Cap 70. Batalla Final.

Hero's Destiny: Hope of Darkness.

visibility

113.0

favorite

0

mode_comment

0


Empezamos a recorrer las calles, todas estaban inundadas de antropomorfos con túnicas. Mierda, ¿tantos antropomorfos viven en Eustópolis? Estaba claro que BlockSmog y sus secuaces se escondían entre la gente, pasando inadvertidos. Todos los héroes e incluso policías detenían a los antropomorfos y les quitaban las capuchas, además de arrestarlos, pero no podrían con todos. Lo que no entiendo es porqué no están atacando y... Espera.... ¿Y si está controlando a Doris? ¡Mierda! ¡Mierda! Tengo que ir a mi distrito y asegurarme de que está con Ethan y Marissa.
 
- Volcanux, ¿crees que podrás encargarte de revisar a los de esta calle? -le pregunté desesperado. Me volteé al ver que no recibía respuesta. Joder, Elton, es para hoy. Éste esta inmóvil, sus ojos estaban entrecerrados, observaba algo-. ¿Qué miras?
 
- A ese -me señaló su objetivo, se trataba de otro ser con túnica, no podía ver su interior a esta distancia ya que la capucha que llevaba le cubría su cara. Lo veía igual que a todos.
 
- ¿Crees que es BlockSmog? -le pregunté seriamente. Era bastante alto y la túnica le cubría bastante bien. Además de que ahora estaba a nuestras espaldas, a varios metros de distancia. Era difícil de distinguir si es o no un humano o antropomorfo.
 
- No lo sé, pero ha reaccionado ante nuestras revisiones. Todos van en línea recta, siguiendo un camino, pero él se cambió de acera nada más vernos -me explicó. Cierto, una cosa que había notado es que todos iban avanzando, sin chocarse con los muros, pero siempre rectos, cruzando y caminando por todo Eustópolis, sin atacarnos.
 
- De acuerdo, es lo único que tenemos, vamos a investigarle, pero vamos con cautela -le comenté. Doris, espérame. Comenzamos a caminar hacia la dirección en la que se movía esta especie. No obstante, para sorpresa de los dos. Nuestro objetivo se paró. Nosotros le imitamos. ¿Qué está haciendo? De repente, corrió.
 
- El cabrón se está escapando -decía Elton mientras comenzaba a correr. Yo le seguía, intenté utilizar mi super velocidad, pero había tanta gente que impedía poder moverme, es más, me chocaba con varios animales. Mierda. Volcanux sigue corriendo, tendré que correr de forma normal. Llamé por los auriculares a Mybe, para explicarle la situación:
 
- ¡Mybe! Creo que tenemos a BlockSmog.
 
- Me imaginaba que alguien lo tenía en la mira, ha hecho que los antropomorfos empiecen a atacar a los héroes y a los edificios. Al menos en este distrito -me explicó. Mierda. Mierda. Los antropomorfos dejaron de correr. Escuché los mismos gruñidos que aquella vez en Australia. La pesadilla se iba a repetir. Al menos el cielo no está... No. NO. El cielo comenzó a nublarse por el humo tóxico que venía del Distrito Keylounder. Espera, si allí está BlockSmog, ¿a quién estamos persiguiendo? Comenzó a nevar, me percaté que los copos, al tocar la textura de los edificios, comenzaba a derretirse. MIERDA. MIERDA. Recordé que Elton tenía la parte de su cara superior al descubierto. Por lo que le grité potenciando mi voz:
 
- ¡Desgraciado! ¡Ponte tu maldita máscara de gas! ¡Los copos derriten! -le chillé desesperado. Elton dejó de correr y se giró cabreado.
 
- ¡¿A quién llamas "desgraciado"?! ¿Desgraciado? -me recriminó sacando la máscara transparente, similar a la que tenía Mybe, de su cinturón. Se lo puso al instante. Espera, espera, espera, espera. Los antropomorfos también pueden morir por la culpa de los copos. Comenzó a entrarme la ansiedad en medio de la persecución. Hasta que vi que la tela de la túnica de estos seres no se disolvía. Suspiré del alivio. Son resistentes. La pregunta es, ¿cómo es que todos tienen esas túnicas especiales? Dejé de pensar en ello ya que estábamos llegando a una de las plazas de Neinlouder, el villano estaba parado en medio del lugar. Estaba rodeado por superhéroes de nivel A y S aparte de nosotros. Me puse al lado de mi compañero, éste quería atacar pero yo le frené con mi brazo.
 
- Espera... -le dije inseguro. ¿Tan fácil? No, demasiado bueno si es Enhancer, aunque ha estado corriendo normal... No me digas que es un nuevo villano. Me puse en guardia, me potencié mis extremidades, aparte de mis sentidos. Varios héroes están peleando detrás nuestra con varios antropomorfos, pero es seguro que vendrán a por nosotros. Los héroes se abalanzaron sobre el villano que aún conserva la túnica. Hasta que por unos segundos, todos los héroes cayeron al suelo con sus cabezas torcidas. Solo quedábamos los 3 en esa plaza.
 
- ¿Qué...? ¿Qué ha pasado? -me preguntó Volcanux atónito. Yo sabía lo que había pasado, lo observé todo con mis ojos potenciados. Agarré rápidamente a Elton del pecho y lo lancé hacia arriba con mi brazo potenciado. Escuché varios insultos suyos hacia mi persona, pero no me importaba. El villano con su super velocidad se abalanzó hacia nosotros, pero salvé a tiempo a mi amigo, aquel velocista casi lo mata de la misma forma que lo hizo con The Cooler, yo conseguí esquivarle. Después de su ataque Volcanux cayó de culo al suelo, se estaba retorciendo de dolor por esa zona.
 
- Veo que esta vez si has podido salvar a un compañero tuyo -me halagó Speed Warrior quitándose su túnica y tirándola al aire. Di un paso hacia adelante. Sabía que iba a llegar este momento. Ambos comenzamos a caminar en círculos, en direcciones contrarias, mirándonos fijamente. Observó con detenimiento mis brazos. Lo hacía para ver si llevaba un brazalete, y no era el caso. No se la voy a poder jugar. Speed se paró. Me mostró cómo transformaba su brazo derecho de metal orgánico en una espada. El hijo de puta me estaba imitando desde nuestra última batalla, dijo una última cosa antes de comenzar nuestra batalla-. Esta vez, sin trucos.
 
Empezamos a correr en calles paralelas, comenzamos a cruzar los diferentes distritos de Eustópolis. No perdíamos la vista del uno del otro. Potencié mis piernas con mis poderes púrpura. Todo se ralentizó. Los copos negrizcos caían a cámara lenta. Exhalé aire, e intenté correr, pero Speed Warrior se abalanzó contra mí a una mayor velocidad que la mía, conseguí crear mi escudo de energía a tiempo. Su brazo transformado en una espada me fisuró el escudo de energía. Se puso a mis espaldas, pero creé otro escudo con mi otro brazo. El villano se agachó al suelo e hizo una patada giratoria. Me agarró de mi pierna derecha y me llevó por los distrititos de esta ciudad hasta que me lanzó contra un coche. Conseguí potenciar mi espalda, por lo que no recibí mucho daño. Vi que su estela cada vez estaba más cerca, por lo que salté por instinto. Warrior estaba parado en el suelo. Seguí saltando, rebotando entre paredes, hasta que, Speed transformó sus brazos en cañones laser, y comenzó a disparar a los cristales, a los hogares. Mierda. Mierda. Dejé de propulsarme sobre los edificios, estaban bastante dañados, pero no era nada grave. Sin embargo, apenas aterrizar, Warrior me dio una patada en la espalda e hizo que rodara por varias calles. Hasta que me frenó una farola.
 
Escuché gruñidos, estaba rodeado de antropomorfos. Speed, me observaba desde la azotea de un edificio. Aquellos animales comenzaron a atacarme, por suerte no tenían poderes, ni tampoco trajes ni máscaras de gas. Me dolió tener que quitar a cada uno sus túnicas para que los copos comenzaran a intoxicarles, pero lo hice. Escuchaba sus gritos, sus cuerpos comenzaban a hervir, a crear burbujas, sus pieles se caían. Aparté la mirada. Luego miré a la azotea donde estaba el velocista, éste me estaba aplaudiendo lentamente. ¿Lo gozas cabrón? Luego comenzó a correr, yo le estaba siguiendo a pocos metros de distancia sobre las paredes de las infraestructuras, aumenté la energía en mis piernas, comenzaba a alcanzarle, pero el villano aumentaba su velocidad. Me mostró cómo transformaba su brazo en otra espada. Se quedó mirando el Distrito Vierleader, luego giró su cabeza para verme. No me jodas. NO ME JODAS.
 
Corrió a toda velocidad hasta ese distrito, quería dispararle con mis caños láseres, pero en las calles habían tanto compañeros como antropomorfos. Además de que me costaba pasar entre ellos sin salir perjudicado. Ker, piensa, tienes que llegar antes que él. Espera, de nuestras últimas conversaciones, puedo suponer que no es de esta ciudad. No se sabe los atajos tan bien como yo. Empecé a esquivar y cruzar callejones hasta llegar al distrito Vierleader. Vi cómo corría por la calle central, miraba fijamente un edificio. El cabrón va a entrar para matar a los habitantes. Él se encontraba de perfil a varios metros de mí, por lo que cargué toda mi energía en mis piernas y salté, transformando mis brazos en cuchillas. Antes de que entrase a la casa, conseguí sorprenderle, pero él rápidamente se creó un escudo muy parecido al mío con su brazo derecho, impidiendo que lo matase. Luego, éste me empujó hacia un lado con el escudo. Mientras rodaba, vi cómo entró en aquel apartamento y salió en cuestión de segundos. Nada más incorporarme, me enseñó su espada, manchada de sangre.
 
- ¡¿Pero qué has hecho?! -le grité enojado. Me abalancé sobre él, cargando todo mi cuerpo, hasta crear una onda expansiva de energía. Con la cual le había tirado, esta vez es mi turno. Corrí antes de que aterrizara, le agarré de una de sus piernas y comencé a llevármelo lo más lejos de Eustópolis, más bien, de mi distrito, el cual estaba cerca de donde había atacado el velocista.
 
- Muy lento -me comentó. Agarró una de mis piernas mientras estaba en movimiento, haciendo que me cayera y le soltase, provocando que rodara otra maldita vez por el suelo. Al levantarme recibí un puñetazo en mi mejilla izquierda, luego en la otra. Constantemente recibía golpes, hasta que Speed me dio una patada en el estómago y me lanzó para chocarme contra la pared de una infraestructura. Escupí sangre. Otra vez igual... Caí al suelo. El velocista estaba ya enfrente mía. Yo estaba recostado en la pared, malherido.
 
- ¿Por qué no me matas ya? Eres más rápido que yo -le pregunté respirando como podía. Aún puedo luchar, aún puedo moverme... Pero no como él. Me ha estado dando palizas y jugando conmigo. Puede acabar con mi vida cuando desee. La única forma que esto pare es asesinando a BlockSmog, confío en Light y en Mybe. Si muere, tendrá que huir o irá a asesinarlos, y si no, le detendrán. No soy capaz de eliminarlo... No puedo.
 
- Sabes que eso le quitaría la gracia -me respondió calmadamente. Comenzó a mirar a los alrededores, observando el caos que sucedía alrededor nuestra. Antropomorfos asesinando a héroes, éstos asesinando a la especie de Wolfan, mientras que las infraestructuras, todo, comienza a derretirse por la toxicidad. Escucho los gritos de auxilio, las personas que viven en los últimos pisos... No lo van a contar. Nosotros vivimos en el cuarto piso...- Durante nuestro combate he estado preguntándome una cosa -comenzó a explicarme, ¿qué mierda quiere ahora?- ¿Dónde vives? -me preguntó. Todo lo que pasaba a mi alrededor dejó de tener importancia, observé a Speed, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo. Tú... Eres el hijo de puta que asesinará a mi familia. La ira se apoderaba de mí. Comencé a moverme lentamente, intenté incorporarme, todo mi cuerpo se potenció al color púrpura. Conseguí levantarme, quise curarme, lo deseaba. Sentí cómo una gran cantidad de energía se apoderaba de mí. Una vez que estaba en mejor estado, decidí ir a por él, pero me dio una bofetada antes de que pudiera hacer nada, me tiró al suelo con su estúpido ataque- Como te dije hace unos días, todos tenemos una familia. Iré en portal en portal asesinando a cada uno de los habitantes, hasta acabar con toda la vida, incluida la de tu querida familia -me explicó su plan.
 
- ¡Hijo de puta!
 
- Considéralo una venganza, por el daño que le hiciste a mi jefe, a nosotros, por engañarme. Este es tu castigo, y como el destino, es imparable -terminó de hablar para comenzar a correr. NO. ETHAN. DORIS. MARISSA. De mis manos salían chispas de energías, de color púrpura intenso, con ciertos tonos blanquecinos. Esa energía recorría mi cuerpo. Tengo que esforzarme. Todas mis heridas se curaron. ¿Ahora aparecéis poderes de mierda? Voy a por ti. Así comenzó el segundo asalto.
 
Iba algo atrasado, pero le conseguí encontrar. Estaba a poca distancia del velocista, éste al notar mi presencia saltó y con su brazo siendo un cañón destruyó una pared de una de las viviendas. Mierda. Salté a su dirección, comencé a correr por las casas, quería salvar a las familias, pero era muy tarde, estaba delante mía constantemente y yo atrás. De refilón, veía los cuerpos de niños, madres, ancianos e incluso bebés. ¡¿Por qué?! ¡¿Por qué existen personas como tú?! ¡Como Light Layer! ¡¿POR QUÉ?! Quería llorar, pero no era el momento. Con la furia, potencié mis piernas todavía más, poco a poco recorría el interior de las casas, más cerca de su estela plateada. Hasta que lo encontré. Iba a asesinar con su espada a una madre viendo las noticias en el sofá con su hijo. Al verlo, me recordó tanto a Marissa y a Ethan, que me dio un pinchazo en el corazón. ¿Presión? ¿Miedo? ¿Pavor? No lo sé, pero conseguí alcanzar a Speed, yo no me lo creía, me pilló desprevenido el aumento de velocidad que lo único que hice fue agarrarlo del pecho y saltar hacia la pared, saliendo del exterior. Ambos aterrizamos con dificultad en el suelo. No pusimos de pie. Estábamos al frente del otro. Transformé mis dos brazos en espadas. Speed me dijo algo que me extrañó:
 
- ¿Sigues siendo Bluedice? -yo no le di importancia a lo que dijo, me abalancé sobre él, iba a cortarle, pero el velocista juntó sus dos brazos y creó un escudo más resistente. Mis cuchillas habían fallado, otra vez. Speed separó sus brazos, haciendo que el escudo se rompiera y transformando sus brazos en otras espadas. Me intentaba cortar los brazos, pero los esquivaba, seguía atacando, yo me defendía. Joder. Joder. Joder. Hasta que se agachó, creía que iba a hacer otra de sus patadas giratorias por lo que salté con gran impulso. Sin embargo, no creó la patada, me hizo un amago. Me miró desde el suelo y huyó. ¡HIJO DE PERRA! Volví ir a por él. Estaba corriendo sobre las paredes de los edificios, yo le seguía de cerca. Mierda. Mierda. Aún no soy lo bastante rápido. ¿Qué fue esa sensación de antes? Cada vez que pasa un segundo pierdo más velocidad, lo notaba. Escuchaba hablar al velocista, hasta que comenzó a temblar todo su cuerpo, generando otra copia de él mismo. Genial, lo que me faltaba. Sin embargo, su copia se fue a la dirección contraria. Justo donde veía por el cielo luchar a Light y a los demás héroes de nivel S. Su jefe debe de estar demasiado mal para pedirle ayuda. Tengo que hablar con Mybe, encendí los auriculares para hablar con él:
 
- Mybe, una copia de Speed Warrior se dirige hacia vosotros. Utiliza tu poder para paralizar a todos. ¡YA! -le expliqué nervioso. Mi tutor me iba a decir algo, pero se le cortó la transmisión. Mierda, ¿pero qué está pasando allá? No puedo retroceder. Este cabrón quiere asesinar a mi familia a la de todos. Me percaté de que poco a poco se dirigía a mi distrito. No. NO. NO. NO. Corrí por los atajos de la ciudad y me puse a su izquierda, igualando más o menos su velocidad. Debo impedir que vaya a la derecha. Intentó entrar golpeándome con su brazo, pero yo me lo potencié y nos chocamos, provocamos una onda expansiva que hizo que rodásemos por el pavimento. Me puse firme rápidamente, igual que mi enemigo. Speed Warrior se me quedó mirando, luego miró a través de mi hombro, mi distrito. Volvimos a cruzar miradas. Prosiguió a correr pero no intentaba ir a mi distrito, cruzábamos varias calles, impedía constantemente que se adentrara al lugar donde viven mis seres queridos. Hasta que dimos varias vueltas... Alrededor de mi distrito. Volvimos a donde estábamos.
 
- Ya veo, en ese distrito es donde vive tu familia, ¿cierto? -me preguntó. No contesté, ya sabía la respuesta. Me mostró cómo transformaba su brazo en una espada lentamente-. Entonces seré más persistente.
 
Corrió hacia su izquierda, le empecé a seguir, transformó su otro brazo en un cañón y comenzó a dispararme, pero a las piernas. Conseguía esquivarlas sin mucho éxito, por lo que yo también le empecé a disparar, entre los dos dimos varias vueltas alrededor de mi distrito, hasta que me disparó cerca, perdiendo el equilibrio. Cosa que utilizó para ponerse detrás mía, agarrarme de los hombros y tirarme contra la primera vivienda, rompiendo la pared. Escuché los gritos de varios niños al verme. Me incorporé, pero Speed me dio un puñetazo que me lanzó hacia una de las columnas de la sala. Vi cómo agarraba a dos de los 4 críos. Les amenazaba con el filo de su espada en sus gargantas. Yo... Me alivié al ver que no eran Ethan.
 
- Casa equivocada -tras decirlo, les arrebató la cabeza. Yo grité de la frustración, pero al intentar pararle, mató a los restantes. Corrió por el pasillo de la casa, saliendo por la puerta, yo le seguía, entraba en habitación por habitación. No voy a poder salvarlos a todos, lo siento, pero necesito ser más inteligente. Este edificio tiene 8 pisos con 4 viviendas por planta, por lo que en vez de ir a por Speed en la planta 5, le esperé en la 6, al correr por las escaleras y nada más entrar en este piso, le agarré desprevenido y nos lanzamos contra la pared de nuestra izquierda, rompiéndola. Estábamos en el exterior. Mientras caíamos, Speed me empujó con sus pies, dio varios giros y al tocar el suelo de las paredes comenzó a correr, yo le imité. Otra vez estaba delante mía. Estamos cerca de donde vive mi madre. Mierda. Mierda. Vamos, Ker, vamos. Comencé a dispararle a pesar de que rompía las ventanas de las viviendas. Parece que Warrior no se esperaba este ataque de mi parte ya que conseguí darle al dispararle cerca de las piernas, cosa que él hizo antes conmigo. Estaba cayendo al suelo, por lo que salté y lo agarré del pecho y lo estrellé contra el suelo. Yo estaba en perfecto estado, potenciado. Recorría energía dentro de mí, voy a generar una poderosa onda de energía. Jódete. Intentaba escapar, pero le tenía bien sujetado. Hasta que me dieron una patada que hizo que me lanzara fuera de Speed y chocase contra una farola. ¿Qué mierda? ¡CASI LO TENÍA!
 
Warrior se puso de pie, corrí hacia él pero alguien me hizo la zancadilla por detrás, provocando que perdiera el equilibrio, miré quién era el causante, era la otra copia de Speed. El velocista que ahora tenía detrás mío me agarró de mi espalda y comenzó a llevarme por todos los distritos de Eustópolis hasta lanzarme contra los edificios de mi distrito. Chocaba una y otra vez contra las paredes, rompiendo todo a mi paso, todo mi cuerpo estaba potenciado, pero sentía dolor. Estaba tumbado boca abajo. A pocas calles está mi casa... Tengo que levantarme... Vi los pies de Speed, alcé mi mirada y ahí estaba, me dio una patada que me levantó al instante, luego me dio en el estómago a gran velocidad, lanzándome contra su otra versión que me dio en la espalda. Grité del dolor. No, constantemente estaba gritando. Me agarró de los hombros y me lanzó hacía varias calles. Conseguí frenar, llevándome toda la acera conmigo mismo. Al parar, vi los dos puños de mis enemigos, me dieron otro golpe, aún más fuerte. Ahora estaba boca arriba. Escupía sangre. Desde esta posición podía ver la oscuridad que se había apoderado del cielo. Además de los edificios deshaciéndose poco a poco, muy pronto alcanzarían el piso de mi familia. ¿Por qué no acaba esto ya? ¿Cuánto le cuestan en derrotar a una persona cuyo poder es solo generar humo el cual ya ha utilizado? Me volví a incorporar. Veía borroso. Concentré mi poder en la vista, conseguí volver a ver. Mientras que me incorporaba, uno de los Speed Warrior se fue otra vez hacia la dirección donde combatían mis compañeros. ¿Qué puedo hacer? Va a correr y los va a asesinar. Estaba llorando, no podía creer en ese futuro. Sentí otra punzada en el corazón, notaba que mi cuerpo se calentaba, más energía recorría en todo mi ser. Las heridas se me curaban. Vamos, poderes púrpuras de Anubis, necesito todo tu poder. Apreté mis puños, noté que mi traje dejaba de tener números binarios, estaba... ¿Fusionándose con mi cuerpo? Mis brazos y piernas eran totalmente negras, de las que desprendían una alta cantidad de energía púrpura y blanquecina. Vamos, Ker, tú puedes.
 
- No dejaré que lastimes a la gente que me importa -le expliqué, ¿incluso mi voz ha cambiado? No lo sé, la notaba más grave y distorsionada. ¿Qué me está pasando? Otra punzada en el corazón. Vamos, hijo de puta, ven a por mí. Cruzamos miradas. Corrí a por él, me impresionó mi velocidad, nada más saltar, estaba a pocos centímetros de él, le intenté dar un puñetazo pero se cubrió a tiempo con su escudo que creó. Grité de la furia. Convertí mis brazos en espadas y comencé a rasurar su escudo, funcionaba.
 
- Eres más rápido -me dijo al ver mis nuevos dotes. Mientras que yo soy capaz de recuperarme, él se agota, si sigo así, acabaré con él. Luego iré a por su clon. Sin embargo, Speed dio una voltereta una vez que utilizó su escudo para empujarme, al perder el equilibrio, dio aquella voltereta la cual convirtió su pierna izquierda en una cuchilla con la que me rasuró toda la cara. Me tapé el sangrado con una mano. Mi nariz, ceja, labio, mejilla, todo me sangraba. Consiguió estar otra vez delante mía- Pero menos precavido -me aseguró. Puedo igualar su velocidad, no, aún no, pero estoy cerca. No sé cuánto durará estos poderes potenciados, cada vez que pasa el tiempo desaparecen volviendo a mis habilidades púrpuras normales. Transformó sus dos brazos en cañones y comenzó a disparar a las viviendas, comenzó a correr de espaldas. ¡¿Se está riendo de mí?! Comencé a dispararle, al ver que lo lograba esquivar, lancé al aire varios cañones. Son mi energía, mi materia, la puedo transformar y dirigir para que se transforme en lo que quiero... ¿Y si puedo controlar mi materia a pesar de estar separa de mí? Me concentré en esos disparos de energía, quería que se detuviesen, y lo hicieron. Me concentré para que se dirigieran a la espalda del enemigo. Conseguí darle un golpe, el primero, al perder el equilibrio lo agarré del pecho y lo llevé al otro extremo de Eustópolis, lo tiré contra una pared de los distritos más bajos de la ciudad, iba a rematarlo con mi brazo en forma de cuchilla, hasta que volvió a temblar rápidamente. ¿Qué? Mi cuchilla ha atravesado su corazón pero aún se puede mover... ¡¿QUÉ?! Escapó atravesando mi arma con ese poder de temblar suyo. Comencé a seguirle nuevamente, ese hijo de puta. Recordó que hizo algo similar en aquella isla. ¡¿Por qué no eres como el resto de villanos?! ¿Por qué sigues luchando? Seguimos recorriendo las calles de Eustópolis, corríamos por los edificios los cuales cada vez se corrompían más rápido, pero no de forma alarmante.
 
En toda esta persecución, habían héroes que transportaban a varios ciudadanos, pero parece que los antropomorfos estaban dando mucha guerra a estos héroes. ¿Por qué? Si tienen algunos poderes, no puede ser tan difíciles de derrotar, esto no es como en el primer día... ¿Y por qué no se acaba todo? ¿Qué está pasando? ¿Por qué todo va más lento? Solo veía cadáveres de mis compañeros, y de pocos antropomorfos.
 
Dejé de concentrarme en aquello. Debo de parar a Speed Warrior. Seguí corriendo, pero en cuestión de segundos entramos a mi distrito, el cual ya estaba bastante destruido y corrompido. Esquivábamos a los antropomorfos y héroes a gran velocidad que no notaban nuestra presencia. El velocista seguía delante mía, pero cada vez estaba más cerca de él. Estábamos muy cerca de mi calle. Convertí mi mano en una cuerda de energía y se la lancé al velocista, conseguí atrapar su pierna ya que me puse detrás suya, corriendo en línea recta. Tiré de la cuerda para que viniera conmigo. Funcionó, pero antes de llegar hacia mí, dio una vuelta y cortó mi cuerda de energía a gran velocidad con su cuchilla. Iba a aterrizar sobre las paredes y seguir corriendo. Por lo que disparé cerca de él, destruyendo parte de la infraestructura de aquel edificio. Escuché gritos. Lo siento, de verdad, lo siento, pero es necesario. Speed volvió a caer hacia el suelo, me propulsé y salté para agarrarlo. Pero justo antes, me dio una patada en la cara, pero agarré su pierna. Si yo caigo, tú también. Empezamos a rodar por el suelo. Sentí que mi energía se perdía. Mis brazos y piernas volvían a tener el color blanco de mi traje normal. Speed aún se encontraba en el suelo.
 
- ¡Vamos héroe de la luz! -escuché a una persona... ¿Animarme? Comencé a oír silbidos y aplausos aparte de mensajes de apoyo.
 
- ¡Tú puedes Bluedice! -todos salían de sus balcones con sus trajes y máscaras de gas para darme apoyo. Yo... De verdad que lo agradezco. Escuché la voz de mis tres personas favoritas en este mundo. Estábamos a pocos metros de mi piso. Ethan y Marissa estaban desde la azotea animándome. Al igual que Doris, la cual aparte de tener su traje puesto, llevaba la túnica de aquellos animales antropomorfos. Me extrañó, pero me saluda encima del balcón. No está controlada por ese villano... Menos mal... Me incorporaba poco a poco. Que me recupere físicamente, no signifique que lo haga de igual manera de forma psicológica. Mis manos temblaban, al igual que mis piernas. Speed Warrior también se puso firme. Miró a su alrededor. Luego me miró. Todos le abucheaban. Transformó su brazo en un cañón y apuntó a uno de los vecinos que me estaban animando, sin apartar su mirada sobre mí. Conseguí disparar justo en medio de su trayectoria, chocando los dos disparos. Sabía que no me daría tiempo de ir a por él a tiempo, pero tras esto, sí. Ha bajado la guardia por aquella salvada. Estaba a centímetros de él, pero resbalé entre sus piernas y di una patada giratoria desde el suelo, haciendo que se cayera, agarré su espalda, pero me pateó la cara con su talón, me cortó los muslos de mis piernas, le tuve que soltar, iba a retroceder, pero fue él quién me agarró del pecho y me empujó contra el suelo. Mierda... ya no estaba potenciado...
 
Me alzó como si fuera un trofeo. Todos los espectadores se quedaron callados, algunos entraron a sus casas, me tiró a pocos metros de él, estaba en el suelo.
 
- ¿Creéis que os vais a librar del destino? -preguntó Speed Warrior a todos los presentes. Nadie habló. Ahora su voz estaba bastante cerca de la mía, estaba a mi lado. Me agarró de la nuca y me golpeó contra el suelo repetidas veces. Me quedé tumbado boca abajo, ensangrentando, aún tengo la suficiente energía para crear una onda expansiva de energía. Potencié mi cuerpo y lo hice, pero Speed tembló todo su cuerpo antes de que lanzase mi ataque- Eres bastante previsible -me afirmó. Puso su cabeza sobre mi nuca. Las heridas volvían, los moratones, las heridas internas. Mis manos seguían temblando, al igual que mis piernas. Comenzaba a llorar. Ya no puedo más... Que acabe esta pesadilla... No lo voy a lograr... Que alguien me salve...- Al final, te voy a hacer un favor asesinándote antes de que lo haga primero con tu familia -me comentó. Hijo de puta... Intenté recuperar las fuerzas, pero al ver que forcejeaba apretó con más fuerza mi cráneo contra el suelo. Sentía el miedo de todos, la esperanza de su supervivencia recaía ahora en mí... Y yo estoy aquí, en el suelo- ¡Veréis como hasta los héroes de la luz cumplen su destino! -exclamó emocionado. Todos comenzaron a entrar a sus casas, me dejaron tirado. Nadie quería ver cómo asesinan a Bluedice. Al final, volveré a verte pronto, Candace. Sin embargo, una voz familiar le frenó:
 
- ¡No! ¡Bluedice, levántate! ¡VAMOS! -no paraba de gritarme aquella voz. Escuchaba a lo lejos cómo mi madre y Doris llamaban a... ¿Ethan? ¡¿Cómo?! Conseguí levantar la cabeza y mirar al frente, estaba allí a pesar de estar protegido, era él. Alzaba su mano con hacia el cielo-. ¡YO CREO EN TI!
 
Intenté levantarme, mi cuerpo reaccionaba solo. No. No. No. ¿Cómo? ¿Por qué está en medio de la calle? Me fijé en el balcón mi madre estaba corriendo hacia dentro, seguro para ir a por él. En cambio, Doris comenzaba a bajarse por los balcones lo más rápido posible para llegar a mi hermano. Demasiado tarde. No llegarían a tiempo. Sin embargo, Speed al notar mi nerviosismo y forcejeo, entendió la situación. Alcé la mirada para verle, me estaba mirando fijamente. Me mostró su mano, la transformó en una espada. No... No...
 
- ¡ETHAN CORRE! ¡VUELVE ADENTRO! -grité desesperado. Speed Warrior dejó de presionar mi cráneo y comenzó a correr para asesinarle. A partir de aquí, todo mi alrededor comenzó a moverse a cámara lenta. Potencié mi cuerpo, me levanté, y corrí. Speed daba un paso, yo otro, extendía lentamente su espada afilada, justo a la altura del cuello de mi hermanito. No... No... No lo alcanzaba... No quiero un mundo donde no esté Ethan. ¡NO LO QUIERO! Sentí una punzada en mi corazón, luego otra, así sucesivamente, creía que me iba a morir. Otro paso daba, como Speed, cada vez a pocos centímetros de mi hermanito. Punzada. Paso. Punzada. Paso... Sentí toda una energía recorrer mi cuerpo, no era tristeza, era rabia, pura rabia. Solo me centré en Speed Warrior. Estaba cambiando... Las punzadas se multiplicaban.
 
Ese hijo de puta no va a acabar con su vida. Acabaré con él. Ahora, para siempre. Lo haré. Los protegeré. A todos. Tras una última punzada, me abalancé sobre la espalda de Speed, conseguí potenciarme, le alcancé. Pero, era demasiado tarde, le atravesó el cuello. Lo hizo delante mía, a cámara lenta. Mi mundo se destruía... Mis esperanzas, mi familia... No pude salvarle, está muerto. Grité. ¡ESTE HIJO DE PERRA ME LAS VA A PAGAR! Le agarré del cuello, ahora que estaba desprotegido, y se lo arranqué junto con su columna vertebral, cayendo su cuerpo al suelo por el cual me resbala por aquellas calles destrozadas. Comencé a gritar alzando el cráneo de ese cabrón. Noté que me recuperé, que era poderoso. Van a pagar. Todos lo van a pagar. Comencé a apretar su boca, haciendo que mis rayos nuevos de energía recorrieran todo su cuerpo, comenzaba a desaparecer en partículas. Me quedé sujetando su columna vertebral. Me falta su copia. BlockSmog. Light Layer. Me levanté lentamente.
 
- ¡KER! -me gritó Doris. Me giré. Vi a Ethan aún con vida, estaba asustado, llorando. Mi novia me señaló. Vi mis brazos, todo negro, energía púrpura y blanca recorría todo mi ser. ¿Qué es esto? Poco a poco iba desvaneciendo hasta volver a mi color normal. Me tranquilicé. Marissa salió de nuestro portal y corrió a abrazar a Ethan. Yo fui también, sin embargo, ninguno pudimos hacerlo.
 
- ¡¿Qué le pasa?! -pregunté desesperado.
 
- Parece que su cuerpo se ha hecho intangible... Ethan ha desarrollado poderes -me explicó Doris al analizar la situación. Entre mi madre y yo le intentábamos tocar, pero atravesábamos su cuerpo.
 
- Hey, hey, Ethan, estoy aquí. Tu hermano está aquí -le decía mientras que lloraba. Está vivo. Está vivo...
 
- Tengo miedo... Creía que iba a morir... -no paraba de repetir mi hermanito.
 
- Vamos cariño, Bluedice ha derrotado al villano, todo se ha solucionado. Debemos de volver a dentro... -le explicaba Marissa al ver que aparecían varios antropomorfos por la calle.
 
- Hey, hey, Ethan, mírame -le decía, me hizo caso, me miraba mientras se secaba las lágrimas- Has venido porque confiabas en mí, y mira, todo ha salido bien, lo he derrotado. Tu hermano lo ha logrado. Todo gracias a tus ánimos -le explicaba, parece que se tranquilizó, ya que en su estado intangible era transparente, pero ahora volvió a su forma normal. Ethan saltó para abrazarme.
 
- Lo siento... Pero no quería que te rindieras -se disculpó Ethan.
 
- Yo no me voy a rendir, pero para eso, necesito que volváis a casa ahora -le dije serio. Marissa se llevó a mi hermanito rápidamente al edificio. Escuchaba los gruñidos de los antropomorfos, los cuales... Ya no llevaban capas y tenían signos positivos por sus cuerpos... No me transmitía mucha confianza. Doris me abrazó y se apartó de mí al notar el peligro.
 
- No mueras... Ni te transformes en eso otra vez -fue lo último que me dijo antes de trepar por los balcones. Volví a la realidad cuando uno de los antropomorfos me lanzó un coche hacia mi dirección, yo conseguí esquivarlo a tiempo. Esos antropomorfos medían bastantes metros. ¿Qué es lo que había pasado? Tengo que dejar de hacerme ese tipo de preguntas en medio de los combates, me tengo que asegurar de que se vayan de esta zona.
 
El animal del medio cerró su puño e hizo que todos los objetos de la calle, incluso yo, fuéramos hacia él. Sus dos compañeros, que eran gemelos, se abalanzaron enseñando sus fauces, esos cabrones me querían comer. Ahora que estaba recuperado, creé una onda de energía haciendo que los gemelos rodasen por el suelo y que el líder de ellos dejase de utilizar sus poderes. No podía perder tiempo, debía de asegurarme de que no atacasen esta zona en mi ausencia. Por lo que con la espada que creé le atravesé el pecho a aquel animal gigante, y con mi velocidad a aquellos gemelos. Los puntos positivos que tenían a su alrededor, dejaron de brillar. Volvieron a su estado normal. ¿Qué? Escuché más ruidos provenientes del centro de Eustópolis. Me fijé que la ciudad se estaba derritiendo poco a poco. Corrí con mi super velocidad, sin antes recoger el cuerpo sin vida de Speed Warrior. A ver qué cara pone su copia... ¿Y si el que está afuera es el original? Mierda. Bueno, ahora lo descubriré. Llegué justo a tiempo. Varios héroes de vuelo disparaban sus poderes contra aquella estela plateada. En el suelo había un pilar de cadáveres, tanto de héroes como antropomorfos. Intentaba comunicarme con Mybe, pero fue en vano. Sin embargo, me lo encontré en luchando junto con Bare y Volcanux, para frenar a un antropomorfo que no paraba de multiplicarse. Elton fundía las copias desesperado, pero desaparecían. Mybe, a pesar de controlar todos con su poder, no podía parar que se multiplicara. Entonces, yo, con mi cañón, y super velocidad, disparé a todas las copias, hasta volar el brazo del verdadero antropomorfo, el cual, al destruir parte de su túnica, se expuso a los copos de nieve. Muriendo por la intoxicación. Dejé el cadáver en el suelo, y me dirigí rápidamente con ellos.
 
- ¿Por qué estos antropomorfos son tan poderosos? ¿Qué ha pasado? -les pregunté preocupado.
 
- ¡¿Dónde mierda estabas?! Necesitábamos tu ayuda desde hace media hora -me recriminó Elton.
 
- Estuve salvando a mi familia, y aún lo hago -le respondí serio.
 
- Verás, Enhancer apareció, potenciando la habilidad de un antropomorfo que podía traspasar sus conocimientos a los de su especie. Sin embargo, al estar mejorados, les pasaron habilidades, mejoradas. Intentamos acabar con ellos, nos costaba, pero nos era imposible, hasta que Enhancer volvió a mejorar su habilidad, modificando la genética de aquellos seres. Divine Ray pudo acabar tanto con Enhancer como con el antropomorfo, pero era demasiado tarde -me explicó Mybe la situación actual.
 
- ¡¿Y BlockSmog?! -le pregunté desesperado.
 
- Light lo localizó, se escabullía entre los antropomorfos, lo supo al ser el único con túnica mientras que el resto ya era inmune a la nueva toxina de aquel villano. Light y su grupo de héroes lo están persiguiendo, pero le protegen antropomorfos con habilidades poderosas, y mejoradas por dos -terminó de explicar. Genial, solo me falta encargarme de la otra copia de Speed Warrior, me despedí de ellos para enfrentarme una vez más con él. Sé que no voy a poder contra el velocista, pero tengo que engañarlo, tengo su cadáver el cual acabo de agarrar. Le observaba desde lejos, había acabado con facilidad con aquellos héroes. Iba a ir contra él, hasta que escuchamos una explosión proveniente de pocos distrititos, un haz de luz nos deslumbró a todos. Hubo silencio. Dejó de nevar. Sí. ¡SÍ! Miré a Speed, y corrió hacia la explosión, mierda. Comencé a correr y a atajar, aún no se conocía muy bien las calles. Volví a adelantarme a él con mis conocimientos, le tenía nuevamente al frente, estaba de perfil, por lo que potencié mis brazos y le empujé, pero éste se protegió en el último momento. Frenamos, estábamos mirándonos el uno al otro. Hasta que le enseñé el cadáver y se lo tiré a sus pies. El cielo comenzó a despejarse.
 
- Parece que el destino no quiere que sea nuestro último momento -le dije con egocentrismo.
 
- Aún -añadió a lo que dije. Su comentario me puso los pelos de punta. Speed miró al cielo, hemos ganado. Light ha acabado con BlockSmog.
 
- No tienes ninguna posibilidad, hemos ganado. Tus compañeros están muertos y muy pronto vendrán los héroes hacia aquí -le explicaba y pulsé el botón de mi cinturón para llamar a todos los héroes. Warrior soltó una carcajada y dio un paso hacia atrás, antes de huir me dijo una última cosa:
 
- Espero que te lo hayas pasado bien con mi copia.
 
Cuando le perdí de vista, me caí de rodillas al suelo. Todo mi cuerpo estaba temblando. ¿Qué es esto? ¿Temor? ¿Miedo? Menos mal que se ha ido... No le podría haber ganado si me hubiese enfrentado. Ya no puedo utilizar más energía... Parece que tengo un límite... Normal que me suceda esto, si he descubierto nuevas habilidades y... ¿Apariencia física? No lo sé... No lo sé...
 
Estaba de rodillas, no podía moverme, tenía otra vez sueño. Sentir el viento, la luz de la luna, sin nieblas, sin copos, era una gozada. No obstante, aún escuchaba explosiones y gritos de guerra. Los antropomorfos siguen siendo controlados. Pero ya no puedo más. Ahora que era de día, me fijé que había un Recorder que estaba grabando toda la escena. Se fijó en mí. Los cabrones estaban transmitiendo la batalla por todo el mundo, como la última vez. El villano que controla a la especie de Wolfan, me está viendo a través de esa pantalla... A pesar de no tener fuerzas para luchar, sí las tenía para hablar. Sin mirar al Recorder, dije lo siguiente:
 
- Sé que estás ahí, escondido, controlando a los antropomorfos desde las sombras, pero te encontraremos. Derrotamos a BlockSmog y su ejército, y haremos lo mismo contigo. No los pondrás en contra de la humanidad, ya que hemos visto cómo nos han ayudado por todo el mundo. Nada de lo que hagas, provocaré otra guerra entre especie. Te vamos a encontrar. Y si quieres desaparecer, será mejor que dejes de utilizar tu habilidad. Tick, tack. Se te acaba el tiempo.
 
No sé lo que le dije, la mayoría de las cosas que solté se me había olvidado, pero necesitaba que sonase amenazador. De pronto, escucho silencio. Tras varios segundos, escucho gritos de victoria, aplausos. Vaya... Parece que mi mensaje ha funcionado... Me caí al suelo, cerraba los ojos poco a poco... Qué sueño....

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo