Cap 57. Festival.

Anexia: World of Superheroes.

visibility

98.0

favorite

0

mode_comment

0


Si no hubiese sido porque mis amigos me estuvieron llamando por el móvil continuamente por la mañana, no me hubiera despertado. Qué sueño. Tenía 0 ganas de ir a la Academia Heaven un sábado, anhelo la cama. Puedo decir que mi experiencia en Las Vegas ha sido una de las peores, si sobreexplotarte consiste en unirte a una empresa de marketing, prefiero estar aquí, sin hacer nada. Una vez que me espabilé, cogí el móvil, tenía más de 100 mensajes y 20 llamadas perdidas de mis compañeros de clase. Les dije que iría cuanto antes, que me había quedado dormido. Escuché varias risas de fondos y burlas por parte de Tobías, pero como estaba aún soñoliento pasé de sus comentarios. Mientras me cambiaba observé el regalo que le compré a mi novia, estoy enamorado de ese vestido. No, Ker, a estas horas de la mañana pensar así no. Me iba a ir pero Marissa estaba en el sofá viendo The Channel B, justo el programa de "La Hora del Héroe", estaba saliendo en la televisión de nuevo, los presentadores opinaban sobre la relación con mi pareja:
 
- ¿Podríamos estar ante la primera relación de un héroe humano con un antropomorfo? -preguntó Andy mirando a las caras seriamente.
 
- Esto nunca antes se había visto y... Espera, ¿pero Bluedice es humano? -le preguntó Miguelillo desconcertado a su compañero.
 
- Sí... ¿No?
 
- ¿Qué?
 
- ¿Cómo?
 
Los dos se preguntaron pareciendo un sketch, vaya, ahora mi relación es el cotilleo de todo Eustópolis y del mundo. Qué bien. Marissa apagó la televisión y me miró seria. Me puse nervioso, por lo que corrí hacia la puerta despidiéndome de ella a lo lejos. Lo último que me apetecía ahora es volver a discutir con mi madre. Menos mal que Mybe se portó con nosotros y nos dio permiso para ir en estos días a la academia a pesar de no tener clases, todo para usar el gimnasio de la primera planta para recrear las escenas en cuanto ambientación para nuestras películas. Ya en el gimnasio, todos me empezaron a aplaudir y silbar.
 
- ¡Buenos días Blancanieves! -me saludaba en voz alta Gryn Syld.
 
- ¡Blancanieves! -exclamaron todos a la vez repetidas veces, como si esto fuese un coro. Yo les seguí el juego saludándolos como si hubiese ganado las olimpiadas. Todos estaban sentados en un gran círculo en mitad de la pista, yo me puse al lado de Wolfan y Leo.
 
- Vaya, ¿y esas ojeras? ¿Tan mal lo has pasado en Las Vegas? -me preguntó algo preocupado e intrigado mi compañero lobo. Mierda, con el sueño y las prisas se me olvidó ponerme maquillaje.
 
- Hombre, si estuvo con su novia "La Gata del Pecado", como para no dormir... -bromeó Tobías.
 
- ¿Qué? -le pregunté extrañado por ese nombre.
 
- ¿No viste las noticias? -me preguntó desconcertada Emma.
 
- Que va, estuve durmiendo desde que llegué, no sé vosotros pero a mí me han explotado -les confesé.
 
- Si con explotar te refieres a estar de sesión de fotos con tu novia, ojalá que me hubiesen explotado a mí también -satirizó Emer.
 
- No te has perdido mucho, solo que Doris y tú sois populares, nombrando a tu novia con ese mote porque la consideran toda una top model -me explicó Leo tranquilamente. No voy a negar eso último.
 
- ¿Y lo de llamarme otra vez Blancanieves? -les pregunté algo más serio.
 
- ¡Oh! Idea de Elton -contó Gryn Syld señalando a su compañero. Cruzamos miradas, él solo sonrió maliciosamente, cabrón, ya verás.
 
- Y hablando de esa película, gracias a Volcanux ya sabemos qué grabar primero -explicó Danny emocionado.
 
- Vamos a hacer una parodia, donde tú, Ker, vas a ser la princesa -comentó entusiasmada Jia por la idea.
 
- ¡Vas a ser una princesa! -exclamó poniendo voz afeminada Tobías.
 
- Yuujuuu -le siguió el juego Emer imitando su tono de habla.
 
- Y el príncipe va a ser Elton -nos confesó Helenia. Espera...
 
- ¡¿QUÉ?! ¡¡NO!! -les gritamos Volcanux y yo a la vez-. ¡¿Por qué?!
 
- Porque nos pareció gracioso -nos respondió Tobías con total sinceridad.
 
- ¡Yo no pienso hacer nada con este bastardo! -afirmó enojado Elton mientras que me señalaba.
 
- Por supuesto que lo vais a hacer -dijo Mybe que apareció por la puerta. Genial, el que faltaba-. Si no conseguís ser los mejores del festival que realiza la academia, estaréis todos suspensos.
 
- Gracias por los ánimos... -le repliqué enojado por mi papel en este maldito proyecto.
 
- De nada, bueno, ¿tenéis todo listo para grabar? -preguntó nuestro tutor a toda la clase. Todos afirmaron. Haríamos en total 4 películas de una duración de 20 minutos cada una. Todas serían parodias centradas en entretener y divertir al espectador. Nos pusimos de acuerdo en que hoy grabaríamos las 2 primeras. Empezando en la que soy protagonista... Junto a Elton. El gimnasio se convirtió en un bosque, a varios metros de nosotros había una casa hecha de madera, cuyo alrededor habían varios animales inofensivos como conejos, ardillas, pájaros, etc. Craig al ver el espectáculo nos preguntó algo que tenía en mente desde hace tiempo-. ¿Quiénes van a hacer de los enanitos?
 
Nosotros -afirmó Danny señalando tanto a Edward como a Jia, Leo, Wolfan, Tania y George.
 
- ¿No sois un poco grandes? -volvió a preguntar nuestro profesor algo inseguro.
 
- Es que han crecido -afirmó de broma Emer.
 
- La pubertad, que es muy mala -le siguió el juego Gryn Syld mientras que con su móvil hacía pruebas para grabarnos.
 
- ¿De verdad nos vas a grabar con tu móvil? -le pregunté extrañado. Sí que es cutre.
 
- ¿Qué esperabas? Soy de clase humilde.
 
- Es que desde que se fue a Las Vegas ya no se conforma con poco -agregó nuestro compañero cebra el cual también nos estaría grabando.
 
- Bueno, ¿y qué es lo que tengo que hacer? -le pregunté a Gryn Syld que se autoproclamó como el director de todas las películas.
 
- ¡Nosotras nos encargamos! -exclamó con ilusión Kand-Y. Ella y el resto de mis compañeras me llevaron a otro bosque, me dieron un traje de princesa de colores azulados y blancos.
 
- No pienso ponerme esto -les dije seriamente. Jia me mostró una peluca de cabello azul celeste que llevaba incrustado una corona barata de metal.
 
- Hemos trabajado en esto desde que volvimos, comprado los materiales y demás para hacer esto. Han sido muchas horas de trabajo... -me explicaba Orange Leap casi al borde de llanto, sus amigas fueron a abrazarlas mientras que me echaban miradas que me decían: "Eres un monstruo". Al final tuve que aceptar ponerme el dichoso vestido. Mis compañeras me lo pusieron con cuidado, decían de maquillarme, pero logré huir de ellas a tiempo. Fui corriendo hasta llegar al set de rodaje, todo el mundo se rio ante mi vestimenta.
 
- Madre mía con "Bluedyna" -bromeó Tobías entre risas sacándome una foto-. Se la voy a pasar a tu novia, verás qué risas.
 
- Y yo a tu madre -añadió Mybe sacándome una foto, no, todos mis compañeros me estaban grabando sin mi permiso. Malditos. Después de las burlas, el director nos preparó. Yo me encontraba en el interior de la casa de madera, observaba el paisaje sin mirar a los móviles, intentaba fingir lo mejor que podía. Gryn Syld me ordenó que cantase algo o si no, que dijese cualquier cosa del día:
 
- Pues... Hoy hace un bonito día.
 
- ¡Corten! -mandó Tobías a los demás para que dejasen de grabar desde distintas posiciones para obtener diferentes planos, luego se dirigió a mí-. Vamos a ver, se supone que eres una princesa, no un princeso, afina tu voz.
 
- Y ya de paso aprende actuación -agregó Emer.
 
- Si sigues comportándote así le digo a Marissa que cuando te vea no te deje entrar a casa -me amenazó Craig.
 
- ¿Tan mal lo hago? -les pregunté algo enojado por sus malditas burlas. Los tres se miraron entre ellos.
 
- Sí -respondieron al unísono.
 
- ¿No creéis que le falta algo de maquillaje? -preguntó nuestro tutor a sus dos alumnos que le seguían el juego.
 
- Sí, pero por toda su cara -satirizó la cebra.
 
- ¡Maquilladoras! -exclamó Gryn Syld divirtiéndose por la situación. Al final Jia y Helenia me maquillaron, ahora parecía un copo de nieve. Me volvieron a sacar fotos. Ya me vengaré de todos vosotros bastardos, ya lo veréis. Estuvimos grabando el resto de escenas, repitiendo muchas tomas. Finalmente, llegamos a la parte donde viene mi "príncipe azul", aunque Tobías lo llamaba de burla "el príncipe de magma". Me tumbé boca arriba en una especie de camilla hecha de piedra, rodeado de hermosas flores, miraba al cielo y habían pájaros que volaban a mi alrededor. ¿Enserio era necesario todo esto?
 
- ¡Acción! -gritó el director, yo cerré mis ojos. Escuchaba pasos de un caballo, luego oí que alguien se dio un golpe, después eran risas. Me incorporé y vi a Elton en el suelo, se había caído del caballo... JAJAJAJAJAJA QUÉ PERDEDOR.
 
- Cómo se notaba que tú no tenías las rendas de tu relación con... -Gryn Syld iba a acabar su frase pero fue interrumpido por Volcanux:
 
- ¡NI SE TE OCURRA MENCIONARLA MALDITO!
 
- Se le fue el magma por otro sitio -bromeó Emer.
 
- Yo creo que siempre estuvo ahí -opiné siguiendo el juego de mi compañero. Elton se puso de pie y de su mano derecha le empezó a salir humo, nos miraba bastante enfadado.
 
- Volcanux, no entres en erupción o estarás expulsado -comentó serio Mybe. El nombrado solo rechinó los dientes e intentó subirse al animal pero le costaba.
 
- Mejor sin caballo -dijo a regañadientes al humillarse él solito. Mi compañero se encontraba al lado mío, nos miramos, luego a los directores, no sabíamos qué hacer ahora.
 
- ¿Y qué pasa ahora? -les pregunté algo incómodo.
 
- Pues ahora es cuando os tenéis que besar -nos explicó seriamente Gryn Syld.
 
- ¡¿QUÉ?! ¡NI DE COÑA! -gritamos a la vez Elton y yo.
 
- ¿Cómo creíais que iba a despertar Ker? ¿Con un abrazo? -nos preguntó con sarcasmo Emer.
 
- Los abrazos son los nuevos besos -bromeó el director.
 
- ¡NO PIENSO HACER NADA CON ESTE BASTARDO! -gritó desesperado y con furia mi compañero señalándome con desprecio-. ¡Yo me largo!
 
- Lo mismo digo -comenté furioso. ¿Ponerme un vestido de princesa? Vale. ¿Maquillarme? ¿Grabarme? También. Pero esto no. Esto es cruzar un límite. Oí cómo mis compañeros me decían que no me fuese pero lo hice, salí del gimnasio cansado. Aún no he recuperado mis horas de sueño y todo esto es... Horrible. Me apoyé en una pared del pasillo y me senté. Al fin, tranquilidad. ¿Por qué estoy haciendo esta estupidez? Me quité la peluca y la puse a mi derecha. Tras hacer tal acto, recibí un mensaje de mi novia, me había reenviado una foto en la que salía de princesa, abajo de ella había una etiqueta que ponía "la princesa Bluedyna", su comentario fue: " Sin duda eres mi princesa favorita JAJAJAJA." Apagué el móvil, no estaba de ánimos para replicarla acerca de la foto. Suspiré. Me fijé en los pasillos por los cuales había caminado con mis amigos y compañeros. Una academia para aprender ser un superhéroe de verdad... Desde hace días me duele pensar que estoy haciendo las cosas mal, intento seguir un buen camino pero... la vida me lo impide. ¿Podré ser un héroe? Aquello que siempre había oído, no, repudiado, ¿me convertiré en aquello que despreciaba? ¿Merezco serlo? Mis pensamientos fueron interrumpidos ya que Tobías salió del gimnasio para buscarme.
 
- Así que te encontrabas aquí, al final vas a ser la princesa fugitiva -comentó de broma al verme serio. Yo no dije nada, prefería no contestarle, él se sentó a mi lado. Al ver que no hablábamos volvió a sacar tema de conversación- Podemos cambiar y que os deis un abrazo, o que caiga un meteorito y que muráis, lo que prefieras -me explicaba aún manteniendo el tono humorístico. La verdad, me hizo gracia eso último.
 
- Me parece buena idea eso que has dicho.
 
- ¿El qué? ¿Lo de los abrazos o lo de morir todos?
 
- Las 2 cosas -comenté de broma. Ambos nos miramos y nos reímos-. Es un detalle que hayas venido para ahora hacer que vuelva al rodaje.
 
- Es lo que hace un buen director, ayudar a sus trabajadores en lo que pueda... Y porque Mybe me amenazó -me confesó después de alabarse a sí mismo-. Pero oye, ¿estás bien? Desde que has llegado has estado algo ido. Y no me refiero a porque actúes como el culo.
 
- Hago lo que puedo... -le repliqué a lo último que dijo. Tenía razón, todavía le doy vueltas sobre aquel incidente en aquella ciudad, iba a dejar morir a aquellas personas solo para salvarla... ¿Eso está mal? No sé la respuesta. Recordé que mi amigo fue a San Diego con su abuela, ¿sería él capaz de hacerlo mismo que yo hice?-. Oye, Tobías, tengo una pregunta que hacerte...
 
- Dime.
 
- Si te encontrases en una situación donde estuviera tu abuela o un ser querido en peligro pero a la vez hubiese un grupo de personas en las mismas circunstancias, ¿a quién salvarías?
 
- Pues... A todos. Les pondría a los civiles un escudo y listo -me contestó como si nada.
 
- Ya, pero imagina que no pudieses hacerlo, que no te da tiempo, tienes que reaccionar rápido, ¿a quién ayudarías?
 
- La verdad, me gustaría no estar en una situación así... Ker, ¿acaso esas preguntas tienen que ver con lo que pasó en Las Vegas? Lo escuché en las noticias que salvasteis a aquel casino -me preguntó seriamente y con curiosidad. Muy astuto. Yo asentí con la cabeza.
 
- Intento dar lo mejor de mí para ser buena persona, para salvar a los demás, pero no puedo. Aquel día, Doris estaba en peligro de muerte y otros civiles, no podría sacar a todos a tiempo con mi super velocidad ya que estaban entre escombros, por lo que... -explicaba algo alterado, no quiero llorar. Necesitaba continuar, sin embargo, era tan doloroso que no me salían las palabras para acabar.
 
- Elegiste salvarla en vez de a los civiles -supuso Tobías seriamente-. ¿Al final qué paso con aquellas personas?
 
- Se salvaron, Mybe llegó a tiempo, nadie murió -le respondí esbozando una sonrisa a pesar de que me salían lágrimas de mis ojos. Mierda...
 
- Al final nada malo pasó, céntrate en eso -me animaba mi amigo apoyando su mano sobre mi hombro-. ¿Quieres saber qué es lo que hubiese hecho?
 
- Por favor...
 
- Seguramente, aunque me doliese y sufriese, salvaría a los civiles, pero no porque lo desee o sea lo correcto, sino porque sería la voluntad de mi abuelita, ella me enseñó la mayoría de los valores que tengo, a parte de mis padres claro. Ella ha vivido mucho, ha visto de todo, sabe que soy un héroe, que soy Gryn Syld. Incluso hablamos de este tema con ella y mis familiares. Lo que quería sería que salvase a los ciudadanos a pesar de que... Tuviese que morir. Me decía: "Siempre hay que salvar a los demás, sean malos o buenos, si tú estuvieses en una situación de vida o muerte, ¿no te gustaría que te ayudaran? Ahora come, que las legumbres se están enfriando" -terminó de explicar citando aquel sabio consejo de su familiar. Yo me reí por lo último.
 
- Sí, estaría bien que me salvaran... Pero eso de ayudar a los malos...
 
- Se lo pregunté, me dijo que nosotros no somos como ellos, somos buenos, además de que si les dejamos de lado seríamos igual que ellos -me explicó Tobías con una voz más calmada para tranquilizarme. Su abuela tenía en parte razón, sí que es cierto que las personas mayores son las más sabias. Me sequé las lágrimas con el vestido de princesa que llevaba puesto-. Tampoco lo manches tanto que ahora debemos de seguir grabando.
 
- Lo sé -le respondí entre risas, ya me había calmado, pero tenía dentro de mí una pregunta que me destrozaba el alma y la solté a mi compañero-. ¿Tú crees que soy un buen héroe?
 
- Claro, eres el mismísimo Bluedice.
 
- Que sea famoso no significa que sea un superhéroe digno... -le repliqué ante su comentario- Además de que he cometido errores, incluso me he porté mal contigo, con los demás, pero tú... -no pude acabar, recordar aquellas acciones... Mi amigo se me quedé en silencio hasta que al final habló:
 
- ¿Sabes? Durante todos estos meses me he dado cuenta de que tienes una lucha interna, la cual ahora es mucho más notoria. Es cierto, que seas famoso no implica que seas mejor héroe, pero sí tus acciones, a pesar de todo, viniste y te disculpaste, hiciste recuperar la confianza del grupo, mostrando a todos lo que vales. Todos cometemos errores, tenemos malos días. Y por lo que veo de verdad quieres ser un héroe, una persona que no le importa este trabajo no se arrepentiría de las cosas que hace o no debatiría consigo mismo sobre mejorar. Ker, aún no eres un héroe, por eso estamos en este lugar, para aprender a serlo en su totalidad. Seamos héroes juntos.
 
- Sin duda, eres mejor que yo -le confesé.
 
- Nah, solo soy mejor que Elton -bromeó. Ese chiste fue mi favorito de todo el día de hoy. Me ayudó a levantarme, estaba preparado para actuar de nuevo. Tobías ha sido de mucha ayuda, creo que es el mejor héroe que he conocido hasta la fecha, por sus ideales, por su actitud, por todo. Quiero ser como él.
 
Finalmente logramos acabar la primera película, ya era la hora de comer. Menos mal que no era una hora de duración. Antes de irnos a nuestras casas, discutimos qué nombre ponerle a la película. Para evitar el copyright varios de mis compañeros propusieron varias alternativas.
 
- ¿Y si lo llamamos "Snow Blue"? -preguntó al resto Dan algo curioso.
 
- ¿Azulnieves? Me encanta -opinó Emer.
 
- ¿No suena mejor "Azulanieves"? -preguntó pensativo Danny. Amigo, no ayudas.
 
- Prefiero Snow Blue -les confesé para que al menos eligiesen esa opción.
 
- Vale, entonces no elegiremos ese -satirizó mi compañero cebra. Decidieron que se llamaría "Azulanieves", ¿pero qué mierda de nombre es ese? Bueno, el trabajo estaba ya hecho. Sin embargo, mis esperanzas se fueron cuando me recordaron que teníamos que volver esta tarde y el día de mañana para grabar las 3 películas restantes. Genial. Me fui a mi casa desanimado, no podré dormir el tiempo que tenía pensado. Una vez en mi habitación me puse con el portátil, estuve pensando en qué hacer hasta que vi varios mensajes de mi gata. Tenía que buscar al hijo de puta que la abandonó en su país a su suerte. Puse en el buscador todos los incidentes sobre aquel lugar hasta que encontré el que buscaba. El líder de aquella operación era Light Layer, cómo no. Encontré a mi objetivo, es el superhéroe "Lost Night", otro de nivel S. Investigué en páginas famosas de información sobre todo lo relacionado con él, no había nada relevante. Clické en una página que daba a la de mi archienemigo, miré por encima sus datos públicos, nada del otro mundo, todo sobre él lo tenía memorizado. Ambos héroes eran corruptos, y yo me pregunto, ¿por qué el gobierno no hace nada? Tiene todos los datos sobre los héroes e incluso de los ciudadanos con habilidades. Algo muy gordo sucede y descubriré lo que pasa.
 
Ya era el último día de clases. Preparamos nuestra aula para que se sintiera como una sala de cine. Solo pusimos sillas, quitamos las mesas las cuales Dan y George llevaron al gimnasio al ser los más fuertes de la clase. Bajamos las persianas y las tapamos poniendo sábanas de color grisáceo. Edward se encargó de todo lo técnico con la ayuda de su padre, por la mañana instalaron varios altavoces para que se escuchara nítido la sala, además de colocar una pizarra digital bastante grande para que se vea bien las películas. En el pasillo, Tobías, Emer y Leo se encargarían de hacer las palomitas, las cuales obtuvieron gracias a las máquinas que compró Danny, aparte de varias bebidas y refrigeradores. Jia, Helenia y Faris se encargarían de las bebidas. Yo, como un desgraciado que soy, sería el recepcionista. Tendría que controlar la gente que entra a la sala además de darme el dinero y ponerlo en la hucha de cristal que nos dio Mybe. Todo el dinero que conseguiríamos se lo daríamos a varias ONGs. El resto se encargó de promocionar nuestra "sala de cine" con los panfletos que hicieron. Y aquí estoy, esperando a que alguien venga.
 
- ¿Seguro que los panfletos están ayudando? -le pregunté a Tobías que era el que había planificado la mayoría de las cosas.
 
- Ten fe -me aseguró serio mientras comía palomitas. Pasaron bastantes minutos hasta que vino civiles, pero no a ver las películas, a comprar bebidas y palomitas, como nos iba tan mal no les impedimos comprarlas sin ver una filmación. Recibí un mensaje de mi novia: "¿Qué tal va mi princesita?", acompañado de un emoticono de una chica con vestido. Maldita gata. Le respondí: "Mal, no viene ni Dios". A lo que me contestó: "Mejor, más tiempo para estar a solas". Me puse algo nervioso ante ese mensaje, le dije rápidamente: "Soy el recepcionista..." No me contestó. Pues nada, a seguir esperando. Pasó una media hora hasta que un gran grupo de personas se amontonó alrededor mío. Todos querían entradas, yo se las vendí algo desconcertado e ilusionado. ¿Qué estaba pasando? Tras unas horas de gran ajetreo, tuvimos un tiempo de paz y tranquilidad-. ¿Lo ves? Solo había que tener fe.
 
Al fondo observé a mi gata viniendo hacia mí con una gran sonrisa, llevaba un panfleto en su mano derecho el cual lo tiró a la basura. Luego corrió hacia a mí para abrazarme.
 
- ¡Bluedy! -exclamó de la emoción.
 
- Doris, el dinero, los demás...
 
- Yo me encargo del dinero si quieres.
 
- Buen intento -comenté entre risas. Ella se apartó de mí y miró que la puerta de mi clase estaba cerrada.
 
- Veo que ha funcionado el favor que te he hecho.
 
- ¿Qué otro favor?
 
- Verás, Alda me dijo que me hiciese nuevas redes sociales ahora que soy "la gata del pecado", todo para que tu popularidad como la mía crezca y Jackson Company salga beneficiada. Por lo que en mi Ultrastorie puse que hoy me pasaría por este festival y seguramente iría a ver una película -me explicó todo el proceso de su plan. Yo me quedé alucinando, qué astuta. ¿Por qué no hemos hecho eso antes pero con nuestras cuentas?
 
- ¿Sabes que te quiero no?
 
- Siempre -me respondió con una sonrisa pícara. Mi novia miró a mis compañeros, éstos la saludaron. Mi gata me agarró del brazo-. Me lo llevo. ¡Adiós!
 
Lo siento Tobías, te has quedado sin recepcionista. Estuvimos paseando por los distintos eventos que hicieron nuestros compañeros de otras clases. Había una clase que se dedicaba a dibujar a las personas que pasaban, otro que montó un karaoke, también vimos una sala de comedia, una pena que Emer y Tobías estuviesen ocupados con el trabajo. Pasamos el día yendo por un sitio y por el otro. Finalmente, nos detuvimos en el principio, Danny me había relevado el puesto:
 
- ¡Ker! Por favor, dime que vas a volver a ser el recepcionista...
 
- ¡2 entradas por favor! -exclamó Doris agarrándome del brazo con intensidad aparte de acurrucarse en mi cara. Qué malvada... Me encanta. Antes de entrar nos detuvo mi madre:
 
- Esperad que os voy a acompañar.
 
- ¡Hermano! ¡DOOORIIIIS! ¡AAAAAAAHHHHH! -gritaba de la emoción Ethan mientras que abrazaba a mi gata. Sabía que iban a pasar por la tarde, pero maldito destino que tuvieron que venir justo cuando... Ahg, todo mal. Marissa nos ordenó que cada uno se sentara en un extremo, que no se fiaba decía. A medida que pasaba la película mi familia como el público se reía de las escenas... Y de mí- Hermano, no sabía que eras una princesa -me susurró con mucha ilusión. Yo solo asentí y le acaricié el cabello. No digas nada más, que con la vestimenta y la peluca no saben que "esa" soy yo. Tras terminar la película, todos aplaudieron menos yo. Madre mía qué vergüenza. Nada más salir, vi a Doris que se acercaba a mí con una expresión muy pícara.
 
- Encantada de conocer, princesa Bluedyna -se presentó haciendo una reverencia. Las personas nos estaban observando, sobre todo a mí.
 
- No sé de qué estás hablando... -conté nervioso. Ella solo se rio y me agarró nuevamente del brazo:
 
- Vámonos de aquí. ¡Adiós suegra! ¡Adiós Ethan!
 
Mi madre me va a castigar, lo presiento. Fuimos a la clase donde se hacía el concurso de comedia, ahora que habíamos terminado podíamos ir con a los demás eventos que estaban haciendo nuestros compañeros. Quienes competían eran... ¡¿Mybe y Tobías?! Me senté al lado de Emer, me extrañó que no participase.
 
- ¿Por qué no participas? -le pregunté.
 
- Porque entonces ganaría y no sería justo -me respondió con total naturalidad. Doris se me quedó mirando con una sonrisa algo desconcertada ante la actitud de mi amigo.
 
- Él es así -le confesé.
 
- Yo soy así -nos confesó Emer. Las luces se apagaron, salieron al escenario Tobías y Craig a la vez. Todos aplaudimos, ellos nos saludaban muy prepotentemente, lo estaban gozando. Cada uno de ellos tenía un micrófono. Gryn Syld se atrevió a hablar:
 
- ¿Empiezas tú Mybe? -le preguntó mi compañero.
 
- No, quiero saber si mi alumno está a la altura de su profesor -le respondió de forma muy galán.
 
- Que bonita forma de decir que no tienes nada preparado, profesor -le lanzó la primera puya Tobías.
 
- Uuhhh -dijimos todos al unísono. Mybe ni se inmutó solo se acercó su micro a la boca para hablar:
 
- Que bonita forma de ganarte un suspenso, alumno.
 
- UUUUUUHHHHH -gritamos todos de la emoción. Qué tensión.
 
- Pero suspenderé sabiendo que te he ganado. Recordadme como a un héroe -le contrarrestó rápidamente, todos le aplaudimos por lo que le dijo.
 
- Eso si tienes mejores chistes que yo -le comentó serio mi tutor.
 
- Si tan buenos son tus chistes cuenta uno.
 
- Ahí va el primero -Mybe se aclaró su garganta para empezar con su monólogo-. Salgo con la madre de Ker.
 
- Eso no es un chiste... -dijo Tobías algo extrañado e incómodo.
 
- Ni para Ker -terminó de explicar Craig riéndose al final de lo que dijo. TODOS, PERO TODOS SE RIERON. Cabrones, si la mayoría ni entenderá el chiste. Vi a Doris para ver si estaba conmigo pero se encontraba rodando por el suelo, muriéndose de la risa. Yo también te quiero, ¿eh?
 
Al final me tuve que ir en mitad del concurso, Craig no paraba de meterse conmigo, porque es mi tutor y novio de mi madre que si no... De verdad, me harta su actitud. Doris me acompañó hasta la salida aguantando no echar alguna que otra carcajada por el camino. Antes de irme a mi casa enojado, ella me frenó dándome un abrazo por la espalda.
 
- Me ha gustado mucho tu peli, no me esperaba que cayese un meteorito y matase a todos, creía que te besarías con Elton -me explicaba tranquilamente. Sí, qué pena.
 
- ¿Acaso estás celosa?
 
- Claro que no tonto -se rio ante mi comentario, se acercó a mi oído para susurrarme una última cosa-. Ya que tú eres de mi propiedad.
 
- ¿Soy un juguete o algo? -le pregunté algo serio pero ya calmado ante su respiración en mi cuello, al sentirla...
 
- No, pero eres una princesa -me respondió de forma pícara.
 
- ¿Sí? Pues te has quedado sin regalo de navidad -le comenté ahora enojado.
 
- Oh, no... -fingió estar preocupada, luego me empezó a besar el cuello con pasión. Me quería negar, pero me encanta que me haga eso-. ¿Y ahora?
 
- Bueno, está bien...
 
- ¡¡Bien!! -exclamó feliz mientras me abrazaba con más cariño. Obviamente le iba a dar su regalo, no le puedo negar nada ante esta gata escurridiza. Ya se acercaba navidad, año nuevo y... El mes donde estaría en peligro Doris, donde ocurriría aquella Pandemia de la que tanto hablaba el loco.
 
- Doris, pase lo que pase, estaré siempre junto a ti. Te protegeré -le expliqué seriamente agarrando su mano con suavidad. Impediré aquel camino. Solo a pocos días de la catástrofe, tengo que aprovechar al máximo estos días de vacaciones. Puede que no tenga más en un largo tiempo...

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo