Mente zombie

Géneros: Acción, Aventura, Ciencia ficción

Adéntrate a un mundo lleno de Zombies, si...probablemente digas que los Zombies no son peligrosos después de ver The Walking Dead, eso creía yo pero me dí cuenta de que estaba muy equivocada, bueno...yo y todos mis amigos. Sobrevivir en un mundo con muchos, muchísimos Zombies, es difícil. Más si tienes que hacerte cargo de un equipo que debes mantener con vida. ¿Es que nadie cree que podemos hacer algo bien? Somos jóvenes pero no estúpidos ¿Porqué la gente siempre dice que sin los adultos no sobreviviríamos? Pues nosotros vamos a echarles en cara que se equivocan. Hay que ser inteligentes y audaces si queremos sobrevivir en Mente Zombie. Pero un momento. Si esto comenzó un día con exámenes, estudios, amigos, dramas de amor y otras cosas en la escuela ¿Porqué ahora estamos luchando contra zombies específicamente diseñados para matarnos a cada uno de nosotros? Eso sí es tener mala suerte, lo peor es que Ellos deciden quien vive y quien muere. Mi cabeza ya está echa un lío pero seguramente después de unos capítulos ya entenderé que pasó.

Se supone que es un día normal

Mente zombie

visibility

467.0

favorite

0

mode_comment

0


A la gente a veces le preguntan ¿Si tú pudieras regresar en el tiempo y cambiar algo de lo que has hecho, lo harías? yo si dudar respondería "Sí" las personas que dicen cursilerías como ''No, mi vida es perfecta, no cambiaría nada'' son estúpidos ¿No?, yo he hecho cosas por las cuales me arrepiento, por mis actos más de la mitad de mis amigos han desaparecido y los otros más me odian  o eso supongo, tal vez  es demasiado pesimismo de mi parte. 
Pero al parecer estoy haciéndolo todo mal, se supone que cuando narras algo tienes que empezar por el principio o al menos plantear la situación, pues bien, aquí vamos....
Aburrida, veo al pizarrón blanco  lleno de ecuaciones y dibujos mal hechos con el ya acostumbrado pintarrón negro  ¿Cómo quieren que calculemos la profundidad de una piscina irregular si solo nos dan su diagonal? Volteo a ver a Chucho, uno de mis mejores amigos, está escribiendo frenéticamente la tarea atrasada de inglés en su respectiva libreta sin prestar la más mínima atención al problema de matemáticas que tantas molestias me causa.
-Pss, Jesús- le susurro mirando de reojo al maestro que revisa minuciosamente las listas de asistencia sobre su escritorio ya desgastado tras los años de uso. Frente a él varios de mis compañeros de clases, inquietos, se forman  en fila con la expectativa de entregar las consignas atrasadas y obtener aunque sea el 50% de su valor para así pasar el bimestre.- "Chucho"- ocupo otra forma en la que le decimos para llamar su atención.
-Mande- me responde mientras se inclina en su asiento para alcanzar su lapicero, con la prisa se caé al suelo y por flojera quiere evitar pararse así qeu extiende su brazo y con la punta de los dedos intenta tomarlo, creo que pierde más energía y tiempo así que si se hubiera parado y recogido el lapicero de la manera convencional pero yo no soy quien para juzgar, al fin de cuentas todo esto es por un simple lapicero. 
-¿Sabes dónde está Peter? No ha venido y él está en mi equipo de cálculo, si no aparece nos afecta a todos en la exposición.- Chucho sonríe y suelta una leve carcajada antes de cerrar bruscamente la libreta de inglés dando a entender que terminó de copiar, se acuesta relajado en su asiento y sube los pies en la paleta de escribir.
-Seguramente quedó en coma después de la cachetada que le dio su mamá al enterarse que reprobó más de cuatro materias- Yo apoyo la barbilla en mis manos, si Peter no llegaba iba a ser un problema, no era porque él realmente me importara si no que mi calificación dependía de eso, una de las razones por las que me molestan los trabajos en equipo. 
¿Cuándo entramos a clase de química? Me perdí repasando los diálogos de la obra de teatro y mientras la clase seguía me quedé perdida en mis pensamientos, y ahora lo único en lo que puse atención fue en la frase final del profesor.
-Y es así como las moléculas y el número de Avogadro se relacionan- pero seguramente para molestarlo un compañero, llamado Edson le pregunta
-¿Y eso que tiene que ver con la navidad?- haciendo alusión a la época en la que estábamos, todo el salón con excepción del maestro estalla a carcajadas. El timbre suena indicando el cambio de clase. Recogemos nuestras mochilas y empezamos a dirigirnos al salón que nos corresponde, estaba por entrar al aula cuando una voz a mis espaldas me detiene
-Fájate la camisa-me ordena un prefecto, yo ruedo los ojos y respondo mientras me acomodo la camisa dentro del pantalón
-¿Por qué hacemos esto? Ahorita que entre al salón me la voy a volver a desfajar y usted solo perdió el tiempo- El prefecto, me responde lo mismo que respondió las otras 100 ocasiones en las que  me llamó la atención por eso.
-Son las reglas y se deben de respetar, usted debería ser el ejemplo para los demás- suelto un gemido en forma de queja y repongo
-Pero si la camisa fajada se ve horrible, es incómodo y antiestético. No es como que si me fajo la camisa me ayuda a ser más inteligente- hago que el prefecto por lo menos suelte una risita.
-Tu hermano decía lo mismo, supongo que debimos pensar que ibas a ser igual- yo sonrío antes de entrar al salón y sentarme junto con mi equipo de esa materia en la mesa hexagonal. Agarro la hoja de instrucciones en las que estaban anotadas las actividades de hoy: Teníamos que traducir un experimento que estaba escrito en francés.
-Se supone que tienes que agarrar comida, taparte la nariz y probarla- les traduzco la idea general.
-¿Y con qué objetivo?- pregunta mi mejor amigo Alejandro mientras se besuquea a escondidas de la maestra con una de nuestras compañeras que está sentada en la mesa de al lado.
-Pues se supone que al probarlo sin oler no te debería saber la comida- respondo observándolos incómoda
-¿Cómo no va a saber? Si te tapas la nariz y te comes un tomate ¿Por qué no sabría?- comenta indignada Paulina mirándome como si fuera mi culpa el sinsentido de las instrucciones.
-Porque ojos que no ven corazón que no siente- dice Peter mientras se sienta relajado sin ninguna preocupación por haber llegado tarde.
-Pero eso no tiene ningún sentido estamos hablando de la nariz y tú te refieres a los ojos- le reclama Paulina mientras termina de copiar la traducción en su libreta, oigo que discuten sobre cómo pueden distraer al maestro de historia y así perder clase, vuelvo a sacar de mi mochila la carpeta donde está el guión y me quedo en espera de que la clase; los alumnos que dormitaban sobre las mesas se sobresaltan cuando la voz del director retumba entre los altavoces.
-Se convocaban a todos los alumnos al patio principal de la escuela para dar un mensaje especial a la brevedad posible-
-Otra vez perderemos clases ¡Qué bueno!- Peter parece recuperar ánimos de repente- No tendremos que hacer nada, solo pararnos y pretender que escuchamos los discursos del director.-  
Lo miro consternada debido a que no encuentro la razón por la que Peter se pueda alegrar, de por si el no  hace nada durante las horas de escuela, esto no es muy diferente a su rutina habitual. 
Nos formamos como era la costumbre, en filas paralelas, pero de repente en lugar de que el director apareciera, nos rodearon un montón de soldados que nos apuntaban con sus armas mientras nos gritaban ''No se muevan'' o ''Quédense quietos'' o cosas por el estilo, como nosotros estábamos ocupados estando asustados y desconcertados no nos dimos cuenta que en el lugar del director estaba un hombre, lo miro de reojo; a esa distancia era un poco difícil de apreciar pero aun así distinguía el color negro de su pelo, se acerca a micrófono y su voz monótona resuena en los altavoces
- ¡Felicidades han sido seleccionados para participar en un concurso que evaluara quienes son los más aptos para sobrevivir!...bien eso es todo, súbanlos. –
De repente me sentí como si dentro de mí estuvieran explotando palomitas y entonces ¡PUF! Aparezco (bueno, yo y todos los demás alumnos de la escuela) en algo que supuse que por su alta tecnología era una nave espacial, inmediatamente aparecen frente a cada uno de mis compañeros unos señores con pinta de científicos, el que está frente a mí me pregunta
-¿De qué escuela vienes? –
Yo respondo – de la escuela Dmitri Mendeléiev-
Él sonríe y 'anota' algo en su ¿Tablet?, bueno eso parece ya que prácticamente está sosteniendo un marco y donde debería estar el cristal de la pantalla hay un holograma. Yo, intrigada y no conforme con la idea de que el señor podía haber sonreído porque era un hombre feliz, le pregunto.
-¿Está feliz por mi respuesta, o por la forma en que respondí? –
El solo vuelve a sonreír y comenta
-Pareces buena candidata, lo notificare ,pero primero te informo – el empieza a caminar y yo lo sigo mientras habla –Estas instalaciones tienen tecnología innovadora ,ustedes no están presos ,pueden andar con toda libertad por los pasillos que por las paredes tienen una cinta luminosa naranja ,pero no pases por los que tienen otro tipo de luz – nos paramos enfrente de una puerta que tiene grabado el #339 y él me dice – Esta es tu habitación ,adentro tienes todo lo que puedes llegar a necesitar ,si vas a salir a explorar ponte el overol y los tenis que están adentro no queremos problemas, si te necesito te mandaré a llamar –
Él se va caminando y yo apenas me acerco un poco más a la puerta, esta automáticamente se abre, yo entro y ahí veo comida, buena comida, ya que siempre pensé que si alguien te secuestraba te iban a dar una pasta blanca para comer o algo por el estilo, pero no, aquí hay una hamburguesa con papas y un refresco de lata, no es la comida más sana del mundo pero comida es , libros ,un overol blanco de manga larga y unos tenis que en realidad parecen unos calcetines con suela como de fomi.
Yo me pongo el overol (que se ajusta a mi talla apenas me lo pongo) y esos horribles que no deberían tener el derecho de ser llamados 'tenis', salgo de la habitación y después de vagar por ahí un rato veo la espalda de alguien a quien conozco corro y grito
- ¡Judith!-
Ella se voltea y sonríe mientras me dice
-¡Hola!- me alegro mucho de encontrarla y parece menos desesperada que yo, incluso tiene el cabello recogido en un peinado muy bonito,yo a duras penas puedo hacerme una coleta admiro bastante como se mantiene con estilo- ¿Cómo te ha ido? ¿Estás bien? ¡Que pregunta! ¡Si tú siempre estás bien!, mi habitación es la 402 y la tuya la 339 ¿no?—
Yo hasta ahora no había notado que los overoles tenían impreso el número de la habitación, me apena un poco porque normalmente soy más observadora, así que solo asiento para rápidamente al decir
- Si, ajá, trescientos treinta y... - no termino de decir el número porque mi mente se desvía a lo más importante para mí en este momento- ¿sabes algo de mis hermanos o de otro de los nuestros?-
Ella parece recordar algo y responde
-Sí, encontré a Stephany , ¡Ah! Y Gustavo está en la habitación 337 yo voy a ver a Steph, ¿Vienes?-
Yo me voy corriendo y le grito
-¡Tengo que ver a mis hermanos! ¡Qué bueno verte Judith, salúdame a Stephany! Aclarando, antes de que empieces a pensar que soy una persona que abandona a sus amigos (Todos los fans de kakashi me iban a odiar, ya saben: El ninja que dice que quien rompe las reglas es llamado escoria pero aquel que abandona a sus amigos es peor que escoria) Ponte en mi lugar: Te acabas de enterar que tu hermano, una de las personas que más te importan, está vivo en un lugar donde lo puedes encontrar muy fácilmente y eso te lo acaba de decir una amiga que sabes que está bien y sabes dónde encontrarla ¿Qué harías? La lógica aplasta mi cerebro.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo