Brote Elemental

Géneros: Acción, Aventura, Ciencia ficción

Haruki es un chico de 18 años que se ve afectado por un accidente climático, adquiriendo ciertas habilidades.

Capitulo 1 Decisión

Brote Elemental

visibility

743.0

favorite

1

mode_comment

0


Falta un día para la primavera, esa estación del año en donde mis alergias me impiden salir pero por suerte hoy es un día helado como cualquier otro, aún no hay señales del brote de polen en las flores.
Me alisto para ir a mi trabajo y como de costumbre, me monto en mi bicicleta azúl mientras me pongo mis auriculares para escuchar música en mi estación favorita, al cambiar la estación de radio se pone un noticiero matutino que anuncia la llegada de la primavera, con esto se vienen nuevas modas, viajes turísticos y todo lo que pueda satisfacer al entretenimiento de la gente, lo único que puedo ver al conducir por la banqueta en la ciudad son personas, personas que se esfuerzan en ser alguien de importancia en la vida, pantallas enormes mencionando crímenes, redes sociales plagadas de "influencers". Al cruzar la calle puedo notar a un hombre sentado en una banca pública, se le nota decaído con su corbata desabrochada y su maletín en el piso, quizás es otro desempleado más de esos grandes edificios que estorban la vista, al ver este paisaje me hace pensar si realmente todos olvidamos qué fue lo que quedó detrás de toda esta nueva era.Pasan los minutos, tengo el tiempo en mi contra y se me hacía tarde, enfrente de mi se puede observar una gran multitud alarmada frente a una farmacia–Quizás sea alguna manifestación.–Dije.–En estos días la gente no está conforme con nada y recurren a cosas como esta. No tenía tiempo así que decido tomar un atajo y darles la vuelta a toda velocidad, fue en ese momento donde las cosas se empezaban a tornar extrañas.Al estar del otro lado del edificio se podía ver una gran neblina que bloqueaba la vista pero se podía ver lo suficiente para salir a la otra calle, avancé con rapidez y el día helado que sentía esta mañana se había acabado cuando sentí un fuerte calor en esa otra parte del edificio realmente estaba demasiado ocupado en mis asuntos para preocuparme por algo extraño a estas alturas.Después de 4 cuadras llego a la entrada del lugar donde trabajo, un pequeño laboratorio que habían instalado para experimentos más que nada climáticos. Yo era el encargado de examinar los resultados de diferentes plantas y roedores al estar expuestos a diferentes temperaturas a como lo están normalmente en sus habitad.Yo ya había tenido experiencias climáticas drásticas cuando a mis cortos 15 años viajaba junto con mi ya difunto hermano amante de la naturaleza Nikola, un famoso biólogo y aventurero que se adentraba en las más remotas zonas con distintas características; Selvas tropicales, Desiertos calurosos, hasta la mismísima Antártida, todo esto con el fin de recopilar información para obtener alguna pista de cómo regularizar los genes en los seres vivos, incluyendo a los humanos para que tengan total libertad y posiblemente el control de su propio ambiente, temperatura y evolución pero incluso después de años y todos los valientes roedores que usamos para esto, no dió frutos.Hoy a mis 18 años solo me encargo de administrar este pequeño laboratorio que terminó siendo mi herencia pero justo en la entrada me topé con un feo letrero, como si se hubiera escrito con rapidez el cual decía "El trabajo queda suspendido temporalmente ya que permanecerá en cuarentena debido a la emisión de gases tóxicos ocasionados por la fuga del tanque de gas de la estación farmacéutica central de la ciudad, por su seguridad permanezca aislado. Atentamente; Salubridad"
–¿Qué, Cuarentena? Pero no ha habido cuarentena desde hace años además hace tiempo que no experimentamos con químicos. –Dije precupado.–Espera, aquí dice que es por la farmacia central de la ciudad. Maldita sea por qué soy yo el último en enterarse de estas cosas?Aunque en parte es mi culpa al haber decidido apartarme de la ciudad hace ya algunos años en aquella cabaña donde solo tengo las únicas cosas que necesito para sobrevivir y estar a gusto; Internet, comida y cama.Doy media vuelta y me voy un poco molesto del laboratorio. Decidí comprar un té de manzanilla en una cafetería para calmarme. Al salir, por la ruta fácil, recuerdo la gran multitud de pánico que había en la famosa farmacia central de la ciudad. Ahora ya me imaginaba el por qué de tanto alboroto, esa extraña neblina y el cambio drástico de temperatura en cada lado de esa farmacia. –¿Acaso es parte de la fuga de gas en ese lugar?.Me entra la curiosidad y dejo mi bicicleta atada a un poste esperando que la multitud se disperse un poco para poder escuchar lo que gritan los camarógrafos en primera fila.
–¡Señorita Fuyumi! ¿Es verdad que la Farmacia Central oculta desechos tóxicos que nos ponen en peligro?–Dice un reportero–¿Es esta alguna estrategia de marketing con fines de lucro para la farmacia?.
Al parecer están presionando a esa mujer ya que parece tener un alto puesto en esa empresa farmacéutica.
–Nuestras Farmacias y la Central cumplen con todos los requisitos que la política de salubridad y el estado exige, nuestra empresa no es responsable de las supuestas fugas de gas. –Habla la médico Fuyumi, una profesional en lo que respecta todos los farmacéuticos existentes, es muy conocida por ser una de las mujeres más ricas de toda la ciudad. En su comienzo de su carrera ella ya era exitosa así que se le sospecha por la adquisición de logros muy rápido pero parece que esa fama no le está yendo bien en esta situación donde la más dudosa es gente como ella.
–¡Si ese fuera el caso no puede ignorar así nadamas los misteriosos cambios ambientales y climáticos al rededor de la zona! ¡Como ciudadanos tenemos derecho a saber!.
–Como ya había mencionado, nosotros cumplimos con todos los requisitos para manejar nuestras farmacias de forma correcta y no hemos roto ninguna ley, cualquier acusación de que parezca sospechosa es mera coincidencia.
En ese momento la médico Fuyumi vuelve a entrar a sus instalaciones junto con sus trabajadores y su equipo de seguridad.Con tantas polémicas en este año, la gente decide hacer caso omiso ante esta extraña situación quizás porque las personas ya están acostumbradas a que las cosas se arreglen por sí solas en esta ciudad capitalista.
Luego de un rato decido irme a casa, quito mi bicicleta y noto un curioso maletín justo alado del poste donde la puse, todas las personas se habían ido por la incomodidad del ambiente y su temperatura por lo que decido llevármelo a casa para que al siguiente día se lo entregue al dueño.
Había sido un día alborotado y lo único que quería era llegar a mi casa a dormir. Tras pedalear tanto por fin llegué, mi querida pug Lucy estaba dentro esperándome, podía oír cómo ladraba la puerta por haberme oído llegar. Dejo mi bicicleta en en balcón e intento abrir la puerta, en ese momento empiezo a entrar en pánico ya que recuerdo haber cerrado con llave y para mi sorpresa el picaporte giraba dejándome entrar. Los ladridos de Lucy en la puerta se convirtieron en gruñidos por lo cual decido tomar el maletín de una forma para poder defenderme, ahora estaba seguro de que alguien estaba dentro.Abro la puerta lentamente para asegurarme de no golpear a Lucy por accidente, solo para quedar perplejo con tan peculiar escena.
–¡¡Aaaaaaaaghh!!–Whoof Grr–¡¡AAAAGHHH!!–WHOOF GRR–¡¡Déjame, perro malo bájate!!–Whuf ._.XD
–¿Se puede saber quién rayos eres y qué haces en mi casa? ¡¿Eres una ladrona?!–¡No, espera! No es lo que parece.–¿Ah sí? Pues lo que a mí me parece es que una torpe chica intentó entrar a robar a mi casa y terminó acorralada por Lucy.–¡Oye, no soy torpe!–Oh entonces ¿Sí estabas robando?–¡¡¡¡¡Noooooooooooooo!!!!!–¡¡Lucyyy, a ellaaa!!–En ese momento Lucy hace su famoso truco, "La mordida de la Abuela".–¡Está bien, me rindo! Déjame explicarte quién soy y qué hago aquí pero porfavor, ¡Quítame a tu pug de mi pierna! ¡Su mandíbula sin dientes mordiéndome es muy asquerosa!*Esta chica parece ser simplemente torpe o perdida, dejaré hable*–Está bien, Lucy, suficiente.–¡Whoof! Xd
La chica se levanta del suelo y sacude su falda negra, también podía notar que sus tenis estaban algo mal gastados, debió ser por la nieve que hay camino hacia aquí, su bufanda roja estaba rasgada, quizás fue alguna rama con la que se atoró en el bosque, pero hay algo en especial que me llamó la atención. De alguna manera se me hacía familiar ese rostro y ese largo cabello negro hasta su cadera. No voy a mentir, la chica es linda.
–Y bien ¿Quién eres y qué haces aq...?–Mi nombre es Himeko y te he estado siguiendo desde hace ya un tiempo, no con malas intenciones pero sí para ayudarte.–¿Protegerme? Vivo una vida pacífica apartado de la ciudad, no me meto con nadie y estoy a gusto sin molestar a nadie, además ¿Quién eres tú en realidad y qué quieres de mí, quién te envío?–Escucha, sé que tienes muchas preguntas pero debes confiar en mí por el momento. Algo allá afuera está pasando y quieras o no, estás involucrado.–¿Al menos podrías decirme algo que suene lógico? Ni si quiera sé qué hacías hace unos momentos en mi casa, es cierto que hoy ha sido un día muy raro pero no es asunto mío.–Tss... Como sea. Hiciste lo correcto al tomar ese maletín, eso nos será de mucha ayuda.–Espera ¿Este maletín es tuyo?–No es mío pero ahora es nuestro–¿Sabes que nos podrían demandar si no devolvemos esto a su dueño?–¿Qué te parece si dejas de ser un princeso y abres el maletín? La situación lo amerita para que entres en razón de una buena vez.
Intento abrir el maletín y noto que tiene una elegante etiqueta que dice "Fuyumi Salubrity", dentro del maletín saco un tipo de cápsula con un botón rojo.–¿Fuyumi?–La famosa Médico Fuyumi tuvo esta tarde mucha polémica en la Farmacia Central. Ahora me parece lógico que esta cápsula tal vez signifique algo.–Anda, ábrelo, tenemos poco tiempo.–Será mejor que me expliques lo que está pasando ¿qué hay dentro de esa cápsula y qué es lo que va a pasar allá afuera?–Por el Momento solo te puedo decir que fuí enviada por un buen amigo nuestro. Dentro de esa cápsula hay una especie de píldora que nos permitirá permanecer ocultos de las personas responsables del Brote Elemental.–Entonces esos cambios climáticos en la farmacia central ¿Provocarán ese "Brote" del que hablas?–En efecto, el Brote Elemental por el que tanto luchó Nikola, por fin ha dado frutos pero hay gente que se quiere adueñar de todo su trabajo y como su aprendiz, me niego a permitir que eso pase.–¡¿Nikola?! ¿Mi hermano? Espera... Tú eres su...–Tch... Idiota, te dije que no teníamos tiempo, confía en mi de una buena vez. Tenemos que tomar esa píldora, ¡Se nos hace tarde!
No he escuchado el nombre de mi hermano desde que se fue de la ciudad en busca de una última oportunidad. Hace ya un año de su muerte pero si es verdad lo que dice Himeko, esto cambiaría todo lo que sabemos de la ciencia y la ficción.–Bien ¿Estás lista?–Espera, una última cosa–Ah ¿Qué es?–¡Feliz Cumpleaños Haruki!

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo