Cap 12

Averno (YAOI)

visibility

390.0

favorite

4

mode_comment

1


-Mueve el culo, vago de mierda. Y desenchufa ese trasto ruidoso- Con esas palabras y una patada en el trasero empezó su día Dan. Su despertador había estado sonando hasta despertar a Mat y bueno, muy bien no se lo había tomado.
 
-Joder.- Dan apagó el despertador, que solo podía apagar él y bien que lo sabía puesto que otras veces lo había dejado sonando para incordiar a su querido compañero. Cuando Dan se levantó notó el objeto intruso que Mat le había puesto la noche anterior y cuando hizo ademán de quitárselo Mat apareció en la puerta del baño, del cual estaba saliendo y chistó.
 
-¿Acaso ya te has olvidado de lo que te he dicho? Ni se te ocurra quitártelo.- Se cruzó de brazos.
 
-¿Qué cojones es esto?- Dan estaba enfurecido, bastante tenía que aguantar ya.
 
-Modera tu tono conmigo.- Se acercó intimidante, dándole un toquecito con los dedos en la frente  y se puso a vestirse.- Es algo... para que controles tu horrible carácter.
 
Dan se movía incómodo, el objeto estaba encajado, tocando ciertos lugares que le daban escalofríos y de vez en cuando tocaban un punto que lo estremecía. Dan contuvo un gemido.
 
-Je, parece que cumple con su función, te dejé bastante sensible anoche después de todo.- Dan lo fulminó con la mirada, mientras que el otro, ya vestido estaba a punto de largarse.- No te olvides del entrenamiento, querido saco de arena.
 
Se fue sin dejar que Dan contestara. Este tampoco estaba muy pendiente del otro, tenía un problema bastante gordo ahí abajo. Dan ya sabía sobre todo el tema de la estimulación sexual en los hombres, había leído alguna cosa sobre ello y aquel objeto, si le molestaba tanto era porque estaba tocando lo que llamaban el punto G. Por una parte se odiaba a sí mismo por sentir aquello, pero por otra lo estaba volviendo loco.
 
Se sentó en el suelo, sin poder sostenerse por más tiempo. Su cuerpo era sacudido por oleadas de calor casi insoportables, se agarraba a las sábanas de su cama hasta arrastrarlas al suelo con él.
 
Cálmate.
 
Algo en su interior le hizo volver a sus sentidos y una vez con los pies en la tierra se puso en pie lo más dignamente que pudo a pesar de los tambaleos y se vistió. Llevaba más tiempo del que pensaba ahí tirado, Mat normalmente ya se levantaba tarde después de todo, hoy no iba a ser la excepción. Ya ni siquiera llegaba a las clases, así que en el tiempo que le quedaba libre del puto Mat se dedicó a hacer contados viajes a la máquina expendedora más cercana y conseguir provisiones.
 
Después de un par de horas de intentos de meditación, feng shui, unión de chacras y otras muchas gilipolleces que había leído... no había conseguido controlar sus reacciones con ese trasto en su culo. De nada le servía, con cada movimiento el aparato rozaba y le hacía casi temblar. Pero tenía que acudir al entrenamiento, quisiera o no y ya casi llegaba tarde. Tomó una nota mental acerca de quemar todos esos libros inútiles de la biblioteca en algún momento.
 
Cogió sus cosas, incluyendo una muda que seguramente necesitaría y salió por la puerta dando tumbos hacia el gimnasio.
 
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
-¡¿Es que acaso estoy entrenando niñas de primaria?! ¡Repetidlo otra vez!
 
Y esa, señoras y señores es la primera lindeza que escuchó Dan al llegar al gimnasio. Mat rápidamente se dio cuenta de su presencia, ¿acaso tenía ojos en el cogote?
 
-¡Mueve tu asqueroso trasero al ring o te hago tragar la escalera!- Mat estaba cabreado pero al menos no lo pagaba solo con Dan, todo el equipo estaba sufriendo su ira. De uno en uno iban probando sus puños y consecutivamente el suelo. Cuando Dan regresó Mat dirigió a los chicos como si de una orquesta se tratara, al más mínimo gesto ya sabían lo que quería.- ¡Clarck! Entrena con la pequeña mierda...- Dijo señalando con desdén al recién llegado Dan.
 
Era el tipo de ayer. Mat lo detuvo un momento pero enseguida lo mandó de vuelta, Dan sin embargo no sabía cómo terminaría aquello, no se sentía nada seguro. Ya que Dan por fuera se veía claramente que le pasaba algo, estaba colorado y resoplando, ya sudando sin haber empezado a entrenar. Clarck lo miró de arriba abajo, dándole la señal para que lo atacara y así empezar la pelea de entrenamiento. Dan con pasos torpes erró el golpe, que le fue devuelto por la espalda sin misericordia.
 
-¿Lo de ayer fue realmente suerte? Que patético.- Clarck se mofaba de él, pero también estaba algo decepcionado. Dan estaba inmóvil, viendo el suelo, intentando calmar el estropicio de abajo, cuanto más se movía peor lo tenía. Durante un rato siguieron con aquel lamentable espectáculo, totalmente desigualado y falto de gracia. Dan solo se movía lo estrictamente necesario, pero aún así...- Oye... ¿Estás bien?
 
Clarck lo sujetó por los brazos, intentando que lo mirara a la cara pero Dan se reusaba, intentaba evitarlo zafándose de su agarre huyendo después a los vestuarios.
 
-¡Hey!
 
Clarck corrió detrás de él entrando en los vestuarios y corriendo hasta el fondo, donde el desfile de taquillas acababa. Dan se había hecho bola en la esquina, tapándose la cara con los brazos cruzados sobre las piernas. No podía seguir así, los estímulos eran demasiado fuertes y apenas podía resistirse a tocarse.
 
-¿Qué diablos te pasa?- Clarck se cruzó de brazos molesto. Al no recibir respuesta lo hizo levantarse por la fuerza, estaba casi colgado y por poco lo suelta por la impresión al ver su cara excitada y roja, sus movimientos apenas tenían fuerza y casi le faltaba el aire. Los ojos de Clarck instintivamente fueron a parar a su entrepierna y tenía montado todo un campamento.-Tú...
 
-Déjame en paz... y no me mires.- Se retorció, la mirada de Clarck no le había dado un buen presentimiento, más bien le había puesto los pelos en punta.- Que me sueltes.- Clarck lo miró impasible, pero una sonrisa brotó poco a poco de sus labios.
 
-No.
  • Ibmte-image Ibmte - 10/08/2019

    Alv, todos quieren violar al pobre Dan

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo