Cap 60. Última Misión.

Anexia: World of Superheroes.

visibility

108.0

favorite

0

mode_comment

0


Esta semana se me ha hecho muy larga y muy cuesta arriba. Hemos tenido desde el 8 de enero exámenes, tanto teóricos como prácticos, y hoy, 14 de enero, tenemos al fin el último. Mybe nos avisó con anterioridad y en estos días que vendrían nuevos superhéroes de nivel A y otro de nivel S, e iríamos con ellos a distintas ciudades y volveríamos este viernes, vamos, igual que la última vez, no era nada nuevo para nadie. Esa era la razón por la que era el último examen que debíamos hacer. Mis compañeros estaban impacientes, unos querían que les escogiese el héroe de nivel S para irse a París, otros querían quedarse aquí. A mí me daba igual, he decidido que esta será mi última misión, una vez que tenga los resultados de mis exámenes le diré a mi madre que me quite de la academia, que no puedo continuar. Me tendrá que dar la razón al ver que he suspendido en casi todas las materias, ya que decidí no estudiar para los teóricos e hice mal los exámenes prácticos de las otras asignaturas. Es una suerte que crean que sea por los nervios y se metan conmigo por eso, así no levantaré sospechas.
 
Me encontraba en el receso, quedan pocos minutos para que toque el timbre y tengamos ya "Habilidades en Uso". Tanto Emer, como Tobías, Wolfan, Danny, Leo, Jia, Dan y yo nos encontrábamos en nuestro habitual sitio en el campus, charlando acerca de las misiones que tendremos:
 
- Yo solo espero que no se levante un dios y quiera matar a todo un continente -opinó Tobías al recordar nuestra primera aventura con héroes de verdad.
 
- Ya tenemos suficiente con que se levante Dan -bromeó Emer, haciendo que su amigo se riese.
 
- Tampoco he engordado tanto... ¿Tú qué opinas líder? -le preguntó el tigre albino a Wolfan.
 
- Unos Kilitos -le respondió con sinceridad.
 
- Es que las cenas navideñas y el turrón hacen mucho daño -comentó Gryn Syld.
 
- Por cierto, Danny, ¿qué tal estas navidades? Bueno, todo en general -le preguntó seriamente Leo. Todos nos callamos. Es verdad, esta era la primera vez que no tenía a su antigua familia para celebrar nada.
 
- Bastante bien, aún les hecho de menos, pero gracias a que he estado con vosotros, me he sentido como en casa -se sinceró con nosotros Green Twister con una sonrisa, luego, agarró la mano de Jia-. También he tenido una gran compañía durante estos días. Jia, me ha estado cuidando, incluso me ha ayudado en los malos momentos, yo se lo agradezco mucho...
 
- Uuuuuuuhhhhhhh -dijimos todos al unísono.
 
- Cómo te lo tenías callado, miradle, lanzando tornados y amor por el mundo -satirizó Gryn Syld observando a los tortolitos.
 
- Me recuerdan tanto a Ker y Doris... -opinó Leo con cierto tono nostálgico. Em... ¿Gracias? Supongo.
 
- ¿Desde cuanto estáis saliendo pareja? -le preguntó de forma pícara Wolfan. Qué cotillas de mierda que somos.
 
- N-No estamos saliendo... -nos confesó Jia ruborizada.
 
- Aún... -agregó Danny también rojo. Nos miramos entre el resto. Tobías fue el primero en levantarse:
 
- ¡¿Pero qué mierda es esto?! ¡Vosotros estáis saliendo! A mí no me jodáis eh.
 
- Que se besen, hey, que se besen -animaba Emer para que lo hicieran, el resto le siguió el juego. Ambos negaban con la cabeza, entonces, Dan se levantó, agarró ambos de los hombros, los levantó con gran fuerza y juntó sus cabezas, haciendo que rozasen sus labios... A la fuerza, luego siguieron el beso.
 
- Listo -dijo el tigre albino orgulloso de lo que ha logrado. Nosotros aplaudimos su valentía, como el beso de la nueva pareja.
 
- ¡Feliz 2026! -gritaba eufórico Gryn Syld mientras aplaudía.
 
- ¡Feliz hanukkah! -le siguió el juego nuestro compañero cebra. Los tortolitos dejaron de besarse y se sentaron a la vez en el suelo, ambos tenían una gran sonrisa, no se atrevían a mirarse. Qué monos.
 
- Bueno, ¿y dónde queréis ir en las misiones? -sacó rápidamente Danny conversación.
 
- Sí, Danny, cambia de tema, no se va a notar -respondió Tobías con sarcasmo.
 
- Washington D. C -contestó Wolfan.
 
- ¿Tantas ganas tienes de ver el monumento de Abraham Lincoln? -le preguntó extrañado Emer.
 
- No, siempre quise visitar la capital de Estados Unidos -respondió con sinceridad nuestro amigo lobo.
 
- Washington tampoco está muy lejos de Eustópolis -comentó Leo pensando en lo que dijo nuestro compañero.
 
- Claro, si por lejos te refieres a grandes kilómetros de distancia -se burló Tobías de lo que dijo su amigo.
 
- Pues yo quiero ir a Hawaii -comentó alegremente Jia.
 
- Jia sabe, yo te sigo, donde haya paz quiero ir -dijo velozmente Emer.
 
- Ten cuidado Emer, que Danny también la va a seguir -le advirtió Tobías de broma.
 
- Sois unos ca... -no pudo acabar su frase Green Twister ya que sonó el timbre. La hora de la verdad, ha llegado. Nos fuimos rápidamente hacia el gimnasio, allí estaba parado Mybe, comiendo un biscocho casero preparado por Marissa, una vez que nos pusimos al frente suyo en forma de semicírculo, comenzó a explicar:
 
- Hoy, miércoles, empiezan vuestros exámenes y acaban este viernes por la noche. Os aviso ya que yo no seré vuestro examinador, sino que lo serán mis compañeros de nivel A y S, ellos os puntuarán entre grupos e individualmente, para luego pasarme la nota a mí. Dicho esto, chicos, podéis pasad -terminó de explicar nuestro tutor. A pesar de que no me importaba esto, sentía nervios, pasaban uno por uno los héroes de nivel A, todos los reconocía, sin embargo, el que nos volvió locos fue el héroe de nivel S que fue el último en entrar, esto me recordó mucho a la entrada de The Angel.
 
- "The Cooler"... -comentó en voz alta Edward el nombre de aquel superhéroe debido a su asombro. Aquel héroe era un ser compuesto principalmente de hielo, sus brazos y piernas estaban congeladas, al igual que su cabeza y pelo corto. El traje que llevaba se componía de un color blanquecino, que le llegaba hasta los hombros y rodillas, el resto era su cuerpo "natural". Otra característica de su vestimenta, eran las líneas finas de color azul celeste que le rodeaban su traje. Por último, cabía destacar su antifaz blanco, que solamente le tapaba la parte de sus ojos y de la nariz. Además de que desprendía una especie de humo gélido por todo su cuerpo. El nivel S empezó a presentarse:
 
- ¡Buenas alumnos! Es un placer conoceros, soy The Cooler, me he visto vuestros expedientes y quiero decir que habéis hecho un gran trabajo. También, quiero dar mi enhorabuena a Bluedice, a ti, Ker, por tu valentía a la hora de enfrentarte contra Cross Masks. Me gustan los héroes como tú, como todos vosotros. A pesar de que mis compañeros y yo vamos a ser vuestros examinadores, os prometemos que seremos gentiles -hizo una breve pausa para observarnos con una sonrisa, al ver que varios se rieron de su comentario, prosiguió- Ya en serio, nosotros os vamos a coordinar y lo vamos a hacer de una manera fácil y sencilla, para que todos podáis aprobar sin ningún tipo de problema. Ahora, vamos a elegir a 3 personas para que nos acompañen en nuestras misiones, yo voy a comenzar. Quiero dejar claro una cosa, el que no haya sido escogido no significa que sea porque hace un mal trabajo o algo por el estilo, para nada, cada uno se esfuerza y da lo mejor de sí mismo en el frente. ¿Está claro chicos? -nos preguntó preocupado, todos asentimos con una sonrisa. Parece majo y todo-. Bien, ahora así, los que me acompañarán a mi misión serán: Kerman Walker, Tobías Rossi y Wolfan Geller. Esta vez, solo iremos nosotros cuatro, los de segundo año no participarán en nuestra misión. Partiremos esta tarde sobre las 6 a Londres, por lo que quedamos a esa hora en este gimnasio. No hace falta pagar nada, pero llevaros dinero y algo de ropa casual, no vamos a estar siempre salvando al mundo.
 
- Wolfan, al final te quedas sin ver a Abraham Lincoln -le comentó con humor Tobías. Nuestro amigo solo asentía, asumiendo que su sueño no se cumpliría. Una vez que nos dio la explicación nuestro nuevo profesor, nos fuimos a nuestras casas a prepararnos. Cuando llegué hice rápidamente mi maleta y mi mochila, solo llevé lo esencial, varias camisetas, sudaderas, baqueros, un chándal, deportivas, algunas botellas de agua y poco más. Esta vez no tenía que preocuparme de tener crema solar. Estuve las horas restantes hasta mi partida descansando en mi cama, no quería quedar con Doris, no quería hacer nada. Al final... Voy a dejar todo, nunca pensé que decidiría abandonar todo, pero, es la mejor opción que puedo tomar ahora mismo, he salvado a mucha gente y espero que eso compense a las personas que he matado por el camino. Podría considerar esto como un autoexilio el cual necesito. Este viernes todo acabará, ahora que lo digo, ¿qué voy a hacer después? Mi madre me va a obligar a estudiar algo, bueno, ya lo veré, mientras que no sea cosas de matemáticas o ciencias, todo bien. Incluso podría pedirle a mi novia que me consiga trabajo en Cat Theft, al menos estaría haciendo algo con mi vida, además de estar más cerca de Doris y poder salvarla de ese futuro que me dijo aquel loco. Mis pensamientos fueron interrumpidos cuando alguien llamó a mi puerta, la abrió, se trataba de Marissa, me miraba algo preocupada:
 
- Hijo... ¿Estás bien? Te he notado en estos días de exámenes algo... Raro.
 
- Sí mamá, estoy bien... Solo estoy cansado -le mentí descaradamente.
 
- Te conozco, sé que no es verdad -me comentó sentándose en mi cama, al lado mío, comenzó a acariciar mi frondoso cabello. Me gusta que haga eso, me tranquiliza-. Cielo, puedes contármelo.
 
- No sé si... -hice una breve pausa para pensar en qué decirle. ¿De verdad podría contarle que voy a tirar todo por la borda? Bueno, ya que este tema de conversación iba a surgir tarde o temprano, me aventuré a decírselo-. …Voy a continuar siendo un superhéroe.
 
- ¿Y eso? Creía que te gustaba.... ¿Son por los exámenes? ¿No has estado estudiando? -comenzó su habitual interrogatorio.
 
- Es muy agotador, no creo poder seguir, me he dado cuenta de que... Esto no es para mí, eso es todo. No creo que lo entiendas, pero me gustaría dedicarme a otra cosa.
 
- Te entiendo perfectamente, ¿sabes que al principio yo quería estudiar bellas artes?
 
- ¿En serio? No te veo como una artista.
 
- Gracias Ker por el elogio.
 
- Ya sabes que no me refería a eso, tonta -le dije entre risas, ella me siguió el juego-. ¿Y por qué decidiste cambiar?
 
- Debido a que se me daba fatal, luego, me enamoré de la enfermería, todo gracias al ayudar en un accidente a varios enfermeros, en ese momento, es donde le conocí...
 
- Espera, ¿salvaste la vida de tu antiguo esposo?
 
- No, fueron los enfermeros, pero yo le ayudé a recuperarse y estuve con él todo el tiempo y bueno, charlamos y surgió la magia.
 
- Es muy conmovedora tu historia, ¿pero de qué me sirve para lo que quiero hacer?
 
- Debido a que yo seguí mi corazón, me gustó salvar vidas, me sentí... Increíble, por lo que estuve varios años estudiando hasta llegar a donde estoy. Ker, no pasa nada si lo quieres dejar, yo te apoyaré pase lo que pase, solo quiero que seas feliz. Y si no es con eso, pues... Ya buscaremos otra forma.
 
- Gracias, mamá... -le agradecí de corazón con un abrazo. No sé porqué pensaba que no aceptaría mi decisión, estaba totalmente equivocado. Ahora, ya estoy más tranquilo. Me he quitado un peso de encima.
 
- Eso sí, haz la misión que tienes hoy y cuando te entreguen las notas, ya decidimos que hacer, ¿de acuerdo? -me explicó seriamente sin perder su tono de dulzura.
 
- De acuerdo -le respondí con una sonrisa, de pronto, comenzó a sonar mi teléfono que se encontraba en el escritorio, Marissa lo agarró y me lo dio, me llamaba Doris.
 
- Será mejor que lo cojas, te digo que es mejor no hacer enfadar a una dama -me aconsejó guiándome un ojo, dejándome a solas en mi cuarto. Acepté la llamada.
 
- ¿Preparado para tu última misión Bluedy? -me preguntó de forma pícara mi gata.
 
- Como nunca, cuando vuelva este viernes por la noche, básicamente tendré vacaciones hasta septiembre, por lo que podremos pasar más tiempo juntos...
 
- ¿Tanto me deseas? -me volvió a preguntar con picardía. Me estaba poniendo nervioso, no sé cómo lo hace.
 
- ¿Y tú? -fue lo primero que se me ocurrió. Ella se rio al otro lado de la línea.
 
- ¿Estás nervioso Bluedy?
 
- Quizá, aún no me creo que lo vaya a dejar...
 
- No me refería a eso...
 
- También -le respondí sonrojado.
 
- Ya veo, si me traes un buen souvenir de Londres puede que te recompense con algo que deseas. ¡Uy! Se me hace tarde. Suerte, Bluedy -se despidió Doris. Necesito conseguir algo, pero ya. Antes de ir al lugar acordado, me puse a investigar por internet varios sitios para comprar objetos bastante llamativos por Londres. Ya sabía a donde ir cuando tuviésemos tiempo libre. Una vez preparado, me dirigí a gran velocidad a la Academia Heaven. En el gimnasio se encontraban mis compañeros y The Cooler, éste llevaba su brazalete de platino que nos teletransportaría a nuestro destino.
 
- Veo que ya estamos todos. ¿Listos para comenzar nuestra aventura? -nos preguntó ilusionado nuestro profesor.
 
- ¡Sí! -gritaron con energía Tobías y Wolfan. Yo solo asentí. Yupi, supongo. Con el brazalete de platino nos teletransportó a nuestro hotel. De verdad, que fácil es viajar gracias a la tecnología. El hotel, comparado a nuestro primer viaje, era mucho más cutre. Era sencillo, poco espacioso, pero servía para residir. Nos fuimos a la recepción y nos dieron nuestros cuartos con las tarjetas metálicas. Tras cambiarnos, nos fuimos a la recepción, allí se encontraba The Cooler, esperándonos.
 
- ¿Cuál es la misión que tenemos que hacer? -le preguntó intrigado Wolfan.
 
- En esta ciudad ha sido avistado a uno de los villanos más buscados del mundo. Ker, Tobías, creo que le conocéis, os habéis enfrentado contra él con anterioridad -comenzó a explicar seriamente el héroe de nivel S. Espera, no me digas que está hablando de...-. "Heatstroke". Parece que va a acompañado por esas personas que resucitaron a Anubis en Egipto, aunque esto es solo un rumor, no me lo han confirmado nuestras fuentes.
 
- S-Si eso es verdad... Tenemos muchos problemas, no quiero volver a pasar por una situación como aquella... -dijo nervioso Gryn Syld de la terrible noticia. Aquel grupo de villanos, son incluso peores que Cross Masks, diría que son la mayor amenaza del planeta, de la humanidad.
 
- Por lo poco que conversamos con aquellos villanos, quieren destruir todos los continentes, el mundo -le expliqué seriamente a The Cooler.
 
- ¿Tan peligrosos son? -nos preguntó Wolfan algo extrañado y preocupado ante nuestra actitud.
 
- Uno de ellos es capaz de hacer resucitar a cualquier ser vivo. Otro es un villano que puede controlarnos a su propia voluntad. El que creo que es el líder puede teletransportarse tanto a él como a sus aliados a cualquier parte y Heastroke es un niño que controla la arena y el calor, no entiendo qué hace aquí, su poder es totalmente inútil -le respondí pensativo.
 
- Para eso estamos aquí, para averiguarlo. El plan será el siguiente, haremos 2 parejas, uno buscará información por la parte superior de Londres y el otro por la parte inferior. ¿Tenéis vuestros auriculares? -nos contó nuestro profesor. Asentimos-. Bien, nos comunicaremos cada vez que encontremos algo o veáis algo sospechoso si en 4 horas no encontramos nada, nos reuniremos en este hotel. Hoy será un día de reconocimiento -terminó de explicar el plan The Cooler. Cada uno de nosotros tenía su cinturón, por lo que podíamos pasar a la acción en cualquier momento si ocurriese algo. Hice equipo con Wolfan, Tobías se quedó con nuestro examinador. Nos separamos nada más salir del hotel. Estuvimos paseando por varias calles, la que más me gustó fue Carnaby Street, una de las calles más espectaculares que tenía la ciudad. No obstante, teníamos que concentrarnos en la misión. Nos saltamos un poco lo de separarnos por la parte inferior y superior, había tan buen ambiente que comenzamos a explorar casi toda la ciudad. Nunca vimos nada sospechoso, excepto al pasar por uno de los museos de Londres, el llamado "Imperial War Museum", un lugar donde se reproducían las trincheras de la Segunda Guerra Mundial. Habían muchos coches patrullas alrededor de aquel museo, Wolfan y yo nos miramos desconcertamos, nos cambiamos en un callejón donde nadie pasaba y no había cámaras, fuimos rápidamente hacia uno de los agentes que custodiaban el lugar. Todos se sorprendieron y retrocedieron al vernos.
 
- ¡¿BLUEDICE?! ¡¿WOLFAN?! -gritaba uno de los guardias eufórico.
 
- Por favor, un autógrafo. Sois mis superhéroes favoritos -nos contó el compañero del primer policía. Con gusto accedimos a hacernos las 20 fotos que nos echaron, entre todos los guardias del lugar. Qué agotador. Después de saludar, les dijimos el motivo de nuestra llegada.
 
- ¿Podéis decir qué ha pasado exactamente en este lugar?
 
- Verás, hace unos días este museo fue atacado por unos villanos muy ágiles, destrozaron todo lo valioso que contenía, incluso los tanques y aviones recreados que teníamos -respondió uno de los agentes.
 
- Sí, parecía que estaban buscando algo valioso... -agregó otro guardia.
 
- ¿Sabéis los poderes que tenían aquellos ladrones? -les pregunté seriamente.
 
- Bueno, varios de nuestros compañeros que estaban de guardia, sintieron una fuerte ola de calor, luego se quedaron inmóviles y les noquearon. Se ha visto algo de arena en la escena del crimen, eso es todo lo que tenemos por ahora -me contestó otro agente. Mierda, son ellos, eso de que se quedaron inmóviles me recuerda a aquel villano... Tenemos que informar de esto a The Cooler.
 
- Gracias agentes, esa es la información que necesitamos. Si ocurre algo, avisadnos por nuestras redes sociales -les agradecí de corazón. Todos asintieron con una sonrisa, parece que les hemos mejorado el día con nuestra presencia. Nos fuimos corriendo de ese lugar, conseguimos despistar a los civiles que nos reconocieron gracias a mi super velocidad, una vez lejos del peligro, nos quitamos nuestros trajes.
 
- ¿Son ellos cierto? -me preguntó Wolfan serio.
 
- Así es, tenemos que informar a nuestro superior. Esto se puede complicar mucho.
 
Estuve varios minutos conversando con nuestro profesor, decidimos reunirnos en nuestro hotel que se encontraba en el centro de Londres. Antes de partir hacia nuestro nuevo objetivo, Wolfan me volvió a hacer preguntas:
 
- ¿Por qué crees que atacarían un museo que se dedica a hacer reproducciones de guerras pasadas?
 
- No lo sé, tampoco le veo el sentido...
 
- Tiene que haber algo... Ese museo es de la Segunda Guerra Mundial ¿no? ¿Qué personaje importante había en ese conflicto?
 
- Hitler. Espera, no me estarás diciendo que...
 
- No creo, sino estarían en Alemania... ¿Cierto? Aquí en Londres no puede haber ningún resto de cadáveres nazis importantes... O eso creo...
 
- Debe de ser otra cosa, seguro. Ahora que caigo, ¿Hitler no hacía experimentos ilegales?
 
- ¡Sí! Incluso hay rumores de que estaban fabricando armas muy poderosas que podrían desintegrar tanto a las personas con y sin poderes. A lo mejor por eso estaban buscando en ese museo en específico.
 
- No creo que alguien escondiese un arma de ese calibre en un lugar público, alguien lo debería de haber descubierto ya -le expliqué con lógica.
 
- Bueno, también estaba el rumor de que Hitler quería conseguir el poder de los muertos. Puede que uno de esos cadáveres esté aquí, en Londres, escondido.
 
- Eso podría explicar porque el grupo ha aparecido. Si está el enemigo que puede resucitar cualquier cosa... Sí, es lo que más sentido tiene.
 
- Ahora solo falta saber qué tipo podría ser capaz de destruir continentes y estar a la altura de Anubis... -me dijo Wolfan pensativo.
 
- Uno que haya estado en Europa, en Londres... -comenté también pensando en las posibilidades. Recordé entonces los avisos que me dio aquel villano, sobre la dichosa Pandemia. Todo cobró sentido. Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo. Tenía sudor frío, estaba temblando. Si no los detenemos, será el fin de todo.
 
- ¿Ker? ¿Has descubierto algo? Estás pálido...
 
- Ya sé de quién se trata, tenemos un gran problema.
 
- ¡¿Qué?! ¿Quién es?
 
- Te lo cuento por el camino, debemos de irnos, ya.
 
Íbamos a salir del callejón donde estábamos hasta que alguien tiró una máscara de gas por el suelo. Nos paramos enfrente de ella, me agaché para agarrarla, tenía el tamaño perfecto para... Un niño. Heatstroke. El desgraciado nos ha encontrado, ¿pero cómo? ¿Nos ha seguido hasta aquí?
 
- ¡Perdonad! ¡Se me ha caído! -se disculpó con nosotros una niña morena que no tendría más de 9 años, me recordaba en cierto modo a Ethan. No era el villano, por lo que suspiré del alivio. Yo le di la máscara con una sonrisa.
 
- ¿De dónde has sacado esta máscara pequeña? -le preguntó Wolfan intrigado. Cierto, esto es muy raro de ver, tiene que ver con los villanos, seguro.
 
- ¡Oh! Pues unos tipos me la dieron, al igual que a mis amigos, decían algo de que las íbamos a necesitar en pocos días -nos explicó de forma inocente. Mierda.
 
- ¿Nos podrías decir dónde te la dieron? -le pregunté algo nervioso.
 
- ¡Claro! Incluso os lo puedo mostrar. ¡VAMOS! -exclamó de forma energética corriendo sin mirar atrás dejando su máscara, al final me voy a tener que quedar con este objeto. Wolfan y yo seguíamos a la niña a varios metros, observamos cómo hablaba con otros niños de su edad y todos corrían felizmente por las calles de esta bonita ciudad. Paramos al frente de unos callejones, los niños nos señalaban el lugar. Wolfan se agachó para hablar con ellos:
 
- ¿Allí están los vendedores? -les preguntó con un tono dulce. Todos asintieron. Nos adentramos a aquel misterioso y lúgubre lugar, pero, no encontramos nada, era un callejón sin salida-. Niños, ¿estáis seguros de que es este lugar?
 
- Sí, estamos seguros -nos respondió aquella niña de forma seria. Nos volvimos lentamente. Los críos formaban una barrera en la única salida que teníamos, impidiéndonos salir de aquel lugar. La niña se acercaba lentamente hacia nuestra posición- Hace tiempo que no nos vemos, Bluedice, me costó reconocerte, pero tus ojos azules son muy reconocibles. ¿No te acuerdas de mí?
 
- No me digas que tú eres...
 
- ¡Heatstroke! ¡Exacto! -exclamó con una sonrisa.
 
- Pero antes eras un niño... ¿Cómo que ahora eres una niña?
 
- Oh, verás, puedo controlar la arena y el calor, ¿sabes por qué? Porque yo fui creado por "White Savior", yo soy totalmente de... -comienza a modificar su cuerpo, ahora es un ser humanoide compuesta solamente de arena, entonces, cambia su cuerpo a aquel niño que vi en Egipto- Arena. Puedo cambiar... -se transforma ahora en un hombre de alrededor 20 años, como las descripciones que nos dio The Angel- Tanto mi apariencia como mi voz -finalizó cambiando de nuevo a aquella niña morena-. ¿No es alucinante?
 
Comenzamos a notar una gran ola de calor, estaba sudando, me fijé en mi compañero, estaba igual. Me estaba cansando, todo mi cuerpo necesitaba hidratarse. Agua. Nos caímos al suelo de rodillas. Sin aún apartar la mirada del enemigo.
 
- ¿Estáis bien? Parece que mis poderes evolucionados están haciendo efecto en vosotros. Bueno, ahora que os tengo, acabaré con vosotros con facilidad -nos explicó la niña, haciendo que sus otros amigos se convirtieran en seres humanoides de arena y se uniesen a ésta-. Es una pena que no vayáis a ver el final de este mundo.
 
Antes de que pudiese acabar con nosotros, aparecieron varios escudos verdes de energía que nos protegieron de sus ataques. Bien, la caballería ha llegado. Menos mal que mi instinto me decía que algo estaba mal y puse mis coordenadas en mi brazalete antes de entrar al callejón, además de dejar los auriculares encendidos. El callejón de pronto se congeló por completo, dejamos de sentir calor enseguida, ahora nos moríamos del frío. Aparecieron detrás de Heatstroke nuestros compañeros.
 
- Al fin te hemos encontrado -dijo serio The Cooler, tenía en su cinturón varias esposas de energía azul. Vamos, debemos de detenerle... O detenerla, lo que sea. Sin embargo, para sorpresa de todos, alzó sus manos.
 
- ¡Me rindo! -nos comentó algo asustada.
 
- ¿En serio? -se le escapó Tobías al no creer la actitud de nuestro rival.
 
- No -le contestó seria y con una sonrisa maliciosa. Entonces, apareció el líder del grupo con su habilidad, llevaba las mismas túnicas que en Egipto, a diferencia de su máscara, que ahora era una parecida a los que se utilizaban en la peste negra de colores plateados. Éste agarró del hombro derecho de su compañero y se fueron del lugar. Mierda, ha ocurrido tan rápido que no hemos podido reaccionar a tiempo.
 
- Así que los rumores eran ciertos, están todos reunidos aquí, tengo que informar a mis compañeros de esta ciudad, necesitaremos toda la ayuda posible para capturarlos -nos explicó The Cooler enojado por los sucesos recién ocurridos. Tobías cogió del suelo una de las máscaras de gas que llevaban los niños:
 
- ¿Para qué son las máscaras de gas?
 
- Para cuando regrese el peor villano que ha tenido la humanidad, al menos desde hace siglos... -le respondí con ganas de vomitar. Esto se estaba complicando cada vez más.
 
- ¿A quién te refieres Ker? -me preguntó mi profesor serio e intrigado.
 
- Ya sé cuál es el plan de los villanos. Van a resucitar a BlockSmog.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo