Cap 54. Juicio.

Hero's Destiny: Hope of Darkness.

visibility

155.0

favorite

0

mode_comment

0


Ya era lunes, el día del juicio de los padres de Danny. Estábamos en el salón desayunando mientras veíamos las noticias de fondo. Parece que The Channel B había conseguido tener el mismo rating que el Canal 53 incluso dicen algunos que lo ha superado. La verdad, me alegraba, he escuchado que tienen nuevos programas bastantes interesantes. El presentador principal comenzó a hablar sobre la empresa de los padres de mi mejor amigo:
 
- Para empezar la mañana os traemos buenas noticias, Industrias Darke oficialmente ha cerrado. Esa es la primicia exclusiva de hoy. Esto era algo que todo el mundo esperaba con ansias y hoy, finalmente, se ha hecho realidad.
 
- Y no solo eso, esta tarde, sobre las 6 comenzará el juicio contra Blake Darke y Clary Darke sobre todos los crímenes que han cometido. Transmitiremos en vivo el desarrollo del juicio en este canal, así que ya sabéis qué hacer a las 6 -agregó el compañero del presentador principal. Marissa por educación apagó la televisión. Hubo un silencio entre los cuatro. Ethan, al ver que nadie hablaba, entabló conversación:
 
- ¡Todo saldrá bien! ¡Ya lo verás!
 
- Gracias, yo también espero que salga todo de la mejor forma... -le agradeció de corazón mi amigo algo melancólico.
 
- Danny, pase lo que pase, nos tendrás a nosotros, ayudaste a mi hijo y nosotros te ayudaremos ahora -le explicaba dulcemente mi madre agarrando con cariño las manos de mi amigo. Él asintió.
 
- Muchas gracias por todo, por estos días, por cuidarme, no os lo he dicho hasta ahora, pero lo agradezco mucho. Sois una encantadora familia -nos halagó Green Twister. Me incorporé al igual que mi hermano, Marissa se levantó haciendo que Danny la imitara, nos fuimos todos juntos a abrazarle.
 
- Los compañeros están tanto para las buenas como para las malas -le expliqué seriamente.
 
- Es lo que hacen los compañeros -me recordó con cierto tono humorístico. Nuestro momento emotivo fue interrumpido por Mybe que salía del dormitorio. Se quedó parado, mirándonos, juzgándonos en silencio hasta que habló:
 
- Yo no doy abrazos. Ah, por cierto, que llegamos tarde a la academia.
 
Tras dejar a Ethan en su colegio nos fuimos a la Academia Heaven. Nada más entrar al campus, observamos cómo nos miraban el resto de los alumnos del instituto, más bien, a mi amigo, era la primicia. Cuchicheaban dándonos la espalda, otros se alejaban de nosotros, incluso otros nos miraban enojados. Hoy va a ser un día bastante movidito. Cuando entramos a clase todos se callaron, esto me recordaba a cuando pasé por aquí por primera vez después de mi desaparición. Tobías rompió el silencio con su característico humor:
 
- Sí, se ha teñido el pelo.
 
Su comentario hizo que el ambiente tenso disminuyera, nos fuimos directamente a nuestros pupitres. Se notaba el vacío que había por la falta de dos de nuestros compañeros... Esto me parecía similar cuando murió Beatriz, aunque esta vez, faltaba dos en vez de uno. Varios de nuestras camaradas se levantaron de su sitio y fueron hacia Danny.
 
- Hey Danny... ¿Qué tal estás? -le preguntó preocupado Paralyzed.
 
- Estoy -respondió algo incómodo.
 
- Si necesitas hablar nos tienes aquí, para lo que necesites -le afirmó Emma decidida.
 
- Y si alguien intenta hacerte daño, bueno, le pararemos los pies, ¿verdad Edward? -le preguntó Wolfan a nuestro compañero.
 
- Cierto, crearé tantas ilusiones que no sabrán diferenciar quién es el verdadero Darke -contestó Ilusionysta a su pregunta. Todos apoyaban a mi amigo, me alegraba que a pesar de que tenía diferencias con algunos, se llevasen bien con mi amigo. Entonces, mientras que Leo, Jia y Tobías hablaban con Danny, el resto que me hizo la anterior semana imposible se acercó a mí. La mayoría estaban cabizbajos, no creo que me vayan a hacer algo. El primero en hablar fue Edward-. Oye, Ker, ya me disculpé contigo, pero lo quiero hacer otra vez, perdona por todo lo que te hice. Me has demostrado que además de ser un gran superhéroe, eres un gran compañero, me salvaste la vida. Te lo agradeceré siempre. Lo siento por lo que te dije, me equivoqué contigo.
 
- Y no solo le salvaste a él la vida, si no a mí, a los que estamos aquí. Todo por tu valentía, a pesar de las burlas que te hemos dicho debido a que desconfiábamos de ti. De verdad, perdónanos -se disculpó esta vez Kand-Y hablando por todos. Yo me quedé alucinando sobre el cambio de actitud de todos, incluso de Paul.
 
- Yo he sido una de las que más me he pasado contigo, haciendo portales para que no atacaras al villano de nuestra misión en colaborativo y demás. He sido una tonta -también se disculpó Helenia por su actitud. Yo les tranquilicé a todos, les dije que entendía su frustración conmigo y que claramente les perdonaba. Solo quería que todo volviera a la normalidad, siendo compañeros que salvan juntos a los ciudadanos. Todos sonrieron y asintieron. Hoy no va a ser un gran día, pero como algo positivo la conexión del grupo se ha restablecido, ya no hay dos bandos. Me alegro de corazón por eso. Nuestra charla fue interrumpida por Elton, que llamó a Danny desde su escritorio, todos nos giramos para saber qué le iba a decir:
 
- Ojalá que todo vaya bien hoy con el tema de tus padres.
 
- ¡Elton! ¡¿Desde cuando tienes corazón?! -le preguntó de broma Tobías.
 
- ¡CALLATE BASTARDO! -le gritó enojado y algo ruborizado por su comentario.
 
- Ker ya está callado -bromeó señalándome. Espera, ¿qué?
 
- Veo que os lo estáis pasando muy bien, y eso que ya ha comenzado la clase -nos comentó nuestro tutor entrando por la puerta para sentarse encima de la mesa- Si no os sentáis, os siento -nada más amenazarnos, todos se fueron corriendo a sus pupitres. Al ver que le estábamos prestando atención continuó con su explicación- Ya sabéis que lo que sucedió en el torneo fue una tragedia para todos, sobre todo para nosotros, ya que perdimos a varias personas importantes. Una de las normas que tiene la academia es que es obligatorio que cada clase tenga 20 alumnos, y faltan dos espacios por ocupar, por lo que hoy se incorporarán dos nuevos integrantes a la clase. Sin embargo, no son exactamente nuevos, tras la llegada de varios compañeros de nuestro alumno Wolfan, varias clases tenían 22 alumnos, como la A y B de primer año. Así que el director ha decidido trasladar a dos estudiantes de la clase A a la nuestra, habiendo más equilibrio entre las diferentes clases -terminó de explicar para luego bostezar por el cansancio que tenía. Hizo un gesto con su mano para que nuestros nuevos compañeros pasasen. Me sorprendí de quiénes eran, se trataban tanto de Dan, el tigre albino que intimidaba y Emer, la persona que parecía una cebra al tener su piel dividido con sus colores característicos. Al ponerse en frente pasa presentarse, Dan miró a Wolfan y le saludó energéticamente:
 
- ¡Líder! ¡Estamos en la misma clase!
 
- Y no solo con él, también está Azulado -añadió Emer saludándome con una mano. Oh, genial, se me había olvidado el mote que me pusieron, por favor, que no se rían de mí.
 
- ¡Azulado! -exclamó Dan con una sonrisa. Todos se giraron para verme, yo me tapé la cara de la vergüenza.
 
- No te escondas patosín, que será peor -comentó aguantándose la risa mi tutor. Tras bofarse de mí internamente se dirigió hacia los nuevos integrantes - Veo que ya conocéis a varios de la clase, mejor para mí. Ahora os presentáis y esas cosas. Por cierto chicos, hoy no podré estar a última hora, por lo que iréis al gimnasio con Elizabeth en "Habilidades en Uso" -terminó de explicar nuestro tutor para irse. Durante las 3 primeras clases tanto Dan como Emer supieron adaptarse rápidamente, sobre todo el último mencionado, su humor irónico impactaba con su personalidad. Todos decían que era el rival de Tobías. Una vez en el receso, nos fuimos el grupo habitual a nuestro sitio. Cuando nos sentamos en el césped y formamos un círculo sentimos demasiado la ausencia de Paste y Time Trial.
 
- Es una pena que se hayan ido... -dijo desanimada Jia que se encontraba sentada al lado de Danny.
 
- Al menos se fueron juntos. Seguro que en el cielo se han encontrado y están viviendo una vida de ensueño -comentaba mi mejor amigo intentando animar a nuestra compañera.
 
- Sí, pase lo que pase estarán juntos siempre, tanto aquí como en el más allá-añadí a la explicación de Green Twister mientras miraba al cielo que se estaba nublando, una gota cayo en mi frente. Espero que no se ponga a llover. Volví a mirar a nuestro grupo, Leo y Tobías estaban callados mirando a la nada, pensando en nuestros amigos fallecidos. Nuestro silencio fue interrumpido por Wolfan y nuestros nuevos compañeros de clase.
 
- ¿Nos podemos sentar con vosotros? -nos preguntó nuestro amigo lobo. Asentimos con una sonrisa. A pesar de la pérdida, hemos hecho nuevos amigos.
 
- Está "chispeanding" -satirizó Emer inventándose una nueva palabra.
 
- Espero que luego no esté "lloviending" -le siguió el juego Tobías.
 
- Uuhhh -dijimos al unísono todos menos los dos. Ellos se nos quedaron mirando extrañados
 
- Sí, nos acabamos de inventar palabras mezcladas con el inglés -comentó Tobías con humor.
 
- Déjales, no entienden el humor -dijo con sarcasmo nuestro nuevo compañero.
 
- ¿No habrá una competición de chistes o algo por el estilo verdad? -les preguntó interesado Leo al ver el posible conflicto que podría llevarse a cabo.
 
- Solo si no es contigo -le respondió la cebra pareciendo ser borde, pero sin hacerlo con esa intención.
 
- Uhhhhh -añadió Gryn Syld imitándonos.
 
- Madre mía con el dúo dinámico -comentó Wolfan al ver les en acción. Estuvimos durante el receso charlando sobre Dan y Emer, nos lo pasábamos bien hasta que me llamaron por mi mote.
 
- ¿Por qué Azulado? -preguntó curioso Leo.
 
- Por sus ojos -le respondió Dan orgulloso por el mote.
 
- Ker, eres el multinombres, te llamas Bluedice, patosín, Bluedy, bastardo, azulado... -contaba Tobías señalando los nombres con sus dedos.
 
- Y seguramente tendrá alguno que otro secreto, hazme caso -agregó Emer.
 
- ¿Acaso tú tienes un apodo secreto? -le pregunté esta vez a él para desviar toda la atención a nuestro compañero cebra.
 
- Dormir -respondió serio.
 
- Eso no es un apodo -le replicó desconcertada Jia.
 
- Lo sé, pero me encanta. Qué bien se siente -le comentó eufórico. Todos nos reímos ante su actitud, lo decía de forma seria pero a la vez no, es muy difícil de explicar. Las siguientes horas pasaron sin pena y sin gloria, todos se estaban enamorando de los nuevos integrantes, yo también. Hoy ha sido una mañana muy... Sorprendente, sobre todo en cuanto a la actitud de Elton con Dan y Emer, participaba con ellos lo justo y necesario, creía que se iba a volver loco por estar sustituyendo a Ruth, pero no lo hizo. Había madurado bastante. Creo que nos lo pasamos tan bien que se nos olvidó tanto a Danny como a mí sobre lo que ocurría en la realidad, el juicio de sus padres. Íbamos por la calle y a pesar del cabello diferente de mi amigo, varios le estaban reconociendo incluso nos comenzaban a seguir y sacar fotos sin nuestro permiso. Nos estaban incomodando bastante. Todo se descontroló cuando uno de los ciudadanos nos gritó:
 
- ¡Tú! ¡Eres el hijo de los que asesinaron a mi familia! ¿Por qué no estás también la cárcel con tus padres?
 
Todos los presentes le daban la razón. Mierda, si lo sé disfrazo mejor a mi amigo dándole gafas de sol y la braga del otro día. Todos nos estaban acorralando en un círculo.
 
- ¡Yo no tengo que ver con lo que pasó en el torneo! -exclamó algo asustado Danny al ver que nos impedían el paso.
 
- Pero tus padres sí -comentó uno de los acusadores. Sabía que todo se iba a descontrolar, mi amigo seguramente defendería a sus padres haciendo que se enojaran aún más con él por lo que intervine en la disputa:
 
- Exacto, como has dicho, sus padres, pero él no. Te puedo asegurar que Danny Darke no tiene nada que ver con las acciones de sus padres, por eso la policía no ha ido por él, como han dicho en los noticieros y periódicos. No vamos a acusar injustamente a un adolescente que está asustado, porque es posible que pierda su familia hoy además de todo. ¿No tenéis acaso empatía? Me da asco respirar el mismo oxígeno que el de vosotros. Venga, atreveos a maltratar a dos menores de edad, seguro que vuestros familiares estarían orgullosos de vuestras acciones.
 
Todos se callaron. Nadie sabía lo que hacer, joder, qué tensión. De pronto, todos levitaron a varios metros sobre el suelo. Mybe. Nuestro tutor se encontraba paseando con su traje puesto, se puso donde nosotros y habló con la manada:
 
- Estos son alumnos míos, quién se atreva a tocarlos, tendrá que pasar por encima de mí. ¿Ha quedado claro?
 
Nadie contestaba, algunos rechistaron por lo que nuevamente Craig habló:
 
- Como no digáis que sí, os lanzo al cielo.
 
- ¡SÍ! -respondieron todos al unísono ante su amenaza. Tras dejarlos en el suelo, nos fuimos a toda prisa de la escena del crimen. Mybe nos dijo que nos esperaría en casa una vez que se cambiase en la Academia Heaven. Nada más entrar por la puerta, nos apoyamos contra ésta y nos sentamos al suelo, respiramos a la vez. Marissa y Ethan nos miraban desconcertados.
 
- Hijo, Danny, ¿ha pasado algo? -nos preguntó preocupada. Mi amigo y yo cruzamos miradas.
 
- Nada importante -respondí incorporándome y ayudando a Danny a levantarse. Nos sentamos para comer una vez nos pusimos la ropa de estar en casa, Craig llegó por la puerta, giró su cabeza arriba y abajo mirándonos fijamente, nosotros le imitamos.
 
- ¡¿Qué hacéis?! -nos preguntó emocionado Ethan al ver nuestros movimientos.
 
- Esperar a que el mejor padre del mundo se siente para comenzar a comer, ¿verdad dulcecito? -explicaba mi tutor mientras se dirigía la cocina para abrazar a mi madre, ésta solo se rio ante su comentario.
 
- ¿No te resulta incómodo que hagan eso todos los días? -me susurró Danny.
 
- Desgraciadamente me he acostumbrado -le respondí algo indiferente. Ese cabrón ya era parte de la familia. Estuvimos comiendo tranquilamente, hablando del día de hoy, sin sacar el tema relacionado con los padres de Danny. Tras limpiar los cacharros junto con la ayuda de mi amigo, nos fuimos al sofá a descansar. Ethan puso la tele y salió las noticias del Canal B, justamente hablaban sobre el juicio de la familia Darke, que se celebraría dentro de dos horas. Me cago en todo. Aquel hecho fue como un golpe de agua fría para Danny, su expresión se volvió seria, luego comenzó a entristecerse. Se levantó del sofá y se dirigió a mi habitación:
 
- Tengo sueño -dijo cerrando la puerta de golpe. Ethan me miró apenado.
 
- ¿He hecho algo mal?
 
- No, no has hecho nada malo, solo que estas horas van a ser muy difíciles para él -le expliqué acariciando su cabello. Danny está destrozado, se ha rendido. Yo no puedo hacer lo mismo. Agarré mi móvil y mandé un mensaje a mi novia: "Doris, tengo un plan".
 
Todo el mundo estaba callado. Impaciente por esperar el comienzo del juicio del caso Darke. El juez estaba en su estrado, observando al público que tenía hoy en el tribunal supremo. Reconocía varias caras, siempre eran los mismos periodistas, reporteros, guardias de seguridad, políticos e incluso héroes. Aquel señor mayor tocaba cuidadosamente el mazo de madera con el cual dictaría la sentencia de los acusados. Notaba cómo las pantallas digitales de las cámaras le apuntaban, era el centro de atención. Sin embargo, su éxito fue pasajero cuando llegaron a aquella inmensa sala los delincuentes. Blake Darke y Clary Darke. Todos rompieron su silencio, balbuceaban, charlaban incluso gritaban a los acusados. Los presentes odiaban a esa familia, esto era algo que el juez sabía, era muy complicado de ignorar. Dio varios golpes con su mazo a su estrado, haciendo que todos se callasen, volvió a recuperar el control del tribunal. Los testigos estaban listos para testificar, los abogados de ambas partes querían terminar este asunto cuanto antes. El señor mayor alzó su mirada para dar un último vistazo al público, todo era igual, todo estaba correcto.
 
- Que los testigos testifiquen uno por uno -ordenó el señor de alto poder en la sala. Uno de los nombrados se subió al estrado, una vez cómodo en su asiento, comenzó a hablar:
 
- Yo he trabajado durante más de 6 años para Industrias Darke, hasta hace tres años que me nombraron uno de los jefes para supervisar la empresa mientras que los acusados hacían negocios alrededor del mundo. Siempre cumplíamos sus órdenes, todo era supervisado por ellos a pesar de que estuvieran en otro país. La idea de crear al robot asesino de superhéroe fue de ellos, también lo de la droga, obligándonos a esparcirla por Eustópolis haciendo que los ciudadanos fuesen conejillos de indias...
 
- ¡Eso es mentira! -exclamó enfurecido aquel padre de familia. Estaba enojado, por su situación injusta, delante de sus narices uno de sus exmiembros le estaba engañando, mintiéndole, todo para que vayan a prisión o incluso encontrarse directamente con la muerte. ¿Cómo no iba a alterarse en una situación tan alarmante como la que estaban viviendo? Es una pena que el juez no lo viera así. Les dio un aviso, otra interrupción más y el juicio acabaría en ese instante. El abogado rival tomó la palabra:
 
- ¿Para qué querían utilizar la droga con los civiles?
 
- Para saber si funcionaba el líquido inhibidor de poderes que crearon, solo funcionaban con personas con habilidades, con una duración de pocas horas. Después de eso, se aprobó el proyecto de hacer una academia de superhéroes para personas sin habilidades, todo era una artimaña para vender los trajes que tenían la última tecnología hasta el momento, la espectitia. No paraban de insistirnos que era muy importante que saliese bien, necesitaba triunfar, por eso, contrataron a los nuevos Cross Masks, para que atacaran el Torneo del Prestigio, el plan original era que los alumnos de la Academia Hope derrotasen a los villanos, pero al final todo se fue de desmadre, no pensaron bien con quiénes estaban trabajando, con unos villanos. Aunque es por eso que la mayoría de los alumnos y profesores del instituto de mi antigua empresa, estaban vivos y el resto no -terminó de explicar. Todos mostraron su descontento a la pareja. Los policías estaban tensos, cada uno de ellos tenía el instinto de agarrar sus esposas y encarcelarles para siempre. Los superhéroes que se encontraban en el lugar miraban con asco a aquella familia. En pocos segundos el tribunal era todo un caos. El juez tuvo que impartir orden para que se tranquilizasen los presentes, lo hicieron. El abogado defensor intentó refutar el testimonio del testigo, pero fue en vano. Este proceso de fracaso se repitió con cada uno de los testigos.
 
Ahora el juez tenía que dar su veredicto. Se tocaba su barba blanca para pensar todo razonadamente. ¿Qué dictaría? ¿Culpable o no culpable? Él era el único con la respuesta. El señor mayor miraba a los acusados, ellos eran padres, él lo sabía, esto no era ningún secreto por el motivo de que eran famosos. Sin embargo, en un juzgado tener familia, hijos, es lo de menos. Hay que ser objetivos, es lo justo, es lo que dicta la justicia. El juez agarró con firmeza su mazo, iba a dar su veredicto final:
 
- Con todos los testimonios y pruebas que tengo en mi poder, voy a dar mi veredicto. Declaro a los acusados Blake Darke y Clary Darke... -hizo una pequeña pausa, para darle un tono más dramático, era su momento, aún era el centro de atención y quería aprovecharlo por unos cuantos segundos más- Culpables -explicó de forma dictatorial. Todos se alegraron del hecho, lo celebraban, los únicos que no compartían aquella felicidad, eran los implicados. La pareja se abrazó asumiendo su destino, el cual ahora el juez hablaría-. Pagarán por sus acciones no solo contra el estado, si no contra los superhéroes y la humanidad, con la muerte. Llevadlos a la silla eléctrica. Eso es todo
 
Finalizó dando varios golpes con su mazo en su estrado. El juicio ya había acabado, solo faltaba el castigo, un cruel e injusto castigo. Varios policías se acercaban a los acusados, pero de pronto, sin que nadie del público se lo esperase, una persona con prendas negras y grisáceas aterrizó delante de la mesa de la pareja. Su figura intimidaba, no, era su máscara, que solo transmitía muerte por aquella combinación de colores. Los presentes se callaron, ¿quién era esa persona misteriosa? Bueno, yo la conocía bastante bien. La verdad, me esperaba que les declarasen culpables, era obvio que iba suceder, por lo que planeé con mi novia secuestrar a los padres de mi mejor amigo. Colarnos en este edifico resultó ser más fácil de lo que creímos, todo gracias a los 15 minutos de invisibilidad que teníamos al usar los trajes especiales de mi gata. Insistió en ser también la líder de esta operación, por eso estaba en la sala central, mientras que yo observaba todo en uno de los conductos de ventilación que se encontraba en el techo del lugar, por donde saltó Doris haciendo aquel aterrizaje perfecto enfrente de nuestros objetivos.
 
- ¡Buenas! Vengo a robar a la familia Darke, espero que no os importe -saludó a todo el público, incluso a las cámaras que no paraban de enfocarla. Joder, sí que le gusta la atención.
 
- Doris, al grano -le dije por los auriculares para que se diese prisa.
 
- Claro, enseguida -me contestó tirando de sus bolsillos varias bolas metálicas que las lanzó al suelo, provocando que se escuchase un gran sonido agudo y desagradable, como si fuese una explosión, además de un gran humo que impedían ver por los alrededores-. Listo. Es tu turno, Bluecurious.
 
- Sé que lo has dicho en forma de burla -le repliqué algo avergonzado de que me llamase así.
 
- ¿Tú crees? -me preguntó de forma pícara. Pasé de su provocación y salté a la sala aterrizando sin dificultad en el pavimento de aquella infraestructura, lo primero que hice fue coger todas las esposas normales y esposar a los policías para que no pudiesen hacer nada gracias a mi super velocidad. Saqué también varias esposas inhibidoras de poder que mi gata me dio para ocuparnos de todos los superhéroes. Estos objetos eran diferentes, eran unos nuevos modelos del mercado negro, o eso me dijo, por eso sus colores eran de color rojo. Se los puse a los héroes que se encontraban en la sala, todos se retorcieron del dolor al salir de aquel material electricidad y rayos rojos que recorrían sus cuerpos, impidiendo que se moviesen. Mientras que realizaba todo esto, Doris dirigía a los padres de mi amigo por los distintos pasillos del edificio, dirigiéndoles a una de las salidas traseras que había, antes de que llegasen refuerzos, héroes de nivel S o incluso Light Layer. No me quiero enfrentar otra vez contra él...-. Estás tardando en venir, hay más agentes por este pasillo.
 
Fui rápidamente a su posición gracias a uno de los brazaletes que diseñó Red Spectre, el cual tenía el mapa de este edificio incrustado en el aparato, y con el GPS que llevan nuestras máscaras sabía siempre donde se encontraba mi gata. Mientras iba hacia su posición, observaba cómo las cámaras de seguridad se desactivaban, qué gozada es tener a un hacker en este grupo. Llegué en el momento justo. Mi novia y la pareja levantaban sus manos ante los policías que les apuntaban, iba a atacarles pero otra persona se me adelantó. Un tornado verde les traspasó haciendo que saliesen volando y cayendo al suelo, sin hacerse mucho daño pero sí para quedar inconscientes.
 
- Justo a tiempo, Greencurious -le agradecí por la ayuda a mi mejor amigo. Él asintió, tras ver a sus padres fue corriendo para darles un abrazo.
 
- ¿Hijo? -se preguntó Clary al ver la actitud de uno de sus secuestradores.
 
- Te lo explicaré todo después, ahora tenemos que escapar -les contó serio y decidido, tomando ahora las riendas del asunto. Nunca imaginé que tomaría la decisión de unirse a nosotros, después del trauma que tuvo con nuestro encuentro con Light Layer. Tenía que coger mi mochila de mi cuarto además de cambiarme para ir correctamente a aquel distrito peligroso. Mientras me cambiaba, mi amigo me sorprendió:
 
- ¿A dónde vas?
 
- Es mejor que no lo sepas, solo descansa.
 
- Vas a intentar hacer algo para sacar a mis padres del juicio ¿cierto? -me preguntó incorporándose de mi cama y mirándome fijamente-. Me uno.
 
- ¿Estás seguro? Será muy peligroso, y tendrás que enfrentarte contra policías y héroes. Sé que no quieres hacer nada parecido a lo que hace una mala persona por eso...
 
- Son mis padres, no me despedí de ellos a pesar de que estuve solamente 10 minutos con ellos... No les puedo perder. Además, una mala persona dejaría morir a sus padres sin hacer nada. Yo soy un héroe, no, los dos lo somos y salvaremos a los inocentes. A pesar de que... Tendremos que enfrentarnos contra agentes y varios de nuestros compañeros.
 
- Si a ti te parece bien, todo está en orden -le comenté con una sonrisa. Las palabras que me dijo aquella vez me llegaron, yo también quiero ser un héroe, y esto que estoy haciendo no lo es, de verdad que anhelo serlo. ¿Podré conseguirlo algún día? Bueno, eso por hoy, no importa. Tras las indicaciones por los auriculares de la compañera de Doris, salimos del lugar. Con mis brazos potenciados agarré a la pareja y salí corriendo hacia el bosque que se encontraba a las afuera de Eustópolis ya que el tribunal supremo se encontraba cerca de los límites de la ciudad. Mientras tanto, mi novia y amigo se camuflarían con la invisibilidad ahora que habían pasado 30 minutos exactos desde que lo usaron por primera vez para entrar. Tras llegar al lugar destinado, les dejé con cuidado en el césped, en medio del bosque, en una zona plana. Me quité la máscara una vez que había pasado el peligro.
 
- ¡¿Ker?! -se sorprendieron a la vez la pareja.
 
- Perdón por el secuestro, pero fue lo único que se me ocurrió para sacaros de vuestra situación -me disculpé con ellos algo exhausto.
 
- ¡¿Por qué has hecho todo esto?! ¡Si te descubren estarás en problemas! -se preocupó por mí Clary Darke.
 
- No os preocupéis, que no me descubrirán. Ni a mí ni a vuestro hijo.
 
- Ker, gracias -me agradeció Blake asumiendo el delito que habíamos cometido. Finalmente llegaron mis compañeros restantes transportados por un tornado verde, Danny se quitó su máscara y abrazó a su familia.
 
- ¡Me alegro que estéis bien! -exclamaba lleno de felicidad.
 
- No hay tiempo, será mejor que os vayáis cuanto antes -explicaba nuestra líder, tocando un botón de su otro brazalete que tenía en su otro brazo, haciendo aparecer un jet privado de colores oscuros que antes era invisible.
 
- ¿Cómo habéis conseguido este trasto? -nos preguntó curioso Blake ante el jet tan avanzado.
 
- Información clasificada -le respondió sin entrar en muchos detalles Doris. Cat Theft tiene muchos recursos, yo diría que demasiados. Hubo un silencio entre los 3 Darke, sus padres tenían que irse, era la despedida.
 
- Os echaré mucho de menos... -les rogaba Danny llorando ante su partida.
 
- Nosotros también -afirmó su madre también sollozando. El único que aguantaba las ganas de llorar era su padre:
 
- Hijo, siempre estaremos contigo -le señaló la zona donde se encontraba su corazón-. Siempre. A pesar de que la distancia nos separe, la familia permanecerá unida.
 
- ¡Sí! -exclamó mi amigo aún llorando.
 
- No es un adiós definitivo, intentaremos contactar contigo de una forma en la que no te involucremos con asuntos policiales -le garantizó Blake Darke.
 
- Mi equipo con el que trabajo os garantizará esa manera de contactar con Danny, pero os la dirá una vez pasado varios meses y cuando estéis en un lugar seguro, donde no os busquen -les explicó Doris dándoles esperanzas.
 
- Gracias. Ker, sigue cuidando de mi hijo y por favor, no volváis a secuestrar y enfrentaros contra policías, que sois héroes, ¿de acuerdo? -nos regañó cariñosamente el padre de mi amigo. Nosotros asentimos. Vimos cómo Blake pilotaba el jet y se marchaba haciendo invisible aquella máquina para volar sin interrupciones y pasando inadvertido para el resto del mundo. Entonces, nos teletransportamos a nuestra base. Danny cayó al suelo derrotado, Doris y yo nos sentamos con él.
 
- Todo ha salido bien, estás vivos, los has salvado -le animaba para que se sintiese mejor.
 
- Lo sé... Lo sé -me dijo entre lágrimas. Pasamos gran parte de la tarde consolándole. Pusimos las noticias en uno de los televisores que tenía Red Spectre, el secuestro de la familia Darke salía en las noticias de todo el mundo, al parecer hicimos historia. Lo único que me ponía de mal humor era que aquellos bastardos saliesen de rositas. Llegamos a casa, Ethan y Marissa abrazaron a mi amigo, estaban entre alegres de que estuviesen con vida y asustados por los secuestradores. Mybe vino pocas horas después, parecía estar bastante ajetreado. Se dirigió hacia Danny para hablar con él:
 
- La policía anda buscándote, quieren hablar contigo sobre el secuestro de tus padres, les he dicho que obviamente no tienes nada que ver, quieren ponerse en contacto contigo por si tus padres, ahora terroristas buscados internacionalmente aparecen, por lo que me han pedido que te vigile y contacte con ellos por si ocurre alguna novedad. Aún así, me tienes que acompañar a comisaría para hacer un papeleo rutinario. No te preocupes, que todo saldrá bien -le explicaba Craig de forma simple y sencilla para que no se preocupara. Green Twister asintió y se fue con él a comisaría. Rezaba a que no le pasase nada. Sobre la hora de cenar, volvieron.
 
- ¿Qué ha pasado al final? -les pregunté intrigado y desesperado en el fondo.
 
- Bueno, estarán vigilando a Danny por si sus padres deciden contactar con él, ya que piensan que el secuestro era un plan de fuga. Y también, le he dicho acerca de vivir mientras tanto en la residencia de estudiantes de la Academia Heaven, cuyos dos primeros meses serán gratuitos, por la situación que está pasando -me respondió con muy buenas noticias. Nuestro tutor nos dejó a solas para comentar todo, y preparar las maletas para Danny, con mi ropa que se la regalé. Los padres de mi amigo tenían otra cuenta fuera de los límites jurídicos donde guardaban dinero que ahorraban y que tenían de reserva, todo se lo dieron a su hijo, para que pudiese vivir a la perfección, sin que le faltase nada. Aun así, decidí tener ese gesto de amistad con él. Durante la cena estuvimos hablando sobre la residencia de estudiantes, sobre los futuros exámenes que tendríamos en enero, sobre navidad, sobre todo. Pasando un buen momento en familia. Dejando los problemas a un lado. Sabiendo que ahora todo estaba bien.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo