Capítulo 29

EN EL NOMBRE DEL PADRE

visibility

303.0

favorite

3

mode_comment

0


Gael  se acercó, colocando su mano delicadamente sobre el hombro del anciano que se dio la vuelta con la preocupación marcada en su rostro. —Esta niña está herida, Gael. Al igual que todas las novicias del convento… estaba a punto de decirme quien lo hizo cuando interrumpiste—le  recriminó al joven. Gael abrió los ojos, fingiendo sorpresa.
—Lo siento, Padre. No era mi intención, pero la madre superiora le busca— dijo, con un tono de inocencia que desarmaría al más fuerte.  Alejandro suspiro, un poco más relajado. —, Si lo desea, yo terminare de interrogar  a la hermana Irene y le avisare de mis hallazgos, soy su confesor, quizás conmigo este mas dispuesta a hablar—
Gael le miro e Irene tembló. No era el típico estremecimiento que le causaba su presencia. Esta vez era de auténtico terror, sus ojos negros dejaban ver lo que escondía la expresión tranquila de su rostro.
Él estaba hecho una furia y era su culpa.
—Está bien, hijo… esperare que tú hables conmigo, entonces — Irene tuvo ganas de gritar, de decirle que no la dejara sola con Gael,  que él era su agresor. Pero, el amor por ese hombre le impedía decir nada, la paralizaba. —. Iré con la madre superiora, por favor, hija, habla. —
Vio al Padre Vieira irse, con ojos llorosos. Gael quedo en frente de ella, mirándole. No dijo nada, ni siquiera cambio su expresión, simplemente se dio la vuelta dejándole ahí, con el terror plantado en cada poro de su piel.
Él había dicho que no habría otra oportunidad y ella acababa de perderla.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo