Cap 65. Fin del Mundo.

Anexia: World of Superheroes.

visibility

59.0

favorite

0

mode_comment

0


Nos teletransportamos a Florencia, más bien, a la Catedral de Santa María del Fiore o lo que quedaba de ella. Heatstroke había destruido la cúpula de aquel monumento debido a que era un monstruo de arena de casi la misma altura que aquel edificio. Además de que el cielo estaba oscuro, no porque era de noche si no por el hijo de perra de BlockSmog, pero no estaba nevando. Tengo un mal presentimiento. Miraba a los alrededores, no había rastro ni de BlockSmog ni de sus 2 secuaces. Deben de estar cerca, joder. Aparte del villano y héroes consiguiendo neutralizarlo, había personas huyendo en diferentes direcciones una vez que tenían sus trajes ya que este era uno de los puntos donde se repartían los suministros de Jackson Company. Lo único rescatable de la situación era ver cómo los antropomorfos ayudaban a los civiles a escapar y repartían con precaución los trajes que aún conservaban.
 
- Bluedice, Wolfan, The Cooler, ¿nos ayudáis? -nos preguntó Phoenix mientras lanzaba una gran cantidad de chorros de agua a Heatstroke.
 
- ¿De dónde has sacado toda esa agua? -le preguntó asombrado Wolfan.
 
- Del río Arno -le respondió con dificultad.
 
- Déjame ayudarte -dijo serio mi examinador, éste lanzó una ráfaga de aire congelado en dirección donde el agua chocaba con el cuerpo del enemigo, al hacer contacto, se congeló en un instante. Ahora era un gigante de hielo. Nos quedamos boquiabiertos al ver la efectividad de los poderes de The Cooler.
 
- Tienes un hueco libre en mi empresa -le dijo Phoenix impresionado por sus poderes.
 
- ¡Socorro! ¡Plain necesita ayuda! -gritaba Building desde el interior de aquella catedral. Inmediatamente corrimos, vimos a Plain agarrando a su amigo con sus brazos, el cual estaba bastante malherido aparte de cubierto de arena como él. El interior estaba bastante dañado, habían cadáveres tanto de antropomorfos, guardias, policías y héroes, la batalla se tuvo que tornar lo suficientemente mal como para que Heatstroke tuviera que convertirse en un gigante de arena. Al menos hemos acabado con uno de los villanos. Nos dirigimos con nuestros compañeros, Plain estaba en un grave estado, Building parece que pudo recuperar su consciencia a tiempo... ¿Pero a qué coste? Si ahora el que está mal es su amigo...
 
- Tranquilo Building, ya hemos acabado con Heatstroke -le dijo de forma tranquila Jackson para que se tranquilizara, pero no lo conseguía. Apenado al verlo en esa situación, intentó ayudarle-. Déjame, yo lo llevaré por ti, no debes de cargar con más...
 
- ¡NO! ¡ES MI AMIGO! No... No... -dijo sollozando, no podía esconder más su dolor. Me sentí falta por ver esta situación.
 
- Está bien, está bien, vamos, salgamos de aquí -le decía Phoenix aún con su tono suave.
 
- Será mejor que los dos os teletransportéis a la ciudad o país más alejada posible de este lugar. BlockSmog puede estar por aquí, no ha utilizado sus habilidades del todo, esconden algo -les explicó sabiamente mi examinador. Los dos asintieron.
 
- Te espero en nuestra sede de California, ¿te sabes las coordenadas? -le preguntó Jackson a su compañero malherido. Éste afirmó con la cabeza.
 
- Ahora las pongo en mi brazalete -dijo apenado y dejando de llorar. Phoenix fue el primero en teletransportarse.
 
- Bueno, Wolfan, Bluedice, nosotros vamos a ayudar a los civiles a buscar un lugar seguro y dar el resto de trajes antes de que sea demasiado tarde -nos explicó el plan nuestro examinador. Debería de estar concentrado en lo que me está diciendo pero... Me giro para ver a Building, se encuentra poniendo sus coordenadas en su brazalete platino.
 
- Oye Building, una pregunta, es sobre tu brazalete -tenía sospechas, demasiadas. Conseguí captar la atención tanto de Wolfan como de The Cooler. Building dejó de poner sus coordenadas y apretó con más fuerza el cuerpo inconsciente de Plain- ¿Sigue funcionando? Lo digo porque tu brazalete sufrió en el incidente de Las Vegas varios daños, por si te dejo el mío -le expliqué lo más inocente que pude.
 
- No, gracias, sigue funcionando a la perfección, conseguí teletransportarme aquí junto con mi amigo Plain -me respondió un poco confuso. Yo solo asentí. Me di la vuelta. Comenzamos a caminar.
 
- ¿Qué ha sido eso Ker? -me preguntó susurrando Wolfan.
 
- A la de 3, poneos en alerta -les dije susurrando para que no me oyese la persona que tenía detrás mía- 2 y...
 
Me giré rápidamente, convirtiendo mi brazo derecho en un cañón láser y disparé a la cabeza a Building, cuando explotó, dejó a su alrededor montones de charcos de arena. Inconscientemente, dejó caer a Plain, el cual lo cogí a tiempo y volví con mis compañeros gracias a mi super velocidad. Alcé mi brazo izquierdo mientras que con el otro sujetaba a Plain para teletransportarnos a otro lugar, pero el cabrón de Heatstroke nos atacó, lanzándonos hacia la pared del fondo de la sala donde estábamos, el brazalete impactó tan duro que dejó de funcionar. Mientras que nos recuperábamos, aquel impostor venía lentamente, recomponiendo su cara gracias a que juntaba partes de arena de su cuerpo, hasta que formó el traje de Building a la perfección.
 
- Vaya, ahora no me perdonas ni una, ¿eh? -decía mientras se reía. Se quedó parado enfrente de nosotros, extendió su mano para poder alcanzar a Plain pero Wolfan lo interrumpió chillando, haciendo que la onda expansiva proveniente de su garganta, deshiciera el brazo de arena. The Cooler creó una barrera de hielo que nos separaba del villano.
 
- Dime que tu brazalete tampoco está ro... -no acabé la frase al ver que el brazalete de mi examinador estaba en un estado igual o peor que el mío.
 
- No podéis hacer nada, el único que podía derrotarme era Phoenix, y ya no está -comenzó a explicarnos. Vi a través del hielo cómo regeneraba su brazo a base de arena- Intenté tener a los dos, pero Plain escondió muy bien a su amiguito, por lo que me vi a la obligación de capturarle solo a él. ¡Sois muy escurridizos! -tras acabar, realizó un ataque a gran potencia extendiendo su brazo con el puño cerrado haciendo un semicírculo para romper la barrera de hielo que teníamos.
 
- ¿Podréis retenerle? -les pregunté. Agarré con más firmeza a Plain, me potencié las piernas. The Cooler fue el primero en atacar, congeló toda la sala pisando el suelo, para luego congelar las piernas de nuestro adversario. Wolfan aulló de tal forma que rompió el hielo de sus piernas. Heatstroke no paraba de reír. Se transformó en un niño y aterrizó en el suelo sin problemas.
 
- ¿Eso es todo lo que tenéis? Venga, vamos a jugar -les preguntó amenazante.
 
- Mira arriba -le dijo The Cooler, el villano le hizo caso y vio varias estalactitas cayendo hacia su dirección. No las pudo evitar.
 
- Corre, Ker, Corre, escapa y llévale con los héroes -me contó fugazmente mi examinador. Yo le hice caso, ahora que el enemigo no estaba completo conseguí huir del lugar. Recorrías las calles de Florencia con dificultad, a pesar de que todos los ciudadanos se refugiaban en sus casas o lugares importantes, aún había personas huyendo. No sabía a donde estaba yendo, me figaba en los edificios y si había héroes a su alrededor. Sin embargo, una estela plateada me desconcertó. ¿Algo acaba de pasar justo delante de mí? Imposible, si voy a una gran velocidad que no es perceptible para el ojo humano. No obstante, apareció a mi derecha una persona con traje metálico futurístico, no paraba de correr, su máscara era un cráneo digitalizado, todo su traje parecía ser parte de su cuerpo, daba miedo. Giró su cabeza para verme, y luego miró a Plain. Mierda. MIERDA. ¡MIERDA! Giré en el primer cruce que vi, pero el velocista me seguía, como habían personas en medio de la calle corriendo, pasé entre ellas para despistar a mi nuevo acosador. Sin embargo, sentí su patada en mi costado, haciendo que me lanzase y chocase contra un coche al final de dicha calle. Todo me daba vueltas, Plain se encontraba a mis pies, no podía moverme, estaba incrustado en el puto coche. Potencié la parte de mi espalda, cuando apenas estaba saliendo, me dio un puñetazo en la nariz, provocando que siguiese en mi sitio. Sangraba, mucho. Aquel velocista de hierro me miró unos segundos, luego agarró la espalda de mi compañero y se marchó. HIJO DE PUTA. No voy a permitir que te lo lleves. Saqué mis poderes púrpuras, salí al instante, estaba agotado, me dolía todo el cuerpo, pero solo podía correr, y eso fue lo que hice.
 
Era más rápido que él, en pocos segundos lo alcancé, tras notarme, empezó a girar en las diferentes calles para perderme de pista, pero no lo lograba. Yo también puedo ser persistente a veces. El villano decidió correr sobre las paredes de las casas y edificios de la ciudad, yo le seguía de cerca. Entre salto y salto en casa, me abalancé a su espalda y le golpeé justo en la parte de detrás de su rodilla con mi pie derecho, haciendo que perdiera el equilibrio y diese un par de vueltas sobre las paredes hasta caer al suelo. Mientras que yo agarré victorioso a Plain desde el aire. Una vez estando en el suelo, seguí corriendo. Estaba en la otra punta de Florencia. Debía llegar al menos a Santa Cruz o San Marco, allí estarían los lugares importantes donde estarían numerosos héroes y sobre todo, brazaletes para llevar a salvo a mi compañero. Sin embargo, antes de poder cruzar una calle, el velocista se paró justo delante de mí. Ni siquiera pude pestañear cuando me dio una bofetada, tirándome al suelo y rodando por las calles hasta chocar contra una farola. Joder... Qué dolor... ¿Cuántos huesos me habré roto ya? ¿Y cómo ha podido alcanzarme tan rápido? Me incorporé lo más rápido que pude. Me potencié todo mi cuerpo con mi poder púrpura. Plain se encontraba tirado en la acera, separándome de mi adversario. Los dos nos miramos, luego al superhéroe. Antes de que alguno de los dos actuase, apareció el villano líder de la pandilla junto con el secuaz de la máscara digital con el signo positivo en pantalla. Éste tocó al velocista, y de pronto, su pantalla empezó a mostrar numerosos signos positivos, dejó de apoyar su mano en su hombro y el jefe se teletransportó junto con su secuaz. ¿Qué mierda acaba de pasar? Esto solo confirma que BlockSmog y su gente sí están aquí. Cabrón, voy a encontrarte y pagarás por todo, por Tobías. Conseguí levantarme y con gran rapidez me dirigí al cuerpo de mi amigo, pero el velocista me agarró del cuello y me estampó contra la pared. Comenzó a golpearme sin parar en el estómago, iba tan rápido que no veía ni siquiera su puño. Siguió con el costado, luego comenzó a darme puñetazos en mi rostro hasta que me agarró del pecho y comenzó a llevarme por todo Florencia, íbamos a tanta velocidad que veía todo difuminado. ¡¿Cómo coño lo está haciendo?! Yo nunca he viajado a esta velocidad. Me lanzó hacia un edificio. Ya no sabía ni donde estaba. Escupí sangre. Estoy mareado. ¿Dónde estoy? Veo doble, ¿ahora hay dos velocistas? No, es el mismo, Ker, no te duermas ahora. No has dormido durante un día, venga, potencia tu cerebro. Y eso hice, conseguí estar activo. Pero estaba acostado sobre la pared, no podía levantarme del suelo. Observaba a mi adversario caminar lentamente hacia el cuerpo de Plain, el cabrón me ha llevado hasta aquí de nuevo para restregar su victoria. Lo agarró nuevamente de la espalda y antes de partir, me dedicó unas últimas palabras:
 
- Tampoco eres para tanto.
 
Y el cabrón se fue como si nada. HIJO DE PUTA. No puedo permitir que... Joder, joder. Vamos Ker, cúrate, lo hiciste una vez con Danny y con Leo. Ahora o nunca. Potencié todas las partes de mi cuerpo, pero nada. Venga, otro intento. Tengo que hacerlo, no le puedo dejar escapar. Potencié nuevamente mi cuerpo, observé que el color de mi traje comenzaba a ser de color oscuro y el color púrpura pasaba a uno más oscuro e intenso. Es como aquella vez... A los pocos segundos, estaba como nuevo. Me levanté con facilidad, sin embargo, el efecto de estos poderes dejó de funcionar, mi traje volvió a ser de color blanco manchado de sangre, barro, suciedad y de todo. Céntrate Ker, no es hora de alabarte a ti mismo. Debes de perseguir a ese villano.
 
Salí en su búsqueda recorrí toda Florencia hasta frenar en la Plaza de la Señoría. Había un centenar de antropomorfos con cámaras grabando la escena, que se trataba de BlockSmog y su liga de villanos. ¿Por qué ninguno de estos seres los ataca? Están reunido ahí por una razón, antes de descubrirlo tengo que llamar a todos los superhéroes de esta ciudad. Por lo que pulsé el botón que se encuentra en el centro de mi cinturón de contención, dando la señal de "amenaza nacional", esto me lo incorporó... Grey, antes del torneo. En pocos minutos todos se reunirán en este lugar, mientras tanto, debo de atacar, pero los animales antropomorfos no me dejan ningún espacio para pasar. Mierda. ¿Pero qué mierda les pasa? Decidí preguntar uno de ellos que se encontraba delante mía.
 
- ¿Por qué no les atacáis o informáis a los héroes de que los villanos se encuentran en la plaza central? -les pregunté enojado, pero ninguno me hacía caso. Tsk. A tomar por culo. Me potencié las piernas, y salté con todas mis fuerzas hacia el cielo, los tenía a tiro. Con mi brazo derecho transformado en un cañón de energía, disparé a BlockSmog, pero un escudo hecho de... ¿Oscuridad? aparte de partículas moradas me impidió asesinarle. Llamé la atención de los malhechores, sobre todo a la del velocista el cual tenía a Plain, lo tiró al suelo y traspasó el escudo sin problema y me agarró en el aire antes de caer al suelo, lanzándome lo más lejos que pudo. Conseguí aterrizar, pero aquel bastardo me dio un puñetazo en la cara desde mi lado izquierdo, lanzándome a otra posición. Antes de caer, me agarró de la nuca y me empujó al pavimento, creando una gran grieta en ésta. Menos mal que... Potencié todo mi cuerpo al ver las intenciones de este dichoso velocista. Antes de que me pudiera rematar, le comenzaron a disparar desde el cielo, probando que volviese dentro del escudo protector de uno de los nuevos integrantes del grupo de villanos.
 
- Ya estamos aquí, Bluedice, vamos a acabar con esto hoy y para siempre -me afirmaba una superheroína que comenzó a lanzar rayos láser por sus ojos al escudo. Sus compañeros comenzaron a lanzar ataque hacia aquel escudo pero todo era en vano, no se destruía. Conseguí incorporarme y recuperarme. Observaba mejor el interior de aquel escudo de oscuridad, el villano que lo controlaba también estaba cubierto de oscuridad y componentes púrpura, parecía una sombra. Y lo peor de todo, los antropomorfos no están haciendo nada. No comprendo su comportamiento, no es normal.
 
- Parad de atacar y escuchad -nos ordenó el villano controlador. Todos le obedecimos, mierda, quiero atacarles, pero no puedo, mis piernas tiemblan como mis manos. Odio tener esto, es como si fuese una parálisis de ensueño. El escudo se desvaneció. Pudiendo ver a la perfección a mis enemigos, igual que las cámaras que llevaban aquellos seres. BlockSmog dio un paso hacia adelante, llevaba en una mano el traje creado por nuestros compañeros y en la otra la máscara de gas. El secuaz de la pantalla digital con un signo positivo se puso detrás suya, tocó su hombro y volvió a aparecer numerosos signos de suma en la pantalla. Apartó la mano y dio 3 pasos hacia atrás. Comenzó a nevar, pero solo en la parte donde estaba BlockSmog. El líder alzó tanto la máscara como el traje, los copos al tocar la textura de aquellos objetos... Lo derretían, vapor salía de los objetos hasta que se derritieron. Luego, dio un paso al frente, a su derecha se encontraba Plain, puesto de rodillas, mirando a las cámaras, aún estaba inconsciente. Lo custodiaba el velocista. BlockSmog, habló por primera vez:
 
- Es inútil lo que hagáis, nadie escapa de su destino, la muerte.
 
Entonces, el velocista de hierro agarró la cabeza de Plain y la torció... NO. NO. NO. HIJO DE PERRA. Nuestra esperanza.... Nuestra esperanza... No pude contener mis lágrimas. De pronto, comenzó a nevar, todos los villanos fueron teletransportados a otro lugar. Ya nos podíamos mover. Escuchaba cómo los antropomorfos comenzaban a llorar.
 
- ¿Por qué? No quería hacer esto, no quería estar aquí -se lamentaba uno de ellos. Todos comenzaron a sentirse igual. ¿El enemigo que controla a los demás les habrá hecho algo? Escuché un grito proveniente del cielo, mis aliados, comenzaban a derretirse por los copos de nieve a pesar de estar cubierto por trajes especiales. Mierda. Han hecho que los trajes que hemos creado sean inútiles. Tengo que huir a un lugar seguro y avisar a Wolfan y a The Cooler, vi una casa a lo lejos y decidí entrar por la fuerza, ningún copo me llegó a tocar gracias a mi super velocidad. Observaba cómo hasta los antropomorfos eran afectados, tenían los mismos síntomas que los humanos, su piel comenzaba a hervir, le sangraban sus ojos, nariz y boca, se les caía el pelo, dientes, ceguera, deterioro de la piel, hasta fundirse, quedando visible los huesos y carne cocida, hasta ser un charco que desprende humo tóxico. Y no solo eso, las estatuas, edificios, coches, todo comenzaban a derretirse. Incluso el lugar donde estaba.
 
- ¡Ker! ¿Estás ahí? -me preguntó Wolfan a través de los auriculares.
 
- ¡Wolfan! La nevada ha evolucionado, ahora los copos os pueden afectar y a cualquier cosa material.
 
- Lo sabemos, estamos dentro de la Galería de la Academia de Violencia, vemos lo que pasa por el exterior, las personas a pesar de tener los trajes puestas y máscaras... Han sido asesinadas por el veneno -me explicó The Cooler fingiendo estar calmado, pero en el fondo estaba igual que yo, no, como los demás.
 
- Y no solo eso, Plain ha sido asesinado... Lo han matado como si nada -les confesé entre lágrimas. Hubo un largo silencio, yo solo quería que todo esto acabase.
 
- A pesar de todo lo malo, tenemos una buena noticia, pudimos encontrar al verdadero Building, está con nosotros ahora mismo. Dice que se acuerda de los planos de Plain, aún hay esperanza... -me contaba mi examinador. Menos mal... Menos mal...-. Ker, nosotros nos vamos a ir de esta ciudad, no se puede salvar, aquí hay héroes con brazaletes platinos, vamos a volver a la Sede de Justicia de Eustópolis, ¿estás con alguien que lleve un brazalete?
 
- No, nada. Estoy atrapado en una casa, y... Oigo como se derrite el techo, esto no va a durar mucho... -le explicaba nervioso. Comenzaba a hiperventilar. No podía asimilar lo que estaba pasando. Ker, Ker, Ker, piensa, debe de haber algún modo de poder salir de aquí... No, no lo hay, si salgo fuera, me derretiré y nadie puede venir... A no ser que sepa mi posición exacta. Volví a tocar el botón de mi cinturón de contención-. The Cooler, ¿recibes la señal? Estoy en esta posición.
 
- De acuerdo, ahora vamos, espera unos minutos -me aseguró mi profesor. Bien, bien, solo tengo que esperar... Ahora que caigo, estoy en una casa ajena. Miré a mi alrededor, no había rastro de alguien. Miré en todas las habitaciones, qué extraño. Entonces, miré una foto familiar. Aquí vivían antropomorfos... Espera, estos dos los he visto ahí afuera. La fotografía mostraba a una pareja de gatos, felices, esperaban a un hijo, lo sé porque me extrañó ver a una embarazada de 6 meses grabando a aquellos asesinos. Doris... tengo que impedir que lleguen a Eustópolis. Sea como sea.
 
- Dios, Ker, menos mal que me ha teletransportado dentro del edificio -decía mi examinador suspirando del alivio-. Vámonos, nos están esperando -asentí, dejé aquella foto familiar en el lugar donde la encontré. Tengo que pensar en cómo vencerle, cómo lo haremos... Antes de que sea el fin del mundo.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo