes a una de las primeras ubicaciones de los malnacidos que incriminaron injustamente a los padres de mi mejor amigo. Nos encontrábamos en la azotea de uno de los edificios más altos del Distrito Brownlaider, cerca del distrito donde vivían la mayoría de los antropomorfos de esta ciudad. Al frente nuestra había una infraestructura bastante lujosa, se trataba de un edificio lleno de ventanas, hecho de cristales que brillaban a la luz de la luna. Vamos, un edificio de ensueño. Doris vigilaba aquella infraestructura con unos prismáticos metálicos que había traído.
 
- Oye, ya que vamos a hacer un trabajo de espías, necesitaremos nombres en clave, ¿verdad? -explicaba con ilusión y cierto entusiasmo Danny.
 
- Como soy la líder del escuadrón, llamadme "jefa", aunque para ti Bluedy puedes llamarme cielo -me dijo con picardía a pesar de que no veía su expresión debido a su máscara, sabía que se burlaba de mí.
 
- Jefa está bien -solté rápidamente nervioso por la incomodidad que estaba pasando. Doris, que está Danny delante, joder.
 
- ¿Y tú Ker? ¿Cómo quieres que te llamemos? -me preguntó mi compañero curioso.
 
- Oh, él ya tiene un nombre propio. Es el temible gato callejero: "Bluecurious" -contó mi gata mientras se reía al decir mi nombre. Green Twister le siguió el juego.
 
- Hey, pues no suena tan mal, entonces yo seré "Greencurious" -nos comentó emocionado.
 
- ¿Podemos centrarnos en la misión? -les pregunté desesperado. Dios, qué vergüenza...
 
- Camaradas, el objetivo acaba de salir del edificio -nos explicó nuestra "jefa" seriamente al notar con sus prismáticos que uno de los exmiembros salía del portal.
 
- ¿Y ahora qué hacemos? -preguntó esta vez Danny. Doris nos miró a ambos.
 
- Vamos a seguirle, cuando se encuentre en una zona con poca civilización, iremos a por él a conseguir información -explicó el plan mi gata.
 
- Espera, ¿cómo conseguiremos la información? -le preguntó Danny algo enojado. Hubo un silencio incómodo por varios segundos-. No me digas que optaremos por la violencia. Lo siento pero no.
 
- No, Greencurious, no lo haremos. Solo hablaremos con él, nada de atacarle -le respondió Doris intentando estar calmada.
 
- Nuestra jefa tiene el poder de saber si una persona miente o no. Con hacerle las preguntas correctas tendremos la información que buscamos, para luego conseguir las pruebas definitivas -añadí a su explicación para convencerle.
 
- ¡¿Doris tiene poderes?! -se preguntó asombrado por el nuevo descubrimiento. Soltamos unas carcajadas involuntarias por su actitud. Nuestro amigo se calmó-. De acuerdo, si no hay nada de violencia o métodos inapropiados... Lo haremos.
 
Nuestra líder nos explicó que para seguirle sin que él ni nadie nos descubriese, teníamos que darle a un botón de nuestra máscara que era bastante plano, hecha del mismo color y textura que ésta. Lo pulsamos, nos hicimos invisibles al instante. Nos comentó que la duración era solamente de 15 minutos, por lo que en ese tiempo tendríamos que tener la suerte de que pasase por una zona deshabitada o llevarle a un callejón sin que nadie se diese cuenta para interrogarle. Doris me mandó que la agarrase como si fuera una princesa para ir a por él. Creo que ya me está explotando. Lo estuvimos siguiendo a varios metros cerca de él, lo bueno de ser esta época del año es que anochece mucho más rápido, por lo que, al pasar cerca del Distrito Keylounder, agarré a aquel bastardo y con mi super velocidad lo llevé hacia un callejón sin salida, mirando que no hubiese mucha gente a nuestro alrededor. Le puse uno de los brazaletes inhibidores de poder, para estar más seguros. Este objeto se lanzó contra la pared, como si fuese un imán, haciendo que nuestro ahora rehén no se pudiese mover de aquel sitio. Nos volvimos visibles. El interrogatorio comenzaba. Danny dio el primer paso:
 
- Primera pregunta, ¿eres uno de los responsables del ataque de ayer?
 
- ¡¿Qué?! No, yo no fui. Eso fueron mis antiguos jefes -le respondió nervioso aquel hombre mayor que superaba ya la mediana edad.
 
- Miente -nos confirmó mi novia gracias a su poder.
 
- ¿Incriminaste injustamente a la familia Darke junto con tus compañeros?
 
- ¡No! ¡Soltadme! Soco... -antes de que pudiera pedir auxilio, del brazalete salió una descarga eléctrica que le paralizó todo su cuerpo, provocándole algo de dolor. Me acordaba de esa sensación cuando conocí por primera vez a Doris, qué desagradable. Solo duró pocos segundos, haciendo que no tuviese un mal estar mayor, pero sí como para pensarse 2 veces el hecho de gritar y pedir auxilio. Le explicamos esto a Danny para que no montase una escena en medio del interrogatorio, perdón por mentirte, pero con la palabrería... No se consigue a veces información. Pensar que nuevamente actuaba como un ladrón... Me daba lástima, por mí mismo, con mis nuevos ideales. Un superhéroe no es un ladrón, pero tengo que serlo para ayudar a mis seres queridos y para salvar la vida de otras personas. Espero que eso compense algo estas acciones que estoy cometiendo...
 
- Tercera pregunta, ¿todos tus compañeros, los antiguos jefes que controlaban la empresa, estabais detrás de los sucesos del torneo? -le volvió a interrogar Danny, esta vez más serio. El señor al vernos tan decididos comenzó a reírse.
 
- Yo que tú no me reiría... -le dije algo atemorizante, pero ni se inmutó.
 
- Ya veo, supongo que seréis lacayos o algo por el estilo de Blake Darke. Pues lo siento, pero yo no sé nada -le respondió finalmente a su pregunta.
 
- Miente -volvió a afirmar Doris.
 
- ¡Miento! -respondió aquel cabrón entre risas.
 
- ¡HABLA! -le gritó desesperado Danny bastante cerca del sujeto.
 
- Y pensar que sería yo quién no tendría un final feliz... Una pena -nos contó con una gran sonrisa. Masticó fuertemente produciendo un desagradable sonido cuando sus dientes estuvieron en contacto. Al instante, le empezó a salir espuma por la boca, sus ojos se volvían rojizos y sus venas comenzaron a marcarse. Mi amigo al verle en tan mal estado se cayó de la impresión:
 
- ¿Q-Qué le pasa?
 
- ¡Mierda! Se ha suicidado -comentó alterada mi novia. Al verle en el suelo, inmóvil.
 
- ¡¿Por qué lo ha hecho?! ¡NO TIENE SENTIDO! -se preguntaba desesperado mi compañero al no entender nada.
 
- Se sacrificó para guardar un secreto -le expliqué uno de los posibles motivos de sus actos. Como veía a Danny asustado, me acerqué a él, me agaché y le calmé:
 
- Vámonos, antes de que alguien nos vea.
 
- Sí, es mejor que volvamos a nuestra base -agregó Doris a lo que dije. Nos teletransportamos al hogar de mi gata. Danny se quitó su máscara y lo tiró lejos, estaba con los ojos llorosos, corrió para ir afuera. Yo le seguí al igual que Doris. Le observamos estar de rodillas en la acera. El viento de pronto se levantó, sobre todo a su alrededor, generando un tornado poco visible.
 
- ¡Danny! ¡Espera! No te... -fui interrumpido por mi novia, que puso mi mano delante de mi pecho interfiriendo para ayudarle.
 
- Déjale que se desahogue. Creo que lo necesita... Al menos yo lo necesitaría -me explicó mi novia, sin apartar su mirada de mi compañero. Yo me quedé con ella, observando cómo Danny gritaba al mundo, cómo lo maldecía. No sé cuánto tiempo estuvo hasta que se logró calmar. Fuimos a por él y nos sentamos a su lado.
 
- Tranquilo, verás cómo conseguiremos la información y las pruebas con otro de los exjefes -le intenté consolar pero fracasé.
 
- ¿Y si ellos también se suicidan antes de que consigamos lo que queremos? ¡¿Por qué?! Sé qué es lo que le va a pasar a mis padres este lunes si no... Yo no quiero que mueran...
 
- Y no lo harán, nosotros te ayudaremos. Además, quedan todavía 3 días. Aún tenemos tiempo -le consoló esta vez mi novia, parece que lo logró.
 
- Sí... 3 días, todavía podemos hacerlo, ¿verdad? -nos preguntó desesperado y con los ojos llorosos. Los dos asentimos.
 
- ¿Quieres que volvamos a casa y descansemos por hoy? Han pasado muchas cosas... -le dije con un plan de descanso.
 
- Por favor, solo quiero dormir y despertar de esta pesadilla...
 
Nos despedimos de Doris, y acompañé a mi amigo una vez que nos cambiamos adentro. En el camino no dijo ni una sola palabra, incluso cuando llegó a casa fue directamente a dormir. Yo estaba roto por dentro, pero no tanto como él. Solo 3 días... Solo 3.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo