Cap 53. Intento.

Hero's Destiny: Hope of Darkness.

visibility

151.0

favorite

0

mode_comment

0


- Han hallado muerto por la madrugada a uno de los antiguos jefes de Industrias Darke. Según dice la policía, se trata de asesinato. Sospechan que la familia Darke ha tenido que ver con su asesinato, para hacer callar a las personas que testificarán en contra de ellos. Sin embargo, no hay pruebas concluyentes sobre esto, solo son suposiciones basadas en la información que tenemos -explicó el nuevo presentador de la nueva cadena. Es por la mañana temprano y ya me han hecho enojar. ¡¿Cómo que asesinato?! SE SUICIDÓ. No me jodas. Esos bastardos han comprado incluso a la policía. Tenemos que jugar bien nuestras cartas, solo tenemos 3 días. Ethan que estaba despierto miraba con miedo el noticiero:
 
- ¿De verdad qué lo han hecho?
 
- No, claro que no, los padres de Danny son inocentes.
 
- ¡Eso ya lo sé! Me refiero a incriminar a una persona inocente sin pruebas...
 
- La vida suele ser injusta -le comenté serio. Ethan cambió el canal a uno de dibujos animados, estaba viendo un programa donde los protagonistas son dos gatos que van de aventuras por el mundo, uno de sus caricaturas favoritas:
 
- Pues cuando sea un superhéroe, haré que deje de ser injusta -me explicó sin apartar su mirada de la televisión. Yo solo le sonreí y acaricié su cabello, es demasiado puro. Mi madre salió de su cuarto, al vernos juntos en el sofá se acercó hacia nosotros:
 
- ¿Podéis bajar el volumen? Mybe intenta dormir por su larga jornada de ayer -nos contó Marissa preocupada por mi tutor. Se me había olvidado que mi profesor no estuvo desde ayer por la mañana temprano, estuvo todo el día fuera, tanto en el funeral de nuestros compañeros como trabajando en la Academia Heaven junto el director. Supongo que eso de hacer lo necesario para desvincularse con esa asquerosa empresa tiene que costar.
 
- ¿Han dicho algo acerca de mis padres? -nos preguntó Danny saliendo de mi cuarto bostezando y despeinado. Iba a decirle las malas noticias pero Ethan me interrumpió gritando de la emoción:
 
- ¡ALA! ¡QUÉ PASADA! ¡Danny! ¡Danny! ¡Ven a ver esto!
 
- ¡Voy! -exclamó mi amigo imitando el entusiasmo de mi hermanito. Se sentó a su lado y estuvimos mirando aquella caricatura bastante curiosa. Alguien me mandó un mensaje, era Doris: "¿Danny ha visto las noticias?, ¿cómo está?" A lo que yo le respondí: "Aún no las ha visto, tenemos que hacerlo". Al segundo me mandó: "Sí, porque han dicho que van a contratar tanto a agentes como a superhéroes, y no de niveles bajo, sino superhéroes de nivel A además de S para que protejan a los testigos. Tenemos que actuar cuanto antes, aunque sea por la mañana". Mierda, no me gustaba por dónde iba esto. Le respondí: "De acuerdo, iremos ahora para prepararnos". Llamé la atención de mi amigo, una vez bien vestidos, nos fuimos al Distrito Downleader, cargando a mi espalda a Danny como si fuese a caballito. Una vez dentro del edificio, nos pusimos nuestros trajes de espionaje. Antes de partir en nuestra misión, hablé con él en privado:
 
- Danny, antes de que vayamos a por los restantes, tengo que contarte algo... -le expliqué todo lo que estaba pasando. Con el encubrimiento del suicidio, culpar nuevamente a sus padres y la nueva seguridad de los testigos. Mi mejor amigo se enojó bastante que golpeó a una pared.
 
- ¡¿POR QUÉ ME PASA ESTO?! ¡¿POR QUÉ A MIS PADRES?! -se preguntaba alterado y gritando, al borde del llanto.
 
- No te preocupes que conseguire...
 
- ¡NO QUIERO QUE MUERAN! Ker, tenemos que lograrlo, no quiero que mueran...
 
- Vamos a intentar dar todo de nuestra parte, tenemos que esforzarnos aquí y ahora. Antes de que contraten a más héroes.
 
- Somos superhéroes... ¿Tenemos que enfrentarnos a nuestros compañeros?
 
- Danny... -me quedé sin saber qué decirle.
 
- No habrá que combatirlos si logramos despistarlos -le explicó Doris con su traje puesto apareciendo en la planta donde discutíamos-. Sin embargo, tenemos que darnos prisa, por lo tanto, vamos a partir ahora. Ya tenéis las coordenadas de nuestro siguiente objetivo.
 
- Me siento mal al hacer esto... Pero sé que es necesario para demostrar que no son culpables -nos explicó Danny poniéndose su máscara a la vez que se tranquilizaba.
 
- Todavía somos superhéroes, no haremos daño a nadie, solo conseguiremos conseguir información para salvar la vida de inocentes, vamos como....
 
- Unos superhéroes de verdad. Sí, tienes razón. Estoy listo -acabó mi frase mi compañero. Los tres cruzamos miradas, a la señal de nuestra líder nos teletransportamos entre los distintos lugares donde se encontraban los exjefes de la empresa. Intentamos "charlar" con ellos, pero era imposible, la mayoría se encontraban en sus casas con sus familias, en los edificios donde vivían estaban rodeados de coches patrulla, además de que volaban alrededor varios superhéroes de nivel A inspeccionando la zona. Incluso habían agentes y héroes dentro de las viviendas de los testigos. La frustración de Danny incrementaba como la mía y la de mi novia. Cabrones, todo ese dinero que tienen para pagar a todo su equipo de protección los han conseguido con acciones ilegales, no os lo merecéis. Para finalizar por hoy, fuimos al último miembro de todo el grupo de exjefes despedidos. Estábamos en una azotea, alejados a varios metros considerables de la posición de nuestro objetivo. Estaba paseando alegremente como si nada por las calles de Eustópolis, como si se riese de nosotros-. ¿Por qué no tiene protección? ¿Acaso se burla de nosotros?
 
- Tranquilízate Danny -le dijo Doris poniendo su mano en su hombro- No te alteres, necesitamos que te calmes y pienses las cosas razonadamente. Dime, ¿por qué crees que pasea sola?
 
- Porque seguramente tendrá a alguien bastante poderoso para protegerla -le respondió una vez tranquilizado-. Pero entonces, ¿qué hacemos?
 
- Ir a por ella y sacarle la información antes de que venga su guardaespaldas -le respondí esta vez yo serio. Me potencié las piernas, iba a ir a por ella para traerla hasta aquí pero mi gata me frenó:
 
- ¡Espera! Está saludando a alguien mirando al cielo... No puede ser...
 
No. NO. NO. NO. ¡¿En serio?! ¡¿ÉL?! Todo el mundo que estaba en la calle se quedó callada, luego todos empezaron a chillar y a aplaudir. Gritaban el nombre del superhéroe que estaba aterrizando en frente de nuestro objetivo, incluso fueron a su alrededor para que les firmasen sus objetos más preciados. Danny se cayó al suelo de la impresión:
 
- ¿L-Light Layer?
 
- Ahora entiendo esa confianza... -susurró Doris sin todavía asimilar muy bien lo que estaba pasando. Mierda. MIERDA. No vamos a poder hacer nada, nuestra única esperanza era ella... Y ya no tenemos a nadie más.
 
- Lo siento Danny, pero tendremos que buscar otro modo de conseguir información. Doris, ¿Red Spectre no puede hackear los ordenadores y archivos de los exmiembros? -le pregunté ya dándome por vencido.
 
- Fue lo primero que intentamos, pero no pudimos ya que estaban encriptados con una programación que no existía, suponíamos que se trataba de una habilidad de una persona contratada por ellos...
 
- Entonces... ¿Se acabó? -nos preguntó nuestro compañero ya incorporado, a pesar de la voz distorsionada se notaba que su tono de voz estaba roto-. ¿No vamos a poder hacer nada?
 
- Danny... -intenté decir algo pero no me salían las palabras. Habíamos perdido.
 
- Será mejor que volvamos a casa para meditar sobre todo -nos explicó nuestra jefa. Yo asentí, Green Twister se nos quedó mirando a ambos por unos segundos, luego también asintió.
 
- ¿A dónde creéis que vais? -nos preguntó Light sorprendiéndonos a todos. No puede ser... ¡NO ME JODAS! El superhéroe de luz aterrizó a pocos metros detrás de nuestro compañero. Solo nos observaba en silencio. Rápidamente, agarré el brazo de mi novia donde tenía su brazalete y le di al botón para que se teletransportara, me iba a decir algo pero logró irse de esta delicada situación. Una vez que me aseguré que Doris estaba a salvo iba a hacer lo mismo con mi amigo pero Light Layer me agarró del cuello a una gran velocidad que no me dio tiempo a reaccionar. Con su otra mano agarraba del pescuezo a Danny-. Aún no os podéis ir, tenemos cosas de las que hablar.
 
Tras decir esto se elevó a varios metros y nos llevó con una gran super velocidad por los aires, hasta dirigirse a una zona deshabitada cerca de los límites de Eustópolis. El cabrón nos lanzó con gran fuerza hacia el pavimento. Tuve suerte ya que conseguí potenciar todo mi cuerpo obteniendo casi ningún daño. No obstante, mi amigo estaba tumbado boca abajo en el suelo, con una gran grieta a su alrededor. Mierda, tengo que cogerle y teletransportarme con él. Iba a por mi amigo hasta que el falso héroe aterrizó entre los dos, provocando una gran onda expansiva y agrietando más el suelo. Light miró nuestra posición, tenía el terreno alto. Danny estaba herido y yo no podía atacarle con el 100% de mi poder para que no descubriese que soy Bluedice. Siempre deseé este momento, un enfrentamiento cara a cara contra este hijo de puta... Pero no así. No voy a mentir, tenía bastante miedo, notaba que podía morir en cualquier momento. Observé mis alrededores, no habían cámaras, mierda, puede hacer lo que quiera con nosotros. El silencio entre nosotros fue interrumpido por él:
 
- Supongo que vosotros sois los asesinos, ¿no os da vergüenza vuestro trabajo? Vuestros padres no estarían orgullosos.
 
Su comentario me enojó muchísimo. Nunca podré saber si mis padres están orgullosos de mí o no debido a que tú fuiste el causante de la muerte de ellos, de mi hermana. ¿Vergüenza? ¡CÓMO PUEDES ATREVERTE A DECIR ESO!
 
- Supongo que tú eres el superhéroe de nivel S que le resguarda, ¿no te da vergüenza llamarte héroe para luego no salvar vidas? -le recriminé. El cabrón solo se empezó a reír.
 
- No entiendo a lo que te refieres. Yo siempre he hecho bien mi trabajo, uno legal y justo, pero dejemos de hablar de mí, ¿trabajáis para la familia Darke?
 
- ¿Qué pasa si no te lo digo? ¿Nos vas a asesinar? -le pregunté aún enfadado y frustrado. ¿Cómo que legal y justo? ¡PASASTE DE LOS CIVILES! ¡DE MI HERMANA! ¡EN MI PUTA CARA! Estaba claro, a este héroe no le puedo dejar con vida. He intentado buscar un camino diferente con él, pero no puedo. Tú serás la última persona que mate para convertirme en un verdadero superhéroe. Me puse en posición de ataque, me potencié mis extremidades.
 
- No, claro que no. No obstante, diréis la información tanto por las buenas como por las malas. Si tantas ganas tienes de atacarme, ven. Aquí te espero -me provocó haciendo con sus dos manos un gesto para que le atacase. Yo no dudé dos veces en atacarle, tenía a mi disposición uno de los brazaletes que inhiben poderes, si se lo pongo a tiempo, podré atacarle e incluso asesinarle. Parece que mi compañero está inconsciente en el suelo, por lo que no pasará nada si lo asesino aquí y ahora. Con mi super velocidad me dirigí hasta él, creí que no le daría tiempo de reaccionar pero... Desapareció. Me quedé extrañado hasta que sentí un golpe proveniente de mi espalda que hizo que me tirase al suelo, chillando del dolor por mi columna vertebral. Light agarró del suelo la esposa que se me cayó, la estuvo contemplando durante unos segundos-. ¿Un brazalete inhibidor de habilidades? Interesante.
 
Tras decir esto destruyó delante de mis narices aquel objeto con su mano, tirando los pedazos al suelo como si fuese polvo. Noté su mirada clavada a mi ser, mi instinto de supervivencia me estaba avisando, tenía que actuar. Mierda. MIERDA. NO QUIERO MORIR. Desesperado, pensando que sería todo o nada, transformé mi mano izquierda en una espada de energía púrpura para atravesar las piernas de mi oponente. Sin embargo, antes de que pudiera girar mi brazo, Light me pisó con gran intensidad mi antebrazo, rompiendo mi húmero. Luego, agarró mi brazo que era una espada que se encontraba del revés al suelo para ponerlo bruscamente a 90 grados de mi antebrazo, dislocándome el brazo. Chillé del dolor.
 
- Así que tú también tienes poderes de luz y materia. Déjame observar cómo funcionan exactamente -me dijo intrigado observando mi arma. Con su brazo derecho la llenó de energía amarrilla que relucía con el material dorado de su traje. Agarró a mi brazo y sentí una gran sensación de ardor, parecía que me estaba fundiendo. Observé con la rejilla del ojo cómo quitaba mi luz para potenciar la suya, haciendo que esa parte del cuerpo volviese a la normalidad. Light transformó su brazo en una espada de energía amarillenta, luego la volvió a la normalidad- Ya veo, esto es muy práctico, aunque ya sabía hacer este truco desde hace años, pero yo lo hago de otra forma, observa -me explicaba alzando su mano al cielo. Noté cómo absorbía la luz del sol, además de toda la materia de lo orgánico y lo no orgánico, era como si estuviese robando la vida de todo para fortalecerse. Cuando se llenó, potenció su brazo de tal forma que deslumbró toda la calle en la que estábamos. Me percaté de que esa zona de su cuerpo estaba llena de magma dorada que no paraba de brillar-. Yo soy uno con la luz, por eso soy Light Layer. Y ahora, quiero saber todo lo relacionado con la familia Darke.
 
Tenía todo el brazo roto, me dolía la espalda, mi autoestima estaba por los suelos. Light se dirigía hacia mí para rematarme. Me agarró de mis túnicas azuladas de mi traje, me enseñó su mano hecha de toda la energía que ahora almacenaba gracias a la luz y materia. Antes de que pudiese hacer algo, Danny se abalanzó sobre él, parándolo, sujetándolo desde el pecho, no obstante, no tenía gran fuerza por lo que el falso héroe le agarró de la espalda con su brazo normal, lo lanzó a pocos metros en dirección ascendente y lo volvió a coger pero esta vez, del tobillo. Se giró y lo tiró con gran fuerza contra el suelo. Escuché un sonido de un hueso romperse.
 
- ¡NO! -grité desesperado tras verlo de nuevo destrozado en el pavimento.
 
- ¡Bluecurious! Vámonos... -me dijo a duras penas intentando incorporarse.
 
- Vosotros no os vais a ir a ninguna par... -fue interrumpido debido a una descarga eléctrica proveniente del brazalete inhibidor de poder que le puso mi amigo una vez que bajó la guardia. Se encontraba de rodillas, sin ninguna habilidad. De pronto, comenzó a reírse. Se incorporó y se quitó fácilmente el objeto y lo destruyó delante de mí-. Mi traje está hecho a prueba de material inhibidor de habilidades.
 
- ¡VETE! -le grité desesperado a mi amigo. Me incorporé potenciándome todo el cuerpo para poder caminar y seguir moviéndome, todo gracias a mi habilidad púrpura.
 
- Pero... -me intentó contrarrestar pero le detuve.
 
- ¡AHORA! -le volví a gritar. Mi compañero me hizo caso y pulsó su brazalete para regresar a la base. Me encontraba delante de mi archienemigo. Transformé mi brazo nuevo en una espada de energía morada. Volví con mi posición de ataque.
 
- Un asesino que se preocupa de sus compañeros. Solo por eso he dejado que se marchara, porque te quedan algunos valores interesantes. Además, con uno de los sicarios de esa familia es suficiente tanto para mí como para la policía -me explicaba calmadamente. Su actitud egocéntrica em enfermaba, por lo que le ataqué directamente. Iba a cortarle la cabeza a ese hijo de puta hasta que sin darme cuenta, me cortó él el brazo. Todo ocurrió tan rápido me quedé inmóvil, mirando mi brazo potenciado en el suelo. Me fijé en la mano con la que me atacó, ese cabrón... Convirtió su mano en una cuchilla de energía dorada. ¡AAAHHHH! JODER. JODER. NO PUEDE SER. ME HA SUPERADO INCLUSO CON ESTOS NUEVOS PODERES. NO. NO. Caí al suelo desesperado intentando poner mi mano del brazo dislocado en mi herida, pero no podía, mi cuerpo no funcionaba a pesar de estar potenciado. Sentía cómo la adrenalina, el estrés, los nervios, el miedo, recorría por mis venas, por todo mi ser. Intentaba escapar deslizándome con mis pies por el suelo hacia atrás mientras que aquel monstruo me miraba.
 
Me encuentro incrustado en la pared, el cabrón me ha dado un golpe en mi cara con todas sus fuerzas. Mi máscara está agrietada, no creo que dure mucho. Todo mi mundo se va a ir a la mierda. Este es mi final. El falso héroe camina lentamente hacia mi posición:
 
- ¿Sabes? Tus poderes me recuerdan a los de una persona -hizo una pequeña pausa para ponerse a su gusto delante mía- Aunque su color característico es el azul. Te llamabas Bluecurious, ¿cierto? Veamos quién hay detrás de esa máscara -me explicaba con seriedad. Todo lo que me dijo me puso los pelos de punta. Tengo miedo. No quiero morir. No quiero ir a la cárcel. Sentí una punzada en el corazón, ese dolor recorría todo mi cuerpo, me estaba sintiendo asfixiado, pero a la vez... Eufórico. Mi cuerpo se iluminaba cada vez más de mi color púrpura pero tornándose a un color más oscuro. Sin darme cuenta, agarré las fuerzas necesarias para agarrar con mis dos manos el brazo de Light antes de que quitase mi máscara. El héroe se quedó asombrado, de que me pudiese aún mover y de que me hubiese crecido mi brazo. Se giró para ver el estado de mi antiguo miembro, se encontraba en la acera, se estaba deshaciendo, pronto no sería nada más que polvo púrpura. Ni yo sé cómo lo he hecho, ya no me dolía ninguna parte de mi cuerpo, ni mi espalda, ni brazo. Es como si el poder de Anubis me hubiese curado hasta la rotura de huesos. Con las emociones fuertes los poderes evolucionan, ¿lo habrían hecho los poderes curativos de mi nuevo poder? Ahora mismo no es momento de respuestas. Intentaba apartar el brazo de mi oponente, pero era muy resistente. Light estaba callado hasta que rompió silencio-. Interesante, pero no lo suficiente como para derrotarme.
 
Con la palma de su mano libre, me golpeó la parte del tórax, provocando que me quedase sin oxígeno por unos segundos para luego con una bofetada lanzarme por los aires hacia la izquierda, chocando con los edificios y rodando por el suelo. Menos mal que seguía potenciado al completo. He ganado Light. Muy mala decisión la de no matarme y seguir torturándome. Pulsé con gran super velocidad el brazalete de mi brazo izquierdo que a pesar de todo, seguía funcionando a pesar de estar amollado y desgastado. Escuché un "no", proveniente de mi adversario. Ahora estaba en la base. No lo he podido matar... Pero he sobrevivido a un combate contra él. Es un paso. Vi a Danny sin su máscara llorar hasta que me vio, Doris se abalanzó sobre mí con rapidez y me empezó a abrazar, me quitó mi máscara la cual se cayó varias zonas de ésta en el suelo, para luego besarme.
 
- ¡Menos mal que estás bien! -exclamó aún alterada y preocupada.
 
- Lo siento, Ker. Hice todo lo que pude, yo... -se disculpaba Danny por no haber hecho nada contra Light. Se encontraba sujetado del suelo con sus rodillas y apoyando sus manos en éste. Seguía llorando.
 
- Estoy bien, he sobrevivido, he sido más inteligente que él -le intenté calmar, no solo a él, si no a mi novia. Mi novia me dio una bofetada.
 
- Tonto, si murieses yo... -hizo una pequeña pausa para inspirar y espirar- Gracias por salvarme, Bluedy -me agradeció intentando recuperar su actitud normal.
 
- De nada, solo me debes un favor -le comenté bromeando para quitar tensión al asunto. Ella solo me sonrió, me acarició mi pecho, luego agarró mi mano la cual fue dislocada con anterioridad-. ¿Cómo es que no tienes ninguna herida?
 
- Creo que mis poderes han evolucionado... -le respondí no muy seguro. Ella solo me miró con preocupación para luego cerrar sus ojos y mirarme con una mirada tierna. Puso su frente contra la mía:
 
- Lo importante es que estás aquí, sano y salvo.
 
- ¿Por qué? ¿Por qué nos hemos tenido que enfrentar contra Light Layer? Somos héroes, sus compañeros. Odio esto. No pensé que... ¿Y si hubiésemos sido descubiertos? ¿O incluso asesinados? No... No... -comenzaba a hiperventilar Danny. Nos fuimos con él para calmarlo, pero antes de llegar vomitó en el suelo-. He tenido mucho miedo, tengo mucho miedo. ¿No sabrán que somos nosotros verdad? ¿Por qué hice esto con vosotros? Mis padres... Mis padres van a morir, mis...
 
No pudo acabar su frase ya que escupió sangre, se tocó la parte de sus abdominales y cayó al suelo boca arriba.
 
- ¡DANNY! -grité poniéndome a su lado, intentando que reaccionara. Su mirada estaba perdida. Puse mi oído en su boca para saber si respiraba, no lo hacía, su tórax no se contraía. MIERDA- ¡NO TE MUERAS! -grité desesperado intentando hacerle la RCP.
 
- Voy a por a por el botiquín con el líquido del renacido -explicó rápidamente Doris yéndose del lugar. A pesar de intentarlo e intentarlo no reaccionaba. Pensé en mis nuevos poderes, en cómo reviví a Leo... Y al asesino de Grey. Con mi poder púrpura traspasé mi energía por todo su cuerpo, rayas moradas salían desde la zona de su pecho que le recorrían hasta la zona craneal, incluso haciéndose visible a pesar de que tuviese traje. Sin embargo, seguía igual, inmóvil. VAMOS. VAMOS, JODER. Mi novia llegó, se deslizó y abrió una pequeña capsula con el líquido verde de aquel héroe, pusimos a Danny en una posición para que pudiese tragar el líquido. Esperamos unos segundos pero nada, todo seguía como antes.
 
- Ker... -no se atrevió a continuar Doris.
 
- ¡NO! ¡PUEDO SALVARLO! Lo sé... Lo sé.
 
Tengo que conseguir que por su cuerpo corra el mismo color de energía que me salía de mi cuerpo. Cerré mis ojos para concentrarme al máximo, volví a sentir aquella punzada en el corazón que siguió por todo el cuerpo. Tras abrir los ojos, observaba que en todo su cuerpo recorrían rayas púrpuras oscuras. Pasaron pocos segundos, hasta que volvió a hablar:
 
- Mis padres, tenemos que salvarlos, tengo que hacerlo... -terminó su frase mientras tosía. Tanto Doris como yo abrazamos con cariño a nuestro amigo. Joder, qué susto-. Me estáis ahogando...
 
- Qué intenso todo -opinó Red Spectre que había estado todo el rato sin moverse de su silla mientras miraba el espectáculo-. Por cierto, yo no voy a limpiar el vómito.
 
Doris se rio ante su comentario, ya toda la tensión había pasado. Estábamos a salvo. Ayudamos a Danny a incorporarse. Me quise tomar otro líquido del renacido ya que habían partes de mi cuerpo que me dolían, pero ya no había existencias de ello, por eso, cuando llegamos a casa, fuimos directamente al hospital, para que nos analizasen por si tuviéramos alguna herida. Todo esto acompañado de mi madre, que estaba más preocupada que nosotros. No teníamos nada grave, todo gracias a mis poderes, solo tendríamos que tomar reposo durante unos días, vamos, que este finde de semana a pasarlo en casa. Tuvimos que mentir, contando que varias personas reconocieron a Danny y quisieron ir por él por las acciones de sus padres, nosotros solamente nos defendimos y conseguimos escapar. Fui bastante convincente. No intentamos seguir con nuestra misión, Danny estaba menos hablador, el juicio de sus padres se acercaba. El tiempo pasó volando, ya era domingo por la tarde, esperábamos la visita de nuestros compañeros de clase, que durante estos días han estado enviando mensajes de apoyo por el grupo que tenemos de clase. Llamaron a la puerta, mi hermanito rápidamente fue a abrirla y a recibir a los invitados. Gritó como loco al ver a su antropomorfo favorito:
 
- ¡WOOOLFAAAAN!
 
- ¡EETHAAAN! -exclamaba mi amigo peludo imitando la ilusión de mi hermanito. También, saludó tanto a Leo, como a Jia, y cómo no, cuando vio a nuestro amigo gracioso no se le ocurrió otra mejor cosa que aumentarle su ego:
 
- ¡El famoso Tobías!
 
- El mismo -le afirmó poniéndose de forma chula. Nos sentamos en los sofás del salón. Mybe salió de su cuarto y se quedó callado al vernos todos juntos.
 
- ¿Vosotros también vais a vivir aquí? -les preguntó serio. Negaron con la cabeza-. Bien, entonces nos os voy a tener que echar.
 
- Bueno, ¿cómo te encuentras Danny? -le preguntó Leo ignorando el comentario de nuestro tutor.
 
- No lo sé, tengo sentimientos encontrados. Gracias a Ker y a vosotros lo estoy superando, pero mañana... -le contestó preocupado.
 
- El juicio de tus padres -pensó en voz alta Wolfan serio.
 
- Sí, tengo miedo, no son culpables, pero supongo que les dirán que lo son... -les explicó mi mejor amigo entristecido.
 
- No puedes estar seguro, a lo mejor encuentran pruebas la policía que demuestren su inocencia -le intentaba dar esperanzas Leo, pero tanto Danny como yo sabíamos que no iba a suceder.
 
- Supongo que tienes razón -mintió. Estuvimos hablando durante toda la tarde acerca de las posibilidades sobre mañana, sacando temas diversos, Mybe se unía de vez en cuando para molestarnos. Nos lo pasamos bien, era lo que Danny necesitaba. Un tiempo de relajación. Una vez que estuvimos acostados en nuestras respectivas camas, sacó otra vez tema de conversación:
 
- ¿Crees que soy un buen superhéroe?
 
- Claro, incluso considero que eres mejor que yo. ¿Por qué dices eso?
 
- Porque en estos días me he sentido de todo menos un héroe.
 
- ¿Lo dices por nuestra batalla contra él?
 
- Y por todo, me he sentido muy angustiado, no me gusta hacer esas acciones. No sé cómo tú y Doris podéis estar tan tranquilos. Sentía que todo se podía ir a la basura y bueno, casi Light nos encarcela.
 
- Pero lo has hecho para ayudar a tus padres, que son inocentes, además de para encerrar a los villanos.
 
- Lo sé, pero tengo un vacío. Mis padres me dijeron que querían que siguiese siendo bueno a pesar de todo...
 
- Y lo sigues siendo, no te engañes a ti mismo.
 
- Espero que sí, Ker...

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo