Capítulo 20

EN EL NOMBRE DEL PADRE

visibility

281.0

favorite

3

mode_comment

0


El agua caliente enrojecía su piel. Tomo el jabón y lo empezó a frotar por su cuerpo, lavando el sudor, causado por lo que acababa de acontecer. Dos mujeres habían tocado la puerta de su habitación,  queriendo jugar.  Y por supuesto, él estaba completamente dispuesto a complacerlas.
Para Gael no era nada más que eso, un juego. Jamás se había enamorado de verdad, estaba seguro de que nunca lo haría, ya que desde hace años no sentía nada. Estaba vacío. Aunque de igual manera ¿de qué servía invertir todo tu tiempo en otra persona? Las mujeres solo servían para conseguir placer y las mujeres se conseguían fácilmente. Las cursilerías estaban de más.
Eso era, técnicamente, una de las pocas cosas que le gustaban de su profesión. Al ser sacerdote, casi todas las mujeres que pasaban por su cama estaban completamente conscientes de que el compromiso estaba descartado. Claro, a excepción de algunas que su estupidez las sobrepasa y creen que pueden tener algo con él.
Salió del baño, vistiéndose de nuevo con la sotana y colocando el rosario entre su cuello. «Los seres humanos nos vestimos de lo que nos hace falta» pensó, sonriendo con ironía. La sotana representaba santidad, celibato, pureza.
Vaya que le hacían falta.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo