CAPÍTULO SESENTA Y UNO:ANÉCDOTAS

¿TE ATREVES A LEERLO?

visibility

42.0

favorite

0

mode_comment

0


(Hey qué tal estáis os hechado un montón de menos tengo ideas pero como sabéis vuestre escritore de confianza no las copio y sé me olvidan aún así espero qué sigáis queriendo a este desastre)Bueno bueno a ver qué os puedo contar qué no sepáis ya,bueno os voy a contar de momento dos anécdotas o experiencias como os guste más llamarlo,cuando era pequeñe yo y dos personas más estábamos persiguiendo a mí hermano con botellas de agua vacías para pegarle,(era divertido vale) pues veréis mí cara tiene como una especie de patio trasero y había una puerta de metal de rombos qué testaban oxidados (ya os digo yo qué tocáis eso y os aparece un tumor en la mano, 20 cánceres,10 tipos de virus distintos y sí tenéis suerte no os cortan la mano)mí hermano cerró la puerta de golpe y yo me choque con ella en toda la cara no sé muy bien describir lo qué me hize pero ya os adelanto qué agradable no era,esas personas sé fueron porque las estaban llamando nadie sabía porque yo no salía me acuerdo qué me encontraba en un estado de nubladez,veía todo borroso pasaron unos cuantos segundos me pasé la mano por la cara vi sangre,me quedé como en un estado de coma etílico (enserio mí reacción fue de loejor yo creo qué me quedé procesando o algo como sí estuviera intentando a recordar la lista de la compra,sí alguien me hubiera visto diría que sí estaba borrache o algo por el estilo) cuando volví de mí especie de tranze o intento de teletransporte me levante pegué un grito qué le tuvo qué romper los cristales al vecino,(parecía que me habían poseído lo siento pero me estoy riendo de mí propia desgracia soy así) y bueno me llevaron al medico me pusieron puntos y me pusieron una especie de trapo qué eso parecía un velo de novia.Me siento mejor después de contaros mis desgracias espero qué os hayáis reído.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo