Cap 71. Funeral.

Hero's Destiny: Hope of Darkness.

visibility

115.0

favorite

0

mode_comment

0


Me desperté, otra vez. Toda mi cabeza me daba vueltas, me incorporé para saber dónde mierda estaba ahora. Parece que en el Hospital de mi madre... Me fijé que Doris estaba a mi lado, durmiendo conmigo. Si esta situación hubiese ocurrido hace unos meses, ya la estaría arrojando agua para que se despertara y se fuese de mi camilla, pero ahora... Es de las cosas más importantes que tengo. Pude salvarte, al final lo hice. No me convertí en Doomdice. Ethan se salvó... He cambiado el futuro. Comencé a llorar, de verdad lo había hecho, pero... No pude evitar la pandemia. Tobías... Lo siento... Dejé de llorar cuando mi madre entró por la puerta con su uniforme de enfermera, junto con Mybe.
 
- No se permiten mascotas en hospitales -fue lo primero que salió de su boca. Qué cabrón... Doris bostezó, se incorporó y me abrazó al verme despierto.
 
- ¡Bluedy! ¡Estás vivo! -exclamó de felicidad. Vaya, qué ánimos. Poder apreciar el tacto de mi gata, después de tantos días sin verla... Me encantaba, no quería que se acabara esta sensación. Por otro lado, estaba preocupado por el tiempo en el que llevaba dormido.
 
- ¿Cuántos días he estado durmiendo? -le pregunté a mi madre.
 
- Un mes -respondió Mybe.
 
- ¡¿Qué?!
 
- Es broma, solo unos 6 días -me respondió aquel asqueroso.
 
- ¿Y qué ha pasado? ¿Y Speed Warrior? ¿Y el villano que controla a los villanos? ¿E Ethan? -no paraba de preguntar.
 
- Uf, no quiero pasar otra vez por esto, voy a por un café -comentó Mybe marchándose del lugar. Mi madre se puso encima de mi camilla, me agarró la mano.
 
- Ethan está con Marco, Elton y los del orfanato, lo cuidan mientras que yo y Mybe trabajamos, además, se la pasaba todo el día enseñando sus nuevos poderes a su mejor amigo -me explicó Marissa. ¡MIERDA! Se me había olvidado que Ethan logró desarrollar poderes en el enfrentamiento contra Speed Warrior, ahora que lo pienso, sino hubiese sido por ese sentimiento de miedo puro... Ahora no estaría en este lugar. Llamaron a mi madre por los altavoces, parece que va a estar bastante ocupada en estos días-. Doris te contará el resto. Nos vemos en casa, ¿vale cielo?
 
Yo asentí. Miré un momento por la ventana, observé a varios héroes ayudando a obreros a reparar los edificios dañados por los copos tóxicos. Y lo más importante, el sol, estaba resplandeciente, hoy más que nunca. Giré mi cara para ver aquella dulce cara. No paraba de mirar a sus labios. Mierda. ¿Desde cuándo la deseo tanto? Para, no hagas que sepa esto, si no se burlará de ti.
 
- Si quieres besarme, lo puedes hacer cuando quieras -me comentó de forma picarona. Yo aparté mi mirada hacia otro lado sonrojado. Doris se reía de mi reacción. Maldita gata.
 
- Bueno, ¿y qué ha pasado en mi ausencia? -le pregunté cambiando de tema. Mi gata se puso al frente de mí, para poderme explicar todo mejor.
 
- Pues... Nadie ha encontrado a Speed Warrior, en cuanto al villano que controla a los de mi especie, ya lo están investigando y...
 
- Espera, te quería hacer un par de preguntas, la primera, ¿por qué no estabas bajo su control?
 
- Bueno, tu madre me obligó a quedarme con ella a pesar de nuestras diferencias. No salí nunca en el toque de queda, me quedaba cuidando de tu hermanito, el cual se parece cada vez más a ti -me explicaba sin apartar su mirada de mí, cosa que me incomodaba. No sabía si tomar lo último que dijo como un halago.
 
- ¿Y la túnica que tenías? Era igual que la de los antropomorfos que eran controlados.
 
- ¡Ah! Pues era otra especie de traje especial, único para los antropomorfos. Debido a que nuestra especie es tan distinta y hay numerosas variantes en una especie, Building decidió hacer una túnica negra reforzada con físmitia rosada para todos nosotros. Por eso cada antropomorfo llevaba una túnica -me explicó calmadamente. Ya veo, Building sí que está en todo. Había algo que no me cuadraba en todo el asunto sobre el villano que controla a los antropomorfos. Mi gata al verme pensativo me hizo una pregunta-. ¿Piensas que hay algo raro con el asunto del villano que nos puede controlar?
 
- Sí... ¿Cómo lo has sabido?
 
- Porque te conozco, Bluedy. Aparte de que también me parece raro. Más seres como yo no fuimos controlados por él. El gobierno lo está investigando, dicen que es posible que sea un trabajador de alto rango, ya que la única forma de poder ver a todos los antropomorfos para controlarlos, sería por las cámaras de seguridad de Eustópolis. Van bastante avanzados con la investigación, ya verás como todo se soluciona -me contestó con una sonrisa, se acercaba lentamente hacia mí, yo retrocedía por instinto, hasta que me lamió la mejilla, y me dio un beso. Yo le correspondí aquel gesto. De verdad... Cuanto tiempo sin esto... Entonces, puso sus manos sobre mis mejillas, yo hice lo mismo. Nuestras frentes chocaron, ambos cerramos los ojos-. Te he echado de menos, tonto.
 
- Y yo a ti... Tonta -le dije de forma cariñosa y burlona, ella soltó una leve risa. Mi gata ahora agarró mis manos y las unió junto con las suyas, las movió hacia abajo. Nos estábamos mirando, pero ella estaba preocupada por algo.
 
- Ker, cuando mataste a ese villano... Todo tu ser cambió, no eres tú, tu voz, tamaño, poder, era diferente... -me explicaba atemorizada.
 
- Yo... No sé qué me pasó, desde lo de Danny, mis poderes púrpuras han estado evolucionando, no los puedo controlar, no sé cómo funcionan. En aquel instante, sentí furia, solo me llevaba por eso al creer que mi hermanito había sido asesinado -me sinceré con ella. Doris me dio un abrazo, yo también la abracé. Comencé a llorar- Tenía mucho miedo... Creía que iba a morir, que no os iba a salvar, que no te iba a salvar...
 
- Pero estamos bien Bluedy, estoy sana y salva, todo gracias a ti.
 
- Lo sé... Pero en ese instante no lo sabía. Todos dependían de mí. Era horrible. Casi me rindo. Speed Warrior... Es... Es horrible, no es como Light Layer. Es la primera persona que temo de verdad, le tengo miedo. Todo mi cuerpo temblaba, no sé ni cómo me enfrenté tantas veces contra él...
 
- Tranquilo, estoy aquí -me decía con una suave voz para que me calmara. Todo este dolor que he estado aguantando en estos días, lo estaba soltando. Tanto sufrimiento...
 
- Tobías. Murió por mi culpa, no fui capaz de reaccionar a tiempo. Está muerto. El mejor héroe que he conocido fue asesinado... Delante de mí. Murió entre mis brazos...
 
- Cuánto lo siento, Ker -me abrazaba con más fuerza. No paraba de manchar su sudadera de mis lágrimas y mocos. Me estaba rompiendo delante de ella, solo la necesito a ella, que me escuche. No quiero pasar por esto solo.
 
- No lo entiendes, lo sabía todo, Doris, todo... Sabía que maté a Beatriz y a The Angel, y aún así me protegió y ayudó... -me aparté de ella y me apoyé en la pared- No entiendo porqué no está vivo y yo sigo aquí. Yo merecía morir, no debo de existir en este... -no pude continuar ya que Doris me dio una bofetada.
 
- ¡No digas eso! ¡Si mueres yo no sabría que hacer sin ti! -me recriminó enojada- La vida es injusta, ¿por qué mi hermano mayor murió y yo no? Esa misma pregunta me la he hecho miles de veces, Ker -me explicaba enojada y entristecida. Puso sus cálidas manos sobre las mías- Intenté buscar aquello que me animaba a vivir, creí que era el robo, pero me di cuenta de que fuiste tú. Te amo Ker, y si no estás seguro del porqué existes, yo te daré los motivos necesarios para sigas viviendo, junto conmigo -me aseguró firme y seria, intentaba contener las lágrimas por todo lo que había dicho. Sin duda, el más maduro de los dos, es ella. La volví a abrazar, esta vez, lloramos juntos.
 
- Yo también te amo -le confesé de corazón. Todo este esfuerzo, para evitar aquel futuro, fue por ti. Siempre has sido tú. Nuestro momento romántico fue interrumpido por Mybe que entró a la sala con su café.
 
- ¿Interrumpo en un mal momento? -nos preguntó al vernos abrazados y llorando.
 
- Sí -le respondí para que se fuera. No quiero más temas de superhéroes hasta al menos una semana. Quiero descansar. Vacaciones.
 
- Genial, porque te tengo que llevar a la plaza central de Eustópolis. Nos van a entregar emblemas por ser los "héroes de la luz". Así que, Doris, me llevo a tu mascota por unas horas. ¿Vendrás a comer luego a casa? -le preguntó como si nada. Espera, ¡¿mascota?!
 
- ¡Claro! ¡Encantada! -exclamó con una sonrisa. ¿Cómo que su mascota? Mybe me levantó de mi camilla con sus poderes y me llevó por los pasillos del hospital hasta un lavabo para cambiarme. Las enfermeras y pacientes no paraban de reírse de mí. Desgraciados. Mi tutor me dio un brazalete de oro y mi cinturón de contención. Me dijo que habían arreglado mi traje. Al ponérmelo, vi que era el mismo con el que luché en estos días, con los contornos dorados y energía dorada.
 
- ¿Estás seguro que puedo quedarme con este traje? -le pregunté alzando la voz ya que se encontraba al otro lado de la habitación.
 
- Claro, no vas a ir con ese traje cutre que llevas siempre -me respondió entre risas. Gracias, supongo.
 
- Por cierto, ahora que caigo, si soy un héroe de la luz, no necesito ir a la Academia Heaven, ¿cierto?
 
- Tienes que ir, sino no, no podrás patrulla o viajar por el mundo como héroe. No te vas a escapar de mí tan fácilmente -me explicó. Bueno, tenía que intentarlo. Me puse el brazalete dorado. Ni que pareciera que me vaya de misión a Egipto. Mi tutor me dio las coordenadas del lugar exacto y nos teletransportamos a ese lugar.
 
Había una multitud de personas a nuestro alrededor, lo componían tanto humanos como antropomorfos. Todos nos aplaudían y halagaban. A mi izquierda estaban los falsos héroes. Solo quedaban 4.... JAJAJAJA JODEOS. OS MERECÍAIS MORIR. GRACIAS BLOCKSMOG POR ESTE FAVOR. Era lo único bueno que sacaba de todo lo malo que había ocurrido en estos días. No podía creer la satisfacción y alegría que sentía. Ya no tenía que contenerme por ser el fin del mundo. Os odio. Nunca os voy a perdonar. He intentado concienciarme de que debéis estar en la cárcel, pero al ver a vuestros compañeros muertos de esas formas horribles, cambiaron mi padecer. No podré ser un verdadero héroe hasta que los cuatro "héroes de la luz", sean asesinados, por mí o por otra persona. Menos mal que tenía una máscara. Estaba sonriendo, y no por los emblemas que me estaba poniendo ahora mismo el presidente de estados unidos. Tras realizar la ceremonia, el presidente nos dedicó unas palabras:
 
- Estos 6 héroes, han salvado a la tierra, a partir de ahora, serán los "héroes de la luz", siendo nuestro grupo de superhéroes de la tierra -se giró y nos miró a cada uno de nosotros- Esperamos poder contar con vosotros en el futuro -terminó de hablar. Empecé a saludar a mi público. Madre mía, nos había puesta a la altura del grupo de superhéroes "Justice Harmony" que se encontraban en el espacio por asuntos más importantes que los que ocurrían en la tierra. Me pregunto dónde estarían para no venir con todo el problema de BlockSmog, bueno, ya no es importante. Antes de poder irnos. Mybe agarró el micrófono, iba a anunciar algo importantes. Verás...
 
- Quiero anunciar que renuncio el rango de nivel S, volviendo a ser de nivel B. Eso no quita el hecho de que sea un héroe de la luz. Buenas noches, América -explicó al público. Todos se quedaron mudos. Luego comenzaron a aplaudir. Light intentó hablar con mi tutor, pero éste le hizo caso omiso, se acercó a mí para decir lo siguiente-. Vamos a casa, tengo hambre.
 
Me encontraba caminando hacia al orfanato de Elton. El cabrón de mi profesor me ha obligado a venir a recoger a Ethan, yo también tengo hambre... Pero no me puedo quejar. Me encanta recoger a mi hermanito. Llegué al fin a mi destino, iba a seguir caminando hasta que Ethan atravesó la pared del muro que rodea el orfanato. Casi me da un ataque de muerte.
 
- ¿Ethan? -le pregunté al ver que llevaba una especie de traje casero hecho con papel higiénico, el cual estaba pintado de colores púrpura.
 
- ¡Mira hermano! ¡Soy todo un superhéroe como tú! ¡YO TAMBIÉN SOY UN HÉROE DE LA LUZ! -gritaba emocionado alzando sus brazos. Me agaché y le acaricié su cabello:
 
- Seguro que lo serás, y me superarás algún día. ¡Ya lo verás!
 
- ¡Ethan! ¡Ethan! -alzaba la voz Marco. Su mejor amigo se asomó por la puerta principal, le acompañaba Elton. Al cruzar miradas, apartó su cabeza hacia otro lado, pero luego volvió a ponerla para mirarme.
 
- ¿Has visto DreamGlow? Soy todo un rompeparedes -le decía poniendo pose de superhéroe. Marco le imitaba. Vaya par.
 
- Bueno, Ethan, Mybe nos espera en casa hambriento, despídete de tu amigo -le dije. En verdad, era yo el que tenía hambre.
 
- Ker... ¿Sabes que hoy es el funeral de Tobías? -me preguntó Elton serio. Yo negué con la cabeza:
 
- Literal, me he desperado hace menos de dos horas, nadie me ha dicho nada acerca de ello.
 
- Ya veo... Hace un día que ya se celebran los funerales, ya que el proceso de reconstrucción está avanzando bastante rápido, menos en Florencia... -hizo una pequeña pausa, se giró y comenzó a caminar, iba a entrar a su hogar hasta que me contó el último dato- El funeral es a las 6, no llegues tarde.
 
- Allí estaré -me alegraba que al fin pudiéramos despedirnos de nuestro amigo como Dios manda. Mientras que iba con mi hermanito por la calle, se me ocurrió preguntarle algo que rondaba desde hace mucho en mi cabeza:
 
- ¿Por qué decidiste salir de casa para animarme?
 
- ¡Ah! Eso es porque desde el balcón, percibí que te estabas rindiendo. ¡Y no lo podía consentir! Tu siempre te esfuerzas hasta el final, aunque la situación sea muy complicada. Ayudas a los demás, como a Wolfan, Anna, Marco, Mybe, Doris, al mundo entero. Solo quería animarte para que lo supieras, todos estábamos contigo. Además de que no fue tan difícil ir a animarte, Doris y mamá discutían ya que tu novia quería saltar para ayudarte pero mamá se lo impedía ya que podía estar en peligro de que la controlasen. En medio de la discusión me escabullí y ya.
 
- Ya veo, pero lo que hiciste fue muy peligroso, no lo vuelvas a hacer.
 
- ¡Lo juro! -me decía con una gran sonrisa. ¿Qué voy a hacer contigo?-. ¡Por cierto! ¡Por cierto! ¿Te puedo enseñar mis poderes?
 
- En casa Ethan, ahora no quiero numeritos, que tengo hambre...
 
Ya eran las 6 de la tarde. Me encontraba en el cementerio de Eustópolis, era desesperante ver a tantas personas en este lugar. Mybe me acompañaba. Ethan y Marissa se quedarían en casa, pero tengo un regalo especial de mi hermanito para Tobías. Estuvimos en toda la ceremonia. Se me rompía el corazón cuando la abuela de nuestro amigo relataba todas las hazañas que vivió con él. De los viajes que realizó, y de que cumplió su sueño. Se me escaparon las lágrimas al ver que rompía al llorar. Cuando acabó la ceremonia, y la mayoría de las personas se habían ido. Visité la tumba de Tobías junto con Elton, Wolfan, Danny y Leo.
 
- Parece mentira que de verdad no esté con nosotros... -comentó Green Twister entristecido.
 
- Lo sé, es horrible cuando te arrebatan a un ser querido -comentó Fire Emotion. Su comentario solo producía que mi culpa aumentase.
 
- Fue un buen amigo, y fiel -dijo esta vez Wolfan.
 
- Desde siempre -añadió Elton dejando unas flores en su tumba.
 
- Era demasiado bueno para este mundo, siempre nos hacía reír en los malos momentos incluso en los buenos. Tobías, esto es parte de  Ethan. Espero que lo puedas ver sea donde estés -le entregué el regalo el cual era un dibujo de Tobías junto con Ethan con una descripción la cual leyó Wolfan:
 
- "El famoso Tobías"
 
- El único e inigualable Gryn Syld. El mejor héroe que he conocido -comenté con sinceridad. Los cinco nos quedamos en silencio. Hasta que decidimos dejarle solo. Gracias por todo amigo, siempre has estado cuidando de mí incluso cuando yo nunca te lo pedí. Me has hecho reír, disfrutar de mis momentos de la academia, siempre creíste en mí y me diste una segunda oportunidad, a pesar de lo que hice. Me has hecho cambiar. Yo, de verdad que me convertiré en un héroe, bueno, técnicamente ya lo soy. "El héroe de la luz". Junto con el mismísimo Light Layer. ¿A qué es una locura? Todo gracias a ti. Espero que estés feliz en el más allá, que disfrutes del cielo en el que yo nunca podré estar. Adiós, Tobías.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo