Cap 72. Light Layer.

Anexia: World of Superheroes.

visibility

56.0

favorite

0

mode_comment

0


Hoy era el último día de clases, además del último día de exámenes. Solo nos faltaba pasar Habilidades en Uso para tener ya las vacaciones de verano. Mis compañeros están muy emocionados por ello, yo no tanto. Cada vez que salimos hacia algún país, sucede una catástrofe, y desde BlockSmog ya he tenido suficiente. Me quedé pensando un momento en aquel villano mientras decidía si hacer o no mi mochila, al final decidí ir sin aquel objeto. Total, solo necesito mi cinturón de contención.
 
- ¡Hermano! ¡Hermano! -exclamaba Ethan atravesando con facilidad la pared de mi cuarto- ¡¿Después de clases podemos ir a jugar con Marco?!
 
- Claro -le aseguré. Lo más seguro es que vaya a tener que irme por la tarde por el mundo como las últimas veces.
 
- ¡BIEEEEN! -gritó atravesando la pared para ir hacia el salón. La verdad, me he acostumbrado a sus poderes. Son bastantes útiles, Mybe le ha enseñado durante estos 5 meses ha poder controlarlo, a que esté tranquilo. Ya que una vez atravesó el suelo por una rabieta que tuvo. Qué susto nos dio... Recordé aquella vez donde pensé en qué haría si Ethan tuviera poderes. Obviamente no le voy a hacer nada. Los únicos que deben de pagar son aquellos 4 héroes de la luz. Tras ponerme el uniforme de verano, salí de mi habitación. Mybe estaba comiendo en la mesa mientras que Marissa estaba sentada a su lado, parecía preocupada:
 
- Chicos... ¿Podéis venir un momento? -nos preguntó. Nosotros la obedecimos, nos sentamos al frente de ellos. Okey, ¿qué está pasando?-. Mybe y yo tenemos algo que deciros...
 
- No me digáis que os vais a casar... -dije en voz alta. No. No. ¡NO! Aún no estoy preparado para ello. Rotundamente no.
 
- Tranquilo -me calmó mi tutor-. es algo mucho peor para ti.
 
- Justamente hoy, nos acabamos de enterar de que vamos a ser un miembro más de la familia -nos explicaba emocionada y sonrojada. Me quedé mudo. No sabía qué decir o cómo reaccionar.
 
- ¿Eso quiere decir que Doris al final va a vivir con nosotros? -le preguntó con entusiasmo mi hermanito.
 
- Más quisiera Ker -le respondió de forma burlona Mybe.
 
- No, cielo, significa que vas a tener un nuevo hermanito o hermanita -le contestó Marissa con ternura. Ethan gritó de la emoción:
 
- ¡GENIAL! ¡AHORA PODRÉ JUGAR A LOS SUPERHÉROES CON MÁS PERSONAS!
 
¿Cuándo ha pasado esto? Sabía que la boda llegaría, pero no me esperaba un hijo o hija. No llevan ni un año... Y a mí me regaña por tener no tener cuidado con Doris. ¿Por qué Marissa? No creí que eras de esas... No puedo estar aquí ahora mismo. Me levanté de la mesa y con mi super velocidad me fui de mi casa antes de que Mybe o Marissa me parasen. Comencé a correr por todos los distritos de Eustópolis con furia. Gritaba, constantemente. ¿Por qué no me siento feliz? Me debería de alegrar por ella, por ellos, pero no puedo. Mi rencor hacia los superhéroes me lo impide, a pesar de que ya me llevo bien con mi tutor. ¡NO PUEDO ACEPTARLO! Seguí corriendo para desahogarme hasta que escuché una voz familiar, que me puso los pelos de punta:
 
- ¿Dónde vives? -aquella voz proveniente de mis recuerdos sobre Speed Warrior volvían otra vez, comenzaba a hiperventilar. Mi velocidad estaba disminuyendo. Mis brazos y piernas estaban temblado. Tranquilízate, él no está aquí. La calle por donde corro comienza a difuminarse, cada vez que pestañeaba, veía las imágenes de aquella carrera a muerte contra aquel velocista- ¿Sigues siendo Bluedice? -comencé a tener flashbacks de cuando me transformé en aquel ser y le asesiné. Finalmente, mi velocidad se anuló por mi estrés, caí al suelo por no esperarme que mis poderes veloces dejasen de funcionar. Todo mi cuerpo no paraba de temblar. Vamos, Ker, concéntrate. No está aquí. Speed Warrior no está...
 
- Disculpa, ¿está usted bien? -me preguntó un antropomorfo dándome la mano. Volví a mi mundo. Observé mis alrededores, había paz, no estábamos ya en el ataque de BlockSmog. Cogí la mano de aquel ser y me levantó.
 
- Sí, gracias, llego tarde a mi academia -le respondí algo desconcertado. Comencé a correr de forma normal, potenciaba mis piernas para tener super velocidad, pero seguía corriendo normal. ¿Qué pasa? Aún sentía angustia en todo mi cuerpo. No estoy en peligro, tranquilízate. Al final, me encontraba en el otro extremo de la ciudad, muy lejos de la Academia Heaven. Genial, voy a llegar tarde a mi último día de clases.
 
Mientras que iba como podía, durante mi camino, vi cómo había armonía entre los humanos y antropomorfos. La verdad es que tenía mis dudas sobre una nueva guerra entre especies por aquel villano que controlaba a esos seres, pero parece ser que con mi mensaje que le di al enemigo y con las pruebas que demostraban que estaban siendo controlados, no se produjo una nueva guerra. Además que tras la detención por parte del gobierno de ese villano, todo el mundo se tranquilizó. Paz. Estos meses han sido los que más he gozado en toda mi vida. Aparecían villanos, pero no tan poderosos como a los que me había enfrentado con anterioridad, por lo que era muy fácil vencerles. El único grupo de villanos que daba problemas era Cross Masks, eso cabrones fueron los que aprovecharon el ataque de BlockSmog para realizar sus disturbios por diferentes partes del mundo. Algunos de ellos han sido eliminados o encarcelados, pero Joker Mask sigue suelto, y por tanto, seguirán apareciendo villanos de ese grupo... Hablando de villanos que siguen con vida... Speed Warrior, nadie lo ha encontrado, ni siquiera mi novia. ¿Y si vuelve a aparecer? No... No quiero pensar más en ello.
 
Ya llegaba 15 minutos tarde, por lo que cogí mi móvil e intenté llamar a Danny, pero no contestaba, por lo que decidí llamar a Elton. Vamos idiota, cógelo. Aceptó su llamada.
 
- Para ser un velocista, llegas tarde bastardo -me replicó.
 
- Se me ha complicado, ¿puedes decirle al profesor que voy a llegar tarde? -le pregunté desesperado. Elton suspiró.
 
- Tsk. Está bien, pero me debes una -colgó al instante. Menos mal... El resto de mis compañeros pueden faltar en estos últimos días a clase para acudir únicamente a los exámenes finales, pero yo como no fui durante varios días, no puedo perderme ni una, o me expulsan. Incluido los de este día. Ya estaba a las puertas de la academia. Observaba mientras recuperaba el aliento aquellos malditos pósteres donde se me ven a mí y a Mybe siendo los "héroes de la luz". Constantemente mi imagen aparecía todos los días en la tele, pantallas digitales, por todos sitios. No soy gran fan de tener la atención de todos. Llegué a clases, todos comenzaron a aplaudirme por haber llegado:
 
- Más que héroe de la luz deberían llamarte "héroe de la tardanza" -bromeó Emer mientras aplaudía. Yo me senté en mi pupitre. Pasando de todos los chistes. Estos últimos meses, mi popularidad creció bastante, como mi acercamiento con mis compañeros de clases. Hoy, puedo decir que me llevo bien con todos. Me respetan... A veces, ya que Emer se sigue burlando de mí, pero bueno, es porque es un cabrón. Miré a Danny, éste me miró y me saludó con su mano. La verdad, él ha cambiado bastante después de lo de sus padres. Ahora es más seguro de sí mismo, y tiene bastantes ideas prometedoras, aparte de mucho dinero que le dieron sus padres. Me alegro que esté feliz después de todo lo que ha vivido. En todas las clases, no hacíamos nada, unos competían contra los de las otras clases, otros jugaban a juegos con su móvil, otros charlaban. Yo preferí hablar con mi novia por el teléfono. Tenía que decirle lo que ha pasado esta mañana, sobre Mybe y Marissa, por lo que le puse: "¿Puedo ir a comer a tu casa? Tengo que contarte cosas..." Me respondió al instante: "Como si te quieres pasar toda la noche, Bluedy", acompañado de un corazón azul. Cómo sabe engatusarme. Finalmente, llegó la clase de Mybe, el examen. Todos estaban emocionados por saber quiénes serían esta vez nuestros profesores. Sentí la mirada de Craig en mí, pero yo miraba a la pared. No le quería ver.
 
- Como hoy es el último día, va a venir esta vez el héroe de nivel S, dirá su discurso, nos iremos al gimnasio y el resto de la clase será hora libre -nos explicó calmadamente.
 
- Eso es... Muy generoso proviniendo de ti -le dijo algo inseguro Helenia.
 
- Eso es porque hoy es un gran día para mí, voy a ser padre -dio la noticia como si no fuese lo más importante del mundo. ¡CABRÓN! ¿Por qué lo has dicho? Todos mis compañeros saben que sales con mi madre.
 
- ¡Felicidades Ker! -exclamaba mi mejor amigo al enterarse de la noticia.
 
- ¡Profesor! ¡Profesor! ¿Tenéis ya pensado el nombre del bebé? -le preguntó Emma ilusionada.
 
- Todavía no -le contestó con una sonrisa. Era feliz de verdad. Pero yo no.
 
- ¿Podemos decirte nombres? -le preguntó Jia dando brincos mientras estaba sentada. ¿Cómo lo hacía?
 
- Si es niño que se llame Edward -comentó Edward de forma seria. Ni de coña.
 
- Y si es mujer pues... -pensaba Carol, pero no continuó la frase al no tener el nombre perfecto.
 
- Kerina -comentó Emer mientras se reía. Todos comenzaron a reírse del chiste, sobre todo Mybe, cabrones. Yo no me estoy riendo. Estuvieron varios minutos con el cachondeo, hasta que alguien llamó a la puerta. Nuestro tutor tomó la palabra:
 
- Bueno, cotillas, vamos a dejar los temas familiares aparte -comenzó a explicar. ¡PERO SI HAS SIDO TÚ EL QUE HAS SACADO EL TEMA!- Y vamos a centrarnos en el invitado estrella de hoy. Adelante, pasa -le dijo. Aquella persona abrió la puerta lentamente, nada más dar un paso dentro de la clase, las chicas gritaron de la emoción. El resto se quedó mudo. No... No me jodas... ¡NO PUEDE SER! El examinador especial de nivel S, no era ni más ni menos que...
 
- ¡LIGHT LAYER! -gritaron todos al unísono. Layer levantó la mano, haciendo un gesto para que se tranquilizaran. Al instante, todos se quedaron en silencio. Yo estaba nervioso, por favor, que no me diga que me elige a mí a pesar de que seamos héroes de luz, por favor Dios. Layer comenzó con su dichoso discurso:
 
- Es un honor estar entre ustedes, entre los alumnos que han sido entrenados por uno de mis compañeros de la luz -empezaba a explicar. La mayoría de las chicas lloraban... Incluso Dan. Light no paraba de hablar decía lo típico, que esta iba a ser nuestra última misión bla bla, que nos graduamos la semana que viene bla bla, trabajar en equipo y eso. Después de su relleno, pasó a la parte importante, a quién escogería- Como sabéis, solo podemos a escoger a pocas personas, sin embargo, en esta misión cada uno tendrá su propio examinador diferente. No habrá parejas, tríos o cuartetos -dejó claro aquel falso héroe. No me gustaba por dónde estaba yendo la conversación...- Por lo tanto, solo puedo escoger a una persona. Tengo una misión bastante importante, necesito la ayuda de alguien que ha luchado conmigo con anterioridad. Es una misión de alto rango, por eso... -hizo una pequeña pausa. Extendió su brazo y me señaló- Tú vendrás conmigo. Kerman Walker -¡JODER! LO SABÍA. Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo. Me incomodaba la forma en la que tenía su clavada su mirada sobre mí, bueno, la de todos. Mis compañeros se voltearon para verme, estaban todos celosos y enojados. De verdad, si alguno quiere cambiar el lugar conmigo, yo encantado...
 
- ¿De verdad creía alguno que no iba a elegir a Ker? -preguntó Emer al ver la reacción de los demás. Light siguió hablando sobre sus amigos Reflection, Refraction y Divine Ray, estaban en la academia, para visitarnos. Cosa que a todos le volvió loco menos a mí. Mybe mandó a mi clase al gimnasio, allí estaban los examinadores y los compañeros de Light. Casi se pegaban por salir de la habitación. ¿Tantas tienen de conocer a esos farsantes? Al final, estaba a solas con Mybe y Light.
 
- Mybe, ¿nos dejas a solas un momento? Tenemos que discutir el plan de nuestra misión -mi profesor se le quedó mirando, luego a mí, yo giré mi cara, no quería verle en este momento. Mierda. Pero tampoco me quedo quedar a solas con él...
 
- Está bien, Ker, te espero en casa -me dijo Mybe levantándose de la mesa donde estaba apoyado y dirigiéndose a la puerta. La cerró. Hubo un silencio incómodo. No paraba de observarle, estaba sudando... Mierda, mi instinto decía que huyese. Mi vista comenzaba a nublarse cada vez que cada un paso hacia mí. Volví escuchar la voz de Speed Warrior:
 
- ¿Ves? Al final todos encontramos nuestro destino.
 
Comencé a presenciar aquellas escenas donde casi moría por el velocista. Recordé mi combate contra Light, también casi muero. La voz distorsionada de Speed seguía en mi cabeza. Mis piernas temblaban, como mis manos. Intentaba controlarme, pero era en vano. Layer lo notó:
 
- ¿Estás bien? Te noto nervioso.
 
- Sí... Es que he dormido mal. Además de que no me apetece ir hacia otros países y encontrarme con un nuevo BlockSmog... -le respondí rápidamente. Me calmé. Vamos, Ker, todo está bien, eso es, tranquilo. No está aquí...
 
- No te preocupes, nuestra misión está en esta ciudad, Eustópolis. Y el villano al que tenemos que buscar ya lo conocemos de sobra. Luché contra él hace un par de años -me explicó.
 
- Así que... ¿Solo debemos de encontrarle y neutralizarle?
 
- Exacto, solo es eso, pero te advierto que es un enemigo muy peligroso, solo los niveles S pueden enfrentarlo... Y sé que tú también lo harás. Tengo muchas expectativas puestas en ti, Ker. Eres miembro de los héroes de luz, somo compañeros.
 
- Cierto -me levanté de la mesa. Mi objetivo es acabar con él, y hoy puede ser mi único día, solo estaremos él y yo, tengo que actuar confiado- Detendremos a todos los que se crucen en nuestro camino -le dije mirándolo fijamente y con una sonrisa. Light comenzó a reírse:
 
- Ese es el espíritu -comenzó a ponerse coordenadas en su brazalete de platino- Como vas a estar aquí, no te voy a proporcionar ningún brazalete, además de que eres un velocista -me explicaba con lógica. Sí... Un velocista... Desde poco después del funeral de Tobías, casi soy incapaz de correr con mi super velocidad, me dan ataques de pánico, todo me recuerda a Speed Warrior, a la League of Death, por lo que mejoré mi propulsión de salto y mis habilidades en los brazos, a pesar de que seguía intentando correr. Ya no me considero un velocista...
 
- ¿Y dónde quedamos?
 
- En el Distrito Elflouder, en la plaza. Ese fue el último lugar en ser visto, no ha aparecido en otro lugar. No hay señales de que ha aparecido, por lo que podemos tomarnos un tiempo antes de ir a por él, pero no tanto, a las 5 quedamos en ese lugar. Tengo que hablar con mis compañeros para avisar de lo que haremos. Nos vemos, héroe de la luz -se despidió teletransportándose. No puede ser... Es casualidad, sí, debe de ser eso. Es casualidad que esa plaza sea donde se realizó el Festival donde asesinaron a mi familia. Comencé a hiperventilar. Candace... Murió también en mis brazos, creía que era Light, ese hijo de puta. Lo siento, sé que no querías nada de lo que hecho para vengarte, para vengaros, papá, mamá. Pero hoy pienso acabar mi trabajo. De una vez por todas.
 
Salí de mi clase, iba a dar una vuelta por mis alrededores para pensar, en todo. ¿Qué puedo hacer para derrotarle? Sus poderes son parecidos a los míos, pero él tiene luz pura, por eso esa forma divina hecha de lava dorada. En esa forma no le podría derrotar o asesinar en mi modo "berserker", así es como llamé a estos poderes mejorados de mi habilidad de Anubis. En todas las clases y misiones, he mejorado, en todos los aspectos, he descubierto y perfeccionado habilidades. Tengo posibilidades, lo único que tengo que hacer es acabar con él lo más rápido posible pero... El problema está en mi mente. Tengo que concienciarme de que todo saldrá bien, necesito la super velocidad para ganarle...
 
- ¿Pensando en tu futura misión con Light? -me sorprendió Mybe, el cual tenía un bollo relleno de crema en su mano derecha. No quise contestarle, seguí caminando pero me paró con su habilidad.
 
- No quiero hablar contigo.
 
- Lo sé, por eso voy a hablar yo contigo -me comentó de forma burlona. Cabrón- ¿Cuál es el problema? ¿Por qué estás así? ¿Vas a escapar de nuevo?
 
- ¡NO! -grité enojado.
 
- Shhh... Hay gente que aún da clases, aunque no hagan nada -me dijo para que bajara mi tono de voz. ¡¿Mi problema?! ¡ERES TÚ! No... Eso es mentira, el problema soy yo.
 
- No estoy preparado, para que tú... -hice una pequeña pausa. Un héroe había entrado en nuestras vidas, amigo de Light, a pesar de que me demostró ser de confianza, sigue siendo un héroe. Light dejó de lado a mi familia. Ahora mismo, tenía sentimientos mezclados, no sé si estaba triste, enojado o contento- Nada, no tengo ningún problema. Solo que no lo he asimilado aún.
 
- ¿A pesar de que he estado todos estos meses viviendo con vosotros? -me preguntó. En el fondo me alegraba, pero en el fondo sabía que siempre estaré solo. Cada vez me alejo más de mi familia, al ocultar todo lo que he hecho, menos de Doris. ¿Por qué estoy pensando ahora en esto? AHG. No lo sé, solo quiero irme. Mybe suspiró y dejó de utilizar su habilidad en mí-. Está bien, solo no hagas preocupar a tu madre, patosín.
 
Proseguí con mi camino. Mybe me cae bien, lo sé, estos meses me ha ayudado en todo, incluso dejó en ridículo a Light y a sus amigos diciendo que dejaba de ser un nivel S y volviendo a ponerse su chándal. ¿Qué me pasa? ¿Por qué aún no maduro? Debería de alegrarme... Debería... Me senté en el césped, apoyándome en el tronco de un árbol del campus. No había nadie. Escuchaba cómo ponían música de moda en las clases, todos se lo pasaban bien, menos yo. Comencé a llorar. ¿Por qué tuvo Marissa que enamorarse de Mybe? ¿Por qué tienen un hijo? ¿Por qué todos confían en mí? Seguí haciéndome preguntas, hasta llegar con la que no me dejaba dormir por las noches:
 
¿Por qué tengo que cambiar? Todo era más fácil al principio, pero ahora me preocupo por ellos. Nunca quise ser un héroe... Pero ahora lo soy, soy el puto héroe de la luz. Todo por Tobías, por mi familia, pero nunca por mí. Estoy harto de mentir, de ocultar, de engañar.... De fingir. Quiero huir, dejar la academia... Pero no me dejan, no puedo, estoy obligado a ello. Yo me obligué a mí mismo. Me sequé las lágrimas después de minutos de llorar. ¿Pero en qué estoy pensando? Decidí ser un héroe para ayudar a las personas, a los inocentes, a mi amigo Tobías, a todos. Para eso lo hago, para salvar a todas aquellas familias, como lo hice tras derrotar a esa copia de Speed Warrior. Tengo que dejar de pensar en eso. Ya no soy el yo del pasado. Es muy fácil escapar, pero tengo que aguantar. Venga, Ker, ya verás que cuando lo asesines, tendrás todo claro.
 
Ya acabamos las clases, no iba a comer en casa, no quiero verlos. Sino... Me rompería en pedazos. Necesitaba verla. Solo a ella. Cogí el metro y me llevó directamente hacia el Distrito Downleader. Al ver aquella antigua sucursal de Industrias Darke, me pregunté dónde estarían los padres de Danny. Mi amigo me confirmó que sobrevivieron al ataque de BlockSmog, menos mal... Vi a lo lejos, en el barrio donde se encontraba la mafia, cómo estaban construyendo una nueva sucursal, pero de Industrias Jackson, ya sería la tercera en Eustópolis. En estos meses, mi jefe se hizo popular, sus trajes salvaron a la población humana. Todos sus bienes y ganancias aumentaron. Convirtiendo Jackson Company en la compañía número uno del mundo. Además de que consiguieron más prestigio al estar yo dentro de aquella empresa, un héroe de la luz.
 
Doris salió de aquel edificio para saludarme, con su típico abrazo que me daba, haciendo que nos cayéramos juntos y con su habitual y lindo:
 
- ¡Bluedy!
 
Tras saludarnos, nos fuimos a dentro, estaba en su cuarto, cada vez tenía cosas más lujosas y caras.
 
- Parece que trabajar directamente con tu jefe ha dado sus frutos -le dije admirando su habitación.
 
- Sí, yo tampoco me esperaba que el jefe de mi jefa contactaría directamente conmigo... Y que le conocería de forma personal -me explicaba mientras la llevaba como una princesa para tirarla a la cama. Estaba encima de ella, solo quería mirarla.
 
- ¿Y cómo es? Nunca me has hablado de los nuevos jefes de Cat Theft
 
- Es confidencial pero... Al principio me daba mucho miedo, ya que su rostro... -hizo una pequeña pausa, luego me sonrió de forma burlona.
 
- No vas a terminar la frase, ¿cierto? -ella negó con la cabeza, me besó. Le correspondí su amor, pero frené de golpe. Mis brazos comenzaron a temblar como mis piernas. Doris puso sus manos en mi rostro para que me concentrara en verla.
 
- Tranquilo, estoy aquí -no la lograba escuchar. Solo oía las voces que me dijo Speed en nuestro último combate:
 
- Acabaré con toda la vida, incluida la de tu querida familia.
 
Empecé a llorar delante de ella, mis lágrimas manchaban su perfecta piel. Lo siento... Recordaba mis derrotas contra aquel villano, cuando asesinó a esos 4 hermanos, a todos los habitantes de esas viviendas.
 
- ¡KER! -me gritó mi gata, volví a mí. Todo mi cuerpo estaba temblando del miedo.
 
- Doris... -susurré. Caí encima suya y la abracé. No podía calmarme. Otra vez no...
 
- ¿Todavía piensas en ese velocista? No ha venido a Eustópolis, Ker. No está aquí. No lo estará. Estamos bien -me decía con una voz suave mientras acariciaba mi cabello. Conseguía estabilizarme- He visto tus ojeras, Ker, ya no las ocultas... ¿Has vuelto a tener pesadillas?
 
- No... No duermo nada desde estos últimos meses... -le confesé- Tengo miedo de que si duermo, venga Speed Warrior y asesine a mi familia. Sabe en qué barrio vivo, mi dirección. Ya no hay seguridad después de tanto. Puede... Venir por la noche y con su super velocidad asesinarles. No quiero dormir... Y despertar viendo el cadáver de mis seres queridos... O no despertar nunca... -terminé de confesar. Doris me abrazó. Tras minutos lamentándome sobre mi vida, me calmé. Nos sentamos encima de la cama, ella estaba delante mía- Además... Marissa está embarazada. Voy a tener un hermanastro o hermanastra, o lo que sea -le expliqué entristecido. Doris me volvió a abrazar. No dijo nada, solo me daba cariño, era lo único que necesitaba. Estuvimos así toda la tarde, hasta que se le hizo tarde a mi gata.
 
- Me tengo que ir, Bluedy, el deber me llama -me decía dándome un beso en la mejilla, se levantó energéticamente. Me di cuenta de que ya tenía su traje táctico puesto desde el principio.
 
- Yo también... Voy a patrullar las calles con Light Layer -le comenté.
 
- ¡¿QUÉ?! -se dio la vuelta asustada.
 
- Tranquila, es mi examinador, además de que estaremos aquí, en Eustópolis. Los dos solos... Es mi oportunidad, Doris -le expliqué serio. Ella estaba muy insegura y nerviosa.
 
- ¿Dónde vais a estar? ¿A qué hora? -me preguntó. Le dije las coordenadas y comenzó a ponerse más nerviosa- Espera, ese es el lugar donde tu familia murió, ¿cierto? -se quedó pensando unos segundos-. No vayas.
 
- Voy a ir. Es una gran casualidad que tengamos que esperar allí, pero me he enfrentado contra más villanos en ese lugar. Doris... Hoy es el día, hoy acabaré con él -le seguí explicando. Le agarré de las manos, nos miramos. Ella no parecía estar segura de que funcionaría, por lo que me dijo lo siguiente:
 
- Bueno... Como estaré trabajando junto con mi jefe, le pediré que te vigilemos de cerca con las cámaras de seguridad. Si te pasa algo, lo sabré al instante -me explicó el plan. Estaba más aliviado al saber que contaba con su ayuda y con la de su jefe, el cual me dio a entender en numerosas ocasiones que era alguien muy importante, muy poderoso. Mi novia se teletransportó con su brazalete dorado, había cambiado tanto su cuarto que no sabía dónde estaba aquellos brazaletes que tenía de sobra. Tendré que ir caminando hacia mi objetivo...
 
Mientras bajaba por las escaleras, vi vació el lugar donde antes se encontraba Red Spectre. Este lugar era más solitario, a pesar de que a veces volvía a este lugar para pasar el rato con su amiga. ¿Quién mierda será el jefe de Cat Theft? Es impresionante que pudiera contratar a Red Spectre para instalarse en donde quisiesen que estén. Incluso Doris renunció su trabajo en la Academia Heaven, no tenía tiempo con todas las misiones que ahora le recomendaban. La echaba de menos entre los recesos y descansos... Aunque ahora en verano la podré ver todos los días.
 
Me encontraba saltando entre los edificios con mis piernas potenciadas, era otro modo de llegar a aquel dichoso distrito. Veía que en las pantallas digitales mostraban imágenes de Florencia, parece que Building estaba a punto de terminar de reconstruirla después de 5 meses. Aunque seguro que quedaría otro mes para que sus habitantes lo volviesen a poblar, igual que en el resto de ciudades que fue atacado por BlockSmog. Quitar todos los cuerpos y deshacerse de ellos, era una labor especial para héroes especializados aparte de tener la ayuda de varios antropomorfos. Menos mal que hace 2 meses, todas las ciudades se recuperaron y volvieron a estar pobladas. Había demasiada gente en Eustópolis durante ese periodo de tiempo... Demasiada.
 
Llegué al Distrito Elflouder, al ver aquella plaza, me entraron náuseas. Comencé a sentirme mal. Ahí, aquel villano asesinó a mis padres y a mi hermana. Los héroes pasaron de nosotros. Light me ignoró. Le pedí ayuda, y pasó de mí. Hijo de puta. Ahora vas a ser tú el que pedirá auxilio, y nadie te ayudará. Light apareció encima de uno de los edificios más grande de esta ciudad. Me potencié y salté con una gran impulsión. Conseguí aterrizar detrás suya. Mierda. No puedo acabar con él, estamos a la vista del mundo, a pesar que las cámaras no llegan hasta aquí.
 
- Vaya salto, sí que estás ansioso por esta misión -opinó al verme utilizar esta habilidad. Él seguía dándome la espalda. Podría atravesarle la espalda y llevarlo con mi super velocidad... ¿Pero mi poder lo permitirá? No estaba seguro, pero mejor que nada. Me acercaba lentamente hacia él. Iba a transformar mi brazo derecho en una cuchilla hasta que oí el sonido de teletransportación a mis espaldas. Me giré. ¡¿Qué hacen ellos aquí?!
 
- Espero que no te importe que tus otros compañeros de la luz vengan a ayudarnos -me comentó Light contemplando la vista desde ese lugar. Refraction, Reflection y Divine Ray estaban aquí. Mierda. Mierda. Mierda. Mi piel se erizó. Comencé a sudar, mis dedos empezaban a temblar. Cálmate... Tendrás otra ocasión más adelante. Actúa normal.
 
- Cuantos más mejor, así podremos derrotar de forma más rápida a nuestro objetivo -le expliqué fingiendo estar contento de su visita. Algo no cuadraba. Sentía que algo malo pasaba. Mi instinto decía que huyese.
 
- ¿Mybe también va a venir? Solo falta él para que estemos todos los héroes de la luz... -le comenté dirigiéndome con tranquilidad hacia donde estaba él.
 
- No -me contestó. Me puse a su lado. Sus tres amigos nos rodeaban. No veía nada, nadie estaba atacando. Hasta que del suelo surgió una masa negra que empezaba a transformarse en... No...
 
- ¡¿ESO ES...?! -no pude acabar mi frase. Estaba aterrado, cada vez que crecía, se parecía al villano que nos atacó en el festival.
 
- ¿Qué? ¿Acaso te trae recuerdos? -me preguntó Light sin apartar su mirada del villano. ¿Qué? ¿Cómo? No... Lo sabe... Intenté huir, pero Reflection creó su escudo de espejos alrededor de la azotea, no tenía escapatoria. Los 3 falsos héroes se teletransportaron rápidamente. Nadie iba a interferir, todos creerán que en este edificio todo está de forma normal- Será mejor que mires cómo le derrotan nuestros compañeros -me comentó con ese aire de superioridad. HIJO DE PUTA. SABÍA QUE ERAS MALVADO. Potencié mis piernas, cogí impulso y me abalancé sobre él con un gran salto, le iba a cortar en dos con mis cuchillas púrpuras. Pero tras tocar su espalda se partieron en dos. Observé que esa zona estaba potenciada con su forma divina. Entonces, a una gran velocidad, me agarró de los brazos y me hizo una llave, estaba de rodillas, cabizbajo, justo en el precipicio de aquella azota, mis brazos estaban a mi espalda, no podía moverlas ya que Light me las sujeta con su habilidad- Mira -me obligó a ver aquel villano. Creí que lo eliminaron aquella vez en el festival, pero me equivocaba. Reflection hizo otro escudo de espejos a su alrededor. No vi nada, pero vi con claridad, cómo Refraction movía sus dedos luminosos. El escudo desapareció y el villano se encontró dividido en trozos pequeños, de los cuales, Divine Ray, los atrapó en un cubo de... ¿energía roja? Los ciudadanos les aplaudieron. Al ver cómo acabaron tan fácilmente con el enemigo, Light me lanzó hacia el otro extremo de la azotea, choqué varias veces contra el suelo hasta que logré frenar y mantener de pie- Este villano, se hace cada vez más fuerte cuando está en contacto con el aire, por eso, aquella vez en el festival, nos sorprendió a todos un villano de ese estilo, era demasiado grande. Su poder era fundir lo que tocaba, por eso se incendió rápidamente el festival. Por eso habían cuerpos quemados. Un ataque suyo, podría haber acabado con nosotros. Solo podíamos atacar a distancia, necesitaba la ayuda de todos para poder derrotarlo. Si no, hubiese sido imparable. Ahora, mis compañeros han acabado fácilmente con él porque no ha estado al exterior por mucho tiempo -me explicó todo lo que sucedió aquel día.
 
- ¡DEJA DE MENTIR! ¡¿Has liberado solo a ese villano de su prisión para enseñarme cómo lo derrotasteis aquel día?!
 
- Era la única forma para que aprendieras a ver que has estado mal todo este tiempo. No te preocupes, el enemigo no ha dañado a nadie, lo teníamos todo controlado desde el principio... -empezó a explicar. Daba pasos hacia mí lentamente. Yo retrocedía inconscientemente- Kerman Walker, sabía que esos ojos me eran familiares, he conocido a todo tipo de gente, pero nadie con esos ojos azules llenos de odio, hacia mí. Fingías, nada mal, pero a mí no me podías engañar -seguía explicando.
 
- ¡CIERRA LA BOCA! -grité transformando mis brazos en cañones, le disparaba, pero con su mano apartaba los disparos como si fuesen moscas. Disparé en el aire y los controlé para que se dirigieran a la espalda de Light, pero esa energía dejó de controlarme. Entonces, se transformaron en pequeños misiles que se esparcieron alrededor del escudo y fueron a impactar contra mis brazos y piernas, provocándome numerosas lesiones. Estaba en el suelo retorciéndome de dolor. Ese era el puto poder de Refraction. ¿Cómo nos puede estar viendo? Me centré que en la azotea de los edificios vecinos estaban ellos, viéndonos. ¿Cómo es posible? Suponía desde mi dolor que Reflection podía hacer visible el escudo a las personas que quería. Potencié mi cuerpo con el poder púrpura mejorado. En estos meses conseguí controlarlo, pero con dificultad. Sané de mis heridas. Me incorporé rápidamente. Al frente mía no estaba Light, miré al techo por si estaba volando, nada.
 
- Estoy aquí -me contestó detrás mía, me dio una patada que me lanzó contra el suelo del centro de la azotea. Me costaba levantarme.
 
- ¡Sois unos falsos héroes! ¡Al menos alguien de vosotros pudo ayudar! ¡Os merecéis morir! -le confesé enojado. Sentí cómo energía recorría por mi cuerpo, furia. Potencié mis piernas. No me falléis ahora. Conseguí correr con mi super velocidad hacia Light, pero éste se iluminó completamente, haciendo perder el equilibrio. Iba... A una gran velocidad que... ¿Cómo?
 
- Yo también soy un velocista, pero en la rama del vuelo, puedo alcanzar tu velocidad y puedo ver tus movimientos -me confesó. Estaba tirado en el suelo. Light me quitó la máscara y la tiró. Luego me dio una patada que me hizo rodar a varios metros de él- ¿Decías que éramos falsos héroes? ¿Por qué? ¿Por intentar derrotar a un villano que podría haber acabado con miles de vidas más? Además, luego fuimos a rescatar a las víctimas que estaban entre los escombros. Si hubiésemos sido unos falsos héroes, os hubiéramos dejado ahí tirados -me explicaba.
 
- No... NO. ¡MIENTES! ¡NO FINGAS CONMIGO! Sé que hay héroes de nivel S corruptos -le contrarresté.
 
- Al igual que policías, héroes de otros niveles y presidentes. Yo soy el líder de todos los de nivel S, pero no sé qué es lo que hacen todos en cada momento. Tienen contactos. He estado haciendo todo lo posible yo junto con mis compañeros para desenmascarar a esos héroes, ellos sí que son los verdaderos "falsos héroes".
 
- ¡CÁLLATE! -le grité enojado. Otra vez sentía aquella energía, una punzada, mi modo berserker estaba despertando- ¡Dejaste morir a mi hermana!
 
- Tu hermana, si mal no recuerdo, estaba quemada por su mitad, estaba en los huesos, y herida en su otra parte. Creí que a pesar de llevarle a un hospital, moriría de todas maneras. Lo siento, pero hice lo correcto. Derrotar al villano. Si de verdad piensas que se podía salvar a pesar de su grave estado, aquí me tienes. Pero... ¿De verdad crees que podría salvarse? Sabes la respuesta, Ker.
 
Me quedé en silencio. Comencé a llorar. Mi hermana no respiraba bien, estaba calcinada, a pesar de todo, hubiese muerto de todas maneras... Lo sé... Lo sé... Mi furia se convirtió en tristeza, dejé de sentir esa punzada. No, Ker, te lo prometiste, los matarías a todos. Acaba con ese hijo de puta. Está mintiendo. ¡Vamos! Volvió a recorrer ese poder, me iba a abalanzar sobre él, pero él, me pasó de largo. ¿Qué? ¿Qué ha...? Mi brazo derecho cayó al suelo. Light me lo ha cortado.
 
- ¡HIJO DE PUTA! -grité frustrado. Puedo generarme uno nueno, hace meses que no lo he probado desde mi último enfrentamiento contra este héroe. Vamos. VAMOS. REGENÉRATE. Sin embargo, mi pierna izquierda también cayó al suelo, caí de lado contra el suelo. Light no estaba donde antes, estaba detrás mía. Gritaba del dolor.
 
- ¿De verdad... Que has asesinado a mis amigos... Por un malentendido? -me preguntaba decepcionado y entristecido- De verdad pensaba que podías llegar a ser un nivel S, me recordabas tanto a mí... Pero tu sed de venganza te lo impidió. Una sed que estaba errónea. The Angel. Electro Star. Sé que los mataste tú, ya que tu fuiste quién me atacó junto con esos ladrones en aquel callejón. Lo supe por tus poderes púrpura característicos y al verte en la batalla luchando contra BlockSmog -me explicaba ahora enojado, transformándose en su forma divina- Era mucha casualidad que en los dos viajes con mis amigos, ellos estuviesen muertos y más cuando uno fue asesinado por ese robot tuyo, Grey, el cual me dijeron que tu eras como su "padre". Interesante, ¿cierto? -hizo una pequeña pausa mientras se dirigía lentamente hacia mí-. No me resultó nada complicado conseguir toda la información de ti. Me sorprendí cuando vi que tu razón para ser héroe fue por el motivo del festival. Y entonces caí. Ahora entendía esas miradas, porqué fingías. Piensa mal y acertarás. ¿Nos acusas de falsos héroes? El único falso que veo, eres tú.
 
- ¡MIENTES! -grité enojado. ¿Todo lo que he hecho ha sido en vano? ¿Estaba mal desde el principio? No... ¡NO! Me sujeté del suelo con el brazo y pierna que me quedaban, salté a gran potencia contra él. Sin embargo, me dio una patada que me fundió toda la barbilla. Con su velocidad de vuelo, me agarró de mi brazo sano, fundiéndolo. No paraba de grita de llorar. Le miré enojado. Hijo de puta...
 
- Estoy harto de que me mires así -puso su dedo en mi ojo derecho, comenzó a fundírmelo, sus gotas de lava caían por mis mejillas, labios y pecho, derretían mi cuerpo poco a poco, potenciaba mi cuerpo pero era en vano, su poder es puro, no podía detener su habilidad. Mi brazo izquierdo se separó de mi cuerpo al estar fundido, cosa que hizo que cayese hacia atrás, haciendo que Light dejase de presionar sobre mi ojo, y con la única pierna que me quedaba, salté hacia atrás.
 
Intentaba hablar, solo balbuceaba, estaba boca arriba. Miraba aquellos espejos que me separaba del mundo exterior. Yo... ¿He estado equivocado? Todo lo que dice... Es lógico. ¿Maté a Beatriz por nada? ¿Toda mi vida ha estado equivocada? ¿He sido desde siempre una mala persona? Todo lo veo... Más luminoso. No voy a poder ir a veros al cielo, ¿verdad? Candace... Lo siento, asesiné a uno de tus héroes favoritos. Papá, mamá, perdonad por haberos defraudado. Marissa, Ethan, espero que podáis ser felices con el nuevo miembro de nuestra familia... ¿Por qué escapé? ¿Por qué me enfadé? Debí haberla felicitado, a los dos. Doris... Debí haberte hecho caso... Al menos, sé que os pude proteger y que después de mi muerte... Seguiréis con vida... Eso... Me hace muy feliz.
 
Dejé de hablar, me costaba respirar, la lava aún derretía mi cuerpo lentamente. Solo podía llorar por un ojo. Intentaba moverme... Pero nada... ¿Por qué a pesar de todo intento vivir? Me lo merezco. Me equivoqué. Siempre estuve equivocado. Dejé de ver los espejos, la luz se incrementó, veía al fondo a... Mis padres, ¿y a Candace?
 
- Hermanito, ven con nosotros -me decía tiernamente. ¿Eso es el cielo? ¿De... Verdad puedo ir? ¿A pesar de todo? No me lo merezco...- Sé que estás arrepentido, además, salvaste al mundo entero para compensarlo, ¿cierto? -Sí... No quiero ir al infierno... Quiero estar con mamá, con papá... Con mi hermana mayor. Juntos. Con mi verdadera familia. Escuchaba los pasos de Light, a pesar de que no le veía. Sé que estaba cerca.
 
- Una lástima que todo se haya tenido que desenvolver de esta forma los acontecimientos... Pero asesinaste a los miembros de mi familia, por eso te he asesinado. Sé que lo entenderás.
 
Perfectamente... Él sí que ha tenido motivos... Al final, siempre he sido el villano... ¿Héroe de la luz? Qué bonito... Nombre... Se me cerraba mi ojo. Estaba cansado. No tenía fuerzas.
 
- Hermanito, cierra los ojos. Volvamos a estar juntos de nuevo.
 
Sí... Al final... Cerré los ojos. Al fin... Voy a poder descansar... Candace... Espérame... Yo...

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo