Capítulo 13

EN EL NOMBRE DEL PADRE

visibility

370.0

favorite

3

mode_comment

0


Irene llegaba al convento junto a las otras novicias, después de un largo día de trabajo. Habían pasado ya dos semanas desde su confesión con el Padre Gael.  Hablar con él había calmado su perturbado corazón.  Dejo de pensar en lo que hacía la madre superiora, ya que aunque le pareciera injusto, debía proteger a la iglesia bajo cualquier precio.
Lavó sus manos con suavidad. Estaban llenas de magulladuras debido al esfuerzo por cargar cajas. Sonrió al recordar como él se ofreció a ayudarles sin pensarlo. ¿Algún día llegaría a ser como Gael? Mordió su labio al recordar aquel sueño. Rezo más de veinte padres nuestros.  Se arrepintió de manera autentica.  El señor era justo y misericordioso.  Pero el camino a la santidad era muy difícil. Tenía fe en que sus plegarias fueron escuchadas.
— ¡Irene! —Una de las monjas se acercó sonriendo. —. ¿Podrías por favor, ir a buscar los rosarios nuevos que llegaron a la iglesia? La madre superiora quiere repartirlos durante la cena. Probablemente estén guardados en la sacristía. — la monja le entrego una llave.  Ella asintió, y se dirigió sin chistar a la iglesia.
Abrió las puertas del altar. Todo se encontraba muy oscuro. Sintió un escalofrió, sin luz, esto era bastante tenebroso.  Camino entre la oscuridad hasta la sacristía, cuando escucho ruidos.  Se detuvo un momento, completamente confundida.  Tomo la llave y la introdujo en la puerta. Abriéndola.
Un grito salió de sus labios al ver esa imagen frente a ella.
Sus ojos se llenaron de lágrimas y todo se volvió negro.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo