Cap 11

Averno (YAOI)

visibility

295.0

favorite

3

mode_comment

1


Con un paso digno de marcha fúnebre Dan fue a su habitación, casi escoltado por Mat. ¿Acaso se pensaba que iba a salir por patas? Bueno, tal vez... ¡pero no era el caso! No tenía muchas posibilidades tampoco. Llegaron a la puerta, pero Dan se detuvo.
 
-Muévete.-Tan majo como siempre, Mat para variar empujó a Dan al interior. -Date una ducha, apestas.
 
"Pues como tú, puto animal" le habría encantado decírselo, se lo había dejado en bandeja de plata, pero se mordió la lengua. Entró en el baño y se dio una ducha, intentando alargarla todo lo posible sin querer enfrentarse a lo que le esperaba... pero debía afrontarlo tarde o temprano por lo que cuando salió del baño, envuelto en una toalla, se encontró a Mat tan tranquilo sentado en su cama, la única diferencia estaba en que se había quitado la camiseta... Algo muy necesario.
 
Mat le hizo una señal con el dedo para que se acercara, hasta quedarse frete a él, mirándolo desde arriba, pero esto lo solucionó Mat rapidito. De una patada certera en su rodilla hizo que Dan quedara de rodillas cambiando las posiciones de altura, le agarró el pelo con fuerza y le hizo mirarlo a los ojos.
 
-No creas que voy a ser más blando contigo por haber participado en el entrenamiento. También tendrás que someterte a esto y espero que sepas complacerme, o sino...- Estiró del pelo a Dan haciéndole levantar más la cabeza. Dan no dijo nada, pero sí hizo una mueca de claro disgusto. No esperaba clemencia por parte de Mat y mucho menos empatía. Lo iba a pasar mal y no podría quejarse.
 
-Mi experiencia no es mucha que digamos...- Dan intentaba escaquearse un poquito. Pero le salió el tiro por la culata.
 
-Eso puede arreglarse.-Mat le acercó la cara con brusquedad a su paquete.- Chúpamela.
 
-¿Qué...?- Dan intentó levantarse pero Mat lo sujetó.
 
-Ni se te ocurra.
 
Mat señaló a su mesa, donde estaba la copia del expediente de Dan, ¿lo dejaba tan a la intemperie? ¿Y si alguien entraba? Dan sacudió la cabeza para quitarse aquellas ideas, eso no importaba ahora y tenía que mantener a Mat contento si quería salir de allí más o menos entero. Tragó saliva y miró el paquete de Mat fijamente.
 
-Si esperas que te diga algo mi polla tienes para rato.
 
Dicho esto Mat se bajó la cremallera del pantalón y le hizo un gesto para que continuara. Dan miró el bulto bajo sus bóxers negros, aquello que le había provocado tanto dolor y poco a poco colocó sus manos encima y las movió sin mucho conocimiento. Mat lo observó mientras alzaba una ceja, era un principiante absoluto, al menos "voluntario".
 
Dan retiró una parte del bóxer para dejar el miembro flácido al descubierto, aún así era de un tamaño considerable. Lo cogió con la mano y empezó a moverla con bastante repelús supuestamente masturbándolo.
 
-No seas quisquilloso, ni que no lo conocieras- sonrió de medio lado.- y utiliza tu boca.
 
Dan dudó, el asco que sentía subía desde su estómago... pero lo hizo. Primero lo lamió  sin obtener reacción por su parte, lo rodeó con sus labios, introduciéndolo en su boca y siguiendo el ritmo que le hacía seguir la mano de Mat agarrada a su cabeza totalmente autoritario. Ya completamente erecto, Mat apartó a Dan bruscamente haciéndole toser sin control más que nada por el susto.
 
-Quítate la toalla y ponte ahí.- Señaló el escritorio... ¿ahora quería que le hiciera los deberes o qué? A regañadientes, Dan dejó caer la húmeda toalla hasta el suelo y se colocó frente al escritorio.
 
La mano de Mat pasó entre sus nalgas muy gratuitamente, presionando en la zona que aún no sanaba, haciendo soltar un gruñido de dolor a Dan, haciéndolo girarse involuntariamente en su dirección. Mat lo miraba serio ante la desobediencia.
 
-Estate quieto.- Joder, que seco era, más bruto que un arado.
 
Utilizando ambas manos separó las nalgas de Dan para, a continuación, escupir entre ellas. Dan dio un respingo, tanto de sorpresa como de asco. Sentía como la cálida saliva bajaba entre ellas, pero tal como vino la saliva vino el miembro de Mat. Reabriendo heridas que al rato volverían a sangrar, Mat se hizo camino en su interior a base de embistes egoístas bruscos y sin ningún cuidado.
 
Dan tuvo que apoyarse en el escritorio para no caerse... si, estaban en esa clase de postura. Pero Mat no tardó mucho en mover todo el equipo al suelo, dejando a Dan con la mejilla pegada a la madera gracias a que Mat se estaba apoyando en su cabeza para poder embestir mejor. Mat gruñía de placer, mientras que Dan se tragaba los lamentos y gritos de dolor, prefería mil veces antes ser golpeado por todo el equipo de boxeo a aquello, era humillante y muy doloroso. Pero al menos no había encontrado las tijeras... En su lugar podía sentir como lo agarraba tirando de sus extremidades en las partes más heridas con la evidente intención de reabrir todas las heridas posibles... Era un maldito hijo de perra.
 
Tras un rato que se hizo eterno para Dan, Mat se corrió, dentro por supuesto y menos mal que no se podía quedar embarazado. Salió de Dan sin mucha prisa y dejándolo tirado en el suelo, Mat cogió una bolsa de plástico que hace un rato Dan habría jurado que no estaba allí y de ella sacó un objeto negro con una forma extraña que Mat cogió casi riéndose. Agarró las piernas de Dan y se las separó con fuerza, dejando su ano goteante expuesto. Cogió el objeto y lo introdujo en Dan, quedándose de alguna manera fijo allí.
 
- Parece que servirá...- dijo para sí mismo.- No podrás quitarte esto sin mi consentimiento y si lo haces... créeme que me enteraré, habrán consecuencias.
 
Dan estaba todavía grogui  por el dolor y escozor producto de las heridas y el sudor de ambos sin contar otros fluidos...y no se enteraba demasiado de lo que pasaba, pero sentir aquella cosa en su dolorido culo de alguna manera le hacía saber el significado de aquello, Mat quería que sufriera aún sin estar presente.
 
-Muérete.- le respondió Dan con la voz rota.
  • Ibmte-image Ibmte - 10/08/2019

    Pinche Mat, hdp jajaja

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo